La mayoría de los accionistas de Freixenet aceptan vender a Henkell

La incertidumbre electoral retrasa la venta hasta después del 21-D

20171006-636429016201456315_20171006154950_4_3_2510642144-kK9C-U43292357722825C-992x558@LaVanguardia-Web

La mayoría de los accionistas de Freixenet han decidido aceptar de forma preliminar la oferta de venta de la compañía a Henkell, el grupo vinícola del gigante alemán Dr. Oekter. Fuentes cercanas a la compañía explicaron que finalmente tres de los hermanos Bonet Ferrer, así como la familia del vicepresidente, Enrique Hevia, han aceptado vender sus acciones al grupo alemán, que conseguiría así el 50,7% de las acciones, requisito que exigía para materializar su oferta de compra. El presidente de honor del grupo cavista, José Ferrer, primer accionista con el 42% del capital, y José Luis Bonet, actual presidente de Freixenet, de la Fira de Barcelona y de la Cámara de España, han decidido por el momento no vender sus acciones.

La oferta de Dr. Oekter había valorado inicialmente el 100% de Freixenet en 500 millones de euros, pero al final solo se quedarán con el 50,7% de las acciones.

CONCLUSIÓN

Freixenet es el primer grupo del sector del cava, con una facturación que el año pasado alcanzó los 529 millones de euros, un 5% más que el año anterior. Tenemos que ver cómo afectará a la empresa y a los trabajadores a partir de diciembre esta venta, que seguro que volveremos a ver noticias sobre Freixenet y la compañía Henkell.

Elaboración propia a partir de La Vanguardia

Anuncios

La inquietud sobrevuela Sant Sadurní, el pueblo del cava

Vecinos y antiguos trabajadores de Codorníu y Freixenet, preocupados por el traslado de las sedes de ambos gigantes

vinyedos_bg

Le llaman la “capital del cava” y el bautizo no es un capricho. Sant Sadurní d’Anoia (Alt Penedès, Barcelona) rezuma cava. Cuenta con más de 80 bodegas que se dedican a elaborar el famoso espumoso y es el feudo de dos de los colosos del sector: Freixenet y Codorníu. O al menos lo era porque el anuncio de las dos grandes compañías de trasladar su sede social fuere de Cataluña ha despertado cierta inquietud en el municipio y en Cataluña entera.

Freixenet cuenta con una plantilla de más de 1.400 trabajadores, una buena parte de ellos trabajan en la hermosa bodega de Sant Sadurní. Josep Lluís Bonet, presidente de la compañía ha insistido en que la independencia produciría una “verdadera catástrofe”. “Freixenet nos toca a todos en el pueblo.

El grupo Codorniu Raventós, que ha trasladado su sede a La Rioja,  tiene unos 800 trabajadores y ha avisado de que la crisis política “afecta a todos los empleados, clientes proveedores y colaboradores de Codorniu que trabajan repartidos por toda la geografía española”.

CONCLUSIÓN

Freixenet y Codorniu son dos de las empresas más importantes productoras del mundo, han decidido trasladar su sede social fuera de Cataluña porque tienen una cuota de mercado muy importante en España y quieren dar una buena imagen a los españoles, alejándose así del tema político Cataluña – España, para no verse afectados con una posible bajada de ventas.

Elaboración propia a partir del País