La deuda pública alcanzará un nuevo récord en 2017

deuda-kdmg-620x349abc

La deuda soberana mundial se incrementará en 993.000 millones de dólares (937.974 millones de euros) en 2017, hasta alcanzar un total de 44,307 billones de dólares (41,852 billones de euros), lo que supone un nuevo récord histórico, según las previsiones de la agencia de calificación Standard & Poor’s (S&P).

Según los cálculos de S&P, en 2017 se emitirá deuda soberana a largo plazo por importe de 6,767 billones de dólares (6,391 billones de euros), un 4% menos que el año anterior, aunque el saldo global de deuda se incrementará un 2,3%, hasta 44,307 billones de dólares (41,845 billones de euros).

Por lo tanto, S&P dijo que en 2017 Estados Unidos y Japon seran los mas grandes emisores de deuda con 2,245 y 1,812 billones de dolares ( 2,120 y 1,711 billones de euros), lo que representa el 60% de las emisiones totales de deuda soberana.

Asimismo, S&P prevé que durante 2017, la deuda soberana con una nota de solvencia ‘AAA’, la calificación crediticia máxima, caerá a un mínimo histórico del 7% como consecuencia de la degradación que sufrió el rating de Reino Unido tras el ‘Brexit’, mientras que un 7,5% tendrá una calificación dentro del ‘grado especulativo’ o ‘bono basura’.

FUENTE: ABC

COMENTARIO: Esta podria ser una de las consecuencias de la eleccion de TRUMP, pero como se dice al final de la noticia, EEUU y Japon que se estan aliando, seran las dos potencias mas grandes emisoras de deuda, por lo que les beneficiaran a ellos.

YASSINE AMOR

Anuncios

Japón quiere ser el mejor amigo de Trump en Asia

1486653621_770640_1486722063_noticia_normal_recorte1

Convencer a Donald Trump de la importancia de Japón como aliado, disipar posibles focos de tensión en las relaciones comerciales y de defensa y tratar de establecer un vínculo personal con el impredecible nuevo presidente de EE. UU. Son los objetivos con los que llega el primer ministro nipón, Shinzo Abe, a Washington este viernes para su primera reunión oficial con el nuevo inquilino de la Casa Blanca.

Abe ha puesto un especial empeño en establecer una relación fluida con Trump. Ya acudió a reunirse con él en Nueva York pocos días después del triunfo del republicano en las elecciones estadounidenses, y tan solo la jefa del Gobierno británico, Theresa May, ha conseguido adelantarle en ser la primera líder internacional a la que el presidente ha recibido tras su investidura. Será, eso sí, el primero invitado a Mar-a-Lago, el club privado de Trump en Florida y donde ambos jugarán al golf este fin de semana.

El primer ministro se ha mostrado siempre conciliador hacia Trump: ha declarado una cuestión interna al veto migratorio de la Casa Blanca a siete países musulmanes, ha calificado al temperamental presidente de persona “fiable” y, a modo de ramo de olivo, llevará debajo del brazo un paquete de iniciativas de inversión niponas —algunas más novedosas, otras recicladas— que asegura que sustentarán 700.000 empleos en EE. UU.

La consideración de Abe hacia Trump puede resultar chocante dado que hasta ahora la situación no ha sido, precisamente, recíproca: el magnate ha opinado que Japón debe contribuir más para pagar los costes de su seguridad, ya que su Constitución pacifista impone serias limitaciones a las fuerzas de defensa niponas; ha acusado a Tokio de manipular la cotización del yen y de practicar una política de exportaciones perjudicial para EE UU, y ha defenestrado el TPP, el pacto comercial transpacífico con el que Abe quería impulsar la frágil economía de su país.

Pero en los cálculos del primer ministro hay un factor primordial: una China en auge y cada vez más enérgica en sus reclamaciones de soberanía, incluida la que concierne a las islas bajo administración nipona conocidas como Diaoyu en mandarín y Senkaku en japonés. A ojos de Abe, es vital que Pekín no perciba señales de flaqueza en la alianza entre Japón y EE UU, uno de los pilares del equilibrio regional. “Lo importante es demostrar a China que Japón y EE UU mantienen una relación estrecha y que no hay una separación que ella pueda aprovechar”, ha declarado el jefe de Gobierno a sus colaboradores, según publica el diario The Japan Times.

“Tal y como lo ve Abe, llevarse bien con Trump es cuestión de vida o muerte para Japón”, explica Céline Pajon, analista del Instituto Francés de Relaciones Internacionales. “Tokio está en primera línea de amenazas peligrosas e inmediatas, como Corea del Norte, y también afronta un mayor desafío de China, que quiere reivindicar sus intereses principales en Asia. En ambos casos, Japón es aún muy dependiente de su alianza con EE UU para su defensa y para ofrecer un elemento disuasorio creíble”.

En los últimos días, Abe ha empezado a recibir recompensas. En la última semana, tanto el secretario de Defensa, James Mattis, como el de Estado, Rex Tillerson, han reiterado el compromiso de su Gobierno con la defensa de Japón, y han dado garantías de que la promesa se extenderá a las Senkaku-Diaoyu. El propio Trump ha expresado, en una llamada telefónica con Abe, “el compromiso a prueba de fuego para garantizar la seguridad de Japón”.

Es una promesa que el jefe de Gobierno nipón querrá escuchar personalmente de labios del presidente estadounidense. “Dado que Trump puso en duda los valores de la alianza durante su campaña, es esencial que Japón obtenga firmes garantías de tranquilidad, no solo del Departamento de Defensa o del de Estado sino directamente del propio presidente”, explica Pajon.

Pero el primer ministro nipón quiere también demostrar a Trump, con cifras y con el plan de inversiones, que es un aliado fiable en el terreno económico. Su Gobierno resalta que su superávit comercial con Estados Unidos se redujo en un 4,6% el año pasado con respecto a 2015. También destaca que las empresas niponas son las segundas mayores inversoras y creadoras de empleo extranjeras en EE.UU, solo por detrás de las del Reino Unido.

Una vez que Washington ha abandonado el TPP, el presidente estadounidense aspira a entablar negociaciones bilaterales sobre libre comercio con Japón. Aunque la preferencia de Abe sigue siendo un pacto multilateral, no está completamente cerrado a explorar un acuerdo a solo dos bandas. “No es absolutamente imposible”, ha declarado en una intervención ante el Parlamento.

Más improbable es que, sea en la Casa Blanca o practicando el drive en Mar-a-Lago, Abe se comprometa a aumentar el gasto en defensa. Los llamamientos de Trump en ese sentido pueden jugar en favor de los deseos del primer ministro de una reforma de la Constitución pacifista, pero dada la fuerte deuda pública nipona —recuerda Pajon— “desde el punto de vista presupuestario, el margen de maniobra es realmente bastante limitado”.

FUENTE: ELPAIS

COMENTARIO: Como ya sabemos, Estados Unidos es la potencia mas grande del mundo, por lo que tiene un control enorme sobre la Tierre. Siendo el actual presidente de EEUU un gran “Business man”, Japon decidio tomar unas medidas que les pueden beneficiar, e intentar hacer una alianza con EEUU, para estar asegurados mas o menos econoicamente, y sentirse apoyados por la potencia mas grande del mundo.

YASSINE AMOR

Japón probará camiones autonomos frente a la falta de conductores

Resultado de imagen de camiones autonomos

El proyecto se basa en el concepto de ‘platooning’ (también denominado trenes de carretera), una agrupación de vehículos automatizados que incrementa la capacidad de transporte de las autopistas o autovías.

El plan, concebido por los ministerios nipones de Transporte e Industria y la oficina estratégica de telecomunicaciones, consiste en desarrollar camiones sin conductor y conectados de forma inalámbrica con un vehículo que encabezaría el convoy conducido por un piloto humano.

Estos camiones inteligentes serían capaces de acelerar y frenar manteniendo la distancia de seguridad por sí mismos, así como de realizar cambios de dirección e interpretar diferentes situaciones en carretera.

El gobierno tiene previsto comenzar a realizar las pruebas con este sistema a partir de 2018, en una de las vías mas transitadas del país.

El objetivo es que esta nueva tecnología permita descongestionar las carreteras niponas de tráfico de vehículos pesados, así como hacer frente al problema creciente de la carencia de camioneros en el país asiático.

Las compañías niponas del sector Isuzu Motors y Hino Motors llevan años desarrollando este sistema, ya disponible en varios de sus modelos con el objetivo final de liderar el mercado de coches con este tipo de sistemas.

#EntornoEconomico: Japón elevará en un 3% el salario mínimo para impulsar el consumo

Japón va a aumentar el salario mínimo en un 3 por ciento cada año a partir del próximo año fiscal, como parte de un paquete de políticas destinadas a fortalecer el gasto del consumidor y avivar el crecimiento económico.

Un trabajador cruza una calle que está cerrado debido a la construcción en Tokio, 24 de noviembre de 2015. (THOMAS PETER / REUTERS)

El gobierno también fortalecerá las políticas para conseguir más mujeres a la fuerza de trabajo y aliviar las regulaciones para fomentar la inversión empresarial y dar nueva vida a una economía que ha luchado con la demanda interna irregular.

Las políticas son también un desarrollo positivo para el Banco de Japón, ya que podría conducir a mover el consumo privado y hacer más fácil para guiar a la inflación a su precio objetivo del 2 por ciento.

“Tenemos que garantizar un crecimiento económico continuo apoyado por el aumento de los salarios y el salario mínimo debe ser incluido en este proceso”, dijo el primer ministro, Shinzo Abe.

El aumento de los salarios es una tarea urgente para los responsables políticos como Tokio está muy interesado en la rampa hasta el gasto del consumidor, que es visto como crucial para impulsar la demanda interna y sacar a la economía de los 15 años de deflación.

La economía ha caído en recesión en dos ocasiones desde Abe asumió el cargo a finales de 2012, y su gobierno está bajo presión para demostrar que puede mejorar la economía.

El promedio nacional de salarios mínimos de Japón fue ¥ 780 ($ 6,36 EE.UU.) por hora el último año fiscal, por lo que un aumento del 3 por ciento todavía no compraría más de un plato de fideos ramen – una ilustración de la dificultad responsables políticos se enfrentan a impulsar el consumo.

Abe dijo a los ministros del gabinete que finalmente quiere elevar el salario mínimo promedio nacional ponderado de 1.000 yenes por hora.

Aumentos del salario mínimo se iniciará a partir del próximo año fiscal, y la decisión no tiene que ser aprobado por el parlamento, dijo un funcionario de la Oficina del Gabinete.

Ministros del gabinete y los principales asesores del gobierno también acordaron el martes para aliviar las regulaciones para fomentar una mayor inversión de capital y la inversión en tecnologías de vanguardia.

El gobierno reiteró un plan anterior para llevar adelante los recortes de impuestos corporativos para mejorar la competitividad.

El Gobierno también considerará maneras de cambiar partes del código tributario que realmente disuadir a los trabajadores a tiempo parcial femenino de trabajar más horas como una manera de mantener a más mujeres en la fuerza laboral.

La administración de Abe también se espera esta semana para presentar medidas destinadas a frenar el declive de la población como el gobierno trata de traer nueva energía a su agenda económica.

Comentario:

Es difícil comentar cuando informa acerca de por cuánto tiempo va a subir el salario mínimo. Al principio parece buena idea, pero un incremento salarial generalmente viene acompañado de un aumento a los impuestos. No creo que sea una solución permanente sino una rápida y peligrosa que podría generar más problemas en un futuro.

Vía: The Globe and Mail

Une forte inflation au Japon qui masque les difficultés des Abenomics

vers-un-nouveau-plan-de-relance-autofinance-au-japon

L’inflation dite de base sur un an s’est établie à 1,2% en novembre au Japon, ce qui représente un nouveau plus haut de cinq ans et constitue un signe encourageant pour la Banque du Japon (BoJ), qui veut mettre fin à la déflation. Mais pas encore une réussite.

Bonne nouvelle pour les Abenomics du Premier ministre japonais Shinzo Abe. L’inflation dite de base s’est établie à 1,2% en novembre. Soit son plus haut depuis cinq ans.

Un chiffre qui conforte en partie la politique monétaire ultra accommodante menée par la banque centrale japonaise, la BoJ, sou l’impulsion du Premier ministre, dont l’une des promesses phares était de mettre fin à la déflation.

Doute des analystes sur l’objectif de 2%

Mais il ne faut pas s’enflammer pour autant. Car l’inflation a déjà marqué des pics auparavant, comme celui à 1,9% d’octobre 2009, sans que le pays en ait pour autant fini avec 15 ans de déflation.

Les analystes expriment d’ailleurs des doutes sur la capacité de BoJ à atteindre son objectif à 2% en avril prochain. Et il faut encore que cela s’accompagne d’une progression des salaires, autre promesse électorale de Shinzo Abe, faute de quoi sa stratégie destinée à développer la consommation et à tuer le réflexe d’épargne échouera.

La faiblesse du yen rend les produits importés plus chers

D’autant plus que la hausse actuelle des prix n’est pas le fait d’une véritable hausse de la demande des ménages mais plutôt le résultat de la faiblesse du yen.

Depuis l’arrivée au pouvoir de Shinzo Abe à la fin de l’année 2012, la monnaie nippone a en effet perdu plus d’un quart de sa valeur par rapport au dollar sous l’effet de la politique monétaire accommodante de la BoJ. Si bien que les produits importés coûtent plus chers.

C’est le cas des hydrocarbures, mais pas seulement. Hors produits pétrolier, les prix à la consommation ont eux aussi progressé de 0,6% en novembre.

La fuente : latribune

Gobierno de Japón: recuperación económica se ve más segura

 

 

America Economia

“La economía sigue repuntando lentamente, aunque las dificultades siguen prevaleciendo debido al terremoto”, dijo el despacho del gabinete en su reporte mensual.

Tokio. El gobierno de Japón reiteró su evaluación de que la economía está levantándose lentamente en un reporte conocido este miércoles, pero planteó un mejor panorama que hace un mes, debido a las alentadoras señales de la economía global.

También dijo que la demanda interna está mejorando, elevando su estimación del gasto privado por segundo mes consecutivo y su evaluación del gasto de capital por primera vez en ocho meses.

Muro 1
inShare

“La economía sigue repuntando lentamente, aunque las dificultades siguen prevaleciendo debido al terremoto”, dijo el despacho del Gabinete en su reporte mensual.

El progreso ha sido lento en la reconstrucción de las zonas de la costa noreste, devastadas por el terremoto y tsunami de marzo del año pasado. Pero hay señales de recuperación en la zona y la economía en general, aunque de forma dispar.

El gobierno dijo que el gasto privado se ha mantenido firme, citando una reanudación de los subsidios a la compra de autos eficientes en consumo de combustible y una mejora en la confianza de los consumidores.

Agregó que el gasto de capital había subido recientemente, elevando su pronóstico en esta área por primera vez desde julio del año pasado, luego de que datos arrojaran que las compañías han estado elevando su inversión mientras las zonas costeras afectadas por el sismo se han reconstruido lentamente.

La recuperación económica de Japón es vista con más certidumbre debido al levantamiento del crecimiento económico en Estados Unidos y los signos de alivio en la crisis de deuda de la zona euro, aseveró el Gobierno.

También se espera que un mejor panorama global aliente un alza en el mercado bursátil, mientras que un regreso a los activos de más riesgo debería aliviar la presión alcista sobre el yen, que suele ser visto como un refugio seguro en tiempos de perturbaciones en el mercado.

“La demanda interna tiene una tendencia alcista (.. .) si tanto los factores internos como externos mejoran, junto con las medidas de política nacional como gasto público vinculado a la reconstrucción y subsidios para autos con eficiencia energética, esperamos que la mejora en la economía sea segura”, dijo Minoru Masujima, director de análisis macroeconómico de la Oficina del Gabinete.

Sin embargo, el reporte también hizo notar que la economía enfrenta varios riesgos, incluyendo los altos precios del petróleo, la prolongada crisis de deuda de Europa y las restricciones al suministro energético, debido a que 52 de sus 54 reactores nucleares fueron cerrados en medio del temor público tras la crisis de radiación generada por el desastre del año pasado en Fukushima.

El reporte del Gobierno sigue a una evaluación del Banco de Japón que fue levemente más optimista que un mes atrás. El banco central dijo que la actividad económica de Japón estaba más o menos plana, pero mostraba indicios de levantarse.

El banco central sorprendió a los mercados financieros en febrero tomando medidas de alivio monetario al aumentar su programa de compra de activos, fijar una meta inflacionaria del 1 por ciento y dar cuenta de una política monetaria más agresiva mientras lucha por sacar a Japón de la deflación.

El yen cayó con fuerza tras el estímulo, quitándole algo de presión a los exportadores locales. Ahora, acumula una baja de más de un 8 por ciento contra el dólar en lo que va del año, luego de tocar un máximo histórico en octubre.

Mientras continúa la reconstrucción, analistas proyectan que la economía crecerá un 1,9 por ciento en el año fiscal que empieza en abril, luego de una contracción modesta prevista para el año que termina el 31 de marzo.

El Japón pos-Fukushima desconfía cada vez más de lo nuclear

Más de un año después del accidente, entrarán en vigor límites más estrictos para los alimentos

Hasta el momento, el peor accidente nuclear en 25 años ha dejado casos de contaminación en carne vacuna, té, arroz y leche en polvo infantil

Los daños a la central de Fukushima ponen en entredicho la seguridad de estas instalaciones.

TOKIO, JAPÓN (02/MAR/2012).-

El recelo hacia la radiactividad en los alimentos y el ambiente ha crecido progresivamente en Japón desde la crisis desatada hace un año en la central nuclear de Fukushima, mientras un movimiento antinuclear, reducido pero persistente, cuestiona con ahínco el uso de la energía atómica.

Hasta el momento, el peor accidente nuclear en 25 años ha dejado casos de contaminación en carne vacuna, té, arroz y leche en polvo infantil, aunque las autoridades han descartado que los niveles detectados supongan un importante riesgo para la salud.

Eso no ha impedido que aumente la desconfianza de los consumidores, por lo que el Gobierno ha decidido que a partir del próximo 1 de abril, más de un año después del accidente, entrarán en vigor límites más estrictos para los alimentos.

El nivel máximo de cesio en productos como la carne, las verduras o el pescado se establecerá en 100 bequereles por kilo (cinco veces menos que el límite actual), en 50 bequereles para la leche y los alimentos infantiles (cuatro veces menos), y en 10 bequereles para el agua (20 veces menos).

Para garantizar la seguridad alimentaria, la imposición de límites claros ha sido reclamada insistentemente por algunos productores del noreste del país, donde cada vez más empresas y agricultores emplean sus propios equipos de detección de material radiactivo.

En el caso de Fukushima, la administración provincial aprobó recientemente la instalación de más de 100 instrumentos de medición en toda la región para revisar cada bolsa de arroz que se coseche en la zona antes de ponerse a la venta, una medida que también reclaman muchos granjeros en las provincias vecinas.

Además, para calmar los temores sobre la radiación ambiental, se han instalado dos mil 700 estaciones de medición en distintos puntos de Fukushima que permiten, a través de internet, consultar en tiempo real los niveles de contaminación (radiomap.mext.go.jp/ja).

Las consecuencias del accidente en Fukushima Daiichi han aumentado además el recelo de los nipones hacia las plantas atómicas y los grupos antinucleares, aunque no muy amplios en un país poco habituado a los movimientos contestatarios, cuestionan cada vez con mayor ahínco el uso de esta energía.

Ya sea a través de manifestaciones periódicas, que en Tokio suelen congregar a miles de personas y que cuentan con el apoyo de intelectuales como Kenzaburo Oé, o de sentadas ante ministerios, los grupos contrarios a la fisión nuclear han ganado visibilidad en el último año.

Y son más aún los japoneses que desconfían de la seguridad en las centrales nucleares, pese a que tras el accidente el Gobierno todavía no ha autorizado la reactivación de ninguno de los reactores detenidos por revisiones regulares, lo que ha dejado apenas dos operativos en todo el país.

Ante los llamamientos para reforzar la seguridad, el Ejecutivo impuso nuevas pruebas de resistencia para evaluar la respuesta de las centrales ante desastres naturales, pero éstas no han convencido hasta ahora a los gobiernos locales, que se oponen a reactivar los reactores hasta que no haya más verificaciones.

La Comisión de Seguridad Nuclear de Japón ha indicado además que las pruebas efectuadas solo evalúan los equipos esenciales para mantener la seguridad en caso de desastre y han pedido una segunda ronda de exámenes para evitar otro accidente como el de Fukushima.

El refuerzo de las medidas de prevención no se limita sólo al ámbito nuclear: Tras el terremoto y posterior tsunami de hace un año, que dejó casi 20.000 víctimas, Japón, uno de los países mejor preparados para estas catástrofes, se ha replanteado sus mecanismos de detección sísmica y de tsunamis.

En la actualidad la Agencia Meteorológica de Japón prepara un nuevo sistema de alerta de tsunamis a raíz de lo ocurrido inmediatamente después del seísmo de marzo, cuando el organismo advirtió de que el agua sólo alcanzaría los seis metros de altura en la provincia de Miyagi y los tres en las de Iwate y Fukushima.

Muchas de las víctimas ni siquiera llegaron a enterarse de que, minutos más tarde, la agencia elevó su estimación hasta más de 10 metros, cuando estableció que el terremoto era de 9 grados en la escala de Richter y no de 7.9 como se creyó inicialmente.

El nuevo sistema, que entrará en vigor a finales de 2012, reducirá desde ocho hasta cinco los niveles de alerta de tsunami y, cuando la magnitud de un seísmo no pueda determinarse con exactitud, se emitirá una “alerta máxima” que instará a resguardarse o a evacuar la zona de inmediato.

Fuente: Informador.com.mx

En conclusión:

Delante la no desconfianza de la demanda, el Gobierno toma medidas de control alimenticio a partir del 1 de abril!