Caña a los precios: la cerveza baja a 40 céntimos

cerveza

La enseña andaluza Mercado Provenzal ha sido una de las últimas en subirse al carro de las promociones agresivas de Restalia, matriz de 100 Montaditos, Lizarrán o Burger King.

Los precios bajos en el sector de la hostelería española no han tocado fondo. El gusto del consumidor por ofertas, descuentos y promociones ha dado alas a que el low cost se implante en bares, cafeterías y restaurantes de toda España encontrando en la franquicia un gran aliado para expandirse.

De ahí que lejos de reducirse, el número de cadenas que apuesta por vender alimentos y bebidas a precios muy reducidos, incluso por debajo del euro la unidad, no deja de aumentar.

La última en subirse a este carro ha sido la enseña andaluza Mercado Provenzal. Una firma que está batiendo récords al ofrecer productos incluso más baratos que los que hasta ahora ofrecía el rey de reyes de los descuentos: Restalia y sus cadenas 100 Montaditos y La Sureña.

En toda España

Con sólo un año de vida, Mercado Provenzal, originaria de Sevilla, ha conseguido abrir locales, siempre en régimen de franquicia, en toda España, con precios que desafían a cualquier competidor: sus cañas cuestan 40 céntimos, sus montados, 0,50 euros, sus desayunos completos están a 1,50 euros, las copas a 3 euros y 30 céntimos y sus menús completos a 3,90 euros.

Estos precios han desatado una nueva guerra del céntimo en el gremio de la hostelería, en el que durante estos años de crisis ha bajado el consumo por el desvío que los españoles han hecho al llevar dicho consumo hasta sus hogares.

 

Un cambio en los patrones de consumo que sin embargo está siendo el perfecto caldo de cultivo para que estas enseñas de restauración rápida capten clientes, mantengan, a veces a duras penas, la rentabilidad de sus negocios y se expandan a una velocidad vertiginosa.

Por otra parte la única forma de vender más que los otros es promocionarse bien y ser una empresa más que conocida por los clientes, que traiga un valor añadido, ya que al estar vendiendo productos a un precio tan y tan bajo los margenes de beneficios serán muy pobres, por esto la única solución es vender más que los demás. 

 

El Economista

 

Ferran Folch