Shake Shack, rival inesperado de las cadenas de comida .

“Nuestro objetivo es llegar a los 200 locales en 2020, abriremos próximamente en Hong Kong y Shanghái”, apunta Jeffrey Amoscato, vicepresidente de la compañía

Shake shack es una cadena estadounidense de restaurantes de comida sencilla y rápida. Esto es lo que es ahora, empezó en 2001 siendo un carrito de Hot Dogs situado en Madison Square. Como es evidente, ha ido creciendo, hasta que en 2004 amplió su parada y la gamma de productos que ofrecía al público, hambuerguesas, patatas fritas, batidos…etc.  Es una de las marcas con más crecimiento des de su creación, éste fue tal hasta el punto en que en 2015 empezó a cotizar en bolsa.

Tiene 162 locales, 100 en EEUU, y como dice su vicepresidente, proximamente se embarcaran en la aventura del mercado chino. En estos momentos en Europa no tiene casi presencia, solamente un par de locales en la capital británica, Londres.  Ahora mismo buscan colaboraciones para traer la marca a España,

“Buscamos socios que trabajen con excelencia en sus mercados que quieran representar nuestra marca. Queremos que cuando alguien entre en un Shake Shack, que se sienta como si estuviera en el establecimiento original de Nueva York. Siempre estamos en busca de ciudades interesantes que tengan una buena cultura gastronómica”.

Resultado de imagen de shake shack

Noticia hecha por David Arús a partir de Expansión

Anuncios

España se juega 37.000 millones en ayudas europeas a la cohesión

LAVANGUARDIA_G_10037803401-kLLH-U432906796281LPE-992x558@LaVanguardia-Web.jpg

Los cambios en el panorama político europeo podrían provocar un auténtico vuelco en el presupuesto de la Unión, tanto en sus grandes cifras como en la forma en que se gasta el dinero. La salida del Reino Unido del club privará a las arcas comunitarias de más de 10.000 millones de euros anuales, precisamente en un momento en que aboga por dedicar más recursos a seguridad, inmigración y defensa. Tocará, muy probablemente, hacer más con menos. Y en la Comisión Europea han empezado a echar cuentas.

La secretaría general de la Comisión Europea ha pedido a las direcciones generales con un presupuesto más abultado que evalúen cómo quedarían sus programas si los recursos actuales se mantuvieran, si se redujeran en un 15% y si el recorte alcanzara el 30%. El resultado en el capítulo de ayudas a la cohesión sería un cambio dramático para España, de acuerdo con documentos internos de los departamento de Política Regional y de Empleo de la Comisión Europea a los que ha tenido acceso La Vanguardia.

La salida británica deja un agujero financiero justo cuando la UE quiere hacer más cosas

En el actual periodo presupuestario (2014-2020), las regiones españolas recibirán un total de 38.500 millones de euros de esta partida. Si la cifra global se redujera en un 15%, con los actuales criterios de reparto de ayudas, sólo Extremadura, Andalucía, Murcia y Castilla-La Mancha, que entran en la categoría de regiones menos desarrolladas, podrían optar todavía ellas y percibir, en total, 1.500 millones. Ni las regiones en transición (Galicia, Asturias, Cantabria, Valencia, La Rioja o Mallorca) ni las más desarrolladas (Catalunya, Aragón, Navarra, Euskadi y Madrid) podrían optar a ellas.

Elaboración propia a partir de: laVanguardia

El abogado de la UE da la razón a los taxistas y propina un varapalo a Uber

uber.jpg

 

El abogado general de la Unión Europea ha declarado esta semana que harán cambios en cuanto al funcionamiento de Uber. A la espera de una sentencia firme a final de año, el abogado se ha puesto del lado de los taxistas y ha propuesto la adquisición de licencias de estas plataformas. Para evitar conflicto propone mismas condiciones para todos.

Sin embargo, Uber no ha tardado en contestar y se defiende diciendo que son una empresa de transporte y funciona como tal ofreciendo el alquiler también de un conductor.

Este conflicto se ha producido prácticamente en toda europa y hay que entender a las dos partes. Uber surge como competencia para acabar con el monopolio taxista. Por otro lado los taxistas se defienden con el alto coste de las licencias y la desigualdad de condiciones para ambos.

El desenlace de este será a finales de año, mientras seguirán los conflictos.

Fuente: Elaboración propia

#Entornoeconomico Buenas noticias con el comienzo del 2016: ‘La tasa de paro nacional baja profundamente.’

  • La afiliación sube en 533.186 personas en 2015, el mayor alza desde 2006
  • El desempleo se redujo en el mes de diciembre en 55.790 personas
  • De los contratos realizados en el año solo el 8,1% eran indefinidos

 

El número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo (antiguo Inem) se situó al finalizar diciembre de 2015 en casi 4,1 millones de personas, tras bajar en 354.203 desempleados en el conjunto del año (-7,96%), su tercer descenso anual consecutivo y el mayor de toda la serie histórica, iniciada en 1996, según informó este martes el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Por su parte, la Seguridad Social ganó 533.186 afiliados en 2015, su mayor aumento desde 2006. Sin embargo, el secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, advertía hoy que “aún queda por recuperar más de dos millones de afiliados”. “Queda un largo camino para que la Seguridad Social salga de su déficit”, añadió.

En concreto, el volumen total de parados alcanzó a cierre del pasado año la cifra de 4.093.508 desempleados, tras reducirse en el mes de diciembre en 55.790 personas (-1,3%). Este descenso del paro en diciembre es menor al de 2014 (-64.405 desempleados), 2013 (-107.570) y 2012 (-59.094).

Tercera bajada consecutiva

La bajada del desempleo en 2015 es la tercera consecutiva tras la de 2013 y 2014, cuando el paro cayó en 147.000 y 253.000 personas y contrasta con las subidas experimentadas en el periodo 2007-2012. En 2012, 2011 y 2010, el paro aumentó en 426.364, 322.286 y 176.470 personas, respectivamente, mientras que en 2007, 2008 y 2009 las listas de las oficinas públicas de empleo sumaron 106.674, 999.416 y 794.640 parados más. La tasa anual de reducción del paro registrada en 2015 (-7,96%) es la más alta desde 1999, según ha destacado el Ministerio.

A esa cifra de casi de 4,1 millones de desempleados con la que se cerró el año se ha llegado después de que el paro experimentara en diciembre una caída de 55.790 desempleados. En términos desestacionalizados, el paro bajó en diciembre en 1.258 personas, con lo que acumula ya 30 descensos en los últimos 32 meses.

El retroceso del paro en diciembre es el segundo descenso mensual consecutivo tras la bajada récord de 27.071 desempleados registrada en noviembre.

Baja en ambos sexos y en todos los sectores

El paro bajó en 2015 en ambos sexos, aunque más entre los hombres, con 237.273 desempleados menos (-11,2%), frente a un descenso del desempleo femenino de 116.930 mujeres (-5%), situándose el total de mujeres en paro en 2.218.273 y el de varones, en 1.875.235.

En términos intermensuales (diciembre sobre noviembre), el paro femenino bajó en 58.525 mujeres (-2,6%), mientras que el de varones aumentó en 2.735 desempleados (+0,1%).

Por sectores, el paro se redujo en 2015 en todos ellos, especialmente en los servicios, con 156.091 desempleados menos (-5,4%), y la construcción, donde bajó en 89.823 parados (-16,5%). En la industria el desempleo retrocedió en 59.817 personas el año pasado (-13,2%); en el colectivo sin empleo anterior bajó en 29.975 desempleados (-7,9%), y en la agricultura cayó en 18.497 parados (-8,7%).

En comparación con noviembre, el paro bajó en diciembre en tres sectores: servicios (-61.336 desempleados), colectivo sin empleo anterior (-12.636 parados) y agricultura, donde hubo 2.133 parados menos. Por el contrario, el desempleo subió en la construcción, con un incremento de 15.470 parados (+3,5%), y en la industria, que sumó 4.845 desempleados a sus listas (+1,2%).

El paro juvenil baja en 46.000 personas en el año

Por edades, el descenso del desempleo en 2015 fue mayor, cuantitativamente, en los mayores de 25 años, con 308.430 parados menos (-7,6%), mientras que entre los menores de 25 años el desempleo bajó en 45.773 personas en el conjunto del año, un 11,8% menos.

En valores mensuales (diciembre sobre noviembre), los mayores de 25 años perdieron 30.820 parados (-0,8%), mientras que entre los menores de 25 años se registraron 24.970 parados menos (-6,8%).

Entre los extranjeros, el paro bajó en 2015 un 8,2%, con 43.774 desempleados menos. En total, los inmigrantes en paro sumaban al finalizar el año 487.217 desempleados, con un descenso de 6.334 parados (-1,3%) respecto al dato de noviembre.

Cae el paro en todas las comunidades

En 2015, el paro bajó en todas las comunidades autónomas respecto a 2014. Los descensos anuales del desempleo los encabezan Cataluña, con 60.280 parados menos, Comunidad Valenciana (-49.174 parados), Andalucía (-46.709 desempleados) y Madrid (-46.297). Los menores retrocesos los registraron Cantabria y La Rioja, con 984 y 3.460 parados menos en 2015, respectivamente.

En cuanto a la contratación, en 2015 se registraron en el antiguo Inem un total de 18.576.280 contratos, un 11% más que en 2014, de los que 1.509.165 fueron de carácter indefinido, cifra que representa el 8,1% del total de la contratación del año y que supone un 11,7% más que en 2014.

En términos acumulados, los contratos indefinidos a tiempo completo sumaron el año pasado un total de 866.917, un 13,7% más que en 2014, mientras que los indefinidos a tiempo parcial ascendieron a 642.248, un 9,1% más.

Sólo en el mes de diciembre se registraron 1.594.915 contratos, un 15,2% más que en igual mes de 2014. De ellos, 132.867 fueron de carácter indefinido (+8%), en tanto que más de 1,4 millones tenían carácter temporal.

La fuente: el economista

Comentario / Argumento:

La bajada de la tasa de paro en el 2016 se plantea con diferentes perspectivas desde mi punto de vista personal. En primer lugar, nos indican que es la mayor baja de tasa de paro desde hace muchos años y esto nos da a entender que España es más que nunca un país en recuperación de esta recesión económica que nos lleva durando desde el 2002. En segundo lugar, España se esta ‘espabilando’ y los ciudadanos se dan cuenta de que empieza a surgir trabajo y se produce facturación familiar, echo que hace que el nivel de autoestima de la población sea más agradable. La tasa de paro no solo ha bajado en 1 sector / 1 comunidad, ha bajado en TODAS. Esto también aumenta la confianza de tanto ciudadanos como extranjeros a invertir en nuestro sistema económico (incluso en empresas locales de bolsa). Marca una tendencia nueva y probablemente un aumento del valor de las acciones en bolsa para ‘x’ empresas españolas ya que la situación empieza a ser positiva (este aumento se verá representado a lo largo de los siguientes años).

La vida es autoestima, confianza y productividad laboral. Si estos valores se establecen de manera ‘consistente’ en nuestro sistema político / económico, el país empezará a observar posibles cambios importantes en un futuro próximo. El único contra que podemos experimentar (ya que es un valor nuevo para nuestro sistema) es el nuevo gobierno partido por diferentes partidos con intereses separados. Si izquierdas y derechas se comprendieran mejor y sus intereses coincidiesen o su nivel de conversación fuera más ‘integro’ con el de las necesidades de nuestros ciudadanos entonces obtendríamos una situación similar a la de Alemania (probablemente beneficiaria para nuestro país).

 

Javi Trepat

#Entornoeconomico El eterno problema de España con el gasto en I+D: una mirada al resto de Europa

  • Las empresas grandes son las que más gastan en Investigación
  • En España podría haber un exceso de empresas entre 1 y 9 empleados

 

Cada vez que se publican las cifras de gasto en Investigación y Desarrollo (I+D), España aparece la cola de Europa. Parece que puede existir cierta correlación positiva entre gasto en I+D y el desarrollo económico. Por eso puede ser interesante desagregar este dato en partidas y analizar cuáles son las que tienen mayor peso en los países más avanzados de Europa, en qué nivel se encuentra España y por qué se gasta menos que en otros países en esa rama tan relevante.

España dedicó 12.821 millones de euros a Investigación y Desarrollo (I+D) en 2014, lo que supone el 1,5% menos que un año antes, hasta llegar al 1,23 % del Producto Interior Bruto (PIB), frente al 1,26 % del año 2013. De acuerdo con los datos sobre actividades en I+D que muestra Eurostat, las empresas realizaron nuevamente la mayor parte del gasto, con un 52,9% (el 0,63% del PIB), seguidas de la Enseñanza Superior, con el 28,1% del gasto (0,34 % del PIB). La Administración Pública, por su parte, realizó el 18,8% del gasto total (0,23% del PIB), y el 0,1% restante correspondió al sector Instituciones Privadas Sin Fines de Lucro (IPSFL).

Mientras que el apartado de Administraciones Públicas y en Enseñanza Superior, España muestra niveles similares a países con una renta per cápita equivalente y levemente inferiores a la media de la Eurozona, las empresas se quedan muy lejos de los países más avanzados de Europa.

La Administración Pública gastó de media en el Eurozona en I+D un 0,28% por el 0,23% de España. En Educación Superior este gasto fue del 0,46% en la Eurozona y del 0,34% en España. Por último, las empresas del área euro gastaron un 1,35% de su PIB en I+D mientras que las españolas gastaron un 0,63%, es decir, menos de la mitad que las compañías de la Eurozona.

Las empresas de Suecia, Dinamarca, Austria y Alemania son las que tienen un mayor gasto sobre PIB en Investigación y Desarrollo. Sin embargo las firmas españolas están al nivel de las eslovacas, portuguesas, polacas o incluso por debajo de las empresas húngaras. Sólo las empresas de países como Turquía, Lituania o Grecia gastan menos en I+D.

Por otro lado, en Educación Superior vuelven a repetirse unos resultados muy similares. Mientras que en Suecia, Dinamarca o Austria el gasto de este campo en I+D está cerca de alcanzar el 0,9%, en España se queda en un 0,34%. En unos niveles muy parecidos a los de España se mueven Italia, Chipre o Irlanda.

Sobre el gasto de la Administración Pública en I+D ocurre algo curioso. Los países que promedian un mayor gasto en este apartado no son los más desarrollados: Dinamarca, Austria, Suecia y Holanda gastan menos que España en este apartado. Mientras que Eslovenia, la República Checa, Alemania o Eslovaquia presentan los gastos más elevados respecto al PIB de Europa.

¿Por qué España no invierte en I+D?

El gasto en investigación y desarrollo contabiliza los gastos corrientes y de capital (público y privado) en trabajo creativo realizado sistemáticamente para incrementar los conocimientos, incluso los conocimientos sobre la humanidad, la cultura y la sociedad, y el uso de los conocimientos para nuevas aplicaciones. El área de investigación y desarrollo abarca la investigación básica, la investigación aplicada y el desarrollo experimental. Este tipo de gasto es de los más costosos en términos económicos, por eso en muchas ocasioens sólo las empresas grandes o medianas pueden permitirse la inversión en I+D. El menor peso de las compañías grandes en España sobre el total de empresas podría explicar parte del problema de gasto en I+D del país.

España es uno de los países de Europa que tiene un menor número de ocupados trabajando en empresas medianas y grandes, mientras que las empresas entre 1 y 9 empleados gozan de mucho más peso sobre el total que en los países más avanzados. Todo lo contrario ocurre en los países más desarrollados de Europa o EEUU, dónde alrededor del 40% de los ocupados trabajan en empresas de 250 o más empleados.

Como destaca BBVA Research, las empresas grandes suelen gozar de mayor productividad, mayor probabilidad de supervivencia, menor porcentaje de empleo temporal y más flexibilidad interna, menor volatilidad del empleo durante el ciclo de negocios, niveles más alto de capital humano, mayor acceso a financiación y, sobre todo, mayor capital tecnológico y físico por trabajador e innovación y actividades de I+D.

La estructura del tejido empresarial español podría ser un determinante clave a la hora de explicar por qué España es uno de los países en los que la I+D tiene un menor peso, sobre todo en el gasto de las empresas, que a la postre es el que más pesa dentro de esta partida.

Fuente: el economista

Comentario / Argumento:

Actualmente la población española ya ha vivido una recesión económica de la que aún estamos recuperándonos. Sería más fácil recuperarse con un mejor porcentaje de inversión en I+D y Educación superior. Mantener un nivel de preparación interior es realmente importante para la existencia y supervivencia de un país. No estamos cumpliendo unos requisitos que podrían traernos ventaja en un futuro ante situaciones complicadas o bien ante una salida de la crisis ‘más rápida’. Invertir en I+D no solo nos permite estar preparados para un futuro, sino que además nos otorga unas ventajas a escala internacional que podrían posicionar al país y traer mejor fortuna a las familias que sufren más (clase baja y media). La tasa de para se vería afectada disminuyendo ya que contaríamos con más empleo para empresas más grandes con mayor número de empleados.

 

Javi Trepat

Cada vez que se publican las cifras de gasto en Investigación y Desarrollo (I+D), España aparece la cola de Europa. Parece que puede existir cierta correlación positiva entre gasto en I+D y el desarrollo económico. Por eso puede ser interesante desagregar este dato en partidas y analizar cuáles son las que tienen mayor peso en los países más avanzados de Europa, en qué nivel se encuentra España y por qué se gasta menos que en otros países en esa rama tan relevante.

 

España dedicó 12.821 millones de euros a Investigación y Desarrollo (I+D) en 2014, lo que supone el 1,5% menos que un año antes, hasta llegar al 1,23 % del Producto Interior Bruto (PIB), frente al 1,26 % del año 2013. De acuerdo con los datos sobre actividades en I+D que muestra Eurostat, las empresas realizaron nuevamente la mayor parte del gasto, con un 52,9% (el 0,63% del PIB), seguidas de la Enseñanza Superior, con el 28,1% del gasto (0,34 % del PIB). La Administración Pública, por su parte, realizó el 18,8% del gasto total (0,23% del PIB), y el 0,1% restante correspondió al sector Instituciones Privadas Sin Fines de Lucro (IPSFL).

Mientras que el apartado de Administraciones Públicas y en Enseñanza Superior, España muestra niveles similares a países con una renta per cápita equivalente y levemente inferiores a la media de la Eurozona, las empresas se quedan muy lejos de los países más avanzados de Europa.

La Administración Pública gastó de media en el Eurozona en I+D un 0,28% por el 0,23% de España. En Educación Superior este gasto fue del 0,46% en la Eurozona y del 0,34% en España. Por último, las empresas del área euro gastaron un 1,35% de su PIB en I+D mientras que las españolas gastaron un 0,63%, es decir, menos de la mitad que las compañías de la Eurozona.

Las empresas de Suecia, Dinamarca, Austria y Alemania son las que tienen un mayor gasto sobre PIB en Investigación y Desarrollo. Sin embargo las firmas españolas están al nivel de las eslovacas, portuguesas, polacas o incluso por debajo de las empresas húngaras. Sólo las empresas de países como Turquía, Lituania o Grecia gastan menos en I+D.

http://e.infogr.am/_/eLF82fGeihSiZJC98nyQ?src=embed

Por otro lado, en Educación Superior vuelven a repetirse unos resultados muy similares. Mientras que en Suecia, Dinamarca o Austria el gasto de este campo en I+D está cerca de alcanzar el 0,9%, en España se queda en un 0,34%. En unos niveles muy parecidos a los de España se mueven Italia, Chipre o Irlanda.

Sobre el gasto de la Administración Pública en I+D ocurre algo curioso. Los países que promedian un mayor gasto en este apartado no son los más desarrollados: Dinamarca, Austria, Suecia y Holanda gastan menos que España en este apartado. Mientras que Eslovenia, la República Checa, Alemania o Eslovaquia presentan los gastos más elevados respecto al PIB de Europa.

¿Por qué España no invierte en I+D?

El gasto en investigación y desarrollo contabiliza los gastos corrientes y de capital (público y privado) en trabajo creativo realizado sistemáticamente para incrementar los conocimientos, incluso los conocimientos sobre la humanidad, la cultura y la sociedad, y el uso de los conocimientos para nuevas aplicaciones. El área de investigación y desarrollo abarca la investigación básica, la investigación aplicada y el desarrollo experimental. Este tipo de gasto es de los más costosos en términos económicos, por eso en muchas ocasioens sólo las empresas grandes o medianas pueden permitirse la inversión en I+D. El menor peso de las compañías grandes en España sobre el total de empresas podría explicar parte del problema de gasto en I+D del país.

España es uno de los países de Europa que tiene un menor número de ocupados trabajando en empresas medianas y grandes, mientras que las empresas entre 1 y 9 empleados gozan de mucho más peso sobre el total que en los países más avanzados. Todo lo contrario ocurre en los países más desarrollados de Europa o EEUU, dónde alrededor del 40% de los ocupados trabajan en empresas de 250 o más empleados.

Como destaca BBVA Research, las empresas grandes suelen gozar de mayor productividad, mayor probabilidad de supervivencia, menor porcentaje de empleo temporal y más flexibilidad interna, menor volatilidad del empleo durante el ciclo de negocios, niveles más alto de capital humano, mayor acceso a financiación y, sobre todo, mayor capital tecnológico y físico por trabajador e innovación y actividades de I+D.

La estructura del tejido empresarial español podría ser un determinante clave a la hora de explicar por qué España es uno de los países en los que la I+D tiene un menor peso, sobre todo en el gasto de las empresas, que a la postre es el que más pesa dentro de esta partida.

#Entornoeconomico Si China ha ‘matado’ el súper-ciclo de las materias primas, la Fed puede enterrarlo

La desaceleración de la economía china y la sobre-oferta ha hundido el precio de las materias primas en poco más de un año. El índice de materias primas usado por Bloombergha caído a niveles de 1999, año que varios economistas señalan como el inicio del ‘súper-ciclo’ de las materias primas. Un era de subidas de precios e incrementos de consumo de estos recursos que llevó al petróleo, gas o acero a alcanzar precios históricos. Ahora el escenario es radicalmente opuesto y puede llegar a ser aún peor.

Hoy, las materias primas viven su particular infierno. China ha establecido su nuevo objetivo de crecimiento en un 6,5%. Pekín ha sido el gran ‘devorador’ de commodities en los últimos años, por lo que las dudas sobre sus economía está golpeando el precio de las materias primas llevando al índice de Bloomberg Commodity Index a su nivel más bajo desde 1999.

Andrew Lapping, jefe de inversión en Allan Gray, explica que “en China teníamos 1.300 millones de personas en un país que estaba atravesando un proceso de industrialización, un proceso de un tamaño no visto antes. Pero esto es algo que no puede durar de forma indefinida”, el crecimiento de China está reduciéndose a su nivel más bajo en 25 años.

Sin embargo, lo peor para las materias primas puede estar por llegar. La mayoría de los inversores han pronosticado que la Fed va a emprender este diciembre el endurecimiento de la política monetaria. A la postre esto significará un dólar más fuerte, lo que supondrá un daño aún mayor sobre el precio de la materias primas, denominadas en dólares.

Relación inversa entre el precio de las materias primas y el dólar

Dentro del índice de Bloomberg de empresas dedicadas a las materias primas, la compañías con fuerte exposición a la minería han perdido ya un 31% de media este año. Por otro lado, el petróleo está siendo uno de los protagonistas de la ‘debacle’. Además de enfrentarse a un crecimiento menor de la demanda, existe una fuerte sobre-oferta en el mercado. EEUU está produciendo crudo a niveles de récord, mientras que la OPEP bombea unos 30 millones de barriles al día para mantener su cuota de mercado.

Si la Fed sube tipos y el dólar prosigue apreciándose respecto al resto de divisas va a ser muy complicado lograr el equilibrio del mercado de materias primas. Y es que mientras que algunas empresas como Glencore están preparándose para reducir su producción de cobre o zinc, otras empresas como BHP Billiton, Vale o Rio Tinto se encuentran inmersas en una ‘guerra’ de precios y producción.

David Wilson, director de metales en Citigroup, explica que “viendo como está la situación actual resulta complicado identificar cuándo esta situación tocará fondo… Esto es una carrera de fondo”, señala el experto.

comentario / argumento:

    Si no se logra una sostenibilidad / ‘casi’ equilibrio en el mercado de materias primas, muchos mercados desaparecerán o simplemente se verán tan reducidos en su margen de beneficio que probablemente además de ‘aguantar’ contra sus competidoras en esta guerra de precio, hará que algunas hasta cierren. Como consecuencia de este conflicto, esto afectará mucho a diferentes economías a escala global. La consecuencia más previsible es:  El porcentaje de trabajo ofertado por muchas empresas se reducirá y además, algunas empresas cerrarán sus puertas aumentando así la tasa de paro para cada nación en la que posiblemente interactuaban antes. Con ello también aumenta la tasa de pobreza y afecta a otros sectores del país que se irán desarrollando poco a poco en un futuro próximo. 

La fuente: el economista

 

Javi Trepat

Eurozona: la confianza económica marca máximos desde julio de 2011

La confianza económica de la zona euro registró el pasado mes de diciembre una mejora de 1,6 puntos respecto al mes anterior, lo que situó al indicador en el nivel de 100 puntos básicos, su nivel más alto desde julio de 2011, en línea con la media histórica del indicador, gracias a la fuerte mejoría observada en España, Italia y Países Bajos, según informó la Comisión Europea.

“En la Eurozona, la marcada mejoría se explica por el aumento de la confianza entre los consumidores, así como en los servicios, el comercio minorista y la construcción”, destaca Bruselas.

De las cinco mayores economías de la zona euro, España experimentó en diciembre el meyor incremento de la confianza (+4 puntos), por delante de Italia (+2)

Fuente: El Economista