Por qué Europa no considera paraíso fiscal a Suiza o Gibraltar

1512744202_304190_1512750830_noticia_grande

Tras dos años de tiras y aflojas, la Unión Europea, por fin, ha logrado el consenso necesario para publicar su primera lista negra de paraísos fiscales. La opacidad a la hora de confeccionarla y la falta de voluntad política para señalar todos los territorios que deberían formar parte de ella han dado como resultado una lista descafeinada, donde sólo aparecen 17 países. Para la UE no son paraísos opacos, Suiza, Albania, Serbia o Macedonia a los que clasifica, junto con otros 43 Estados, en un listado gris para revisar el cumplimiento de transparencia, impuestos justos o medidas contra la elusión fiscal que se han comprometido a aplicar. En cambio, no hay rastro de las Islas Vírgenes o de lugares tan cercanos a nosotros como Gibraltar.

Tampoco refleja países cuyos regímenes fiscales dañan las bases imponibles del Impuesto de Sociedades del resto de estados miembros comunitarios ocasionando pérdidas millonarias, como es el caso de Holanda, Irlanda o Luxemburgo. De hecho, la OCDE calcula que la pérdida de ingresos únicamente por la elusión de las multinacionales a nivel mundial se sitúa entre el 4% y el 10% del total de ingresos derivados del Impuesto de Sociedades, lo que representa entre 75.000 y 180.000 millones anuales.

Ante esta lista negra, condicionada lamentablemente con criterios políticos, nuestra alternativa refleja un listado con casi el doble de nombres hasta alcanzar un total de 30 países. Además, al margen de la negra hemos confeccionado una lista gris con 100 paraísos, frente a los 47 países que refleja la europea, que ya se han comprometido a poner en marcha cambios fiscales. Las listas que hemos elaborado desde el sindicato de los técnicos del Ministerio de Hacienda incluyen 130 países y centros financieros offshore, clasificados en dos listados diferentes en función de su capacidad para favorecer la evasión o la elusión tributaria.

Lo que tratamos de demostrar es que, a todas luces, el listado europeo es incompleto y tendrá unos efectos muy limitados en la lucha contra la evasión de impuestos. Debería haber reflejado el nombre de todos los países que han prometido “adoptar un proceso de aprobación” de medidas de transparencia, a los que no han demostrado esa transparencia, a los paraísos situados en países en desarrollo, a los del Caribe asolados por los recientes huracanes, a los países de la propia UE que favorecen la elusión fiscal, y a los territorios offshore que pertenecen a algunos miembros comunitarios.

Por otra parte, esta lista europea de paraísos no cooperativos debería haberse extendido, tal y como estableció Bruselas al inicio del proceso, a todos los territorios con escasa o nula tributación y de apreciable opacidad en los ámbitos bancario, registral y mercantil.

Esto permitiría a la Comisión Europea crear una base de datos de evasores y elusores fiscales transfronterizos a la que los países miembros accederían y podrían implantar sanciones concretas a las empresas con intereses en esas jurisdicciones que aparezcan en el listado.

Comentario

Uno de los temas más complicados de Europa. Los paraísos fiscales, lugares donde no se pagan impuestos, puntos de acogida a sedes de empresas internacionales, sitio para fugarse con mucho dinero, se pueden describir de muchas maneras. Lo que sabemos cierto es que cada vez están mas controlados por la UE, y en esta noticia se destaca que Suiza y Gibraltar, no son nombrados en la lista negra.

Fuente: CincoDias

 

Anuncios

Los suizos rechazan establecer un salario mínimo de 3.270 euros

suiza

Opinión Personal:

Los suizos han rechazado por una amplia mayoría establecer un salario mínimo en el país de 4.000 francos suizos (3.270 euros), lo que equivaldría a una retribución de 22 francos por hora trabajada (18 euros). En concreto, el 76 % de los votantes se pronunció en contra y el “no” ganó en 19 de los 26 cantones de Suiza.

Es posible que muchos en nuestro país se hayan llevado las manos a la cabeza al conocer esta noticia: en un país de mileuristas como el nuestro, hablar de un salario tan elevado suena rocambolesco.  No en vano, de haberse aprobado este salario mínimo en el país de los cantones habría sido el más alto del mundo. Entonces, ¿por qué los suizos lo han rechazado masivamente?

La razón es muy simple: el miedo al paro. En la actualidad Suiza tiene una tasa de desempleo del 3,3 %, por lo que las consecuencias de intervenir un mercado bastante libre como el actual podrían ser impredecibles, y quizás lo mejor sea no asumir riesgos innecesarios. De hecho, actualmente el salario mediano de Suiza se sitúa en los 6.000 francos (4.912 euros).

Para más información: RTVE noticias