CCOO convoca huelga en Renfe para el 23 de marzo, en plena Semana Santa

renfe
Imagen de la Estació de Sants durante una huelga previa de Renfe (Xavier Gómez – LV

“En un comunicado, el sector ferroviario de CC.OO, explica que se ha visto “forzado” a convocar el paro para denunciar que los convenios de Renfe y Adif, aprobados el pasado mes de diciembre, no pueden ser aún aplicados tres meses después “porque están paralizados en el Ministerio de Hacienda y en el Ministerio de Administraciones Públicas”.

El sindicato considera que se trata de un “hecho insólito” que no sólo “implica una pérdida de derechos” para los actuales trabajadores del ferrocarril, sino “la pérdida de una oportunidad para crear empleo”, dado que los convenios incluyen el compromiso de Renfe y Adif de lanzar ofertas de empleo para contratar hasta 930 trabajadores.”

CCOO ha convocado una jornada de huelga en Renfe y Adif el 23 de marzo, en plena Semana Santa, el motivo de la propuesta se debe al bloqueo en cuanto a la aplicación de los nuevos convenios colectivos de las compañías.

Dicha huelga seria de 23h y además uno de los días de mayor demanda de movilidad por parte de los viajeros. CCOO está dispuesta a llegar a un acuerdo mediante una negociación.

Me parece correcto que los trabajadores muestren su disconformidad en caso de haber probado otras alternativas y no les hayan hecho caso, pero por otro lado me pongo en el lugar del consumidor y es injusto que ellos se lleven la peor parte. Además para estas compañías les supone una importante pérdida económica ya que es en plena Semana Santa y les genera una mala imagen. En una huelga de 23 horas, se podrían efectuar una gran cantidad de traslado de pasajeros, que a no ser que lleguen a un acuerdo traerá negativas consecuencias.

Elaborado por Chantal Choni,

a partir de las fuentes: La Vanguardia

Anuncios

La Generalitat quiere absorber la red de Renfe de Cercanías, regional y AVE #entornoeconomico

rodalies-barcelona-vias

Cercanías es un tema de máxima actualidad en Cataluña. A los últimos y numerosos problemas en la red, se suman otros como la huelga prevista para el próximo viernes, porque los trabajadores reclaman más inversiones para evitar la privatización parcial de Renfe. En este escenario dantesco, la Generalitat ha presentado por vez primera un plan con los pasos que quiere dar para quedarse con la totalidad del servicio de Cercanías, regionales y AVE (que incluye la propiedad de los trenes de Renfe y las catenarias y estaciones de Adif).

El Gobierno de Carles Puigdemont ya adelantó de forma oficial su intención de gestionar la totalidad del servicio de Cercanías (Rodalies) en su primer contacto con el Ministerio de Fomento, donde el conseller de Territorio, Josep Rull, y la ministra, Ana Pastor, debatieron sobre esta cuestión. Lo que es una novedad es el reclamo de la red regional y del AVE.

La Generalitat plantea hacer un traspaso pactado con el Gobierno. Por ello, insta a que el Ministerio de Fomento desclasifique las infraestructuras catalanas para que no sean “de interés general”. En ese caso, sería el Consejo de Ministros quien decidiría.

Los primeros corredores que pasarían a ser propiedad de la Generalitat son los nudos exclusivos de Cercanías (Rodalies), como el de Castellbisbal y Arco del Triunfo, o el que conecta el centro de Barcelona con Maçanet Maçanes por sus diferentes líneas. Lo único que conservaría Fomento serían algunas circulaciones de Mercancías.

En ese punto, la operadora Adif sería substituida por Ifercat, que actualmente se encarga del mantenimiento de la infraestructura de los Ferrocarriles catalanes. La oferta de la Generalitat es culminar todo este proceso con el pago de 3 millones de euros a Fomento, además de asumir futuras inversiones para la gestión correcta del servicio, catenarias y convoyes. Este desembolso posterior sería de 12 millones de euros para instalar un centro de Control de Tráfico Centralizado (CTC) en la Estación de Francia (Barcelona). Estos centros igualarían la gestión del tráfico de Cercanías con el de Alta Velocidad.

Con esto, la Generalitat pretende completar un proceso “que quedó cojo”, en referencia al traspaso de Rodalies en 2009, con el que se hizo con la titularidad del servicio, pero no de las vías ni los trenes, así como sus problemas.

Conclusión:

Con esto la Generalitat pretende empezar a gestionar las infraestructuras públicas autonomicamente sin depender de España como país y con esto obtener un paso más en la independencia del país vecino y empezar a solventar objetivos propuestos por el Govern de la Generalitat en este año y los próximos con el equipo de gobierno de Junts x Sí. Con todo esto se cree que la facturación sería mayor ya que no se tendría que reportar una parte del beneficio del transporte público al estado y todo lo que proviniera de la red de transporte público se quedaría en Catalunya como tal.

 

Fuente: elEconomista.es

Comentario realizado por Oriol Castellà

Renfe y Adif rejuvenecen su plantilla con 762 contrataciones #entornoeconomico

renfe-ave-700

Vuelve la oferta de empleo en el sector ferroviario español. Las compañías públicas Renfe y Adif contratarán previsiblemente hasta 762 nuevos trabajadores. Ambas empresas están tramitando la autorización para lanzar una oferta de empleo, que será la primera de Adif en los últimos seis años. Para Renfe sin embargo, será la segunda desde el inicio de la crisis, ya que en 2015 llevó a cabo su primera contratación tras cuatro años de sequía.

Concretamente, la compañía gestora de las infraestructuras ferroviarias prevé contratar a 262 empleados, mientras que Renfe, incorporará entre 400 y 500 nuevos empleados, que se añadirán a los que ya sumó en 2015.

Según recoge Ep, con las contrataciones previstas, Adif incrementará en alrededor de un 2% su plantilla, que actualmente suma unos 13.400 trabajadores. En el caso de Renfe, elevará alrededor del 3% su personal, de unos 14.500 efectivos.

Nuevos convenios colectivos

Ambas abordarán esta oferta de empleo al amparo de lo fijado junto con sus sindicatos en los nuevos convenios colectivos de la empresas para el periodo 2015-2018 y de lo aprobado en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2016. Estos presupuestos habilitaron a las empresas públicas a contratar personal para reponer hasta un 60% de los trabajadores que hayan dejado estas compañías en los últimos años. En este sentido, Adif pactó a mediados de 2015 con sus sindicatos la aplicación de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) universal y voluntario al que podía sumarse un máximo de 350 trabajadores. Este ajuste sucedió al que se aplicó en 2013 para 250 empleados.

Del lado de Renfe, además del ajuste voluntario realizado hace dos años, actualmente tiene en marcha un plan de bajas incentivadas para un máximo de 775 trabajadores. En enero, su primer mes en vigor, 155 trabajadores solicitaron abandonar la empresa.

Con estas salidas y las futuras contrataciones las empresas ferroviarias públicas pretenden facilitar la salida de la compañía a trabajadores que así lo decidan de forma voluntaria y, en paralelo, rejuvenecer sus plantillas, que actualmente presentan una edad media de unos 54 años.

Conclusión:

Renfe en conjunto con ADIF proporcionará un aumento de su plantilla que creara una disminución del nivel de paro en España no muy significativa pero 775 personas tendrán capacidad de obtener un trabajo más fácilmente con un sueldo del estado. La nueva reestructuración de los presupuestos del estado han podido permitir este aumento de lugares de trabajo y con esto podrán también permitir a los trabajadores tanto de ADIF como RENFE en edad de jubilación poder jubilarse a la edad permitida por el estado y así también renovar la plantilla de dichas empresas proporcionando posibilidades a trabajadores jóvenes en edad de trabajar.

Fuente: eleconomista.es

Oriol Castellà

Adif suspende las obras del AVE de Extremadura al detectar irregularidades

Adif revisará de nuevo las ofertas técnicas presentadas por las constructoras que compiten por tres contratos de obras de construcción de la conexión AVE a Extremadura, valorados en un total de 100 millones de euros, tras detectar irregularidades en el análisis original, según confirmaron a Europa Press en fuentes de Adif.

Según las mismas fuentes, alguna de las constructoras había tenido conocimiento de la puntación que Adif había asignado a su oferta técnica antes de la conclusión del proceso de concurso público por el que se contratará la obra y de que, por tanto, esos datos sean públicos, tal como avanza el diario ‘Expansión’ en su edición de este viernes.

Para concurrir a un contrato de obra pública, las constructoras deben presentar una oferta técnica y una económica. La técnica es la que se evalúa en primer lugar y supone el 25% de la puntuación final. Las propuestas económicas se conocen posteriormente, en un acto público en el que todas las ofertas se revelan a un mismo tiempo, y generan el 75% de la puntuación final de la oferta de la empresa concurrente.

En este caso, Adif ha resuelto volver a valorar todas las ofertas técnicas que se presentaron el pasado 25 de noviembre a los tres contratos del AVE a Extremadura que se licitaron el 5 de octubre. La compañía ha encomendado esta revisión a un nuevo equipo. El ente que preside Gonzalo Ferre ha tomado esta decisión a pesar de que, según asegura, esta filtración no afecta al desarrollo del proceso de adjudicación, dado que las ofertas están en manos de Adif y no hay por lo tanto posibilidad de modificarlas.

En paralelo, Adif ha abierto una investigación para tratar de determinar la forma en que alguna de las empresas que compiten por estos proyectos públicos ha podido tener acceso a los datos de valoración de la oferta técnica que ha presentado. Con todo, y según detallaron a Europa Press en fuentes de la compañía promotora y gestora de la red ferroviaria, la resolución del proceso de licitación y adjudicación de estos tres contratos de obras se retrasará alrededor de un mes.

De hecho, Adif ha publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) las resoluciones en las que aplazaba hasta el próximo 11 de febrero la fecha de apertura de las propuestas económicas presentadas por las constructoras que compiten por los tres contratos, inicialmente prevista para el 23 de enero.

Tres tramos de AVE extremeño

Los contratos consisten en la construcción de tres tramos de la línea ferroviaria de Alta Velocidad (AVE) que conectará Madrid y Extremadura, que suman 16,8 kilómetros de longitud y un presupuesto inversor de 100 millones de euros. Se trata del contrato de obras de construcción de la plataforma de vías de Alta Velocidad en la estación de Plasencia, del tramo AVE comprendido entre esta estación y Arroyo de la Charca, y del que unirá esta localidad y Grimaldo.

Según datos del Ministerio de Fomento, la construcción de estos nuevos tramos y la mejora de la red existente permitirá comunicar Madrid y Badajoz por tren en tres horas y 35 minutos, lo que arroja un ahorro de una hora y media respecto al tiempo que es preciso invertir actualmente. El viaje a Cáceres se reducirá a dos horas y 39 minutos, alrededor de cincuenta minutos menos.

Fuente: lavanguardia