El primer peaje para camiones de España empieza a cobrarse hoy en Guipúzcoa

Los camioneros denuncian la alta cuantía del nuevo peaje, que oscilará entre 0,33 y 0,44 euros por kilómetro.

El primer peaje que se cobrará en España sólo a la circulación de camiones comenzará a aplicarse este martes, 9 de enero, en tramos de las carreteras N-1 y A-15 a su paso por la provincia de Guipúzcoa.

Unos 12.000 vehículos pesados de más de 3,5 toneladas afrontarán diariamente el pago de esta tasa, impuesta por la Diputación Foral, de los que unos 8.000 corresponden al tráfico internacional de mercancías que entran y salen del país por el paso fronterizo de Biriatou, según datos del sector.

Las asociaciones de transportistas de mercancía que conforman el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC) prevén convocar nuevas movilizaciones en contra del nuevo peaje, que serán continuación del paro secundado la pasada semana en esta provincia vasca.

Se trata de la primera ocasión en que se aplica en España un peaje de este tipo, exclusivo para vehículos pesados, a pesar de que ha sido introducido en otros países europeos.

En concreto, Dinamarca, Luxemburgo, Holanda y Suiza aplican el peaje en función de los criterios fijados por la UE, lo que se denomina ‘Euroviñeta’. Otros países la cobran en determinados tramos de varios de sus carreteras. Se trata de Polonia, Alemania, Portugal, Bélgica, Austria, Eslovaquia y Bulgaria.

En España, el Gobierno central mantiene que imponer este tipo de tasas no está actualmente en sus planes. Respecto a la que se cobrará en Guipúzcoa, el Ministerio de Fomento asegura que el Ejecutivo no tiene margen de actuación sobre la medida, dado que ha sido tomada por la Diputación Foral en el marco de sus competencias.

“Tienen competencias para tomar decisiones en materia de tráfico y la capacidad del Gobierno para poder actuar es nula, porque esas competencias y esa decisión corresponde al Gobierno vasco”, indicó el titular de Fomento, Íñigo de la Serna, en unas recientes declaraciones.

Impacto en exportaciones y precios
De su lado, los transportistas advierten de los “inmediatos efectos perjudiciales e inflacionistas” que este coste añadido para el sector tendrá en la competitividad de la economía, dado que puede afectar a la exportación de los productos españoles e incrementar el precio final de los bienes.

Los camioneros rechazan así el nuevo peaje, que consideran una “doble imposición fiscal” sobre un sector que, según asegura, ya es “de los que mayores cargas fiscales y sociales soporta” a pesar de ser “estratégico para el país por su aportación a la industria y el comercio, y como generador de riqueza y empleo”.

En concreto, la CNTC calcula que el transporte de mercancías por carretera aporta anualmente a las arcas del Estado más de 12.000 millones de euros a través de distintos impuestos.

Además, los camioneros denuncian la alta cuantía del nuevo peaje (de entre 0,33 y 0,44 euros por kilómetro) y que su recaudación (unos 30 millones de euros al año) no revertirá en su beneficio.

No obstante, en paralelo a la convocatoria de nuevas movilizaciones contra este peaje, las patronales están a la espera de que el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco se pronuncie sobre el recurso que en su día interpusieron en contra de la tasa, por considerar que vulnera las directivas europeas en materia de tarificación de infraestructuras.

EXPANSION

OPINION PERSONAL 

Me parece una buena idea, ya que de esta forma podemos aportar más dinero a la economía española, lo cual comporta un pago obligatorio para los transportes pesados, camiones.

Creo que esta acción tendría que haber-se aplicado antes cuando estábamos en plena crisis y de esta forma poder ayudar a la economía.

Estoy totalmente de acuerdo.

El sector de lujo se va de Hong Kong

CHANEL
Entrada a un establecimiento de la casa francesa Chanel en Shanghai JOHANNES EISELEAFP

Hasta hace unos unos meses, el visitante novato que recorría las calles más comerciales de Hong Kong se sorprendía al encontrarse con grupos de turistas chinos haciendo cola a las puertas de tiendas tan exclusivas como Gucci, Louis Vuitton o Rolex, unos locales de los que no era extraño ver salir a un comprador cargado hasta los topes con bolsas de diferentes marcas de lujo.

Ahora, lejos parecen haber quedado aquellos boyantes días de oro para el sector de la alta gama en la ciudad, y el cambio de tendencias de los compradores de la China continental está provocando el reajuste de un mercado que busca adaptarse a la nueva situación.

No en vano, los chinos son uno de los principales puntales del sector. Según un informe de Bain&Co, sus adquisiciones supondrán este año más del 30% del total de ventas de los productos de lujo a nivel mundial, y se calcula que un 80% de ellas son compras que realizan en el exterior.

“Sus pautas de consumo están cambiando”, declaró la coautora del estudo Federica Levato. “Ahora gastan poco en destinos tradicionales como Hong Kong y Macao, y están gravitando hacia nuevos lugares como Europa, Corea del Sur o Japón para beneficiarse de las fluctuaciones monetarias”. Como si de un “farol que se apaga” (como se las describe el informe) se tratara, las otrora atrayentes ex colonias del sur de China podrían llegar a registrar una caída de hasta el 25% en las ventas de bienes de lujo este año, todo un varapalo al sector.

Tommy Tse Tat-fung, director ejecutivo de TSL Joyería, enumeró al diario Morning Post otras razones que justifican esta bajada en la demanda que padece Hong Kong. Entre las más destacadas, la campaña anti corrupción emprendida por Pekín (y que disuade a muchos de realizar gastos ostentosos en territorio chino), un yuan más débil, mayores facilidades para hacerse con visas a otros destinos y la presunción por parte de los chinos del continente de que van a ser recibidos con antipatía, un sentimiento que las protestas de Occupy Central exacerbaron. “Nos centraremos en los mercados del Sureste asiático en el futuro, el negocio en Hong Kong ya no es tan prometedor como antes” declaró.

Este cambio de tendencias en la que era una de las capitales del lujo mundial está mutando la geografía comercial de la ciudad. Antes, la calle Russell del exclusivo distrito de Causeway Bay se jactaba de tener los alquileres comerciales más caros del mundo. Sin embargo, hace un año fue desbancada de su privilegiado primer puesto por la Quinta Avenida de Nueva York, y día a día sufre una transformación mayor.

Los locales ocupados hace poco por marcas de primera línea como Coach, Cartier o Jaeger-LeCoultre han sido reemplazadas por otras más populares como Adidas o la tienda de cosméticos Bonjour, y cada día son más las joyerías o tiendas de ropa de alta gama las que dejan un hueco para minoristas de nivel medio. Esto no significa que las marcas de lujo abandonen la ciudad, pero muchas se están instalando en centros comerciales en los que las rentas son menores y más fáciles de abonar.

Los expertos auguran un cambio sustancial en la ciudad. Como pronosticó a Bloomberg Helen Mak, directora senior de Colliers, el alto nivel de servicios de Hong Kong continuará atrayendo turistas en el futuro, pero estos lo harán buscando una experiencia de compras diferente. “En el pasado, cuatro de cada cinco tiendas en Hong Kong vendían Rolex. En el futuro, el turista esperará ver una mayor variedad de comercios en la ciudad”.

COMENTARIO

Años atrás se podían ver las colas de turistas en las tiendas más exclusivas de la ciudad que salían cargados de bolsas de marcas de lujo. Ahora con el cambio de tendencias de los compradores Chinos, esta situación ha cambiado, ya que buscan adaptarse a una nueva situación esto puede provocar una caída del 25% de las ventas de bienes de lujo.

Igualmente este año las adquisiciones supondrán un 30% del total mundial de las compras de lujo, y el 80% de ellas se realizaran en el exterior como por ejemplo Europa, Corea del Sur, Japón… Para beneficiarse de las fluctuaciones monetarias. Otras razones son la campaña anti corrupción de Pekín (menos gastos fuertes en China), la bajada del yuan, la facilidad de las visas en otros destinos.

Las grandes firmas actualmente se están desplazando a centros comerciales ya que la renta es menor y son más fáciles de abandonarlas y los huecos que dejan en las calles más importantes donde se encontraban localizadas están siendo ocupadas por otras marcas de nivel medio, como Adidas, Bonjour…

Esto repercute a la economía ya que eran grandes cantidades de dinero las que se gastaban en un sector como es este, el lujo.

 

Chantal Choni

FUENTES: EL MUNDO

¿Pueden las personas Cambiar?

Image 

 

Me he preguntado esta cuestión en múltiples ocasiones, y también me lo han preguntado muchas personas. ¿Cuál es la respuesta? Pues contestaré a la gallega, depende. Creo firmemente que las personas podemos cambiar, lo he experimentado en carne propia y en carne ajena, sin embargo hay algo totalmente necesario: Que hayavoluntad de Cambio.

Por voluntad de cambio no me refiero a que pensemos, o incluso digamos,quiero cambiar, de la misma manera que hacemos la lista de propósitos en Año Nuevo, esa que casi nunca cumplimos. Entonces, dónde está la voluntad de cambio. Cambiaremos sólo cuando sintamos auténtico dolor al realizar lo que hacemos y queremos cambiar. Siempre suele existir un motivo para hacer las cosas; obtenemos alguna ganancia aunque sea algo que no veamos. Si hacemos las cosas de esa manera es porque algo ganamos. Desgraciadamente ese motivo no siempre lo tenemos presente. Por lo tanto, lo primero que debemos hacer es ser plenamente conscientes del motivo por el que seguimos haciendo lo mismo una y otra vez. 

Para arrancarnos de nuestra monotonía, de eso que no nos deja hacer lo que queremos, al principio no hay que motivarse. La motivación nos ayudará una vez hayamos arrancado. Para arrancar, la única inercia se va a producir a través del dolor. Si nos duele en verdad lo que hacemos SÍ cambiaremos, si no nos duele, no.

Por eso los procesos de Coaching son tan poderosos, porque antes de iniciar el cambio en busca de nuestros objetivos exploramos nuestra realidad, buscamos hasta encontrar cuál es el motivo por el que no cambias, qué es lo que hace que sigas haciendo lo mismo una y otra vez. Un buen proceso de Coaching debe hacer ese ejercicio, si no la hace, si lo obvia o pasa superficialmente, los cambios que se producen en la persona no son duraderos.

¿Pueden las personas cambiar?

 

 

 

                             Image

Me he preguntado esta cuestión en múltiples ocasiones, y también me lo han preguntado muchas personas. ¿Cuál es la respuesta? Pues contestaré a la gallega, depende. Creo firmemente que las personas podemos cambiar, lo he experimentado en carne propia y en carne ajena, sin embargo hay algo totalmente necesario: Que haya voluntad de Cambio.

Por voluntad de cambio no me refiero a que pensemos, o incluso digamos, quiero cambiar, de la misma manera que hacemos la lista de propósitos en Año Nuevo, esa que casi nunca cumplimos. Entonces, dónde está la voluntad de cambio. Cambiaremos sólo cuando sintamos auténtico dolor al realizar lo que hacemos y queremos cambiar. Siempre suele existir un motivo para hacer las cosas; obtenemos alguna ganancia aunque sea algo que no veamos. Si hacemos las cosas de esa manera es porque algo ganamos. Desgraciadamente ese motivo no siempre lo tenemos presente. Por lo tanto, lo primero que debemos hacer es ser plenamente conscientes del motivo por el que seguimos haciendo lo mismo una y otra vez. 

Para arrancarnos de nuestra monotonía, de eso que no nos deja hacer lo que queremos, al principio no hay que motivarse. La motivación nos ayudará una vez hayamos arrancado. Para arrancar, la única inercia se va a producir a través del dolor. Si nos duele en verdad lo que hacemos SÍ cambiaremos, si no nos duele, no.

Por eso los procesos de Coaching son tan poderosos, porque antes de iniciar el cambio en busca de nuestros objetivos exploramos nuestra realidad, buscamos hasta encontrar cuál es el motivo por el que no cambias, qué es lo que hace que sigas haciendo lo mismo una y otra vez. Un buen proceso de Coaching debe hacer ese ejercicio, si no la hace, si lo obvia o pasa superficialmente, los cambios que se producen en la persona no son duraderos.

Más de un tercio de los empleados en todo el mundo ‘teletrabajarán’ antes de 2015

Trabajar en casa aumenta la productividad entre un 5% y un 25%, según los expertos | En España, según el INE, el 21,8% de las empresas cuenta ya con programas de trabajo remoto aunque el año pasado sólo una de cada 10 desarrolló su actividad profesional a distancia

Fichar a las 9 de la mañana y salir a las 5 de la tarde responde a un esquema de organización del trabajo que puede tener los días contados para muchos, especialmente para aquellos que desarrollan su actividad frente a la pantalla de un ordenador. Según los últimos datos de la consultora estadounidense International Data Service (IDC), compañía radicada en Massachussetts especializada en analizar las tendencias del mercado en tecnología, telecomunicaciones y tecnología de la información, antes de que finalice 2015, es decir, en menos de año y medio, el 37,2% de la población mundial activa -más de un tercio- trabajará de forma remota, especialmente en Asia.

En España, según los expertos consultados por LaVanguardia.com, la tendencia alcista de implantación de este modelo organizativo se ha detenido momentáneamente debido a la coyuntura económica. Con un mercado laboral incierto, ahora impera lo presencial frente a lo remoto. Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el 21,8% de las compañías españolas cuenta hoy con programas de trabajo remoto. Sin embargo, los datos que se desprenden de la última Encuesta de Población Activa (EPA) ponen en evidencia que el 91,8% de los ocupados no llegó a trabajar ni un solo día en su casa durante el año 2012; o dicho en otros términos, únicamente una de cada diez personas teletrabajó algún día en España el año pasado.

“El teletrabajo tiende a ir a más a pesar del bache actual”, señala Oriol Amat, catedrático de Economía Financiera y Contabilidad de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) y consejero de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). “En organismos públicos de ámbito estatal el teletrabajo está aumentando”, afirma el profesor, quien apunta que de los 427 empleados de la CNMV, 39 participan en programas de teletrabajo.

El modelo tradicional, el que responde al esquema de 9 a 5 entre las cuatro paredes de una oficina, lleva funcionando muchos años para muchas personas y para muchas empresas en España. No ha llegado su fin, ni mucho menos. Sin embargo, la penetración de las nuevas tecnologías en el ámbito laboral y la posibilidad de comunicarse instantáneamente a través de diferentes canales y medios brinda la oportunidad de cambiar radicalmente este paradigma, desligarse del puesto físico de trabajo en un centro concreto y realizar la actividad profesional desde casa o desde la ubicación que el empleado desee.

Este fue el camino que emprendió la compañía tecnológica Yahoo! hace unos años. Sin embargo, el pasado mes de febrero, la consejera delegada de la empresa, Marissa Mayer, tomó la controvertida decisión de ordenar la vuelta a la oficina a sus teletrabajadores (200 de una plantilla de 13.000), medida que fue ampliamente criticada desde diversos sectores y que reabrió el debate del teletrabajo.

Los expertos preguntados por LaVanguardia.com han hecho hincapié en recordar que teletrabajo no es únicamente trabajar desde casa. Teletrabajo es trabajar a distancia. En la terraza de un bar o en el AVE Barcelona-Madrid. Se trata de una modalidad laboral que tiene más presencia en las grandes compañías, donde alcanza el 60%, y se queda en el 18% en las compañías de menos de 10 empleados.

José Ramón Pin, economista y profesor en el Iese, también opina que “la tendencia de fondo es que aumentará el teletrabajo en España”. Pin lo argumenta señalando que los transportes, la conciliación entre el trabajo y la familia, la facilidad de comunicación entre personas por la tecnología y el aumento de los autónomos convertirá el trabajo a distancia a largo plazo en un “arma indispensable para las economías”.

Sin embargo, el trabajo en remoto también tiene sus aspectos negativos. Para Àngels Valls, investigadora del Instituto de Estudios Laborales de ESADE, sus puntos negros están en el alejamiento de la persona en la organización y en su aislamiento. “Se ha llegado a la conclusión que en los encuentros informales se generan conexiones entre las personas que difícilmente aparecen cuando se trabaja en remoto, algo que beneficia a la organización”, apunta la profesora. El aislamiento del trabajador con la organización y el llamado síndrome del pijama son otros de los aspectos negativos asociados al trabajo en remoto. Asimismo, según los expertos, el principal riesgo para los teletrabajadores es la escasa promoción dentro de la organización.

Pin, por su parte, se pregunta quién se hace responsable en caso de un accidente laboral de un teletrabajador en su domicilio. “Es algo que deben resolver los convenios concretos”, apunta. En la última reforma laboral (Real Decreto Ley 3/2012, de 10 de febrero) se incluyó un apartado específico para el teletrabajo. Aunque todavía quedan lagunas, entre los aspectos más destacables, se equipara los derechos de los trabajadores presenciales con los de los teletrabajadores y obliga al empresario que contrate bajo esta modalidad a proporcionar los medios necesarios al empleado, entre otros aspectos.

¿Y aumenta la productividad con el teletrabajo? Según datos ofrecidos por un informe de la compañía tecnológica NetApp, el 87% de los directivos informan de un aumento de la productividad de entre el 5 y el 25% de los teletrabajadores respecto al empleado de oficina. Asimismo, también se señala en dicho informe que 25 horas trabajando desde casa equivalen a 40 horas en la oficina. Y otro dato más: el trabajador remoto medio dedica un 11% más de horas a trabajar que el oficinista convencional.

Fuente: La Vanguardia

Conclusión: Las nuevas tecnologias nos facilitan la vida cada día más y esto se puede ver en la tendencia cada vez más creciente de trabajar desde casa que muchos autónomos y freelance, que por ahora son los que adoptan este método de trabajo a distancia. Pero las empresas se están dando cuenta que este método de trabajo puede reportarles grandes beneficios, tanto en ahorro en costes, como en la eficiencia de sus empleados, como estudios recientes demuestran. Todo ello esta generando un cambio en el concepto de negocio que en los próximos 10 años veremos como evoluciona y se convierte en un nuevo estilo de trabajo de nuestra sociedad globalizada e hiperconectada.