Las colas en caja le hacen perder más de 4.000 millones de euros a los supermercados

Uno de los momentos más delicados a la hora de hacer la compra es el paso por caja. Para el comprador es fastidioso porque tiene que pagar, pero para el comercio es igualmente problemático porque tiene que ingeniárselas para evitar que, en caso de que haya mucha gente en la cola de caja, el cliente se desespere y se le escape.

407

El paso por caja es clave para muchas categorías de producto, como son las de compra de impulso. Eso que no estaba en tu lista de la compra pero que finalmente te llevas porque lo viste en la línea de caja. Son productos como golosinas, chicles, revistas, pilas… El cerebro sabe que se acerca el momento de desempolvar el monedero y no reacciona bien. Las esperas en las colas le hacen perder a los comerciantes en España más de 4.000 millones de euros, según datos de Adyen, que incluye el comercio en general, no sólo la alimentación. Están los que, al ver la cola, desisten, dejan la compra y se van. Están también los que, mientras esperan, hacen balance y deciden sacar de la cesta lo prescindible.

“Se ha estudiado mucho el proceso de compra en la sala de ventas, en la tienda, pero no el proceso de pago y aún queda mucho por hacer en este sentido, porque da información importante a los fabricantes y también a los distribuidores, a las cadenas”, señala Ángela López, de la consultora Nielsen. Hay toda una ciencia en torno a las estrategias de las cadenas y empresas para minimizar los efectos negativos del paso por caja. Las cadenas de supermercados, por ejemplo, tienen margenes muy ajustados: de cada producto que venden lo que se llevan de beneficio es poco. Sólo ganan dinero vendiendo mucho y a muchos compradores.

 

Elaborado por Pol Carbonell

FuenteEl Mundo

Anuncios

Los productos más robados en los comercios

pr

Se calcula que en España casi unos 2.000 millones de euros fueron perdidos por las tiendas en hurtos y errores de administración el año pasado, (0,81% de las ventas totales). Sobretodo se robaron bebidas alcohólicas, snacks, embutidos y conservas, conforme un estudio realizado por Aecoc, en el cual han participado compañías electrónicas, alimenticias, perfumería…

En cuanto a productos electrónicos, los más robados son los accesorios, seguidos de móviles y tabletas. Además, también destaca el hurto de maquillaje, perfumería y cremas. Estos productos son atractivos para el hurto debido a sus características físicas, su alto valor monetario o la facilidad con la que pueden ser revendidos en mercados paralelos.

De todas las pérdidas, el 58% pertenece a robos llevados a cabo por gente de fuera de la empresa, mientras que un 20% corresponde a robos achacables a personas pertenecientes a la compañía. El resto de las pérdidas fueron debidas a errores en la gestión administrativa. Son habituales aquí las confusiones en los procesos de preparación y entrega de la documentación y errores en la fijación de precios.

La mayoría de las empresas considera que los incidentes violentos se mantuvieron igual respecto al año anterior. Aún así, el estudio ha detectado un aumento del hurto realizado por bandas organizadas y el 43% de las empresas que ha sido mayor.

Los productos de uso cotidiano y los más nuevos padecen un mayor riesgo de ser sustraídos. La investigación corrobora que los más robados no son los básicos, sino que lo que se pretende a partir del hurto es la reventa.

 

Elaborado por Santi Fló a partir de El País.

 

 

Lidl abrirá en Barcelona un centro europeo para gestionar el comercio electrónico

liidl

Lidl, cadena de supermercados alemana, colocará en Barcelona su centro europeo de excelencia, concretamente en Plaça Catalunya. Desde allí ofrecerá servicios de comercio electrónico y de gestión de relación de clientes a nivel regional en Europa.

Las oficinas están situadas en el edificio propiedad de Amancio Ortega, fundador de Inditex y uno de los hombres más ricos del mundo, a través de Pontegadea, su inversora inmobiliaria. La consultora inmobiliaria Forcadell ha explicado que dicho enclave “está considerado como uno de los edificios más simbólicos de Barcelona.

cat

La alemana confirma el buen momento del sector inmobiliario de la ciudad

Lidl da trabajo a 12.500 personas en España, empresa que llegó hace ya 24 años. En los últimos diez años ha aumentado su apuesta en el mundo de la electrónica a través de Lidl Digital, donde dirige todas sus actividades digitales. Además, en este nuevo espacio también se gestionará el portal de viajes de la alemana y otros servicios digitales como fotografía o concursos.

“El mercado de oficinas de Barcelona se ha mostrado muy dinámico en los primeros meses de 2018 con niveles de actividad y contratación muy elevados. Las cifras nos hacen prever que el 2018 podría superar la contratación del 2017, que fue la más alta de los últimos 10 años”, planteaba sobre la llegada de Lidl Manel de Bes, director del Departamento de Oficinas de Forcadell.

 

Elaborado por Santi Fló a partir de La Vanguardia.

La venta de congelados crece a pesar del sentimiento de culpa de los padres

El negocio de los congelados no encuentra el techo. Tras el estancamiento sufrido durante la crisis, vuelve a crecer. El año pasado lo hizo a un ritmo del 3,8%, por encima de todo el sector de la alimentación. Pero los fabricantes y los supermercados también se han dado cuenta de que, a pesar de que el 99% de los hogares alguna vez se compra alguno de sus productos, hay un segmento de población que ha desarrollado algún tipo de alergia e intenta pasar de largo de las neveras de los súper en que se acumulan las barritas de merluza, las pizzas congeladas y los platos preparados, entre otros.

Aecoc, la asociación que integra fabricantes y distribuidores, ha intentado averiguar el porqué de este rechazo entre los consumidores ocasionales y se ha encontrado una razón (entre nueve más) que no pasa desapercibida. “Los congelados despiertan la culpabilidad de las madres [que se puede trasladar también a los padres]”, decía ayer Xavier Cros, responsable de conocimiento del consumidor de Aecoc. Esta conclusión del estudio tiene derivadas múltiples: desde la percepción que se dedican pocos esfuerzos a la alimentación de los hijos hasta la creencia de que el producto congelado no tiene la calidad que los niños se merecen. Pero es conocido que en España la natalidad es baja y, por tanto, no sólo los padres -algunos- intentan evitar el consumo de congelados. Algunos no compran congelados porque no quieren dedicar tiempo a la comida y prefieren utilizar productos refrigerados; otros a quien básicamente les gusta cocinar y optan por la vía healthy, y los que ni lo uno ni lo otro: prefieren llenar el estómago fuera de casa (sobre todo a partir de los 46 años).

La tendencia de la comida saludable ha dejado de ser una moda para convertirse en un factor de vida irrenunciable. Esto juega en contra del congelado, según las opiniones de los que nunca o casi nunca ponen un congelado a su carro de la compra. Los hay que opinan que el placer de la comida no puede llegar de la mano de uno de estos productos (a pesar de la existencia de productos premium); hay quien piensa que los congelados son simplemente productos malos -porque contienen excesos de azúcares, sales y grasas, especialmente los platos preparados-, e incluso los que creen que se trata de una categoría opaca: la típica imagen de un envase con una fotografía que poco se parece con lo que hay en el interior. Algunos también argumentan el riesgo de que se rompa la cadena de frío y esto ponga en riesgo su salud.

Notícia del Ara, editada por Bernat Asensio

Bon Preu duplica sus ingresos

Joan Font, propietario de la cadena de supermercados catalana Bonpreu

Bonpreu, la cadena de supermercados catalana propiedad de Joan Font, es una de las empresas que más ingresos ha obtenido del “procés”. Desde el 2010, Font se posicionó de forma contundente a favor de la independencia de Cataluña. De hecho, fue el único empresario que formó parte del Consejo Asesor para la Transición Nacional creado en 2013, y ha sabido sacar provecho de ello.

Así, el Grup Bon Preu ha pasado de facturar 505 millones de euros en 2010 a un total de 1.076 millones en la revisión del pasado 28 de febrero.

Su objetivo es mantener el ritmo pero incrementar las ventas en un 11,5%, hasta superar los 1.200 millones de euros.

Actualmente, la empresa suma una red de 235 establecimientos. Éste total incluye los supermercados bajo la marca Bonpreu, Esclat, gasolineras EsclatOil, y minitiendas en las estaciones de servicio y algunas de recogida de compras online.

Para mantener el mismo ritmo de crecimiento, el grupo va a realizar una inversión en los dos próximos años de 200 millones de euros.

Evolución de Bon Preu

Font, que como hemos dicho anteriormente se posiciona a favor de la independencia, no teme a los posibles boicots de los consumidores contrarios a ésta. Es más, se caracteriza por potenciar siempre el uso del catalán es su empresa y se participa a la campaña “Si us plau, parla’m en català” distribuyendo 2.500 chapas a sus trabajadores con dicho mensaje.

Desde la compañía saben que están en un mercado tremendamente competitivo, pero si han logrado captar al consumidor en el mercado catalán no es por cuestiones ideológicas, sino porque ofrecen un modelo diferencial, con precios bajos y una oferta muy variada.

Hemos sabido conectar con los consumidores, pero eso no tiene nada que ver con cuestiones políticas porque nos va igual de bien en localidades independentistas que en los sitios donde gana Ciudadanos”, aseguran en la empresa de Font.

 

Fuente: Elaboración por Aina Solés a partir de ElEconomista

¿Qué es el neuromarketing?

Muchas empresas han visto que para llegar a los consumidores hay que conectar con sus sentimientos, transmitiéndoles unos valores y emociones, con tal de dar la imagen deseada del producto o la marca hacia el consumidor.

Todo esto es lo que se conoce como marketing emocional, donde muchas veces se utilizan técnicas como el storytelling para llegar al consumidor, tocando su fibra más sensible, a través de una historia donde la marca es un marco contextual y no la protagonista de la trama (como los recientes anuncios de Tous). A raíz de esta tendencia, del marketing emocional, surge el neuromarketing, una ciencia que investiga y estudia cómo se comporta el cerebro en el proceso de la compra, ante una campaña publicitaria de un producto o ante algún estímulo relacionado con la publicidad.

Pero, ¿qué mide exactamente el neuromarketing? Esta ciencia se centra en tres aspectos claves: la atención, la emoción y la memoria.

Resultado de imagen de neuromarketing cerebro

Desde el punto de vista de un profesional de publicidad o marketing, su misión será captar la atención del usuario con un anuncio. Después, deberá transmitir una emoción durante el anuncio y finalmente deberá mostrar el producto en el momento adecuado, cuando el consumidor esté inmerso en él, para que así pueda recordarlo una vez que el anuncio acabe. Pero, ¿qué es lo que empuja a nuestro cerebro a tomar la decisión final de compra?

Entre los tipos de neuromarketing destacamos: el visual, auditivo o kinestésico. El visual se centra en como percibimos todo ante nuestros ojos. Por ejemplo, una técnica muy utilizada es poner el precio de un producto acabado en 0,99. Esta técnica psicológica ayuda al consumidor a ver el precio más bajo. El neuromarketing auditivo se basa en aquello que escuchamos. Por eso, una música en un local puede influir algo en la decisión de compra de un cliente. Y el kinestésico se refiere a lo que percibimos por el tacto, el gusto y el olfato. Hay muchos locales que tienen un olor característico al entrar, por ejemplo los supermercados tienden a oler muy bien a pan recién hecho, por eso suelen poner los hornos de panadería en medio del establecimiento.

 

Elaborado por Pol Carbonell

FuenteMuy Interesante

 

Los agricultores se rebelan contra los ‘plátanos de Lleida’

Unió de Pagesos denuncia a los supermercados por el falso etiquetaje

En 2014 un agricultor se quedó horrorizado cuando vio en un gran supermercado unas cajas llenas de plátanos. No le sorprendió tanto la acumulación de fruta de procedencia tropical como una bandera y un cartel que los marcaba como “producto de Lleida”. Unió de Pagesos (UP) decidió llevar el caso a la Agencia Catalana de Consumo. Desde el principio de esta década el sindicato agrario batalla contra los falsos reclamos y la competencia desleal que aplican algunos establecimientos que quieren aprovecharse de dos elementos cada vez más reclamados por el consumidor: el producto de proximidad y el ecológico. Cada año, señalan a Unió de Pagesos, se presentan más de una decena de denuncias por publicidad engañosa y un número de casos similares por competencia desleal, unas prácticas entre ellas la venta a pérdidas.

Muchos de ellos denuncian que ya es difícil ganarse la vida haciendo de agricultor y aparecer en los supermercados porqué encima utilicen nuestra fuerza de ventas en Catalunya. Además, utilizan plátanos de otros países para poder vender con productos que sin tener que poner nuestro distintivo.

Un buen puñado de grandes cadenas de distribución y de conocidas marcas de fruterías son las protagonistas de las denuncias puestas por el sindicato. En algunos casos se ha comprobado que simplemente se ocultaba la etiqueta del producto o evitaba dar la información necesaria. Y en otros, los supermercados aplicaban precios que se situaban muy por debajo de los costes de producción, la llamada venta a pérdida.

Noticia sacada de : Ara, editada por Bernat Asensio