Lagarde asegura que la economía mundial no está en una posición “tan peligrosa” como hace seis meses

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine  Lagarde, ha reconocido que gracias a las acciones de políticLa-ministra-francesa-de-Finanz_54160302306_53410723518_224_130os e  institucionesm la economía mundial “ya no parece tan peligrosa como hace seis  meses”, pero ha advertido de la existencia de “nuevos riesgos” que evitan que  las mejoras en los mercados se trasladen a la economía real.

En un discurso pronunciado en el Club Económico de Nueva York, Lagarde  consideró una “buena noticia” que tras un periodo “particularmente volátil”, las  condiciones financieras estén mostrando signos de mejora, aunque reconoció que  no espera que el crecimiento global sea “mucho mayor este año que el pasado”. En  este sentido, la directora gerente advirtió de que se están viendo “nuevos  riesgos”, que se suman a los viejos.

“En demasiados países, las mejoras en los mercados financieros no se han  traducido en mejoras en la economía real y en la vida de la gente”, aseveró. “La  crisis ha sido larga, amarga y dura. La prioridad ahora es aprovechar cualquier  respiro financiero y hacer un buen uso de él. Este es un momento así. No podemos  permitirnos dejarlo pasar”, recalcó Lagarde, quien incidió en que la tarea es  hacer que el futuro que se quiere sea “una realidad”.

Asimismo, subrayó que la diferencia entre regiones es “más marcada que  nunca”. Así, consideró que está surgiendo una economía global “a tres  velocidades”: los países que lo están haciendo bien, los que están en vías de  recuperación y los que aún tienen un camino que recorrer.

A este respecto, explicó que estos tres grupos se enfrentan a “desafíos  diferentes”, aunque “ampliamente interconectados”, pero advirtió de que  comparten la necesidad de poner en marcha políticas que reparen las  consecuencias de la crisis y eviten que se repita.

Mucho por hacer en Europa

Entre las regiones que aún tienen un camino por recorrer, Lagarde destacó el  caso de Europa. Aunque subrayó que los países europeos han “logrado mucho” en el  último año, algo digno de aplaudir, porque no es fácil que 17 países se pongan  de acuerdo e implementen políticas tan importantes en tan corto plazo de tiempo,  avisó de que aún queda mucho por hacer.

En concreto, remarcó que, especialmente en la periferia, muchos bancos están  aún en una fase inicial de reparación, lo que hace que la política monetaria de  bajos tipos de interés no se esté trasladando a ofrecer créditos asequibles a  los ciudadanos que los necesitan.

Por ello, cree que la prioridad debe ser sanear el sector bancario mediante  la recapitalización, la reestructuración y, donde sea necesario, liquidando  bancos. Asimismo, subrayó que en una unión monetaria y económica, “los problemas  financieros son problemas comunes”, por lo que requieren más soluciones  políticas colectivas. “Una opción es la recapitalización directa por parte del  Mecanismo Europeo de Estabilidad (Mede) de los bancos con problemas que tengan  implicaciones sistémicas”, agregó.

En esta línea, Lagarde también defendió que la eurozona necesita una  “verdadera unión bancaria” que fortalezca las bases de la unión monetaria, lo  que implica completar el mecanismo único europeo de supervisión y una autoridad  común de resolución. “Sólo entonces se podrá romper el vínculo envenenado entre  bancos débiles y soberanos débiles. Sólo entonces la política monetaria podrá  ser plenamente eficaz. Sólo fentonces se podrá garantizar totalmente la  estabilidad financiera”, aseguró

Fuente: La Vanguardia