Estados Unidos: auge del empleo, los sueldos corren en los máximos de 2009

En octubre se crearon 250 mil empleos.  Tasa de desempleo del 3,7%, mínimos de 49 años. La Fed animó a seguir subiendo las tasas.

Tlmd-empleos-julio-2018.jpg

En octubre, las compañías estadounidenses continuaron contratando y lo hicieron a un ritmo más rápido que las estimaciones. La tasa de desempleo se mantuvo como se esperaba en los mínimos de 1969 y los salarios por hora han alcanzado el mayor salto anual desde 2009. Todo esto solo alienta a la Reserva Federal a seguir aumentando las tasas. Las probabilidades de que haya escasez (el cuarto de 2018) en diciembre aumentaron a 77.5% desde 74.5% de ayer.

El mes pasado, se crearon 250,000 empleos en los Estados Unidos, mientras que los analistas esperaban un aumento de 188,000 después de los 118,000 en septiembre (revisados por + 134,000) y los + 286,000 en agosto (una cifra revisada de 270,000). El aumento marca el 97º mes consecutivo en que los empleadores estadounidenses han reclutado personal, un nuevo récord.

Según el Departamento de Trabajo, los salarios por hora, monitoreados cuidadosamente porque indican la ausencia o ausencia de presiones inflacionarias, aumentaron en un 0.18% (o $ 0.05) mensualmente a $ 27.30; Las previsiones fueron de + 0,2%. Sobre una base anual, aumentaron un 3,1%, por encima del rango entre 1,9 y 2,2% registrado a partir de 2012 y por encima del promedio del 2% de los últimos seis años. Fue desde el final de la recesión en 2009 que el aumento anual no alcanzó el 3%. Debemos volver a enero (después del último mes) para obtener un + 2.9%; este último había sido el gran salto desde 2009, lo que le hizo temer una aceleración de la inflación y, por ende, una Reserva Federal menos complaciente. El 26 de septiembre, el banco central de EE. UU. Anunció la tercera reducción de 2018 (25 puntos básicos, 2-2.25%). Según los analistas, los datos refuerzan el escenario económico, por lo que el Banco Central de los EE. UU. Continúa teniendo bases sólidas para continuar con la normalización gradual de la política monetaria (la Fed informó otro cierre en diciembre y otros tres en 2019).

Según el Departamento de Trabajo, el huracán Michael que azotó Florida a principios de octubre “no ha tenido un efecto perceptible” en la relación. En promedio, desde principios de 2018, se han creado 213 mil empleos cada mes, además del promedio mensual de 2017, equivalente a 182 mil lugares.

El empleo en la fuerza laboral creció 0.2% a 62.9% después de haber permanecido en 62.7% por meses, igual a los mínimos de los años 70, pero se mantiene por debajo del 66% antes de la recesión.

Los desempleados de larga duración (aquellos sin trabajo por al menos 27 semanas) se han movido poco a 1.4 millones y representan el 22.5% del total. El número de estadounidenses que están contentos con el trabajo a tiempo parcial se ha mantenido en alrededor de 4.6 millones; estas son personas que habrían preferido un trabajo de tiempo completo pero que no pudieron encontrarlo o cuyas horas de trabajo se redujeron. En octubre, 1,5 millones de personas estaban “marginalmente unidas a la fuerza laboral”, sin cambios respecto al año anterior, pero en comparación con 1,6 millones en septiembre. Estas son personas que no forman parte de la fuerza laboral, pero que en teoría estaban disponibles para trabajar y que han buscado trabajo a veces en los 12 meses anteriores. No se contaron entre los desempleados porque no buscaron trabajo en las cuatro semanas anteriores a la relación.

A nivel sectorial, el sector manufacturero agregó 32,000 asientos, lo que lleva el total desde el comienzo del año a +296,000. Hubo un +36,000 unidades en salud. En construcción, el aumento fue de 30 mil asientos y el transporte a + 25 mil. En el sector hotelero hubo en cambio un + 42 mil. El sector minero (+ 5 mil) y el sector de servicios profesionales (+ 35 mil) también se recuperaron.

Elaborado por Mariya Bodnar a partir de Expansión y La Vanguardia.

El Círculo de Empresarios ve inaceptable la brecha salarial entre directivos y empleados

El presidente del Círculo de Empresarios, John de Zulueta, ha considerado que “no es aceptable” que los salarios de los directivos de las empresas “multipliquen con creces” los de sus empleados, y ha asegurado que esta “brecha” se ha disparado en los últimos años.

En un desayuno informativo organizado por el Nueva Economía Fórum, De Zulueta ha argumentado que los empresarios tienen que dar ejemplo a la sociedad y “superar las desigualdades” para llegar a una sociedad “más justa”, lo que además mejoraría la reputación de las empresas y el clima laboral.

El nuevo presidente de la entidad ha reseñado los cinco problemas que considera más acuciantes para la economía española: la crisis institucional y la desafección ciudadana, las pensiones, el “insoportable” nivel de desempleo, el tamaño de las empresas y el reto de la digitalización.

En cuanto al primero de los asuntos ha sido muy crítico, argumentando que en una empresa ha de haber “lealtad empresarial” para que prospere y que, usando esa metáfora, eso en España no está sucediendo con Cataluña.

Ha recalcado que si existe un marco institucional de calidad, esto implica mayores niveles de bienestar y de renta per cápita.

Realizado por Andrés Monfort a partir de http://www.expansion.com/

Solo un 14% de los cargos directivos son ocupados por mujeres.

 

La presencia de mujeres en cargos directivos en España ha aumentado por primera vez en dos años. Sin embargo, la brecha salarial no se ha reducido y sigue presentándose como uno de los primeros obstáculos a la hora de alcanzar la igualdad laboral. Así lo asegura el último estudio de ‘Diferencias salariales y cuota de presencia femenina’ elaborado por Eada Business School Barcelona y el Grupo ICSA, con los datos actualizados de los sueldos en febrero de 2018.

En el estudio se recoge que en 2018 los puestos directivos de mujeres en empresas españolas han aumentado hasta el 15,4%, tan solo tres puntos por encima respecto al 2016 cuando se alcanzó el 11,8%. En otras palabras, una mujer ocupa el cargo de directora general en tan solo un 8,6% de las compañías en España.

A pesar del incremento del número de mujeres en la cabeza de las empresas, la brecha salarial no se ha reducido. Según el informe, los directivos hombres ganan un 17% más que sus homólogas femeninas, lo que en retribución media anual se traduce en que los hombres cobran 79.545 euros mientras que el salario de las mujeres se sitúan en los 68.072 euros.

También las mujeres que ostentan puestos intermedios sufren, en menor medida, la brecha salarial que se sitúa en el 11,7%. De la misma manera, la diferencia en el caso de los puestos inferiores es del 12,1%.

La responsable del informe y socia de ICSA, la ingeniera industrial Indry Cachila, ha asegurado durante una rueda de prensa realizada este jueves en Barcelona que “estamos ante un problema estructural”, ya que “es el sistema el que conduce a una discriminación implícita”.

Asímismo, Cachila ha señalado que “por una ecuación perversa” la crisis económica ha sido uno de los principales factores que ha implicado “una menor presencia femenina directiva y una mayor desigualdad salariar”, aunque ahora haya “recuperado presencia”.

Por su parte, la profesora de EADA Business School ha reconocido que las cifras de este año “han mejorado”, pero que los cambios son “demasiado lentos”. Para Masuda, las políticas de igualdad que son “muchas veces vagas, inconcretas y de difícil aplicación” lo que ralentiza obtener la igualdad empresarial.

Como solución, la colaboradora en el informe señala la transparencia salarial como “un interesante punto de partida”, algo que ya se ha conseguido en “Islandia y Alemania”, según apunta Masuda.

En el panorama internacional la presencia femenina en puestos directivos, sitúa a España por encima de los países vecinos como Francia e Italia pero por debajo en cuanto a brecha salaria, superior en España.

 

Fuente: Elaboración por Aina Solés a partir de El Mundo

El coste del Low Cost

Captura de pantalla 2018-05-04 a les 10.01.27.png
Interior de una tienda Low-Cost

 

Si unas palabras se han hecho famosas y conocidas durante estos últimos años son las del low cost, es decir: precios bajos. Esta tendencia de usar palabras en inglés o francés para atraer la atención del público no es cosa del 2018. Sobretodo en los anuncios de perfumes usan un tono más sensual y seductor en otros idiomas para llamar más la atención.

Low cost es un paso más para internacionalizar el nuevo modelo de economía barata que en estos momentos predomina en todas las capas sociales. No hace muchos años la gente presumía de las cosas caras. Hoy, la admiración va dirigida a aquel que ha sido capaz de encontrar algo barato que le va a permitir seguir con la “diabólica” moda de la misma forma que si hubiera comprado algo caro.

Durante un tiempo asociábamos el low cost a productos de baja calidad, fabricados en países subdesarrollados. Pero este equilibrio se rompió en el momento en el que muchos países asiáticos decidieron incorporar las últimas tecnologías y empezar a producir productos de más calidad, de más valor añadido, y de diseños superiores. Una evolución hecha muy rápidamente que no ha ido acompañada de mejoras salariales y derechos laborales, ya que son -normalmente- países políticamente dictatoriales sin sindicatos libres.

A nosotros nos ha llevado a poder disponer de más productos de consumo. Por ejemplo, disponer de un teléfono móvil ya no es un distintivo de clase social, sino que está al abasto de muchísima gente. Poder seguir la moda en todas sus variedades nunca habría sido posible sin este nuevo concepto económico de low cost.

Pero cuál es el coste del bajo coste? La presión que han ejercido los compradores en los precios ha tenido efectos relevantes que han incidido en el nuevo momento económico: salarios bajos, precarización del trabajo y una gran inversión en tecnología que hace avanzar muy rápidamente para cubrir puestos de trabajo, es decir, más paro.

La precariedad salarial y los salarios bajos para competir con los productos de países con estructuras sociales mucho más pobres, están provocando una brecha social muy importante. Las nuevas generaciones ya no pueden alcanzar los niveles de vida de sus padres, un hecho imprescindible para l’ascenso social.

Todos estos fenómenos tienen como efecto secundario la incapacidad de generar los recursos suficientes para mantener el estado social que tenemos y la cobertura de las pensiones. El grabe problema es que ningún partido político se atreve a poner soluciones sobre la mesa hasta que no les llegue el agua al cuello o hasta que la UE se canse y, como ya ha hecho otras veces, nos obligue a hacer una reforma. Así pues, cuando presumimos de haber consumido un producto o un servicio a bajo coste, tenemos que ser conscientes que también contribuimos a crear este modelo económico.
Tenemos que empezar a ser honestos y a asumir también nuestra parte de culpa.

Fuente: Elaboración por Aina Solés a partir de El Punt Avui

 

Huelga de Vueling para mejorar los salarios

vueling

La huelga de pilotos de Vueling ya afecta este miércoles a la compañía. Los trabajadores muestran su descontento y reclaman claridad en la negociación del convenio, una notable mejora en sus salarios y más bases en España. Es la primera reivindicación que afronta la aerolínea del grupo IAG.

La empresa ya ha comunicado que su prioridad ahora es mejorar las condiciones de los pilotos. “Tenemos que sentarnos”, afirmó Ana Fernández, directora de Comunicación de Vueling. “En los temas económicos o de programación, es importante trabajar en ellos y ofrecer mejoras”.

Servicios mínimos

Se ha establecido unos servicios mínimos (51%) en las rutas a nivel nacional cuya única alternativa de transporte público sea superior a cinco horas y en todas las rutas internacionales con origen o destino en España.

huelga

Fomento vigilará el cumplimiento

Desde Vueling han expresado su máximo apoyo a la huelga, pero también ha lamentado las consecuencias negativas que tiene. El 81% de los vuelos mantendrán su horario y a un 86% de los clientes no les afectará. De los demás, casi el 75% volarán un día más tarde respecto a su horario original.

El ministro de Fomento ha explicado que a parte de vigilar que se cumplan los servicios mínimos mientras se realiza la huelga, su departamento estará “muy atento” a que se atiendan por parte de la compañía los derechos de los pasajeros.

 

Elaborado por Santi Fló a partir de La Vanguardia.

Las mujeres con brecha salarial podrán recuperar la parte perdida.

El Gobierno ha incluido una ley de Igualdad y Transparencia Retributiva que actualmente esta en fase de negociación con los sindicatos y la patronal. Esta ley permitirá que las mujeres que hayan cobrado menos debido a una brecha salarial de genero puedan recuperar los ingresos perdidos.

Entre todas las propuestas planteadas, esta supone una gran novedad ya que pretende de una forma real estrechar y acabar con la diferencia salarial entre hombres y mujeres.

Según fuentes de la negociación, el Ministerio de Empleo trabaja con la idea de que las mujeres que tengan una sentencia favorable que demuestre que ha sufrido discriminación salarial puedan recibir el salario que han perdido durante que haya sido objeto de discriminación.

Esta propuesta también incluye la realización de auditorias en las empresas para verificar que cumplen con el plan de igualdad y el estable­cimiento de sanciones para las que no lo hagan. Se estima que estas medidas se tendrán que aplicar a empresas con mas de 250 trabajadores –en la actualidad son las que deben de tener un plan de igualdad–, aunque en el Congreso de lo Diputados se debate para que se aplique también a las pymes.igualda

En estas empresas sometidas a auditorías se verificará el equi­librio entre hombres y mujeres en los diferentes puestos de ­trabajo, los criterios que definen las retribuciones o los ascensos. La propuesta gubernamental ­está esbozada y ahora falta ­seguir negociando un acuerdo con la patronal y los sindicatos. Las reivindicaciones feministas del 8 de Marzo han marcado un punto de inflexión en la puesta en marcha real de medidas ­contra la discriminación de las mujeres, y la brecha salarial ­habla por sí sola.

 Escrita por Maria Caelles desde La Vanguardia.

Los diez trabajos más odiados del mundo

La vida laboral se ha convertido en algo rutinario de nuestro día a día. Ir a la oficina, hacer lo que te diga tu jefe, llevar a cabo las tareas que se te han asignado, solucionar problemas…y todo para cobrar un sueldo con el que subsistir y seguir adelante.

Imagen relacionada

Aunque muchas veces no nos gusta nuestro trabajo, tenemos que hacerlo igualmente, pero de entre todos esos trabajos que nos pueden gustar más o menos, el portal CareerBliss realizó un sondeo con el que estableció “Los diez trabajos más odiados del mundo“. Curiosamente los trabajos calificados con las puntuaciones más bajas por los propios empleados no fueron los que están menos remunerados, sino que son los que generan más aburrimiento al desempeñarlos, en los que hay una falta de dirección y supervisión o en los que se percibe una mala convivencia con el resto del equipo de trabajo. Estos odiosos 10 son:

1. Director de Tecnologías de la información (IT).
2. Director de ventas y marketing.
3. Jefe de producto (o product manager en inglés).
4. Desarrollador web senior.
5. Especialista técnico, que trabaja definiendo, instalando y testando grandes infraestructuras.
6. Técnico electrónico.
7. Abogado pasante.
8. Analista de soporte técnico.
9. Operador de máquina con control numérico (CNC).
10. Gerente de marketing.

Si el trabajo de tus sueños está entre uno de estos, tampoco te desanimes, el odio es subjetivo, por lo que el trabajo más odiado del mundo puede que sea tu favorito. Si por otro lado odias tu trabajo y no está entre uno de estos 10, te invito a que contactes con este portal (www.careerbliss.com) y te desahogues todo lo que quieras para conseguir que lo incluyan en la lista. Mucha suerte.

 

Elaborado por Pol Carbonell

FuenteMuy Interesante