¿En que tiene que ahorrar los ucranianos?

La gente comenzó a recortar ligeramente en los alimentos y un poco más en vacaciones y ocio.

A pesar de que los ucranianos comenzaron a gastar más dinero en compras en línea, la mitad de los ciudadanos (52%) estima que los ingresos de su familia son pobres, otro 39%, como promedio, y solo el 6% de nuestros ciudadanos se consideran acomodados. Estos decepcionantes resultados mostraron un estudio reciente de Research & Branding Group.

Moneda Ucraniana

En diciembre de 2017, sociólogos encuestaron a 1.801 personas de toda Ucrania, a excepción de Crimea y ciertos territorios de las regiones de Donetsk y Lugansk. Este estado de cosas hace que los ucranianos ahorren dinero. “Hoy” se ha enterado, sobre qué exactamente y cómo los artículos de reducción de gastos han cambiado en los últimos dos años.

Sin actualizaciones

Según la encuesta, en los últimos dos años, los ucranianos han ahorrado menos en gastos importantes. Aunque hoy en día la mayoría de los ciudadanos continúan recortando gastos en ropa (56%) y alimentos (50%), en comparación con 2015, ahora estas categorías muestran un nivel más bajo de frugalidad. Entonces, hace dos años, el 60% de los ucranianos gastaron el 60% de sus gastos en ropa y el 62% en productos. Pero los expertos notan un aumento en el número de ucranianos, que regularmente actualizan el vestuario de segunda mano.

Una situación similar con los gastos de luz, agua, gas. Si en 2015 se ahorró un 41%, en 2017, un 2% menos (39%).

Además, cada vez más ucranianos dejan de negarse a gastar en tratamientos y medicinas. Si hace dos años, el 38% de los encuestados economizaban en medicamentos, hoy, el 35%.

También es una especie de una manera de salvar – los ucranianos finalmente vienen a que el tratamiento a tiempo es mucho más barato – explica la psicóloga Irina Danchenko -.

Sin películas y dominós

Más recientemente, comenzamos a ahorrar en la compra de electrodomésticos grandes: durante dos años el porcentaje de ahorro aumentó del 22% al 32%. Un 6% más de ucranianos comenzó a reducir el gasto y la compra de pequeños electrodomésticos (del 25% al 31%). Una situación similar ocurre con la compra de artículos de lujo, bienes raíces o automóviles. El gasto en estos artículos es del 21% y del 23%, respectivamente, esto es un 7% y un 8% más que en 2015.

Más popular entre los residentes del país es la economía de vacaciones y entretenimiento. Hoy, el 47% y el 39% de los encuestados han dejado de gastar en ellos contra el 44% y el 31% en 2015.

La tendencia a reducir el gasto en vacaciones realmente esta presente, confirma la psicóloga Lilia Voronina, nuestra gente hace tiempo que está acostumbrada a arar en varios trabajos y las condiciones económicas actuales solo exacerban este hábito. No queda tiempo para descansar.

Además, dijo, el entretenimiento pagado hoy se reemplaza más a menudo por el que es gratuito.

La gente está buscando una alternativa, y con éxito. Por ejemplo, no coma en una pizzería y prepare la pizza usted mismo. La misma película puede estar en casa y ver, y no en las películas, – explica el experto.

Además, en las categorías donde más y más ucranianos están ahorrando, son los gastos de transporte (26% versus 19% en 2015), educación (12% vs. 9%) y comunicación (19% vs. 18%).

En todo

En los últimos dos años, la cantidad de personas que se pueden pagar todo es relativamente poca. En 2015, hubo un 2% y en 2017, un 3%.

En comparación con 2015, hay más ucranianos a los que les cuesta responder en qué categorías tienen que apretarse el cinturón: 10% frente a 4%, respectivamente.
Además, en 2017 apareció una nueva categoría de ciudadanos: aquellos que ahorran en todos los artículos. Hay 1% de ellos.

Elaboración realizada por Mariya Bodnar realizado a partir de TSN .

Anuncios

El cine español registra su peor taquilla desde 2013

1514404616_087547_1514404871_noticia_normal_recorte2.jpg

La cifra no es tan buena como la del año pasado, pero la industria suspira aliviada. La taquilla del cine español se va a quedar muy cerca de los 100 millones de euros en 2017. Desde el annus horribilis de 2013 —el del hundimiento hasta los 70 millones de euros— se han vivido sensaciones de recuperación de público, gracias a la saga de los Ocho apellidos, y a los filmes de Juan Antonio Bayona, Fernando González Molina y otros aciertos como

la película de animación Tadeo Jones.

CABECERA-TADEO-JONES-2.jpg

El año pasado se recaudaron 601,7 millones proporcionados por 100 millones de entradas vendidas en las salas españolas. El cine español ganó 109.040.951 euros logrados en taquilla con 18.144.453 espectadores, es decir, una cuota de mercado del 18,1%. En 2017 la cuota estará entre el 17% y el 18%. Las cuatro películas más vistas del cine español están producidas por Telecinco Cinema:Tadeo Jones 2, Perfectos desconocidos, Es por tu bien y El secreto de Marrowbone, que son sus cuatro estrenos de 2017 y suman 45 millones.

Desde Atresmedia Cine, la otra gran productora de una cadena privada, Mikel Lejarza, su presidente, habla de un buen año —31 millones de euros con nueve largos— que podría haber sido mejor si Contratiempo y El guardián invisible (ambas han recaudado 3,6 millones y están séptima y octava en el listado de las más taquilleras) hubieran cumplido sus expectativas. “Con todo, nosotros somos una productora de audiovisual, no solo de cine o de televisión, sino que proporcionamos contenidos a nuestras cadenas, y en eso estamos orgullosos”, apunta Lejarza. “Ahora bien, reconocemos que en 2017 nuestros competidores lo han hecho mejor”.

Conclusión: Esta noticia ha sido elaborada a partir de datos facilitados por el diario EL PAIS. En mi opinión los datos los datos que se muestran en esta noticia son preocupantes pero no alarmantes es decir, a tener en cuenta de cara a años venideros y a forzar a la industria a estabilizar la caída.

En comparación con el 2013 personalmente creo que el cine español ha realizado un salto cualitativo considerable respecto a años anteriores, y a otras industrias del cine de países europeos, como por ejemplo Italia. Es por esto motivo por el cual no debe haber excesiva preocupación respecto este problema el cual opino que es un hecho puntual y que se remontará a base de buen trabajo mantener la línea de calidad.

Fuente: Elaboración Propia a partir de EL PAIS

Los Presupuestos incluyen más incentivos fiscales para el cine

cine.jpg

El sector del cine sigue sin conseguir la rebaja del IVA en el sector cultural. Sin embargo, conseguirá más incentivos fiscales para la producción de películas. Así lo recoge una enmienda parcial a los Presupuestos Generales del Estado de 2017 acordada entre el PP y Ciudadanos.

Estos conseguirán un aumento del 20-25% de presupuesto a partir del primer millón de inversión y un 18-20% si se excede.

Esta decisión pretende acercar posturas entre gobierno y mundo cultural, aunque año tras año veremos a los últimos protestar por la reducción del IVA Cultural.

Cierto es que los que perdemos con este impuesto somos consumidores y los propios actores, directores, productores, … pero el gobierno siempre quiere beneficio.

“No” a la tarifa común en los cines

La carrera para reducir el precio del cine y recuperar a los (infinitos) espectadores perdidos se acelera. Se acelera, eso sí, en ausencia del más mínimo esfuerzo de la Administración, en el mejor de los casos incapaz y en el peor de ellos, reacia, a emprender medidas encaminadas a que el espectador retome el camino de las salas. Productores y exhibidores anunciaron ayer una nueva oferta, esta vez con carácter semanal, para intentar reanimar la desmayada taquilla. Todos los miércoles a partir del próximo 15 de enero y hasta el 15 de abril (excepto festivos) las más de 300 salas asociadas a la promoción venderán entradas a un precio de entre 3,90 y 5 euros. El coste definitivo, a diferencia de iniciativas anteriores, lo fijará cada sala de forma independiente.

Se trata, sin embargo de una fórmulaa la baja en relación a lo que los exhibidores y distribuidores españoles perseguían de verdad como vitaminapara la taquilla: establecer un precio único —de entre 3 y 4 euros— un día a la semana, y que se adhirieran a él los exhibidores que lo consideraran conveniente. Pero hace unas dos semanas los representantes del sector se toparon con un innegociable “no” por parte de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), cuyos responsables les advirtieron de manera tajante: imposible concertar precios al ser un delito contemplado en el Código Penal.

Los negociadores de la industria del cine español trataron de convencer a los representantes de la Comisión de que hicieran una excepción, habida cuenta del estado catatónico de la asistencia a las salas. Pero el “no” se repitió, y en tono aún más tajante. Así que, finalmente, se ha llegado a esta fórmula anunciada ayer que podría considerarse como unDía del espectador reinventado, y cuyos efectos están por ver.

“Hemos tenido éxito con las propuestas anteriores, pero no sabemos cómo va a reaccionar el público esta vez”, comenta Borja de Benito, portavoz de la Federación de Cines de España, artífice de la promoción junto a productores y distribuidores. “Es una estrategia para ampliar el espectro de asistentes. Está el espectador cinéfilo, el de fin de semana, y el que solo va al cine con oferta. Es a este al que queremos llegar”, explica. La nueva promoción, que tiene buena parte de estrategia de comunicación según el portavoz, se complementará con dos Fiestas del Cine anuales para mantener el efecto novedad. Sin embargo, en la Federación aún no conocen la fecha ni el precio del ticket para la próxima edición de la Fiesta: “Somos muchos, hay que poner de acuerdo a muchísima gente…”.

El precio de la entrada base, eso sí, permanece intacto, como señala De Benito: “Esto es una promoción, un paso más para llamar la atención del espectador”. El objetivo: atraer de nuevo al público que acudió en masa el pasado octubre a la Fiesta del Cine, que durante tres días dejó los precios a menos de tres euros, apenas la mitad del coste normal de la entrada. Más de un millón y medio de espectadores, siete veces más que en los mismos días de la semana anterior, respondieron entonces a la llamada de las salas. Pero frente a aquel éxito pasajero —y fruto de una medida eminentemente eventual (de evento) se sitúa la cruda, persistente y creciente pérdida de público: en 2013 las salas de cine españolas recaudaron, según las previsiones de la auditora Rentrak, 507 millones de euros, 107 millones menos que el año anterior.

El paso al frente de los exhibidores llevaba barruntándose meses. El desmarque de las cadenas Cinesa y Yelmo del pasado noviembre parece haber acelerado el proceso. Las dos mayores cadenas españolas decidieron hacer una Fiesta del Cine en solitario, bajando las entradas en sus salas hasta los 3,50 euros durante tres días. Obtuvieron como respuesta el enfado del resto del sector del cine… y 300.000 entradas vendidas. Ahora, la industria lanza un nuevo globo sonda mientras mantiene los dedos cruzados.

Ir al cine y no morir en el intento

C.M.

Ir al cine a un precio más bajo de lo habitual es posible, pero exige una cuidada planificación. Estos son las entradas más baratas que pueden encontrarse en algunas de las principales cadenas:

  • Cinesa. Los espectadores que adquieran su tarjeta de fidelización (por un euro) pueden acudir al cine por siete euros de lunes a miércoles. Es lo mismo que cuesta la entrada para cualquier persona el día del espectador, también el miércoles. Por otra parte, cada semana se proyecta una película no de estreno (hasta el 9 de enero, Thor) por 3,60 euros.
  • Yelmo. La tarjeta de fidelización, gratuita, ofrece un 30% de descuento en todas las sesiones. Los socios menores de 25 años pueden comprar su entrada los lunes y los jueves a mitad de precio. Lunes y miércoles, el precio baja hasta los 7,30 euros.
  • RenoirLa tarjeta de fidelización cuesta 15 euros y permite acceder a cualquier sesión de lunes a viernes por seis. Los lunes, día del espectador, el precio baja también hasta los seis euros. A la entrada de cine acompaña un descuento que permite volver, antes de 10 días, por 5,50 euros.

Fuente: El País