Nuevos retos para Tesla

La marca tendrá la misión de consolidarse y estabilizarse en el año en el que llega la competencia con una figura como la de Elon Musk que ha aportado altibajos a la compañía a lo largo de todo 2018.

elon-musk-tesla-1469127845162

Es más que posible que Tesla cierre el año con un balance positivo en bolsa, algo a lo que las demás marcas no podrían ni aspirar si hubieran tenido un año parecido al de la firma de Palo Alto. En los últimos 365 días, la marca de coches eléctricos ha presentado dos balances económicos negativos, uno positivo, Elon Musk disparó sus acciones con un tuit, acciones que se desplomaron al mes siguiente por no cumplirse ese tuit, y el mismo Elon ha dejado de ser presidente de la marca. Con todo, sumados retrasos en producción y entregas, Tesla cerrará en verde.

Tesla es una marca peculiar y aún más lo es su cara visible Elon Musk. Aunque los inversores desearían un poco menos de Musk en 2019, su figura es indispensable para entender cómo, por ejemplo, en junio su cotización subió pese a presentar un balance negativo de beneficios. A ello se suma que, tras meses y meses de retrasos, Tesla consiguió producir por primera vez 5.000 unidades del Model 3 en una semana, previa construcción de una línea de montaje improvisada bajo una carpa.

Destacar cuando a principios de agosto, Musk anunció la privatización de la marca en Twitter y sus acciones se dispararon a máximos históricos (379,57 dólares por acción), pero en apenas dos días quedaban por debajo del valor que tenían antes del tuit por las informaciones que apuntaban a que, finalmente, esa privatización no se produciría. No solo no se privatizó la marca, sino que el SEC, el regulador del mercado estadounidense, demandó a Elon Musk, que se vio forzado a dejar su cargo de presidente de la marca, aunque manteniendo el de CEO, y a pagar 20 millones él y 20 millones Tesla para evitar males mayores, como la inhabilitación. El valor de la firma californiana tocaba fondo entonces, a principios de octubre (250,56 dólares por acción).

 

Elaborado por Pol Carbonell

FuenteEl Periódico

Anuncios

Amazon y Tesla se hunden en Wall Street

Las acciones tecnológicas frenan las ventas  de Tesla y Amazon, en donde cayeron un 7% y un 4,10% respectivamente.

El pico del Amazonas, quema el límite del mercado por 39 mil millones.

AMAZON-1200x537

Amazon llegó en el día a perder casi el 7% y quema la capitalización de mercado por más de 39 mil millones de dólares. Al cierre del miércoles 28 de marzo, la capitalización bursátil superaba los 687 mil millones. La acción, que está empezando a cerrar el peor mes desde 2016, expande las pérdidas luego de haber vendido un 3.9% en la víspera y entra en el territorio de corrección (una disminución de entre 10 y 20% en comparación con los máximos más recientes) Las acciones del gigante del comercio electrónico pierden 10.9% en comparación con el récord de cierre establecido el 12 de marzo en $ 1,598.39 por acción. Hay que decir que, a pesar del colapso, Amazon sigue ganando un 20% en los últimos tres meses, frente al 3,1% de disminución registrada en el mismo período por el S&P 500, la lista de referencia de la bolsa estadounidense.

Para desencadenar la nueva ola de ventas, el presidente estadounidense Donald Trump estaría listo para luchar con el gigante del comercio electrónico, ya apuntado en el pasado, y estaría considerando la imposición de un régimen fiscal más estricto. Según las fuentes, Trump estaría “obsesionado con Amazon”, considerado culpable de penalizar a los centros comerciales tradicionales y minoristas.

 

Tesla bajó casi un 10% con una encuesta de EE. UU.

tesla-logo

Tesla actualiza los bajos en un año, exprimido por el hecho de que la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte inició una investigación sobre un accidente fatal que ocurrió la semana pasada cerca de Mountain View, California. No está claro si el sistema de control automático del vehículo estaba activo en el momento del impacto. El stock, que se redujo en once de las últimas 15 sesiones, se retira casi un 10%. En el último mes perdió un 20%, mientras que en el mismo período, el S&P 500, el índice de referencia de la bolsa estadounidense, vendió un 4,8%. Esta es una parada brusca, dado que Tesla ganó un 46% en 2017. El título también pesa el rechazo de Moody ‘s Investors: la agencia de calificación, ayer después del cierre de Wall Street, había cortado la calificación corporativa de “B2” a “B3” y el de la deuda corporativa de alto nivel a “Caa1”, en territorio “basura”, basura, con perspectiva negativa.

Elaborado por Mariya Bodnar a partir de Forbes , El País y ABC

Tesla, en una encrucijada: gastar más para evitar la quiebra

Tesla se encuentra en una encrucijada. Su liquidez se agota y su deuda crece, y la única forma de no verse abocado a la quiebra es gastar más para producir más.

Tesla acaba de presentar su nuevo camión, el Semi, y, a modo de sorpresa, el deportivo Roadster. Dos vehículos que se suman a la lista de pendientes de la automovilística, que retrasa sus plazos de producción desde su fundación. En su presentación, la compañía anunció que el Semi empezaría a producirse en 2019, y el Roadster en 2020.

Pero todo ello será imposible si la empresa quiebra el próximo verano, algo que ocurrirá si sigue dilapidando su efectivo al ritmo actual mientras la producción del Model 3 no se acerca ni remotamente a las previsiones.

En julio de este año, de las 20.000 unidades del Model 3 para final de año y 1.500 unidades sólo en septiembre, en todo el tercer trimestre han construido 260 unidades (222 ya entregadas).

Precisamente en el tercer trimestre, Tesla registró unas pérdidas récord de 671 millones de dólares, el doble de los 336 millones del trimestre anterior.

Según cálculos de Bloomberg, la automovilística gasta 8.000 dólares por minuto, un ritmo de consumo de liquidez que la dejaría en la quiebra el 6 de agosto.

Fuente: elEconomista