Cataluña cierra el 2017 con una reducción del 7,85% del paro.

La economía catalana registra el mejor cierre de año des de 2007, según los datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

oficina-docupacio-de-catalunya.jpg

La economía catalana ha cerrado el 2017 con un total de 418.018 parados registrados, 35.627 menos que en diciembre de 2016, lo que equivale a un descenso interanual del 7,85%, según ha informado este miércoles el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Se trata del mejor cierre de año en cifras absolutas de desocupación des de 2007. El numero de de desocupados inscritos en las oficinas del SOC se ha reducido entre noviembre y diciembre en 4.400 personas, lo cual representa una caída del 1,05%. Al conjunto del Estado, el 2007 ha cerrado con un total de 3.412.781 desocupados, lo que representa una reducción de 290.193 personas en relación al diciembre de 2016 y equivale a un descenso del 7,84%. A nivel mensual, el paro bajo en 61.500 personas, un 1,77%, en todo el Estado español entre noviembre y diciembre.

Fuente: Elaboración Propia

Anuncios

Hacienda va a ser inflexible en cuanto a fijar objetivos de déficit autonómicos de 2013.

No habrá margen. Por mucho que lo pida la Generalitat, Andalucía o incluso algunos barones del PP. El objetivo de déficit que deberán cumplir las comunidades autónomas, en el 2013, se mantendrá en el 0,7% y no se flexibilizará, según explicaron a La Vanguardia fuentes gubernamentales. Una hipotética laxitud tampoco se tendría en cuenta ni siquiera en el caso, probable, que la Unión Europea acabe decidiendo dar un nuevo respiro a España, como ocurrió el año pasado.

El argumento del Ejecutivo es que los propios presidentes autonómicos se comprometieron en la Conferencia de Presidentes, que celebraron en octubre pasado, a cumplir con ese objetivo, y se acordó que no habría ninguna flexibilización hasta el 2014, momento en el que podría revisarse para plantear que el ajuste sea mayor en la Administración general del Estado que en el de las comunidades autónomas.

El Gobierno rechaza el argumento que han esgrimido desde Catalunya y Andalucía que señala que la flexibilización de un punto que concedió Europa a España en el 2012 debería haberse distribuido de forma equitativa también con la Administración autonómica y no sólo la central. La justificación gubernamental se asienta en el hecho de que ese 1% más de déficit que se le permitió a España no se aplicó a los ministerios, que mantuvieron sus recortes en más de un 15%, sino que fue a parar en su integridad, a la Seguridad Social y a las prestaciones por desempleo. Esas son las dos principales partidas de los presupuestos del Estado, junto con la deuda, y las que más se habían desviado a causa de la situación económica. Son esas dos partidas, precisamente, las no se pueden considerar administración general del Estado, ya que repercuten en todas las autonomías por igual, pues es el Estado quien paga las pensiones y lo subsidios por desempleo en todas las comunidades autónomas.

Así pues, Hacienda no pasará ni un solo plan económica de ninguna región que no se fije ese objetivo de déficit y que adopte las medidas necesarias para cumplirlo. Hasta ahora, y según subrayan en el departamento que dirige Cristóbal Montoro, todos los presupuestos que se han comunicado hasta la fecha, lo cumplen, si bien es verdad que falta por presentar el de la Generalitat de Catalunya, que aún no tiene presupuestos debido a la celebración de las elecciones en noviembre. la Xunta de Galicia, que celebró los comicios un mes antes, los presentó hace unos días.

La postura del ministerio que dirige Cristóbal Montoro será implacable e igual de inflexible con Catalunya o Andalucía que con Canarias, que también exige que se relaje este objetivo de déficit. Tampoco habrá prebendas para aquellos compañeros del PP, con peso territorial, que bien en público o en privado han pedido que se revise el cumplimiento del déficit. Quien más insiste en ello es el presidente de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, que ha reiterado que el Gobierno debería ser más flexible con comunidades como la suya, que han hecho un gran esfuerzo pero no podrán cumplir el objetivo ya para el 2012.

De todas formas, el equipo del ministro Montoro resta importancia a estas demandas que, como en el caso de Catalunya, considera una excusa para echar al Gobierno central la culpa de los ajustes que tendrá que aplicar en los presupuestos que han de elaborar ahora. Una excusa que ha ido abonando con todas las medidas que ha adoptado, dicen en el Gobierno, sabiendo que no podría contar con ese dinero, porque eran medidas que el Ejecutivo central iba a recurrir, por invadir sus competencias, en concreto el euro por receta y el impuesto a los depósitos bancarios.

Además, según el Ministerio de Hacienda, la flexibilización del déficit de las autonomías tendría una repercusión de desconfianza en los mercados que haría que a las comunidades autónomas les fuera más difícil aún financiarse.

ImageSoluciones para las autononmias: pedir un adelanto al FLA

El Gobierno intenta dar alguna salida a las autonomías. El ejecutivo de Rajoy sí está dispuesto a seguir facilitando la liquidez de las Comunidades autónomas a través del Fondo de Liquidez (FLA) con el único requisito de que los respectivos gobiernos presenten planes de equilibrio. Estos planes han de ser creíbles de tal modo que el Ejecutivo de Rajoy pueda justificar de cara al exterior, sobre todo en Bruselas, que España (tanto el Gobierno como las comunidades) cumplirá con sus compromisos de déficit.

 

Conclusión:
Creo que para exigir un déficit del 0,7 % por cada comunidad fijado por hacienda, los presupuestos se tendrían que distribuir de forma equitativa  con la Administración autonómica y no sólo con el gobierno central. También es cierto que la flexibilización del déficit de las autonomías tendrá una repercusión de desconfianza en los mercados que provocaría que a las comunidades autónomas les fuera más difícil financiarse.

Fuentes: http://www.lavanguardia.com/politica/20130121/54362737514/hacienda-sera-inflexible-tope-deficit-autonomias.html