El coste del Low Cost

Captura de pantalla 2018-05-04 a les 10.01.27.png
Interior de una tienda Low-Cost

 

Si unas palabras se han hecho famosas y conocidas durante estos últimos años son las del low cost, es decir: precios bajos. Esta tendencia de usar palabras en inglés o francés para atraer la atención del público no es cosa del 2018. Sobretodo en los anuncios de perfumes usan un tono más sensual y seductor en otros idiomas para llamar más la atención.

Low cost es un paso más para internacionalizar el nuevo modelo de economía barata que en estos momentos predomina en todas las capas sociales. No hace muchos años la gente presumía de las cosas caras. Hoy, la admiración va dirigida a aquel que ha sido capaz de encontrar algo barato que le va a permitir seguir con la “diabólica” moda de la misma forma que si hubiera comprado algo caro.

Durante un tiempo asociábamos el low cost a productos de baja calidad, fabricados en países subdesarrollados. Pero este equilibrio se rompió en el momento en el que muchos países asiáticos decidieron incorporar las últimas tecnologías y empezar a producir productos de más calidad, de más valor añadido, y de diseños superiores. Una evolución hecha muy rápidamente que no ha ido acompañada de mejoras salariales y derechos laborales, ya que son -normalmente- países políticamente dictatoriales sin sindicatos libres.

A nosotros nos ha llevado a poder disponer de más productos de consumo. Por ejemplo, disponer de un teléfono móvil ya no es un distintivo de clase social, sino que está al abasto de muchísima gente. Poder seguir la moda en todas sus variedades nunca habría sido posible sin este nuevo concepto económico de low cost.

Pero cuál es el coste del bajo coste? La presión que han ejercido los compradores en los precios ha tenido efectos relevantes que han incidido en el nuevo momento económico: salarios bajos, precarización del trabajo y una gran inversión en tecnología que hace avanzar muy rápidamente para cubrir puestos de trabajo, es decir, más paro.

La precariedad salarial y los salarios bajos para competir con los productos de países con estructuras sociales mucho más pobres, están provocando una brecha social muy importante. Las nuevas generaciones ya no pueden alcanzar los niveles de vida de sus padres, un hecho imprescindible para l’ascenso social.

Todos estos fenómenos tienen como efecto secundario la incapacidad de generar los recursos suficientes para mantener el estado social que tenemos y la cobertura de las pensiones. El grabe problema es que ningún partido político se atreve a poner soluciones sobre la mesa hasta que no les llegue el agua al cuello o hasta que la UE se canse y, como ya ha hecho otras veces, nos obligue a hacer una reforma. Así pues, cuando presumimos de haber consumido un producto o un servicio a bajo coste, tenemos que ser conscientes que también contribuimos a crear este modelo económico.
Tenemos que empezar a ser honestos y a asumir también nuestra parte de culpa.

Fuente: Elaboración por Aina Solés a partir de El Punt Avui

 

Givenchy se rinde al online, tan solo al alcance de un “click”

La lujosa marca, perteneciente al conglomerado LVMH, no se ha podido resistir y ha lanzado al fin su tienda online. Esta innovadora plataforma, comisionada y supervisada por a directora creativa de la marca, Claire Waight Keller, ha abierto sus puertas a sus cinco principales mercados europeos: Italia, Reino Unido, Alemania, holando y España.

Captura de pantalla 2018-03-12 a las 18.49.09.jpg

“En los tiempos que corren Givenchy no tenía otra alternativa. El negocio se encuentra, vive y crece en Internet y no estar presente en la Red es una especie de sacrilegio. El cambio comenzó en septiembre del año pasado cuando la maison lanzó su plataforma omnichannel e-commerce, pero no fue hasta ahora que la firma de lujo decidió ofrecer a sus fans  “una experiencia en 360º”.

Dando la oportunidad a los fieles consumidores de conocer al 100% la marca, fidelizar a sus clientes, avisandoles de todas las nuevas colecciones, descuentos… Esta nueva estrategia “cubre los medios online, el correo electrónico, las redes sociales y brinda a los seguidores la inmediatez que desean”.

Como buen portal web, este proyecto ofrecerá una visión en alta resolución de todos los productos tanto accesorios como prendas de vestir para mujeres y hombres, se podrán observar hasta 8 ángulos distintos.

“Además, el sitio web ofrece a los clientes de los cinco principales mercados europeos de Givenchy acceso directo a descuentos mensuales y líneas cápsula de la firma. También ofrecerá acceso prioritario “new now” a las piezas clave, antes de que lleguen a los minoristas de todo el mundo.”

Fuente: Elaboración propia a partir de El País

#Entornoeconomico Just Eat, próximo tiburón español del delivery

En febrero de 2015 La Nevera Roja, empresa española de entrega de comida a domicilio fundada en 2013, fue adquirida por Rocket Internet a cambio de 80 millones de euros. Ahora la firma volverá a cambiar de manos: Just Eat, líder del sector, se hará con ella, según publica el portalNovobrief.

Aunque los términos del acuerdo no han trascendido, todo parece indicar, según lo publicado por Novobrief.com, que Just Eat comprará La Nevera Roja a la firma alemana Rocket Internet, la cual la había adquirido en febrero de 2015 a sus fundadores, Jose del Barrio e Iñigo Juantegui, a cambio de unos 80 millone de euros.

Desde La Nevera Roja insisten, sin embargo, en que todavía no hay nada cerrado, aunque admitiendo el interés de posibles compradores, sin mencionar a Just Eat. “Como cualquier gran negocio de importancia estratégica en un sector, La Nevera Roja ha sido contactada en múltiples ocasiones por diversas empresas buscando su adquisición, sin embargo no se ha producido ninguna venta de La Nevera Roja”, aseguraba la compañía. “Nuestra empresa continúa rompiendo records de ventas, ingresos y márgenes en 2015, y es una tendencia que se confirma en las primeras semanas de 2016”, explicaba el grupo.

En el caso de concretarse la compra, Just Eat, primer operador del sector en España, se seguraría prácticamente el monopolio de este negocio, con aproximadamente seis millones anuales de entregas.

Just Eat es el indiscutible líder del setor en las pequeñas ciudades españolas, pero en Madrid y Barcelona La Nevera Roja, segundo operador del mercado, les hacía sombra. Esta será la tercera adquisición en España de compañías que le hacían competencia por parte de Just Eat, tras la adquisición en 2012 de Sin Delantal y la de Food2U en 2015.

La fuente: el economista

Comentario / Argumento:

La adquisición de esta empresa por parte de Just Eat, en caso de cierre de la venta, otorgaría un nuevo target a esta plataforma. El target no aumentará de una mañana a la siguiente ya que primero tendrán que ganarse la confianza respecto a servicio. Actualmente el servicio funciona bien y se están realizando unas 6 millones de entregas anuales (teniendo en cuenta que el servicio se cumple solo con una compra mínima de 15 – 20 €). Si realizamos cálculos la adquisición por un valor de 80 millones, resulta tanto amortizable como interesante para Just Eat. Podrían convertirse en un monopolio para el mercado español.

La oferta se incrementaría con la adquisición de nueva clientela ofertante de comida a domicilio dentro de la nueva plataforma Just Eat. La demanda aumentaría pero más ligeramente a lo largo del año tras la adquisición de la plataforma competidora. El punto de inflexión podría subir o mantenerse dependiendo del consumo de este tipo de servicios de comida ‘delivery’. O también, incluso bajar dependiendo de la situación para estimular la demanda con la entrada de nueva clientela.

Javi Trepat

El Corte Inglés y Paradores venden España al turismo de compras

el-corte-ingles-deportes

El Corte Inglés y Paradores se han unido para promocionar la Marca España en el continente americano. El gigante de la distribución española y la cadena hotelera promocionarán conjuntamente el turismo cultural y de compras por el país.

Utilizando a España como referente turístico por su cultura y su historia, ambas empresas van a realizar unas campañas de promoción en ciudades como Sao Paulo, México, Nueva York y Buenos Aires, para llamar la atención a los viajeros. La finalidad de estas campañas es que tanto El Corte Inglés como Paradores consigan diferenciarse ante los turistas extranjeros .

Poco a poco el proyecto va avanzando dándole a conocer a los agentes comerciales de las ciudades seleccionadas para realizar las campañas de promoción. Hace una semana se comenzó con el proyecto en Sao Paulo, donde acudieron representantes de la moda tanto deportiva como de productos de lujo y como las degustaciones de productos gourmet.

En cuanto a las ciudades españolas que más dinero reciben por turismo de compra son Barcelona que representa un 48% y Madrid que representa un 31%.  Después de estas dos ciudades se encuentran sobre todo las del mediterráneo, que los turistas además de sentirse atraídos por el sol también ven la oportunidad del shopping. El objetivo que tienen es que Madrid o Barcelona se sitúen entre las grandes capitales del turismo de compras, es por esto por lo que las ciudades españolas apuestan por colocarse en el mapa de los chinos y los rusos para así poder alcanzar su objetivo.

Fuente: Cinco Días