La industria textil entra en crisis

IT

La industria textil en España comienza a ser testigo de los indicios de cansancio del sector de la moda a nivel mundial, ya que hay una clara bajada de actividad de las empresas textiles que producen para grandes marcas de moda y distribuidores. Pero por otro lado, la industria que trabaja con textil técnico muestra un mejor panorama de desarrollo.

Y es que en los últimos años el sector de la moda ha notado una frenada en el crecimiento y es consciente de que el modelo actual de la moda está en vías de agotamiento y se ha de pensar en unas posibles soluciones para la cadena de valor dirigidos sobretodo a la sostenibilidad.

En el 2019 el consumo de moda se desplomará un 2% en el mercado español, donde los hábitos de consumo cambian y el gasto en la moda está perdiendo importancia. A principios de año, la producción para moda tuvo un parón importante. Casi la mitad de los fabricantes afirma que el 2018 ha sido bastante peor que el 2017.

Esta ralentización del sector se nota también en las exportaciones, donde se ha moderado con un aumento aproximado del 1%. Las predicciones intuyen unas ventas en el extranjero de casi 5.000 millones de euros con la Unión Europea como principal lugar. El sector apunta, asimismo, una subida notable de los costes de producción. En 2018 los costes de la energía se han incrementado entre un 27%, aunque el impacto en las empresas dependerá de la planificación de cada compañía.

 

Elaborado por Santi Fló a partir de La Vanguardia.

Anuncios

Adidas aumenta su beneficio neto un 58,8% en el primer trimestre de 2016

La facturación de la compañía alemana subió un 16,8% entre enero y marzo de 2016 hasta los 4.769 millones de euros.

El fabricante alemán de artículos deportivos Adidas subió en el primer trimestre del año el beneficio neto atribuible hasta 351 millones de euros, un 58,8% más que en el mismo periodo de 2015.

La empresa germana informó hoy de que quiere vender parte de su división de golf, en concreto las marcas TaylorMade, Adams y Ashworth, y va a iniciar negociaciones concretas con interesados.

Pero quiere mantener la marca Adidas Golf, que fabrica calzado y ropas para este deporte.

La facturación mejoró entre enero y marzo un 16,8%, hasta el récord 4.769 millones de euros, en comparación con los mismos meses del ejercicio anterior.

Adidas incrementó hasta marzo las ventas en Europa occidental (23,7%), Norteamérica (23,2%), China (27,7%) y Japón (52,6%), pero las redujo en Rusia (15%) y en Latinoamérica (6,8%).

La ganancia operativa mejoró en el primer trimestre un 42,3%, hasta 490 millones de euros.

El presidente de Adidas, Herbert Hainer, dijo que “hemos comenzado el año excelentemente y logrado resultados récord”.

Hainer destacó que el crecimiento de cifras de dos dígitos en mercados y en las categorías más importantes confirman la popularidad de las marcas y productos del grupo Adidas.

El presidente de la junta directiva de Adidas pronóstico un notable aumento de la facturación y del beneficio en 2016 y más allá.

Las acciones de Adidas subían un 1,2%, hasta 114,80 euros, en la Bolsa de Fráncfort en los primeros compases de la negociación.

14623494413927

El mundo se viste de España

Si la potencia económica de un país se midiera por la presencia de sus empresas en las principales calles comerciales del mundo, España tendría una silla por derecho propio en el G-8. Esta es una muestra más de que el potencial de la industria textil/moda española es imparable. Incluso una vez leído este interesante articulo nos podríamos llegar a plantear, que el gobierno español debe proponer mas facilidades dentro de este evolutivo mercado, además pudiera este ser uno de los principales caminos para tapar la fuga monetaria innecesaria y atacar a la crisis económica dentro del territorio español. Para mas información consultar–>  EL PAIS 

1395514119_687683_1395516185_noticia_normal

Pasar de exportar a tener tiendas no siempre es fácil. “La falta de financiación es uno de los mayores retos de las empresas españolas pequeñas o medianas que quieren internacionalizarse. Cuesta mucho dinero”, advierte Aranda. Otro de los retos, añade, es lograr que la fabricación textil no se pierda del todo. “Habría que hacer un esfuerzo de relocalización, porque si no, perderemos el valor añadido. En Estados Unidos han puesto en marcha una campaña para recuperar la industria textil con productos con la etiqueta made in USA again [“hecho en EE UU otra vez”]. Deberíamos trabajar en esa línea”, recomienda Aranda.

En el centro de París, Nueva York o Shanghái se pueden comprar camisas de Zara, pantalones de Mango o zapatos Camper. Las novias de São Paulo pueden lucir vestidos de Pronovias. Y los atrevidos modelos de Desigualcuelgan de las perchas de una tienda de El Cairo, en Egipto. Las cadenas de ropa españolas han sabido extenderse como una mancha de aceite por medio mundo y en plena recesión del consumo en España sus cuentas las cuadran los compradores chinos, franceses o estadounidenses. Desde el inicio de la crisis la brecha comercial entre exportaciones e importaciones del sector de la moda se ha estrechado al máximo porque las ventas al exterior se han disparado.

Las empresas de textil, confección, calzado y otros artículos relacionados con el vestuario exportaron en 2013 productos y servicios por valor de 19.438 millones de euros. Es un 47% más que en 2008, cuando la crisis apenas había hecho su aparición. Las importaciones durante el mismo periodo también han aumentado, pero solo el 4%. Como consecuencia, el saldo comercial de este sector es ahora de menos 800 millones, frente a los 6.229 millones de hace cinco años.

El sector de la moda en España son luces y sombras. Mientras algunas cadenas de ropa languidecen o pelean por sortear el temido concurso de acreedores (como Caramelo o Blanco) otras, con gran esfuerzo de expansión internacional, han logrado tomar las mejores posiciones en el tablero mundial.