El crecimiento del comercio electrónico es imparable

img_lbernaus_20170918-171744_imagenes_lv_terceros_istock-598525768-kN8C--656x436@LaVanguardia-Web

A medida que pasa el tiempo, nos vamos habituando y adaptando a nuestras vidas cada vez más la compra-venta online. Era un ámbito muy desconocido e inseguro hace unos años a pesar de estar ganando muchísima fuerza. En el panorama español, se facturó  24.185 millones de euros, un 20,8% más que el año anterior. A nivel empresarial, es un crecimiento exponencial de un éxito absoluto.

Remontándonos a los inicios, la primera transacción online fue el año 1984 cuando Jane Snowball, una señora inglesa de 72 años, compró huevos, margarina y cereales a través de un novedoso sistema de la televisión británica denominado Videotex.

Faltaban todavía 10 años para que se creara el primer protocolo de transmisión de información de manera segura, el Secure Sockets Layer (SSL), que apareció gracias al navegador Netscape; 11 años para la irrupción de Amazon y Ebay; 14 años para Google y PayPal, y 20 años para el lanzamiento de Facebook.

Hay que considerar este fenómeno sin precedentes llamado Internet como una gran oportunidad y como una gran ventana al mundo a todos los niveles, tanto empresarial como a nivel individual. Como dato relevante, el pasado año, la contribución del e-Commerce al Producto Interior Bruto (PIB) de los países del G-20 superó el 5%.

Fuente propia extraída de La Vanguardia.

Anuncios

Japón tendrá su propio bitcoin para dejar de depender del efectivo

download

A medida que avanzan las tecnologías, también avanzan nuestras costumbres. Cada vez más parece que dependemos menos del dinero en metálico y nos conformamos con pagar con el teléfono móvil.

Esta vez, multitud de bancos japoneses liderados por el grupo financiero Mizuho, han decidido crear su propia moneda electrónica llamada J Coin. Esta demostrado que los asiáticos tienen la dependencia más alta entre los países desarrollados.

Esta nueva moneda, va a poder hacer el intercambio de divisas de manera muy rápida y fácil a parte de funcionar con teléfonos móviles. Todo surgió de la unión de las compañías asiáticas que en Occidente son Instagram, Whatsapp y la cuenta bancaria; dónde se pueden intercambiar desde dato, multimedia y dinero de manera online y gratuita.

En Japón, van muy retrasados con el tema de los pagos. El 70% de las transacciones se realizan de la forma tradicional, el porcentaje más elevado entre los países desarrollados, donde la media se ha reducido hasta cerca del 30%.

Estas cifras y estos datos apuntan al desarrollo de las empresas y los países. Se han dado cuenta que se estaban quedando atrás frente al resto de países. Es necesario innovar.

Artículo de elaboración propia, información extraída de La Vanguardia.