Carlyle lleva a concurso a su filial inmobiliaria Cerep

El grupo de capital riesgo Carlyle ha presentado el concurso voluntario de acreedores de su filial Cerep Investment B, la sociedad que creó para comprar la sede barcelonesa de Telefónica, con un pasivo de 173 millones de euros. La sociedad, controlada por Carlyle Real Estate Partners, el fondo de inversión inmobiliaria del grupo, no ha llegado al final a ningún acuerdo con la banca, que concentra prácticamente todo el pasivo de la compañía: la Sareb, primer acreedor como heredero de Bankia y Catalunya Caixa, concentra la mitad de la deuda, y el resto se lo reparten BBVA y Banco Popular (43 millones cada uno). Según datos registrales, el concurso ha recaído en el juzgado mercantil 2 de Barcelona que dirige el juez Alberto Mata, que ha nombrado administrador al bufet Jausas.

Carlyle Real Estate -que opera de manera independiente al equipo de private equity de Carlyle España- empezó a invertir en el país en el punto álgido del boom inmobiliario, de forma que tres de sus cuatro operaciones han resultado fallidas: el grupo ha cedido al BBVA, en dación en pago, dos solares con 15,500 m² de techo en el Fòrum en 2007, y ha llevado también a concurso la sociedad que adquirió un solar en la Gran Vía madrileña, con un pasivo de 62 millones con Hypo Real Estate. En cambio, la firma cerró con éxito una operación en Madrid, donde compró un solar en el que construyó, llave en mano, la nueva sede de los registradores.

Carlyle compró el edificio Estel de Telefónica en el 2007 por 220 millones de euros, imponiéndose en una subasta dirigida por la consultora Aguirre Newman en la que participaron una docena de promotoras. El inmueble de la avenida de Roma, con 38.000 m2 de techo, permitía construir 350 viviendas de lujo, además de otros 4.000 m2 para uso comercial y cuatro plantas subterráneas para plazas de aparcamiento.

FUENTE: La Vanguardia

COMENTARIO: Carlyle lleva a concurso de acreedores su filial inmobiliaria Cerep bancos y empresas harán de acreedores

Anuncios