La inflación en China aumenta hasta el 2,5%

700x420_china-planeta-dreamstime

El índice de precios al consumidor (IPC) subió un 2,5% con respecto al año anterior, en línea con las expectativas del 2,5% y acelerándose a partir del aumento del 2,3% de agosto. La meta de inflación de China del 3%  para 2018, igual que el año pasado.

Según el NBS, 3,6% en septiembre, un aumento considerable del 1,7% de la ganancia anual en septiembre, debido a condiciones climáticas extremas, como tifones estacionales, fuertes lluvias y tormentas de granizo.

Las ganancias en precios no alimentarios se redujeron a 2.2 % desde el 2.5 % de agosto.

El crecimiento económico de China se redujo a 6.7% en el segundo trimestre, pero las preocupaciones sobre una desaceleración más aguda en los próximos trimestres han aumentado en los últimos meses en medio de las relaciones comerciales rocosas con Estados Unidos.

Los dos países ya han aplicado aranceles a precios razonables sobre los bienes de cada uno, y los EE. UU. El presidente Donald Trump advirtió que está listo para imponer aranceles en prácticamente todas las importaciones chinas a Estados Unidos.

Si China sigue adelante con un arancel del 15% en $ 60 mil millones. Según los cálculos de Morgan Stanley, podría generar un impacto por única vez de un aumento de 0,2 a 0,3 puntos porcentuales en la inflación al consumidor de China.

Sin embargo, pocos esperan que el panorama general de la inflación impida un mayor apoyo político para la economía.

“El reciente aumento en el IPC está llegando a su fin”, dijo Evans-Pritchard.

Elaborado por Mariya Bodnar a partir de El Economista

Anuncios

Las causas y consecuencias de una burbuja económica

  • La subida anormal y prolongada del precio de ciertas acciones o de inmuebles desencadena una espiral de especulación que acaba destruyendo la economía.

Fundamentalmente, la causa principal es la especulación. El proceso que se conoce como burbuja económica (también llamada burbuja especulativa, burbuja de mercado o burbuja financiera) empieza cuando el precio de un activo –como las acciones de una compañía– o de un producto –pisos, fincas, inmuebles– sube de forma desproporcionada y anormalmente prolongada durante cierto periodo de tiempo debido a un aumento en las ventas, lo cual dispara su valor. Pero como todo en esta vida, tiene un fin. Llega un momento en el que el valor de ese activo tan deseado y cotizado en el mercado es tan desproporcionadamente elevado en relación a su valor real, que se produce lo que en inglés se conoce como “crack“, y todo se viene a bajo.

Resultado de imagen de burbuja economica

Después de esto le sigue un descenso repentino y contundente de los precios, que pasan de un valor ridículamente elevado, a uno demoledormente bajo, incluso inferior a su valor natural, lo cual provoca un mar de lágrimas de especuladores e inversores arruinados que no supieron ver lo que se les venía encima. Esto se conoce como “crash“. El problema es que este crash con el que se pone punto y final a la burbuja económica puede destruir gran parte de la riqueza de un país, muchos puestos de trabajo y crear un desequilibrio generalizado, con una gran insatisfacción entre la población, población la cual pierde gran parte del poder adquisitivo y calidad de vida que tenían.

“Entre 1980 y 1990, solo el área metropolitana de Tokio valía lo mismo que todo Estados Unidos, y el distrito de Chiyoda-ku valía más que todo Canadá.”

Aún se recuerda especialmente este último episodio que sacudió gran parte de Asia entre 1980 y 1990. En esa época, el país asiático de Nipón tuvo un altísimo superávit comercial, lo que aprobecharon los bancos para comprar terrenos y acciones, disparando los precios de estos bienes y activos. Con el dinero ganado en bolsa, los inversores compraban más inmuebles, que llegaron a multiplicar su valor hasta por 75, y llegaron a suponer el 20% de la riqueza mundial. Terminó por explotar la burbuja, dejando en la ruina a miles de inversores.

Mucha gente opina que sucederá lo mismo con la famosa moneda virtual, como el Bitcoin, ya que es un ejemplo claro de un crecimiento anormal del valor del activo que terminará por explotar y dar lugar a un crash que hará perder centenares, miles e incluso millones de euros a gran parte de la población mundial, incluyendo tambien a jóvenes inocentes que vieron una falsa oportunidad de ganar dinero fácil.

 

Elaborado por Pol Carbonell

Fuente:  Muy Interesante

¿Cuáles son los países con mayor deuda pública?

14928730528864

La deuda pública es el dinero que debe un país a sus propios ciudadanos y a otros países, en los últimos años y tras los problemas causados por la crisis económica sufrida los Estados han tomado medidas para reducir su deuda.

Los países que en la actualidad poseen las cantidades de deudas más altas son EEUU, Japón y China, en este orden con 17, 9,4 y 4,3 billones de deuda respectivamente. Según los analistas el país que tendría más problemas para solventar sus deudas sería el país nipón ya que su fuerza laboral disminuye constantemente. Se trata de un Estado que tiene una esperanza de vida muy alta y un índice de natalidad muy reducido.

Si se analizan estos datos entorno al PIB Japón escalaría a la primera posición seguido de Grecia.

La deuda española sa sitúa en una cantidad próxima a los 1,118 billones de euros.

Elaboración propia fuente diario Expansión 

 

 

Japón tendrá su propio bitcoin para dejar de depender del efectivo

download

A medida que avanzan las tecnologías, también avanzan nuestras costumbres. Cada vez más parece que dependemos menos del dinero en metálico y nos conformamos con pagar con el teléfono móvil.

Esta vez, multitud de bancos japoneses liderados por el grupo financiero Mizuho, han decidido crear su propia moneda electrónica llamada J Coin. Esta demostrado que los asiáticos tienen la dependencia más alta entre los países desarrollados.

Esta nueva moneda, va a poder hacer el intercambio de divisas de manera muy rápida y fácil a parte de funcionar con teléfonos móviles. Todo surgió de la unión de las compañías asiáticas que en Occidente son Instagram, Whatsapp y la cuenta bancaria; dónde se pueden intercambiar desde dato, multimedia y dinero de manera online y gratuita.

En Japón, van muy retrasados con el tema de los pagos. El 70% de las transacciones se realizan de la forma tradicional, el porcentaje más elevado entre los países desarrollados, donde la media se ha reducido hasta cerca del 30%.

Estas cifras y estos datos apuntan al desarrollo de las empresas y los países. Se han dado cuenta que se estaban quedando atrás frente al resto de países. Es necesario innovar.

Artículo de elaboración propia, información extraída de La Vanguardia.

Japón tendrá su propio bitcoin para dejar de depender del efectivo

Los principales bancos de Japón, liderados por el grupo financiero Mizuho, ultiman la creación de su propio Bitcoin, J Coin, con la que buscan frenar la dependencia del efectivo en Japón, la más alta entre los países desarrollados.

La nueva moneda será convertible a yenes y se usará en un sistema gratuito para la realización de pagos y transferencias a través de teléfonos móviles, explicó a Efe una portavoz de Mizuho.

El objetivo principal de la J Coin es frenar la dependencia del dinero en efectivo en Japón, mientras se hacen en un 70%, la media se ha reducido hasta cerca del 30%.

El 70% de las transacciones se hace en efectivo

“Japón es un país muy especial (en este sentido) y necesitamos reducir la dependencia que existe del dinero en efectivo”, dijo la portavoz de Mizuho, que piensa que tendría efectos positivos.

Los pagos con J Coin estarían libres de tarifas en el pago nacional, mientras que a nivel internacional sería menor.

Fuente con elaboración propia: LaVanguardia

Japón registra su mayor periodo de crecimiento de la última década

Con paso lento pero firme, Japón parece haber dado con la fórmula para lograr un crecimiento estable tras años de vaivenes. Reflejo de ello es que la economía del país asiático se expandió por quinto trimestre consecutivo, un hito que no había logrado en la última década, aunque todavía está lejos de alcanzar los niveles de crecimiento deseados y existen serias dudas sobre si será capaz de mantener este ritmo positivo en el futuro.

Entre enero y marzo de este año, el Producto Interior Bruto (PIB) del archipiélago creció a un ritmo anual del 2,2%, gracias sobre todo al aumento de las exportaciones, del consumo doméstico y de la inversión inmobiliaria, según los datos que ofreció hoy la Oficina del Gabinete del país nipón. Además, la tercera economía mundial -tan solo por detrás de EEUU y China- se expandió un 0,5% con respecto al último trimestre de 2016, cuando el PIB japonés había avanzado un 1,2% interanual y un 0,3% respecto al tercer trimestre.

14951246185762

Entre los principales motivos de esta mejora se halla el avance de las exportaciones, uno de los componentes de mayor peso en la economía del país y pilar del desarrollo en trimestres anteriores. En esta ocasión, las ventas al exterior crecieron a un ritmo del 8,9% interanual y del 2,1% con respecto al periodo de octubre a diciembre. Los motivos, el aumento de la demanda de China y otras economías emergentes de Asia y la debilidad del yen, lo que hace más baratos -y atractivos- sus productos más allá de sus fronteras.

También contribuyó a la mejoría el ligero aumento del consumo de los hogares, responsable de alrededor del 60% de la economía, que en esta ocasión se incrementó un 0,4% (un 1,4% anual), un dato positivo pero que todavía está lejos del nivel deseado por las autoridades. El primer ministro del pais, Shinzo Abe, ha promovido desde su llegada al poder subidas salariales en el sector privado que permitan reactivar el gasto de los hogares, pero estos incrementos se han mostrado hasta la fecha insuficientes para permitir que los ciudadanos consuman más.

Además, como recogía France Presse, también están ayudando a la recuperación las inversiones que se están haciendo en relación con los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020, el que la tasa de paro sea baja (un 2,8%), que la confianza de las empresas se encuentre rozando máximos y que el sector inmobiliario haya crecido a un ritmo anual del 3%.

Aunque últimamente ha mejorado, hace tiempo que Japón dejó de ser la economía que maravilló a todo el mundo durante el siglo pasado. Desde hace veinte años, el país ha visto cómo su desarrollo se ha estancado y su economía padece vaivenes más o menos pronunciados, con problemas acuciantes como la deuda y el envejecimiento de su población entre otros.

Por ahora, instituciones como el FMI prevén que el país siga con esta progresiva recuperación. Según sus últimas perspectivas, el PIB nipón crecerá un 1,2% este año y un 0,6% en 2018, unas perspectivas que no todos los analistas comparten. “Las exportaciones han tomado el liderazgo en la recuperación y la demanda interna no estuvo mal, mostrando resistencia con el gasto de los hogares pasando a positivo”, aseguró en una nota Masaki Kuwahara, economista de Nomura. “Mirando hacia el futuro, la tasa de crecimiento se desacelerará un poco, si no es que se vuelve negativa, hacia la segunda mitad de este año, ya que los indicadores económicos de China se están debilitando un poco”, añadió.


COMENTARIO

Desde hace años, Japón ha visto cómo su desarrollo y su economía se iban estancado. Aunque últimamente ha mejorado gracias al aumento de las exportaciones, del consumo doméstico y de la inversión inmobiliaria.

 

Fuente: El Mundo

Toshiba duda de su futuro

Toshiba-daily-sun

Toshiba ha presentado sus resultados financieros demorados, advirtiendo que la supervivencia de la compañía está en riesgo.

“Hay eventos y condiciones materiales que plantean dudas sustanciales sobre la capacidad de la compañía para continuar como una empresa en marcha”, dijo la compañía en un comunicado.

El gigante de la electrónica a la construcción reportó una pérdida de 532.000 millones de yenes (3.800 millones de dólares) de abril a diciembre.

Sin embargo, los resultados no han sido aprobados por sus auditores.

Estos últimos resultados financieros ya se han retrasado dos veces y plantean la posibilidad de que Toshiba podría ser excluidos de la Bolsa de Tokio.

El presidente de Toshiba, Satoshi Tsunakawa, se disculpó por los problemas que enfrentan y llamó a la decisión del auditor de no aprobar el informe financiero como “verdaderamente lamentable”.

Dijo que esperaba que la compañía no fuera retirada de la lista.

Toshiba, originalmente conocida por sus productos de electrónica de consumo, se ha enfrentado a una serie de dificultades.

Un escándalo contable, descubierto en 2015, provocó la renuncia de varios miembros de la alta dirección de la firma, incluido el presidente ejecutivo, luego de que la empresa haya inflado los beneficios de los siete años anteriores en 1.200 millones de dólares.

Modificacion propia a partir de BBC.

Semana 10-16/04.