El cine español registra su peor taquilla desde 2013

1514404616_087547_1514404871_noticia_normal_recorte2.jpg

La cifra no es tan buena como la del año pasado, pero la industria suspira aliviada. La taquilla del cine español se va a quedar muy cerca de los 100 millones de euros en 2017. Desde el annus horribilis de 2013 —el del hundimiento hasta los 70 millones de euros— se han vivido sensaciones de recuperación de público, gracias a la saga de los Ocho apellidos, y a los filmes de Juan Antonio Bayona, Fernando González Molina y otros aciertos como

la película de animación Tadeo Jones.

CABECERA-TADEO-JONES-2.jpg

El año pasado se recaudaron 601,7 millones proporcionados por 100 millones de entradas vendidas en las salas españolas. El cine español ganó 109.040.951 euros logrados en taquilla con 18.144.453 espectadores, es decir, una cuota de mercado del 18,1%. En 2017 la cuota estará entre el 17% y el 18%. Las cuatro películas más vistas del cine español están producidas por Telecinco Cinema:Tadeo Jones 2, Perfectos desconocidos, Es por tu bien y El secreto de Marrowbone, que son sus cuatro estrenos de 2017 y suman 45 millones.

Desde Atresmedia Cine, la otra gran productora de una cadena privada, Mikel Lejarza, su presidente, habla de un buen año —31 millones de euros con nueve largos— que podría haber sido mejor si Contratiempo y El guardián invisible (ambas han recaudado 3,6 millones y están séptima y octava en el listado de las más taquilleras) hubieran cumplido sus expectativas. “Con todo, nosotros somos una productora de audiovisual, no solo de cine o de televisión, sino que proporcionamos contenidos a nuestras cadenas, y en eso estamos orgullosos”, apunta Lejarza. “Ahora bien, reconocemos que en 2017 nuestros competidores lo han hecho mejor”.

Conclusión: Esta noticia ha sido elaborada a partir de datos facilitados por el diario EL PAIS. En mi opinión los datos los datos que se muestran en esta noticia son preocupantes pero no alarmantes es decir, a tener en cuenta de cara a años venideros y a forzar a la industria a estabilizar la caída.

En comparación con el 2013 personalmente creo que el cine español ha realizado un salto cualitativo considerable respecto a años anteriores, y a otras industrias del cine de países europeos, como por ejemplo Italia. Es por esto motivo por el cual no debe haber excesiva preocupación respecto este problema el cual opino que es un hecho puntual y que se remontará a base de buen trabajo mantener la línea de calidad.

Fuente: Elaboración Propia a partir de EL PAIS

La mala imagen de los políticos

El Gobierno, que está embarcado desde hace meses en la tarea de sacar adelante una plausible Ley de Transparencia, cada vez menos ambiciosa a medida que avanza el anteproyecto, se muestra preocupado por la mala imagen de la clase política y por el alza incesante de la desafección hacia lo público, en general, y hacia los partidos, en particular.

 

En efecto, además de ser la mala calidad de la política la principal preocupación no económica de los ciudadanos según el CIS, otros indicadores simples alertan sobre la desafección de la sociedad civil con respecto a su clase política: la valoración de Rajoy a un año de su llegada a la presidencia del Gobierno es de 2,78 puntos (Rodríguez Zapatero alcanzó un 3,09 un mes antes de perder las últimas elecciones), y, según la última encuesta de Metroscopia sobre estimación del resultado electoral correspondiente a este mes de enero, PP (29,8%) y PSOE (23,3%) apenas representan el 53,1 por ciento de las preferencias electorales de los españoles.

Esta preocupación gubernamental por la (mala) imagen de los políticos ha dado lugar al encargo por la vicepresidenta Sáenz de Santamaría al Centro de Estudios Políticos y Constitucionales (CEPC) de una estrategia encaminada a mejorar la percepción que se tiene de los políticos, devolver a la clase política el aprecio de los ciudadanos y revertir la desconfianza en las instituciones.

De momento, apenas se conoce, porque lo ha divulgado la prensa, que el CEPC está planeando ciertas actuaciones concretas como acentuar la participación ciudadana en el debate de ciertos proyectos de ley mientras se están tramitando; habilitar un sistema para evaluar la eficacia y la aceptación social de las leyes al cabo de un tiempo de su promulgación; impulsar mediante estímulos fiscales las asociaciones dedicadas a controlar a los políticos y a sus organizaciones; buscar sistemas para promocionar las reuniones entre electores y grupos de diputados y senadores, etc.

Todas estas medidas pueden ser efectivamente eficaces, pero no cabe esperar demasiado de ellas (ni de otras de parecido porte) si antes no se reconoce que el desapego popular a la política tiene básicamente dos causas bien concretas: una gran lenidad de la política hacia los delitos de corrupción y el envejecimiento del sistema representativo.

Sobre la corrupción, todo está dicho y ya no es cuestión de tomar decisiones, sino de aplicarlas con un talante mucho más riguroso. Los partidos deben ser intransigentes hasta la inflexibilidad más absoluta con la corrupción, expulsando de su seno a quienes estén contaminados o sean acusados de estarlo por la Justicia. Sin una gran radicalidad en este sentido, la buena fama de la política no regresará.

Y, en lo tocante al sistema de representación, parece claro que la ley electoral, que fue ideada antes de la promulgación de la Constitución para fortalecer a los partidos, de los que no había tradición en España, ha consagrado un sistema oligárquico en que los aparatos de las organizaciones políticas controlan a los políticos y les someten a una castradora servidumbre.

Los profesionales de la política que quieran ser ubicados en las listas deberán rendir pleitesía a quienes las confeccionan, de forma que su relación con los electores es a estos efectos irrelevante.

Asimismo, este modelo ahuyenta a los más brillantes, que no encuentran la simpatía de las organizaciones ya que los instalados temen ser desplazados de los puestos de poder. En otras palabras, para que los políticos sean medidos por su capacidad de prestar servicio y de sintonizar con los ciudadanos y se establezca una creativa relación biunívoca de conocimiento y responsabilidad con los ciudadanos, habrá que modificar el sistema electoral, bien abriendo y desbloqueando las listas actuales, bien avanzando hacia el sistema mayoritario, en que el candidato se ve obligado a mantener una relación directa y plena con electorado de su circunscripción (hoy, los ciudadanos no conocen siquiera el nombre de los diputados y senadores de su provincia).

En definitiva, la mejora de imagen de la política y de los políticos pende de dos hilos fundamentales: la lucha veraz e inclemente contra la corrupción y la creación de un vínculo real entre electores y elegidos. Sobre estos dos báculos se pueden construir medidas y propuestas, pero sin ellos todo será en vano.

Conclusión Personal: Creo que es una buena iniciativa por parte de los gobiernos ya que necesitan mejorar su imagen de forma urgente. Por otro lado me parece justo y correcto que se saquen los trapos sucios de estos para darnos a la sociedad la oportunidad de juzgarlos publicamente.

Fuente: ElEconomista