Conflictos de los más poderosos, a flor de piel en Cumbre del G20

Las disputas comerciales y el conflicto entre Rusia y Ucrania dan forma a las negociaciones en la cumbre del G20 en Buenos Aires. Debido a un accidente aéreo, la canciller alemana, Angela Merkel, puede participar tarde. Mientras tanto, 20.000 fuerzas de seguridad acordonan la capital.

Un pequeño terremoto sacudió Buenos Aires al comienzo de la cumbre del G20. Las conversaciones entre los jefes de estado y de gobierno que representan a las 19 economías más desarrolladas y emergentes del mundo, así como a los representantes de la Unión Europea, también podrían causar un choque político. Porque se trata de disputas, especialmente el conflicto comercial entre Estados Unidos, China y la UE.

Derechos de importación sobre los automóviles europeos.

El presidente estadounidense Trump y el presidente chino Xi se reunirán mañana para la cena. Desde ambos lados hay señales muy cautelosas de que no se excluye un acuerdo. Cuando se le preguntó si la Unión Europea teme a los aranceles de importación de EE. UU. A los automóviles europeos, el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, sigue sin estar claro:

“No me complace observar, pero con cierta satisfacción, que desde mi visita a Washington en julio, nada ha cambiado entre los Estados Unidos y la Unión Europea”, dijo Juncker en Buenos Aires.

Esto puede interpretarse como que Juncker no asume que Trump pronto impondrá aranceles especiales a las importaciones de automóviles desde Europa.

Conflicto entre Ucrania y Rusia

Un segundo gran problema es el conflicto entre Ucrania y Rusia en el Mar de Azov.

El presidente estadounidense, Trump, canceló una reunión personal con el presidente ruso Putin en Twitter antes de la cumbre del G20 debido a la situación en Crimea. Ahora los dos obviamente se encontrarán espontáneamente. La violencia rusa contra los barcos ucranianos es totalmente inaceptable. Europa acuerda apoyar la soberanía de Ucrania, dijo el presidente del Consejo de la UE, Donald Tusk. Por lo tanto, estaba seguro de que la UE extendería las sanciones contra Rusia en diciembre.

Justo al inicio de la cumbre del G20, el presidente de los EE. UU., Trump, el primer ministro canadiense, Trudeau y el presidente de México, Peña Nieto, firmaron un acuerdo sucesor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte “Nafta”. El presidente de los Estados Unidos, Trump, dijo que ha habido respuestas tan buenas que no espera ningún problema de implementación.

En los Estados Unidos, sin embargo, el Congreso todavía tiene que aprobar el nuevo acuerdo comercial. Aún no está claro si los diputados y los senadores estarán de acuerdo por mayoría.

Angela Merkel se ha perdido

A la foto de familia del G20 le faltaba solo una: la canciller Angela Merkel. Debido a un accidente aéreo, se pierde el primer día de la cumbre y se espera que sea por la noche en Buenos Aires. Merkel se reunirá con el presidente ruso Putin mañana para hablar primero sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania. Ella también puede reunirse con el presidente estadounidense Trump.

Mientras los jefes de estado y de gobierno deliberan en el centro de conferencias, que está cerrado a una gran área y ubicado en el borde de Buenos Aires, habrá una manifestación en el centro de la ciudad contra la cumbre del G20. Más de 20.000 policías están de servicio. En Buenos Aires, las batallas callejeras como en Hamburgo no deben repetirse.

Elaborado por Mariya Bodnar a partir de El País y El Mundo 

El coste del Low Cost

Captura de pantalla 2018-05-04 a les 10.01.27.png
Interior de una tienda Low-Cost

 

Si unas palabras se han hecho famosas y conocidas durante estos últimos años son las del low cost, es decir: precios bajos. Esta tendencia de usar palabras en inglés o francés para atraer la atención del público no es cosa del 2018. Sobretodo en los anuncios de perfumes usan un tono más sensual y seductor en otros idiomas para llamar más la atención.

Low cost es un paso más para internacionalizar el nuevo modelo de economía barata que en estos momentos predomina en todas las capas sociales. No hace muchos años la gente presumía de las cosas caras. Hoy, la admiración va dirigida a aquel que ha sido capaz de encontrar algo barato que le va a permitir seguir con la “diabólica” moda de la misma forma que si hubiera comprado algo caro.

Durante un tiempo asociábamos el low cost a productos de baja calidad, fabricados en países subdesarrollados. Pero este equilibrio se rompió en el momento en el que muchos países asiáticos decidieron incorporar las últimas tecnologías y empezar a producir productos de más calidad, de más valor añadido, y de diseños superiores. Una evolución hecha muy rápidamente que no ha ido acompañada de mejoras salariales y derechos laborales, ya que son -normalmente- países políticamente dictatoriales sin sindicatos libres.

A nosotros nos ha llevado a poder disponer de más productos de consumo. Por ejemplo, disponer de un teléfono móvil ya no es un distintivo de clase social, sino que está al abasto de muchísima gente. Poder seguir la moda en todas sus variedades nunca habría sido posible sin este nuevo concepto económico de low cost.

Pero cuál es el coste del bajo coste? La presión que han ejercido los compradores en los precios ha tenido efectos relevantes que han incidido en el nuevo momento económico: salarios bajos, precarización del trabajo y una gran inversión en tecnología que hace avanzar muy rápidamente para cubrir puestos de trabajo, es decir, más paro.

La precariedad salarial y los salarios bajos para competir con los productos de países con estructuras sociales mucho más pobres, están provocando una brecha social muy importante. Las nuevas generaciones ya no pueden alcanzar los niveles de vida de sus padres, un hecho imprescindible para l’ascenso social.

Todos estos fenómenos tienen como efecto secundario la incapacidad de generar los recursos suficientes para mantener el estado social que tenemos y la cobertura de las pensiones. El grabe problema es que ningún partido político se atreve a poner soluciones sobre la mesa hasta que no les llegue el agua al cuello o hasta que la UE se canse y, como ya ha hecho otras veces, nos obligue a hacer una reforma. Así pues, cuando presumimos de haber consumido un producto o un servicio a bajo coste, tenemos que ser conscientes que también contribuimos a crear este modelo económico.
Tenemos que empezar a ser honestos y a asumir también nuestra parte de culpa.

Fuente: Elaboración por Aina Solés a partir de El Punt Avui

 

China está pronosticando una desaceleración del crecimiento en 2018.

WhatsApp Image 2018-03-05 at 09.20.44.jpeg

El gobierno chino anunció el lunes un objetivo de crecimiento económico del 6.5%. Eso es varios puntos por debajo de la tasa de 6.9% a la que la segunda mayor economía del mundo se expandió el año pasado, según cifras oficiales.

El objetivo del gobierno para este año está en línea con las previsiones de los economistas. Fue presentado al comienzo del Congreso Nacional del Pueblo, una reunión anual de legisladores chinos en Beijing.

Se espera que el crecimiento se enfríe este año a medida que el gobierno chino intensifique los esfuerzos para reducir el riesgo en su sistema financiero y cerrar fábricas contaminantes e ineficientes.

Beijing en realidad dio un objetivo similar para 2017: dijo hace un año que apuntaba a un crecimiento “alrededor de 6.5% o más si es posible”. Terminó superando cómodamente el objetivo.

Muchos expertos han cuestionado la precisión de las cifras del gobierno y la relevancia del objetivo de crecimiento. Algunos economistas utilizan una variedad de otras fuentes de información, como la producción de electricidad y los envíos de mercancías, para generar estimaciones independientes sobre el rendimiento de la economía china. Esos medidores a menudo no concuerdan con los datos oficiales de China.

Pero el objetivo de crecimiento del gobierno envía un mensaje. “El hecho de que un objetivo continúe siendo una señal para todos, incluso para los funcionarios, de que el crecimiento rápido sigue siendo una prioridad”, dijeron los analistas de la firma de investigación Capital Economics en una nota para los clientes.

Fuente: elaboración propia Erik Noguera Rosero a partir de un articulo de la CNN

 

El Brexit ataca a los precios

81XFeMowObL._SL1500_.jpg

              Las marcas de lujo suben sus precios por el Brexit “para contrarrestar la devaluación de la libra tras el voto británico para salir de la UE”, por lo tanto, los precios de los artículos más caros fueron notablemente más baratos que en el resto de Europa.

              Además como resultado de la “depreciación de la libra causada, durante un tiempo Londres se convirtió en el paraíso de las compras para los turistas”. Lo que por una parte benefició considerablemente a la capital, aumentando aún más el turismo y las compras.images-1 19.25.04.jpeg

             “La industria de la moda británica genera aproximadamente 40.000 millones de dólares al año de la economía de Londres. Las previsiones apuntaban a un crecimiento de la industria de un 50% hasta 2019, superando los 70.000 millones de dólares.“ Sin embargo todo cambió a raíz del Brexit, ya que la mayor parte de la industria británica tiene sus centros en el exterior de Europa, dificultando por lo tanto los canales de distribución, precios…

              “Según un estudio publicado por la consultora Deloitte en octubre de 2016, el 64% de los bienes de lujo era entonces más barato en suelo inglés; miles de visitantes extranjeros comprobaron desde junio que su dinero de pronto cundía más en Reino Unido, y gastaron en consecuencia.”

               No obstante, Reino Unido no duró durante mucho más tiempo siendo la tierra de las gangas en el sector del lujo. Poco a poco, las marcas fueron aumentando sus precios de manera constante hasta posicionarse al mismo nivel que en el resto de Europa. Louis Vuitton tomó la delantera convirtiéndose en el líder de precios del mercado, pasando a ser por lo tanto el punto de referencia de las otras marcas.

               Por lo tanto las marcas de lujo en Londres sobretodo,se beneficiaron de la caída de la moneda causada por el Brexit, aumentando fuertemente sus ventas con respeto al resto de Europa.
Fuente: Elaboración por Carla Baturone, a partir de “El País” y “Taller fashion developpement project”

La Justicia europea da la razón a los taxistas y considera a Uber una empresa de transportes

_20171207175251-kWE-U4337752659390nE-992x558@LaVanguardia-Web.jpg

Uber es una empresa de transportes y no una mera plataforma tecnológica, ha dictaminado esta mañana el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en una sentencia que da la razón al gremio de los taxistas y que se traducirá en cambios en los requisitos que las autoridades pueden exigir a la compañía estadounidense para prestar sus servicios y, más allá, a las condiciones regulatorias en general de la llamada ‘economía’ colaborativa en el territorio comunitario. La naturaleza de su actividad está “indisociablemente vinculada a un servicio de transportes”, han concluido los jueces europeos en un duro golpe al modelo de negocio de Uber, una multinacional participada por inversores como Goldman Sachs.

La disputa afecta en concreto al servicio Uber Pop, por el que particulares sin licencia de taxi ofrecen sus servicios de transporte a potenciales clientes a través de una app, una modalidad que la empresa ha tenido que dejar de ofrecer en casi toda Europa –España incluida– ante las prohibiciones decretadas por las autoridades locales o nacionales. Hasta hoy no estaba claro que este tipo de servicios –tal y como Uber los vendía, al margen de la reglamentación específica para el sector del transporte colectivo con el argumento de que sólo ofrece un servicio de intermediación– fuera contrario al derecho comunitario. La sentencia echa por tierra las esperanzas de la empresa de resucitar el servicio, actualmente sólo accesible en Polonia, República Checa, Eslovaquia y Rumanía.

El caso llegó hasta Luxemburgo a raíz de una denuncia de presentada en juzgado de lo mercantil número 3 de Barcelona por la Asociación Profesional Élite Taxi, que pedía la prohibición total en España de las operaciones de Uber, a la que acusaban de competencia desleal. El juez español elevó a la Justicia europea una pregunta sobre cómo calificar los servicios prestados por Uber, si como servicios de transporte, servicios propios de la sociedad de información o una combinación de ambos. La sentencia, publicada esta mañana, es de aplicación en todo el espacio económico europeo y no puede ser recurrida.

Duro golpe para el modelo de negocio de la compañía estadounidense

El Tribunal de Justicia de la UE declara que un servicio de intermediación como el que ofrece Uber “que tiene por objeto poner en contacto, mediante una aplicación para teléfonos inteligentes, a cambio de una remuneración, a conductores no profesionales que utilizan su propio vehículo con personas” para realizar un desplazamiento urbano “está indisociablemente vinculado a un servicio de transporte”. Debe por tanto calificarse como tal y no dentro de la aplicación de servicios en general o relativos al comercio electrónico, sujeto a menos requisitos. “En el estado actual del Derecho de la Unión, incumbe a los Estados miembros regular las condiciones de prestación de estos servicios, siempre que se respeten las normas generales del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea”, afirma el Tribunal.

El servicio prestado por Uber, argumenta la sentencia, “no se limita a un servicio de intermediación”. Al mismo tiempo que se pone en contacto a personas se crea “una oferta de servicios de transporte urbano” accesible mediante herramientas informáticas en la que la empresa, lejos de ser un actor externo, “ejercer una influencia decisiva sobre las condiciones de las prestaciones efectuadas por estos conductores”. La app de Uber es “indispensable tanto para los conductores como para las personas que desean realizar un desplazamiento urbano” y forma “parte integrante de un servicio global cuyo elemento principal es un servicio de transporte” que no responde a la calificación de «servicio de la sociedad de la información», como defendía Uber para evitar estar sujeta al régimen de licencias profesionales clásico.

Elaboración propia a partir de La Vanguardia

Los sindicatos reclaman un salario mínimo de más de 1.000 euros

Los sindicatos UGT y CCOO aún no han decidido la subida salarial que propondrán a la patronal CEOE para el 2018, aunque parten de la petición de subida de los salarios más bajos hasta superar los mil euros, ha informado este lunes el secretario general de UGT, Pepe Álvarez. En declaraciones a los periodistas, antes de presidir una asamblea de delegados sindicales de UGT en Castilla y León en Burgos, Álvarez ha afirmado que los salarios “son el elemento clave de redistribución de la riqueza”.

Aún no ha sido constituida la mesa de negociación con CEOE, en la que los sindicatos “no se dejarán llevar por una negociación en el seno de la directiva de la CEOE”, ha advertido.

En todo caso, ha avisado de que no habrá una propuesta de porcentaje de subida igual para todos los salarios, porque los que están por debajo de los mil euros “tienen que superar esa barrera”. Ha recordado en este sentido que casi la mitad de los trabajadores españoles tiene un convenio que establece un salario inferior a mil euros, por lo que elevar esos mínimos acrecentaría la media salarial en España de manera “muy importante”.

Para el secretario general de UGT, la situación salarial es “más preocupante” en comunidades como Castilla y León, salvo en el caso de Burgos, que es una de las provincias más industrializadas de España, porque la mayoría de las empresas son muy pequeñas y al primar los convenios de empresa sobre los sectoriales “están más indefensas”. En su opinión, esa consecuencia de la reforma laboral acabará por corregirse como piden los sindicatos, porque los trabajadores “están hartos de volver a ver beneficios escandalosos en empresas como los bancos o las eléctricas, mientras servicios como sanidad o educación son peores o más caros y sus rentas siguen sin subir”.

 

Fuente elaborada mediante El Periodico

Bolivia: 3 claves del éxito económico del país que más crece en América del Sur

 

gdsfh

 

Bolivia es el país latinoamericano con mayor crecimiento económico en los últimos años. 3 claves del crecimiento de Bolivia serían; Avance de contratos con los Hidrocarburos del país, Ahorro en materias primeras y estabilidad social.

Lo poco que se habla de Sudamérica, aún se ve un sitio Tercer Mundista, el cual no tiene importancia ni ningún tipo de beneficio.

La realidad es que Sudamérica va avanzando de cara a la globalización actual de las primeras potencias mundiales. Un claro ejemplo es Bolivia, donde se espera un gran futuro económico y social.

Es verdad que en sitios como Venezuela persisten los problemas sociales políticos pero sin embargo todo el país está esperanzado por un futuro mejor.

 

Elaboración propia a partir de: BBC