El Gobierno admite ante la UE que el déficit de la Seguridad Social será 2.500 millones mayor

Fátima Báñez y Cristóbal Montoro, en el Congreso de los Diputados

La Seguridad Social fue la única Administración que arrancó la crisis en superávit y será la única que la termine con déficit. Un agujero que seguirá engordando este año, pese al fuerte ritmo de creación de empleo debido al mayor gasto en pensiones. El Gobierno ha comunicado a la Comisión Europea que espera que el déficit de la Seguridad Social este año acabe en los 18.609 millones de euros, 513 más que en 2016, en lo que significaría el mayor agujero de su historia. Así lo detalla el Ejecutivo en la notificación de déficit y deuda enviada hace unas semanas a Bruselas recogida por ABC.

Cuando el Ejecutivo presentó el Programa de Estabilidad, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, aclaró al comentar los objetivos de déficit de las administraciones que «esto no son previsiones del Gobierno, son compromisos ante Bruselas». Una situación que cambia con la notificación a la UE, que incluye las previsiones de déficit del Ejecutivo por administraciones, más allá de desiderátums. El Gobierno está obligado a remitir a la Comisión Europea dos veces al año sus estimaciones de déficit y deuda para el ejercicio en curso.

Un agujero «estructural»

El agujero de la Seguridad Social amenaza con ser «estructural», como ha alertado el presidente de la Autoridad Fiscal, José Luis Escrivá, quien cifra este desvío anual permanente en el 1,5% del PIB hasta 2022 si no se adoptan reformas. Pese a la intensa creación de empleo, las nóminas actuales no son suficientes para cubrir el desembolso en pensiones. Un gasto que en 2017 alcanzará la mareante cifra de 139.647 millones, un 3,1% más que en 2016 según los presupuestos, y un 42% más que en 2008.

Comentario:

El déficit de este año en la seguridad social aumentará siendo una amenaza muy importante para España. Esto no se puede solucionar con las nominas actuales que existen en el país. Debido a esto, se tiene que adoptar reformas para poder salir de dicho problema.

Las nominas que tiene el país no soportan el gasto en pensiones. Este gasto llega en 2017 a 139.647 millones de euros. Siendo el 3,1% más que en 2016, y un 42% respecto a 2008.

Fuente: abc.es

Anuncios

¿Un impuesto para pagar las pensiones? Las cotizaciones sociales llevan cinco años sin cubrir el gasto

IMG_2533

El presupuesto de la Seguridad Social erró tanto en el lado de los ingresos como en el de los gastos. Ni las cotizaciones sociales se ciñeron a las previsiones elaboradas por el Ministerio de Hacienda- recaudaron tres veces menos de lo indicado en los PGE, a pesar del crecimiento del empleo -ni tampoco las pensiones cumplieron lo esperado- en su caso porque crecieron más de lo que se había presupuestado. De ahí que el sistema registrase un déficit histórico de 18.096 millones de euros, el 1,62% del PIB.

El mayor problema de la Seguridad Social volvieron a ser los ingresos. Hace ocho años que el sistema no alcanza la previsión de recaudación por cotizaciones sociales y en el ejercicio pasado la clave fue que la mejoría del empleo no se trasladó a las cuentas del sistema. El empleo creció a un ritmo del 3,12%, pero las cotizaciones sociales mejoraron menos: un 2,93%.

Y hace cinco años que los ingresos del sistema no cubren la totalidad del gasto en pensiones. De hecho, en 2016 las cotizaciones supusieron el 92,4% del gasto en pensiones, el segundo dato más bajo de la historia, sólo por delante de 2013. Esta diferencia entre ingresos y gastos es la que ha hecho que el fondo de reserva se encuentre a punto de agotarse y sólo le queden recursos disponibles para poco más de una nómina.

FUENTE: elecomonista.es

 

COMENTARIO: La Seguridad Social cada vez esta peor. Actualmente, ni las cotizaciones sociales ni las pensiones cumplieron lo esperado, ya que cometió errores por el lado de los ingresos y, a su vez, por el de los gastos. Aun así, el mayor problema fueron los ingresos, hace muchos años que el sistema no alcanza la previsión de recaudación y que no cubren totalmente el gasto de pensiones. Estas diferencias entre ingresos y gastos han hecho que el fondo de reserva se esté apunto de agotar y casi no queden recursos.