Oregon Wants Everyone to Start Saving

Erick Marsh nunca esperó tener una carrera. Durante seis años después de la escuela secundaria, él pasó de un trabajo a otro en restaurantes y procesadores de alimentos en Albany, Oregón, y nunca se quedó más de un año. Luego, a los 24, solicitó una vacante en un puesto de avanzada de Del Taco, una cadena con sede en Lake Forest, California. “No quería trabajar la comida rápida”, dice Marsh. Pero con un bebé en camino, necesitaba un empleo estable. Trece años después, él maneja esa misma franquicia y también trabaja como gerente de distrito de la empresa familiar dueña de la franquicia y otras cuatro a lo largo de la Interestatal 5 de Oregón.

A pesar de tener un empleo estable, Marsh no había planeado su retiro. Su empleador, Cactus Enterprises LLC, decidió que un programa 401 (k) era demasiado costoso de configurar. Y Marsh no podía obligarse a investigar el complejo mundo de las cuentas individuales de jubilación. “Es una de estas cosas que sigo pensando, lo haré el próximo año, o lo haré el próximo verano después de las vacaciones, cuando me pongan al día con mis cuentas”.

Ahora hay menos excusas para la indecisión en Oregon. En julio pasado se convirtió en el primer estado en establecer su propio programa Roth IRA para trabajadores que no reciben beneficios de jubilación, brindándoles la opción de hacer contribuciones después de impuestos a una cuenta de inversión. Durante los próximos dos años, todos los empleadores en Oregon que no ofrecen un plan de jubilación -un grupo que incluye unas 64,000 empresas y organizaciones sin fines de lucro, que representan aproximadamente 600,000 trabajadores- deben inscribir a sus trabajadores en el IRA estatal, conocido como OregonSaves. Los empleados pueden abandonar el plan en cualquier momento después de inscribirse.
Cactus Enterprises se suscribió en noviembre pasado, cuatro meses después de la inauguración del programa. Para Marsh, la inscripción automática era lo que necesitaba. “Cuando se coloca justo frente a tu cara, es mucho más fácil decir: ‘Sí, hagámoslo'”.
Las contribuciones ahora están llegando. La oficina del tesorero estatal dice que las inscripciones se han disparado desde diciembre, de poco más de 1,000 personas a 27,000. Las apuestas son altas. “No hay suficientes personas ahorrando lo suficiente para la jubilación”, dice Tobias Read, quien patrocinó la ley OregonSaves en 2015 como representante estatal y ahora, como tesorero del estado, la está implementando. “Y cuando la gente no ahorra para la jubilación, el presupuesto estatal ya estirado se extiende aún más”. Según un análisis de AARP, que ha abogado por las cuentas IRA automáticas, si los jubilados de bajos ingresos tuvieran un extra de $ 1,000 en ingresos cada año, Oregón ahorraría $ 100 millones durante los próximos 15 años en gastos en servicios sociales para ellos. Los ahorros para cada estado ascenderían a $ 8 mil millones y $ 33 mil millones para el gobierno federal.
El potencial de ahorro ha despertado el interés de otros estados. California, donde 7,5 millones de trabajadores no tienen acceso a una cuenta de ahorro para la jubilación, e Illinois están comenzando sus propios programas piloto más adelante este año. Otros dos estados y Seattle tienen programas similares planificados.
La característica clave en el plan de Oregon es la inscripción automática. La inercia que acosó a Marsh es típica: las personas con planes en el lugar de trabajo tienen entre 10 y 15 veces más probabilidades de ahorrar que quienes no, dice David John, asesor de políticas de AARP que ayudó a desarrollar el modelo para OregonSaves. “Cuando tienes una deducción de nómina, no piensas en ello”, dice. La inercia funciona en ambos sentidos. En Oregon, alrededor del 80 por ciento de los participantes se han quedado con el programa, dice Read.
La deducción de nómina por defecto de OregonSaves se establece en 5 por ciento, aunque los empleados pueden elegir cualquier cantidad, tanto como el máximo de Roth ($ 5,500 por año para personas menores de 50 años para 2018). Cada año, el plan aumenta automáticamente la deducción en 1 punto porcentual, hasta 10 por ciento. Los empleados también pueden optar por no participar del aumento.
Los participantes tienen tres opciones de inversión: un fondo de mercado monetario, un fondo de índice dirigido a su año de jubilación o un fondo de índice de crecimiento. Por defecto, los primeros $ 1,000 van a la cuenta del mercado monetario; todo después va a un fondo específico. (Oregon no tiene voz sobre las inversiones, que son administradas por State Street Corp.)
Marsh está dejando que el plan piense por él. “Realmente no lo he visto”, dice. “Simplemente no he tenido tiempo”. Las contribuciones después de impuestos a una cuenta Roth se pueden retirar en cualquier momento sin penalización, y a la edad de jubilación no se gravan los ingresos de la inversión.

FUENTE: Roger Omella desde bloomberg

Por qué los españoles ahorran poco

El volumen de ahorro de una economía es uno de los elementos fundamentales para determinar su evolución a largo plazo. De él dependen en ese horizonte temporal la acumulación de capital que impulsa la inversión, el crecimiento económico, la productividad y, por tanto, el nivel de vida de los ciudadanos

Aunque resulte paradójico, lo preocupante no es el acusado descenso de la tasa de ahorro experimentada por España desde el inicio de la recuperación, sino el riesgo de que esa situación se consolide. Desde esta perspectiva, es básico analizar el comportamiento de esa variable en los años de la Gran Recesión, en la actualidad y sus perspectivas. En este sentido, hay que decir que la actitud de los individuos en los últimos años responde a sólidos criterios de racionalidad.

Imaginen que, durante una fase expansiva, un individuo o una familia adquieren un nivel de deuda X que deben repagar. Cuando se desencadena una recesión tan profunda y larga como la española, la renta permanente, esto es, los flujos de ingresos que esperan percibir en los años venideros, léase los procedentes de los salarios o de su riqueza financiera o inmobiliaria, cae.

Ante este panorama, los agentes económicos incrementan su aversión al riesgo y tienden a reducir su endeudamiento; esto es, ahorran más e invierten y consumen menos. Si a ello se une la fuerte restricción crediticia registrada durante el ciclo recesivo y, con ella, la incapacidad de endeudarse para mantener su patrón deseado de gasto, la propensión a ahorrar de las economías domésticas se fortalece.

En la salida de la crisis y con expectativas de que la recuperación se mantenga, el ingreso permanente crezca y el crédito vuelva a fluir, la gente propende a endeudarse de nuevo y a elevar su gasto. En términos estilizados, éste ha sido el comportamiento de los hogares en la recesión -aumento del ahorro- y en la presente expansión -reducción del ahorro-.

 

Editado por Eugenia López-Fonta de elumundo.es

¿En que tiene que ahorrar los ucranianos?

La gente comenzó a recortar ligeramente en los alimentos y un poco más en vacaciones y ocio.

A pesar de que los ucranianos comenzaron a gastar más dinero en compras en línea, la mitad de los ciudadanos (52%) estima que los ingresos de su familia son pobres, otro 39%, como promedio, y solo el 6% de nuestros ciudadanos se consideran acomodados. Estos decepcionantes resultados mostraron un estudio reciente de Research & Branding Group.

Moneda Ucraniana

En diciembre de 2017, sociólogos encuestaron a 1.801 personas de toda Ucrania, a excepción de Crimea y ciertos territorios de las regiones de Donetsk y Lugansk. Este estado de cosas hace que los ucranianos ahorren dinero. “Hoy” se ha enterado, sobre qué exactamente y cómo los artículos de reducción de gastos han cambiado en los últimos dos años.

Sin actualizaciones

Según la encuesta, en los últimos dos años, los ucranianos han ahorrado menos en gastos importantes. Aunque hoy en día la mayoría de los ciudadanos continúan recortando gastos en ropa (56%) y alimentos (50%), en comparación con 2015, ahora estas categorías muestran un nivel más bajo de frugalidad. Entonces, hace dos años, el 60% de los ucranianos gastaron el 60% de sus gastos en ropa y el 62% en productos. Pero los expertos notan un aumento en el número de ucranianos, que regularmente actualizan el vestuario de segunda mano.

Una situación similar con los gastos de luz, agua, gas. Si en 2015 se ahorró un 41%, en 2017, un 2% menos (39%).

Además, cada vez más ucranianos dejan de negarse a gastar en tratamientos y medicinas. Si hace dos años, el 38% de los encuestados economizaban en medicamentos, hoy, el 35%.

También es una especie de una manera de salvar – los ucranianos finalmente vienen a que el tratamiento a tiempo es mucho más barato – explica la psicóloga Irina Danchenko -.

Sin películas y dominós

Más recientemente, comenzamos a ahorrar en la compra de electrodomésticos grandes: durante dos años el porcentaje de ahorro aumentó del 22% al 32%. Un 6% más de ucranianos comenzó a reducir el gasto y la compra de pequeños electrodomésticos (del 25% al 31%). Una situación similar ocurre con la compra de artículos de lujo, bienes raíces o automóviles. El gasto en estos artículos es del 21% y del 23%, respectivamente, esto es un 7% y un 8% más que en 2015.

Más popular entre los residentes del país es la economía de vacaciones y entretenimiento. Hoy, el 47% y el 39% de los encuestados han dejado de gastar en ellos contra el 44% y el 31% en 2015.

La tendencia a reducir el gasto en vacaciones realmente esta presente, confirma la psicóloga Lilia Voronina, nuestra gente hace tiempo que está acostumbrada a arar en varios trabajos y las condiciones económicas actuales solo exacerban este hábito. No queda tiempo para descansar.

Además, dijo, el entretenimiento pagado hoy se reemplaza más a menudo por el que es gratuito.

La gente está buscando una alternativa, y con éxito. Por ejemplo, no coma en una pizzería y prepare la pizza usted mismo. La misma película puede estar en casa y ver, y no en las películas, – explica el experto.

Además, en las categorías donde más y más ucranianos están ahorrando, son los gastos de transporte (26% versus 19% en 2015), educación (12% vs. 9%) y comunicación (19% vs. 18%).

En todo

En los últimos dos años, la cantidad de personas que se pueden pagar todo es relativamente poca. En 2015, hubo un 2% y en 2017, un 3%.

En comparación con 2015, hay más ucranianos a los que les cuesta responder en qué categorías tienen que apretarse el cinturón: 10% frente a 4%, respectivamente.
Además, en 2017 apareció una nueva categoría de ciudadanos: aquellos que ahorran en todos los artículos. Hay 1% de ellos.

Elaboración realizada por Mariya Bodnar realizado a partir de TSN .