Solo un 14% de los cargos directivos son ocupados por mujeres.

 

La presencia de mujeres en cargos directivos en España ha aumentado por primera vez en dos años. Sin embargo, la brecha salarial no se ha reducido y sigue presentándose como uno de los primeros obstáculos a la hora de alcanzar la igualdad laboral. Así lo asegura el último estudio de ‘Diferencias salariales y cuota de presencia femenina’ elaborado por Eada Business School Barcelona y el Grupo ICSA, con los datos actualizados de los sueldos en febrero de 2018.

En el estudio se recoge que en 2018 los puestos directivos de mujeres en empresas españolas han aumentado hasta el 15,4%, tan solo tres puntos por encima respecto al 2016 cuando se alcanzó el 11,8%. En otras palabras, una mujer ocupa el cargo de directora general en tan solo un 8,6% de las compañías en España.

A pesar del incremento del número de mujeres en la cabeza de las empresas, la brecha salarial no se ha reducido. Según el informe, los directivos hombres ganan un 17% más que sus homólogas femeninas, lo que en retribución media anual se traduce en que los hombres cobran 79.545 euros mientras que el salario de las mujeres se sitúan en los 68.072 euros.

También las mujeres que ostentan puestos intermedios sufren, en menor medida, la brecha salarial que se sitúa en el 11,7%. De la misma manera, la diferencia en el caso de los puestos inferiores es del 12,1%.

La responsable del informe y socia de ICSA, la ingeniera industrial Indry Cachila, ha asegurado durante una rueda de prensa realizada este jueves en Barcelona que “estamos ante un problema estructural”, ya que “es el sistema el que conduce a una discriminación implícita”.

Asímismo, Cachila ha señalado que “por una ecuación perversa” la crisis económica ha sido uno de los principales factores que ha implicado “una menor presencia femenina directiva y una mayor desigualdad salariar”, aunque ahora haya “recuperado presencia”.

Por su parte, la profesora de EADA Business School ha reconocido que las cifras de este año “han mejorado”, pero que los cambios son “demasiado lentos”. Para Masuda, las políticas de igualdad que son “muchas veces vagas, inconcretas y de difícil aplicación” lo que ralentiza obtener la igualdad empresarial.

Como solución, la colaboradora en el informe señala la transparencia salarial como “un interesante punto de partida”, algo que ya se ha conseguido en “Islandia y Alemania”, según apunta Masuda.

En el panorama internacional la presencia femenina en puestos directivos, sitúa a España por encima de los países vecinos como Francia e Italia pero por debajo en cuanto a brecha salaria, superior en España.

 

Fuente: Elaboración por Aina Solés a partir de El Mundo

Anuncios

Las rebajas generarán 150.000 contratos laborales

La campaña de rebajas, que se extenderá durante enero y febrero, generará unos 150.000 contratos, lo que supone la mayor cifra registrada hasta ahora y que representa un incremento del 14% respecto al año pasado, según las previsiones que maneja la empresa de recursos humanos Randstad. En un comunicado, la firma de recursos humanos ha explicado que el número de contratos suscritos para la campaña de rebajas, principalmente en los sectores del comercio, transporte y logística, lleva cinco años consecutivos creciendo a doble dígito, aunque en el 2018 refleja una desaceleración.

En los últimos años, la contratación durante esta época se ha visto afectada por el auge del comercio electrónico, que ha modificado los hábitos de compra de los consumidores e influido de manera directa en el mercado laboral. Debido a estos hábitos de consumo, se detecta un aumento de la contratación en el sector del transporte y logística, con puestos como empaquetadores, carretilleros, mozos de almacén o transportistas, así como profesionales de atención al cliente.

En función de las zonas geográfica, todas las comunidades y provincias registran incrementos de la contratación respecto a la campaña de. 2017, Extremadura (25,8 %), Asturias (20,7 %) y Galicia (19,3 %), son las que más crecen. A continuación se encuentran Navarra (17,9 %), Baleares (16,4 %), Castilla y León (15,7 %), Canarias (15,6 %), Madrid (15,5 %), Castilla-La Mancha (14,6 %), País Vasco (14,4 %) y Andalucía (14,3 %).

Por debajo de la media española, están La Rioja (12,9 %), Comunidad Valenciana (12,9 %), Aragón (10,7 %), Cataluña (9,4 %), Cantabria (9,4 %) y Murcia (7 %).

Por provincias, Zamora (28,6 %), Orense (27,7 %) y Cáceres (27,1 %) son las que alcanzan mayor crecimiento, por encima del 27% respecto al año anterior, mientras que registrando los menores incrementos están Gerona (9,6 %), Castellón (9,4 %), Cádiz (9 %), Barcelona (8,9 %) y Cuenca (8,9 %).

En términos absolutos, Andalucía es la comunidad donde más contratos se crearán en esta campaña, con 28.160, seguida por Catalunya, Madrid y Comunidad Valenciana que superan los 20.000 contratos, de forma que las cuatro regiones acumulan más del 60 % del total de incorporaciones previstas durante la campaña de rebajas de 2018.

Fuente elaborada con el Periodico 

 

El espejismo del aumento de la productividad en la economía española

Happy-New-Year-2018-Images-1

La productividad laboral es un indicador que relaciona el Producto Interior Bruto (PIB) con el número de trabajadores (L). Pues bien, en lo que concierne a su crecimiento en los últimos años, la economía española se encuentra en la parte alta del ranking comunitario. Entre 2010 y 2016, ha aumentado un 6,9%, registro muy superior al obtenido en nuestro entorno comunitario, donde progresó un 4,7%%; en Alemania, por ejemplo, el crecimiento fue de tan sólo un 3,8%.

Antes de sacar pecho, como hace el gobierno del Partido Popular, es necesario preguntarse sobre los factores que explican tan “brillante” resultado. Al respecto, hay que tener en cuenta la trayectoria seguida por las dos variables utilizadas para medir la productividad (PIB y L) y por el número de horas trabajadas.

Llama la atención, en primer lugar, que, considerando el conjunto del periodo analizado (2010-2016), en nuestra economía el crecimiento acumulado del PIB (el numerador de la ecuación PIB/L) apenas supera el 2%, mientras que el de la UE y Alemania ha sido, respectivamente, del 7,4% y 10,2% ¿Cómo es posible que, con un registro tan decepcionante, nuestra productividad haya conocido tan sustancial mejoría?

La respuesta es muy sencilla. La economía española ha experimentado una masiva destrucción de puestos de trabajo (el denominador de la ecuación de productividad); también se ha reducido el número de horas trabajadas, como consecuencia simultánea de la caída en el empleo y de la generalización de la contratación a tiempo parcial.

Entre 2010 y 2016 el nivel de ocupación ha conocido una contracción del 3,2%; mientras que, por el contrario, los datos correspondientes a la UE y Alemania revelan un proceso de creación neta de empleo, del 2,8% y 6,1%, respectivamente. En ese periodo, en la economía española el número de horas trabajadas se redujo en un 3,8%, de nuevo en abierto contraste con lo acontecido en la UE y en Alemania, donde aumentaron en un 1,6% y un 4%.

Comentario: Es evidente que se trata de una ficción estadística.

Fuente: Economía Crítica y Crítica de la Economía