El Gobierno admite ante la UE que el déficit de la Seguridad Social será 2.500 millones mayor

Fátima Báñez y Cristóbal Montoro, en el Congreso de los Diputados

La Seguridad Social fue la única Administración que arrancó la crisis en superávit y será la única que la termine con déficit. Un agujero que seguirá engordando este año, pese al fuerte ritmo de creación de empleo debido al mayor gasto en pensiones. El Gobierno ha comunicado a la Comisión Europea que espera que el déficit de la Seguridad Social este año acabe en los 18.609 millones de euros, 513 más que en 2016, en lo que significaría el mayor agujero de su historia. Así lo detalla el Ejecutivo en la notificación de déficit y deuda enviada hace unas semanas a Bruselas recogida por ABC.

Cuando el Ejecutivo presentó el Programa de Estabilidad, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, aclaró al comentar los objetivos de déficit de las administraciones que «esto no son previsiones del Gobierno, son compromisos ante Bruselas». Una situación que cambia con la notificación a la UE, que incluye las previsiones de déficit del Ejecutivo por administraciones, más allá de desiderátums. El Gobierno está obligado a remitir a la Comisión Europea dos veces al año sus estimaciones de déficit y deuda para el ejercicio en curso.

Un agujero «estructural»

El agujero de la Seguridad Social amenaza con ser «estructural», como ha alertado el presidente de la Autoridad Fiscal, José Luis Escrivá, quien cifra este desvío anual permanente en el 1,5% del PIB hasta 2022 si no se adoptan reformas. Pese a la intensa creación de empleo, las nóminas actuales no son suficientes para cubrir el desembolso en pensiones. Un gasto que en 2017 alcanzará la mareante cifra de 139.647 millones, un 3,1% más que en 2016 según los presupuestos, y un 42% más que en 2008.

Comentario:

El déficit de este año en la seguridad social aumentará siendo una amenaza muy importante para España. Esto no se puede solucionar con las nominas actuales que existen en el país. Debido a esto, se tiene que adoptar reformas para poder salir de dicho problema.

Las nominas que tiene el país no soportan el gasto en pensiones. Este gasto llega en 2017 a 139.647 millones de euros. Siendo el 3,1% más que en 2016, y un 42% respecto a 2008.

Fuente: abc.es

Montoro: Multar a España por incumplir el déficit “no tiene sentido” #Entornoeconomico

La situación actual de España está en un momento clave. No únicamente en el ámbito de la política, sino también en la economía. Es cierto que, el 26 de junio se celebran las elecciones generales para decidir el próximo Gobierno.

Dichas elecciones, están condicionando las decisiones de la Comisión Europea acerca de una multa por incumplir  lo acordado en términos de déficit. La situación actual es que visto el estado en el que se encuentra el país, la CE no sabe si multar o no ahora, o esperar a después de las elecciones.

Aun así, Montoro ya se ha posicionado y dado su clara opinión acerca del tema.

“España es un país leal y convencido de la estabilidad presupuestaria”

Según el Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas en funciones, el país siempre ha respetado las normas que deben cumplirse cuando adhirió a la UE hace ya 30 años. No obstante, tiene la seguridad de que España no será multado, según sus declaraciones:

“No tiene ningún sentido que los países que estamos en el convencimiento de que la estabilidad presupuestaria es la única vía para la recuperación y la creación de empleo seamos objeto de sanción”

Mientras la CE se plantea sancionar al país, Montoro no cree que sea conveniente hacerlo puesto que está en un momento difícil a causa del paro, el separatismo de Cataluña…

Visto el panorama en el que se encuentra España, no creo que lo más idóneo sea multar por su déficit. Deberían tener en cuenta la situación que se está viviendo y esperar unos meses para ver como van evolucionando las cifras del país.

Comentario elaborado por Judith F. a partir del artículo de La Vanguardia

La UE riñe a Berlín por el superávit exterior

  • La Comisión Europea pedirá a Alemania que establezca un salario mínimo, más dinero para infraestructuras e incentivos para que aumente la inversión privada

El problema de las edades de oro es que al vivir en una de ellas todo tiende a amarillear. El exitoso modelo exportador alemán vive una de esas flamantes edades de oro (sus ventas al exterior superan las de Francia, Italia y Reino Unido juntas), pero cada vez más instituciones denuncian sus potenciales efectos secundarios. Esa supuesta virtud del superávit exterior, llevada al extremo, dificulta la salida de la crisis a la castigada periferia europea. El G-20, EE UU y el FMI han advertido de los efectos negativos para la recuperación que provoca esa obsesión tan germánica por la exportación. Berlín se mofa de las críticas: envidia. Pero era cuestión de tiempo que también los socios europeos empezaran a desconfiar, con una economía anémica y el demonio de la deflación asomando por la puerta. Bruselas se unirá esta semana a ese coro de voces que acusan a Alemania de exportar estancamiento a su patio trasero europeo: la Comisión activará el mecanismo de alerta por el abultado superávit exterior alemán, confirman fuentes europeas. También el presidente del Consejo, Herman Van Rompuy, reclamó ayer reformas a Alemania: “La mejor manera de liderar es dar ejemplo”. Berlín no tiene por costumbre recibir amonestaciones. El jaleo, en fin, está asegurado.

Aunque desde el lado alemán tampoco es para echarse a temblar. “Que nadie espere consecuencias radicales de ese toque de atención”, apunta en Berlín Ansgar Belke, del think tank DIW. Al cabo, Bruselas tiene en su mano un látigo para castigar déficits de todo tipo, pero la política europea trata con mano de seda los superávits exteriores, incluso cuando rozan la hipertrofia. Es como si esos superávits estuvieran en la naturaleza de la Unión: si Berlín no corrige el desequilibrio entre exportación e importación —que superará el 6% del PIB durante muchos años—, la Comisión apenas puede examinar con lupa a Alemania y enviarle, en primavera, un pliego de recomendaciones, como ha hecho en los países que incurren en déficits externos de más del 4% del PIB. Con una diferencia notable: Bruselas puede multar a los países deficitarios si no se corrigen; a punto estuvo de hacerlo en el caso español. Pero Alemania se aseguró a finales de 2011 de que no habrá sanciones para los superávit exteriores.

Los expertos creen que el BCE tendrá que tomar medidas extraordinarias

Más allá de la devaluación interna, no hay mecanismos coercitivos para evitar que Europa siga partida en dos. Por un lado, países históricamente deficitarios (Italia, España, Portugal y Grecia, que han mejorado su desequilibrio exterior básicamente por el desplome de la importación); por otro, países superavitarios (Holanda, Alemania y los escandinavos), además del caso aparte que es Francia, en tierra de nadie. Para reducir esa fractura no hay más remedio, a día de hoy, que la devaluación interna del Sur, a la espera de que el Norte gaste, invierta, suba salarios. Pero si países como España reducen sus costes laborales y Alemania no los aumenta —como ocurre, a grandes rasgos, ahora—, “el reajuste es mucho más complicado”, afirma Charles Wyplosz, del Graduate Institute.

En Europa se toman pocas decisiones sin consultar a Alemania; menos aún contra sus intereses. Por eso, a pesar de su discutible efectividad, es tan importante el toque de atención de Bruselas, que coincide con la nueva rebaja de tipos de interés del BCE. Todas las alarmas han saltado esta semana pese a que no parece el mejor momento: no hay Gobierno alemán, la Comisión está ya casi de salida, la banca sigue despertando dudas y el mensaje de los últimos meses, ese buenismo de lo peor ya ha pasado, está en entredicho. Las grises previsiones de Bruselas y la sorprendente actuación del BCE demuestran que, una vez más, Europa ha pecado de optimista: en el mejor de los casos viene una larga temporada de estancamiento, paro elevado, escasa inflación y otros síntomas japoneses. Los expertos consideran que el BCE ha ganado tiempo, pero que de seguir así no tendrá más remedio que adentrarse en arenas movedizas: aplicar más medidas excepcionales. Aprobar, de una vez, las mismas acciones que el resto de grandes bancos centrales, con compras de activos o tipos negativos: otro melón difícil, muy difícil de abrir en Alemania.

Bruselas activará la alerta por el excesivo afán exportador alemán

Ese es un debate que promete, pero para dentro de unos meses. En cambio, el toque de atención a Berlín llegará tan pronto como el miércoles. Rehn tiene claras las recetas: subidas salariales, más inversiones en infraestructuras, incentivos a la inversión privada y liberalización de servicios. “Alemania hizo los deberes la década pasada en un entorno de crecimiento del resto de Europa que le vino bien. Ahora, la eurozona necesita estímulos en Alemania, y puede recordarle a Berlín que Merkel no ha hecho una sola reforma”, indican fuentes comunitarias. Curiosamente, los grandes partidos alemanes ultiman medidas que guardan un extraño parecido con lo que quiere Bruselas para sellar la gran coalición: salario mínimo y un empujón a las inversiones en infraestructuras, educación y energía. Todo encaja.

Absolutamente todo: los economistas alemanes consultados coinciden en que eso es lo que necesitan Alemania y el euro. Hans-Werner Sinn, uno de los académicos más influyentes y ortodoxos de Alemania, defiende el activismo reciente del BCE ante el riesgo de deflación y apunta que es imprescindible “más inflación en Alemania, y más deflación en el Sur”. Y considera que Bruselas “tiene razón” al criticar el superávit exterior alemán. Pero ojo: “La UE debe aclararse. Alemania tiene ese superávit porque el ahorro alemán es muy alto: ese ahorro sale de Alemania en forma de rescates, de mutualización de riesgos. ¿Bruselas quiere más exportaciones de bienes y por lo tanto más exportaciones de capital para esos rescates, o no?”.

La crisis europea se cerraría antes con una subida de los sueldos alemanes

Cuentas equilibradas y exportación: parece sencillo, pero en realidad el modelo alemán es algo más que eso. “Alemania ha desarrollado uno de los sectores de bajos salarios más extendidos de la zona euro”, según Sebastian Dullien, del ECFR: siete millones de trabajadores con sueldos bajos. Para alcanzar el equilibrio fiscal actual, además, ha tirado de baja inversión pública (a la cola del euro en proporción al PIB), baja I+D y una política deflacionaria que en los últimos años ha exportado al resto de Europa: “No es de extrañar el atisbo de deflación por ese flanco”, indica Guntram Wolf, de Bruegel. Wolf es de quienes piden a Berlín “reformas, inversiones y salario mínimo”. Daniel Gros, del CEPS de Bruselas, avisa de que a pesar de eso “el reajuste durará 10 años”. Y Jacob Kirkegaard, del Peterson, se suma a quienes apuntan que las alertas de Bruselas “no suponen gran cosa” y que en todo caso, si Alemania eleva su demanda interna los más beneficiados no serán los países del Sur, “sino China, EE UU y Europa del Este”. Todos esos expertos están a favor de una subida sustancial de los sueldos en Alemania para que la cicatriz de la crisis europea se cierre antes y con menos dolor.

En ese sentido, algo está cambiando. Ni siquiera los guardianes del santo grial —la inflación— ven con malos ojos una mayor subida de precios: “Los alemanes van a tener que aprender que el precio para mantener el euro unido es más inflación en Alemania”, dice Tom Mayer, del Deutsche Bank. A pesar de la historia. A pesar de ser un país de ahorradores. A pesar de los pesares.

Decía De Gaulle que Europa es una especie de coche de caballos: Francia es el cochero, y Alemania el caballo. Merkel daba otra definición en una cumbre reciente: “Yo soy el banco”, dijo (Europa a la deriva, de Gavin Hewitt). Y parece que el banco ha decidido que quizá sea preferible algo más de inflación a que no le devuelvan los créditos. “Berlín ya admite que debe haber algo más de simetría o esto no funcionará”, cierra Wyplosz.

Fuente: EL País 

Merkel se opone a ceder más competencias nacionales a Bruselas

La canciller alemana, Angela Merkel, está en contra de ceder nuevas competencias nacionales a la Comisión Europea (CE), algo que no está reñido con una mejor coordinación entre los 27 en política económica o fiscal.

En una entrevista difundida hoy por el semanario “Der Spiegel”, la jefa del Gobierno alemán asegura que “no ve la necesidad de entregar aún más derechos en los próximos años a la Comisión”.merkel, bruselas, hollande, alemania, francia

No obstante, la canciller señala que está de acuerdo con el presidente francés, François Hollande, en que los países miembros de la Unión Europea (UE) deben coordinarse mejor en ciertos asuntos.

Apunta también que piensan por ejemplo en política laboral y de jubilación, pero también en política impositiva y social.

Merkel destaca que la coordinación económica en Europa ha sido diseñada de una forma muy débil y que debe ser reforzada, y ademas añade que para ella es algo distinto a dar mas competencias a Bruselas.

La canciller descarta asimismo las propuestas sobre una posible elección directa del presidente de la CE, el puesto que en la actualidad ocupa el portugués José Manuel Durao Barroso, ya que implicaría dotar de más poder a Bruselas.

“Un presidente de la CE que fuese elegido directamente por el pueblo tendría que tener otras competencias totalmente distintas a las de ahora. Este cambio rompería el balance actual de las estructuras de la UE”, argumenta la canciller alemana a “Der Spiegel”.

También consideró “discusiones teóricas” sin demasiado arraigo entre los ciudadanos europeos el debate sobre la refundación de Europa y la reforma de sus principales organismos.

“Para mí y para las ciudadanas y ciudadanos de Europa se plantean cuestiones muy urgentes. Se trata de con qué bienes y servicios vamos a contribuir al crecimiento del mundo, con cuáles vamos a ganarnos el dinero en el futuro”, razona la canciller.

Fuente: http://www.eleconomista.es

Opinion: 

No se porque, pero leyendo cosas así veo cada vez mas cerca que España debería salir de Europa, o al menos del Euro.

O eso, o Alemania se acabara cansando y se acabara saliendo ella, y entonces si que si, Europa bajo mi forma de verlo se hunde.

Bruselas potenciará el traslado de país para buscar trabajo

Tan sólo el 15% de los ciudadanos europeos no consideraría trabajar en otro Estado miembro al entender que existen demasiados obstáculos legales, pero la realidad es que sólo el 3,1% de los ciudadanos en edad de trabajar (entre 15 y 64 años) vive en un Estado miembro distinto del suyo, según informa Iuris&Lex, la revista jurídica digital de elEconomista.

Como respuesta a esta situación, Bruselas busca acabar con las discriminación lemigrantes-dentroegal sobre la libertad de movimiento de los trabajadores que existe entre los Estados miembros. Para ello, ha presentado una propuesta de directiva que busca armonizar las diferencias que, en muchos países, sitúan al inmigrante comunitario al mismo nivel que el de terceros países.

El fundamento de la futura norma comunitaria es que la libre circulación de trabajadores es una de las cuatro libertades básicas para el mercado único y un derecho fundamental de la ciudadanía de la Unión Europea (UE).

Bruselas afirma en el Preámbulo de la futura norma que en multitud de casos las autoridades de los Estados miembros no cumplen con la legislación de la UE (legislación no conforme o con aplicación incorrecta) y el efecto que esto produce sobre los trabajadores migrantes en el territorio interno de la Comunidad.

El artículo 45 del Tratado Fundacional de la UE (TFUE)consagra el derecho a pasar de un Estado miembro a otro por motivos de trabajo e implica la abolición de toda discriminación (directa o indirecta) por razón de nacionalidad en el ejercicio de este derecho, así como de cualquier obstáculo injustificado que impida el ejercicio de la libertad de movimiento.

Los Gobiernos están obligados a adoptar las medidas de aplicación necesarias para adaptarse a las nuevas exigencias, en un plazo de dos años desde la entrada en vigor de la Directiva.

La propuesta de la Comisión Europea pretende mejorar y reforzar la forma en que el artículo 45 del TFUE y el Reglamento (UE) nº 492/2011 se aplican en la práctica, mediante el establecimiento de un marco general común más eficiente y uniforme de los derechos conferidos por el Derecho de la UE a trabajadores y miembros de sus familias que ejercen su derecho de libre circulación.

Para hacer frente a estos problemas objetivos específicos se propone cerrar la brecha entre los derechos de los trabajadores migrantes de la UE sobre el papel y su ejercicio, facilitando la aplicación correcta de la legislación vigente; la reducción de la incidencia de las prácticas desleales en contra de los trabajadores migrantes de la UE; y el fortalecimiento de la posición de los trabajadores migrantes.

 

Opinión: Por una parte, me parece bien que se modifiquen estas leyes, puesto que creo en  la libertad de moviento.
Pero me da pena, que se tenga que llegar a esto, justo ahora para facilitar que en nuestro pais, se nos escape la generación mas preparada que hemos tenido y estamos teniendo, ya que aquí no se financian estudios ni investigaciones. Esa generación que tanto ha costado y que no sirva para nada puesto que en lo que se invirtió  se esta yendo a otro país. Como se dice, España no es país para jóvenes  pero el problema es que tampoco lo es para adultos ni 3a edad.

 

Fuente: eleconomista.es

El Gobierno quiere pactar con Bruselas un déficit del 6% del PIB en 2013

El Gobierno espera cerrar en breve con Bruselas una flexibilización del objetivo de déficit público para 2013 que podría situarse alrededor del 6% del PIB, un punto y medio mayor de lo acordado inicialment

 

Fuentes del Ministerio de Economía han informado a Efe de que este escenario se podría hacer visible en el Programa de Estabilidad 2013-2016, que en la segunda quincena de abril será remitido a la Comisión Europea. En 2012, el saldo negativo de las Administraciones Públicas alcanzó el 6,98%, tres décimas más de lo que había anunciado anteriormente  Mariano Rajoy.

Además, el Gobierno maneja la posibilidad de que se retrase hasta 2015 la obligación de alcanzar un objetivo máximo de déficit del 3% del producto interior bruto (PIB), lo que permitiría un crecimiento de la economía del 1% en 2014.

La revisión del déficit nominal, posibilidad ya apuntada por la Comisión Europea para los países que, como España, han logrado rebajar su déficit estructural, estaría en sintonía con una caída de la economía que podría estar en el entorno del 1% para 2013.

El Banco de España  empeoró después un punto este pronóstico hasta hablar de una caída del 1,5% en 2013 y un paro del 27,1%, en un contexto de marcada debilidad en el que empresas y familias seguirán reduciendo deuda, los ingresos de los hogares continuarán a la baja y las administraciones mantendrán la austeridad en el gasto.

En lo que se refiere al déficit, en caso de que la Comisión Europea confirme que acepta la flexibilización, la intención del Gobierno es repartir el margen con las comunidades autónomas, que este año en principio deberían cerrar en el 0,7% del PIB.

 

En conclusión, españa esta a la espera del acuerdo con Bruselas para que el objetivo del deficit para este año sea del 6% del PIB.

A la vez, explica que hay la posibilidad de que Mariano Rajoy retrase la obligación de alcanzar el objetivo máximo de déficit y asi la economia Española podría crecer un 1% en 2014.

Y por último, por otro lado explica que el banco de España empeoró este pronóstico aumentando la caida y el paro y más debilidad en las empresas y las famílias seguirán pagando deuda entre todo.

http://www.expansion.com/2013/04/01/economia/1364817179.html

 

 

 

Nueva etapa del rescate de Chipre: reunión en Bruselas

La troika y Chipre no han logrado cerrar un acuerdo sobre la solución de la crisis en que se encuentra la isla mediterránea debido, según los medios chipriotas, a las nuevas exigencias planteadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI), por lo que deberán continuar este domingo en Bruselas.

El resultado inconcluso de las negociaciones se hizo público tras una jornada maratoniana de reuniones entre la delegación de la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y FMI), el Banco Central de Chipre, el Gobierno chipriota y los partidos políticos que culminó pasada la medianoche.

De esta forma, las negociaciones deberán proseguir este domingo de cara a la reunión del Eurogrupo y el FMI que tendrá lugar en Bruselas a las 18.00 horas.

 

LA REUNIÓN

El presidente de Chipre, Nikos Anastasiadis, se reunirá este domingo con los máximos responsables de las instituciones europeas y del Fondo Monetario Internacional (FMI) para tratar de acercar de urgencia lo máximo posible las posturas sobre el rescate a su país antes del Eurogrupo.

Anastasiadis llegará a Bruselas sobre las 12.30 GMT con la esperanza de que se desatasquen las negociaciones antes del inicio del Eurogrupo a las 17.00 GMT. Le acompañan el ministro de Economía, Mijalis Sarris; el líder en funciones del partido conservador gobernante, Averof Neofitu, y otros altos cargos del Gobierno y el Banco Central.

Primero se sentará a hablar con el presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, y el presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso y después con el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, y la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, según las mismas fuentes.

 

FINALMENTE…¿20% EN LOS DEPÓSITOS?

Anteriormente filtraciones de una fuente cercana a la negociación indicaban que se había cuajado un pacto para gravar al 20% los depósitos superiores a 100.000 euros en el Banco de Chipre y del 4% a los depósitos de la misma cantidad en otras entidades.

La mayor tasa al Banco de Chipre es un intento de evitar la reestructuración de la mayor entidad financiera del país, tal como ocurrirá con el segundo, el Laiki Bank, que será dividido en un banco bueno y otro malo.

Sin embargo, según el diario ‘Fileleftheros’, cuando todo indicaba que se estaba muy cerca de un acuerdo, el FMI pidió que el Banco de Chipre asumiese la deuda que Laiki tiene con el mecanismo de Asistencia de Liquidez de Emergencia (ELA) del BCE, que asciende a 9.000 millones de euros.

Chipre
Manifestaciones en Chipre para presionar el Gobierno

 

En conclusión: no sé cuánto va a durar todo este proceso, pero creo que lo mejor es que se tomen las medidas lo más rápido posible para que la desconfianza que ha generado esta situación se desvanezca antes que los mercados europeos y, sobretodo de la UE, se vean profundamente afectados.

 

Fuente: www.rtve.es (24.03.2013)