El coste del Low Cost

Captura de pantalla 2018-05-04 a les 10.01.27.png
Interior de una tienda Low-Cost

 

Si unas palabras se han hecho famosas y conocidas durante estos últimos años son las del low cost, es decir: precios bajos. Esta tendencia de usar palabras en inglés o francés para atraer la atención del público no es cosa del 2018. Sobretodo en los anuncios de perfumes usan un tono más sensual y seductor en otros idiomas para llamar más la atención.

Low cost es un paso más para internacionalizar el nuevo modelo de economía barata que en estos momentos predomina en todas las capas sociales. No hace muchos años la gente presumía de las cosas caras. Hoy, la admiración va dirigida a aquel que ha sido capaz de encontrar algo barato que le va a permitir seguir con la “diabólica” moda de la misma forma que si hubiera comprado algo caro.

Durante un tiempo asociábamos el low cost a productos de baja calidad, fabricados en países subdesarrollados. Pero este equilibrio se rompió en el momento en el que muchos países asiáticos decidieron incorporar las últimas tecnologías y empezar a producir productos de más calidad, de más valor añadido, y de diseños superiores. Una evolución hecha muy rápidamente que no ha ido acompañada de mejoras salariales y derechos laborales, ya que son -normalmente- países políticamente dictatoriales sin sindicatos libres.

A nosotros nos ha llevado a poder disponer de más productos de consumo. Por ejemplo, disponer de un teléfono móvil ya no es un distintivo de clase social, sino que está al abasto de muchísima gente. Poder seguir la moda en todas sus variedades nunca habría sido posible sin este nuevo concepto económico de low cost.

Pero cuál es el coste del bajo coste? La presión que han ejercido los compradores en los precios ha tenido efectos relevantes que han incidido en el nuevo momento económico: salarios bajos, precarización del trabajo y una gran inversión en tecnología que hace avanzar muy rápidamente para cubrir puestos de trabajo, es decir, más paro.

La precariedad salarial y los salarios bajos para competir con los productos de países con estructuras sociales mucho más pobres, están provocando una brecha social muy importante. Las nuevas generaciones ya no pueden alcanzar los niveles de vida de sus padres, un hecho imprescindible para l’ascenso social.

Todos estos fenómenos tienen como efecto secundario la incapacidad de generar los recursos suficientes para mantener el estado social que tenemos y la cobertura de las pensiones. El grabe problema es que ningún partido político se atreve a poner soluciones sobre la mesa hasta que no les llegue el agua al cuello o hasta que la UE se canse y, como ya ha hecho otras veces, nos obligue a hacer una reforma. Así pues, cuando presumimos de haber consumido un producto o un servicio a bajo coste, tenemos que ser conscientes que también contribuimos a crear este modelo económico.
Tenemos que empezar a ser honestos y a asumir también nuestra parte de culpa.

Fuente: Elaboración por Aina Solés a partir de El Punt Avui

 

El gigante Inditex necesita la ayuda del Deutshce Bank

La gran empresa del sector textil está sufriendo caídas constantes. Gracias al Deutsche Bank estas bajadas se han frenado drásticamente. Todo y que sigue en tendencia bajista, las acciones ya no se desploman tan rápido y tan a la baja. Esta bajada, al igual que en marcas de ropa internacionales como H&M, ha sido gran parte debido a las nuevas marcas de comercio online que están surgiendo recientemente.  A finales del mes de agosto la acción del grupo Inditex estaba valorada en 38 euros y actualmente está rozando los 35 y bajando, aunque gracias a la inyección económica y al apoyo del Deutsche Bank, lo hará más lentamente.

El banco alemán ha retirado su consejo de mantener la inversión para apostar por la compra de acciones del gigante textil. En sus previsiones para 2018, los expertos alemanes, incluyen un efecto divisa “modestamente negativo”. A cambio, prevén que el gigante textil continúe registrando un margen estable.

Resultado de imagen de inditex

Los inversores secundan la recomendación de ‘comprar’ emitida por Deutsche Bank, y las acciones de Inditex aceleran su remontada con máximos intradía próximos a los 27 euros. Las subidas rozan por momentos el 3%.

 

Elaborado: David Arús

Fuente:   http://www.expansion.com/mercados/2018/02/12/5a8153c7e2704e29308b4586.html

 

Segundo año en blanco de Inditex… ¿Señal de agotamiento bursátil?

Inditex parece estar experimentando una desaceleración de su crecimiento que se ve reflejado en las cifras de sus últimos resultados.

LV_20120607_LV_FOTOS_D_54306010014-kUiH-U42895598096a0H-992x558@LaVanguardia-Web

Aunque su crecimiento en los últimos años ha sido espectacular, poco a poco le va costando caro de mantener y por eso ha obtenido uno de los peores valores del Ibex con unas pérdidas del 8,16%

Al ser una empresa donde la mitad de sus ventas se generan en otras divisas distintas del euro, la hace bastante dependiente de la evolución de las monedas. Pero ni con la competencia más feroz, la compañía sigue destacando por su amplio margen de maniobra que le concede la diversidad tanto de invertir en mercados fuertes y estables, como en mercados potenciales.

 

Elaboración propia a partir de El Confidencial 

 

 

Intidex gana 2.341 millones en nueve meses, un 6% más

 

Inditex-marcas-zara-montaje-770-bn-22

Como ya sabréis, el grupo Inditex es el dueño de multinacionales como  Zara, Bershka o Stradivarius. Este grupo se embolsó la cuantía 2.341 millones de euros de los meses de febrero a octubre de este año, el 6% más que un año antes, con un incremento de ventas del 10%, hasta 17.963 millones. Esto supone un éxito rotundo para la compañía en los tiempos que corren y un mérito también para la maca España.

Cabe destacar que las ventas en ropa de abrigo se vieron afectadas por unas altas temperaturas. El negocio online, por su parte, crece al 13% entre noviembre y diciembre. Esto deslumbra a los profesionales en el sector textil y en los profesionales en marketing como nosotros. Hemos de ver el cambio climático, por muy triste que sea, como una oportunidad de negocio junto a la venta online.

El grupo cerró con una posición financiera neta de 6.002 millones de euros, el 5,6% más, con una caja de 4.871 millones, superior en el 23,8% a la que tenía a 31 de octubre de 2016. El margen bruto fue de 10.319 millones de euros, el 9% más, y representó el 57,4% de las ventas, cinco décimas menos que en los nueve primeros meses del ejercicio fiscal de 2016.

Noticia de elaboración propia extraída de La Vanguardia.

¿Qué puede comprar Amancio Ortega con 1.250 millones de dividendo?

amancio

El ladrillo le gusta a Amancio Ortega. Quien le conoce asegura que tiene muy buen ojo para elegir los mejores inmuebles donde invertir –y los emplazamientos más rentables para las tiendas de las marcas de Inditex– y en lo que a la inversiones de su family office se refiere, aprueba personalmente qué edificios comprar.

El fundador y principal accionista de Inditex se encuentra cada año con un dividendo creciente que a través de Pontegadea Inversiones, su family office, transforma fundamentalmente en compras de edificios por todo el mundo. Este año el dividendo de la firma textil, con cargo al ejercicio de 2016, le ha aportado una ganancia de 1.256 millones de euros, de los que 628 millones los cobró el pasado jueves.

Ese flujo creciente de dividendo le pone en un curioso aprieto: ¿en qué invertir semejante cantidad de capital que le otorgue una rentabilidad atractiva? Las últimas adquisiciones de Pontegadea Inmobiliaria, la filial que invierte en ladrillo, dan una pista de hacia dónde se encamina esa estrategia. Las compras han ido cambiando en los últimos años hacia operaciones de tamaño mucho mayor: edificios más grandes, más prestigiosos, de calidad prime, en las zonas más deseadas de las grandes urbes y que aporten unas rentas elevadas.

Los 1.256 millones de dividendo otorgarían a Ortega hipotéticamente la capacidad de participar en las mayores operaciones inmobiliarias de un solo activo que se han cerrado últimamente en Europa. Por ejemplo, hubiese tenido capacidad para comprar por 1.100 millones el complejo de oficinas, tiendas y ocio Sony Centre en Berlín, adquirido en octubre por Oxford Properties, filial inmobiliaria de un fondo de pensiones canadiense.

Comentario

Seguimos viendo el crecimiento de Amancio Ortega en el mercado internacional. Esta vez en el mercado inmobiliario, destacando desde el principio, y con unos ingresos garrafales. Así funcionan sus negocios, a lo grande. Veremos que tal le va en los años siguientes, ya que es un mundillo distinto al que estamos acostumbrados a ver.

Fuente: CincoDias