El cierre de la reserva federal podría no tener un impacto inmediato en la economía

Es poco probable que un cierre parcial del gobierno federal, que comenzó la madrugada del sábado, afecte de manera inmediata al crecimiento de la economía de los Estados Unidos, pero podría hacer la vida más difícil para millones de estadounidenses de fortunas tanto grandes como pequeñas. El cierre también podría contribuir a la creciente sensación de preocupación en Wall Street, en parte al aumentar los temores sobre la capacidad del Congreso para administrar un plazo más consecuente: la necesidad de autorizar un aumento en los préstamos del gobierno antes de que la deuda federal alcance el límite actual, más probablemente en marzo.

El presidente Trump se mostró impasible ante una amenaza económica que, según sus críticos, es de su propia creación y que inicialmente dijo que sería “propietario”. “Estamos totalmente preparados para un cierre muy largo”, dijo Trump el viernes, mientras continuaba insistiendo en que vetaría cualquier proyecto de ley gubernamental que no incluyera dinero para construir un muro a lo largo de la frontera con México.

Las consecuencias económicas directas del cierre son modestas en conjunto. El Congreso ya aprobó fondos para aproximadamente tres cuartos del gobierno federal, que no se verá afectado. La firma de calificación crediticia de Standard & Poor’s estima que el cierre del resto podría reducir 1,2 mil millones de dolares del producto interno bruto cada semana que el gobierno está cerrado. Esa es una fracción muy pequeña de la producción económica anual de la nación, que será de alrededor de 20 billones de dolares este año.

Pero podría infligir a unos 500,000 empleados del gobierno, que podrían estar temporalmente sin trabajo durante la temporada de vacaciones. Aquellos que viven de cheque en cheque a sueldo o han estado esperando para acumular más fondos antes de pagar facturas grandes podrían enfrentar una difícil elección entre gastar menos y pedir prestado más.

Anuncios

La UE y sus aliados buscan formas de esquivar el bloqueo de EE.UU. a Irán

baby_trump_0.jpg

Tras la creciente brecha entre Washington y sus aliados, el jefe de política exterior de la Unión Europea anunció el lunes que el bloque formado por la UE, China y Russia, estaba creando un nuevo mecanismo de pago para permitir que los países realicen transacciones con Irán mientras evitan las sanciones de Estados Unidos. Llamado “vehículo especial” (SPV), este mecanismo intentaría ayudar y tranquilizar a los operadores económicos que realizan negocios legítimos con Irán, según una declaración conjunta emitida por los miembros restantes del acuerdo nuclear de Irán: Francia, Gran Bretaña y Alemania, Rusia y China.

Esto significará que los estados miembros de la UE establecerán una entidad legal para facilitar transacciones financieras legítimas con Irán y esto permitirá a las empresas europeas seguir comerciando con Irán de conformidad con la legislación de la Unión Europea y, no se descarta que puedan estar abiertos a otros socios internacionales. Los detalles técnicos serán trabajados por expertos en reuniones futuras, dijo. Pero los analistas ya dudan de la viabilidad del plan, aunque el SPV establecería un canal financiero más claro para comerciar con Teherán, no es probable que pueda proteger a las compañías participantes de las sanciones secundarias de los Estados Unidos.

Las sanciones estadounidenses ya se han impuesto a varias industrias iraníes, entre ellas la aviación, los metales, los automóviles y su capacidad para comerciar con oro y adquirir dólares, como resultado de la retirada del presidente Donald Trump del acuerdo nuclear de 2015. El 4 de noviembre, una segunda ronda de sanciones caerá sobre el enorme sector petrolero de Irán, que representa el 70 por ciento de las exportaciones del país, lo que hace a Irán el séptimo mayor productor de petróleo del mundo. El acuerdo nuclear de Irán, conocido oficialmente como el Plan de Acción Integral Conjunto, fue encabezado por el gobierno de Obama y firmado por las cinco potencias mundiales mencionadas anteriormente, los Estados Unidos e Irán, que levantaron las sanciones económicas a Teherán a cambio de frenar su programa nuclear. La administración Trump se retiró del acuerdo en mayo y lo calificó como el peor acuerdo de la historia, a pesar de que los aliados de EE. UU. y las agencias internacionales certifican que Irán cumple con los requisitos del acuerdo.

La posterior reimposición de las sanciones por parte de Washington ahora amenaza con cortar a aquellos que realizan transacciones con Irán fuera del sistema financiero de los Estados Unidos. Esto ha obligado a numerosas empresas multinacionales e inversionistas extranjeros a salir del país, mientras que las sanciones inminentes del petróleo apuntan a reducir a cero las importaciones de crudo iraní de los países. La medida enojó a los aliados de los EE. UU. y a los firmantes del acuerdo, que desde entonces han estado buscando formas para que sus compañías sigan haciendo negocios con la República Islámica. Todos los miembros restantes del acuerdo se han involucrado en el comercio con Irán, particularmente por su petróleo.

 

Fuente: Elaboración própia a partir de CNBC

“No se reían de mi, se reían conmigo” decía Trump tras su intervención en la ONU

El Presidente americano, Donald Trump, inició su discurso en la ONU empezó diciendo que su economía “había tenido un auge como nunca antes”, iniciando así un mormullo general. Consciente de las carcajadas, el mandatario se unió a ellas y, divertido, prosiguió: “Estados Unidos… muy cierto”. Risas. Y algo nervioso: “No esperaba esa reacción, pero está bien”. Más risas.

Resultat d'imatges de donald trump en la onuA partir de este momento, se demostró que el divertimiento de los grandes mandatarios mundiales se mantendría durante toda su intervención.

Pero no solo paso esto, si no que el propio presidente americano empezó a lanzar pullitas a China, a Venezuela y a Irán. Uno por temas armamentísticos como es al caso de Irán y en cambio a China le tiró en cara diversos temas comerciales para demostrar su poder ante ella.

Por otra parte, envió un mensaje de soporte a Corea del Norte, para así poder seguir mejorando sus relaciones con este país. Ya que en los últimos meses ha habido un acercamiento entre los dos países.

Después de sus declaraciones se ha visto una vez que el presidente de la primera potencia del mundo, se toma esto como una broma. Y realmente, después de su intervención, te puedes  preguntar si realmente Donald Trump sabe lo que se hace. Se irá viendo en los siguientes años de su mandato.

Redactada por: Bernat Asensio, extraída de la Vanguardia