May encuentra en Westminster un enorme rechazo al documento

Uno de los grandes escollos sigue siendo la garantía sobre Irlanda del Norte

May durant la intervenció d’ahir al Parlament. / AFP

Más de cuarenta minutos tardó ayer Theresa May a sentir el Parlamento alguna voz que valorara en términos positivos la declaración política acordada con la Comisión Europea. A pesar de su insistencia en que el texto que presenta el futuro marco de relación con los Veintisiete set “satisface el resultado del referéndum, recupera el control sobre las fronteras, el dinero y las leyes”, las críticas expresadas tanto desde de su partido y los socios norirlandeses del DUP como desde la oposición hacen difícil prever que la propuesta pueda salir adelante.

Uno de los grandes escollos sigue siendo la garantía sobre Irlanda del Norte, que es el tratado de divorcio, vinculante, y que la declaración política se deja en manos de teóricas soluciones tecnológicas que, sólo si llegaran, podrían impedir que entrara en vigor. Pero lo más relevante en cuanto al futuro comercial es que el documento no garantiza, como pretendía May en su plan de Chequers, un intercambio de bienes sin ningún tipo de tarifas. Una pretensión que la Unión nunca aceptará, como ha quedado reflejado en el documento. Entre otras razones porque supondría disfrutar de las ventajas del mercado único sin cumplir con las obligaciones. Por otro lado, la profundidad y las ventajas del acuerdo al que se llegue dependerán del grado de compromiso que el gobierno del Reino Unido quiera asumir de las regulaciones establecidas por la UE en materia de competencia, normas medioambientales, consumo y protección los derechos de los trabajadores. May, pues, se encamina hacia una derrota casi segura, y el paso siguiente dependerá del número de votos tories que la faciliten. Porque ayer también quedó muy claro que los laboristas no la salvarán.

Editada por Bernat Asensio notícia extraída del ARA

Caos a Westminster

Theresa May lucha para su supervivencia política y por su plan del Brexit después de la dimisión en cadena

Caos a Westminster

Caos en Westminster, incertidumbre política con dimisiones a raudales e incertidumbre económica con oscilaciones continuas de la entrega en relación con el dólar y el euro. El show del Brexit sigue entreteniendo y preocupante aparte iguales los británicos, que ayer asistieron al último episodio de la interminable y agotadora tragicomedia política en que se ha convertido la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

Pero como si los acontecimientos del día -la renuncia de dos ministros y dos secretarios de estado, y tres cargos menores más- no hubieran tenido ningún efecto, como si la primera ministra sigue la táctica del avestruz, Theresa May continúa determinada a salir adelante, contra todo y contra todos, su plan.

May lamentó que solo hace que escuchar críticas pero que nadie en su partido ha presentado una alternativa a su plan del Brexit y agregó que repudiar un plan de contingencia, llamado en inglés backstop, en la frontera irlandesa por defecto mataría cualquier posibilidad de acuerdo con la UE. “Si no avanzamos con ese acuerdo, nadie puede estar seguro de las consecuencias que vendrán. Sería tomar un camino de profunda y grave incertidumbre, cuando los británicos solo quieren que sigamos adelante”, afirmó May.

Notícia de Bernat Asensio extraída del Ara

Acuerdo sobre el Brexit entre el Reino Unido y la UE

Theresa May ha convocado una reunión de emergencia con sus ministros para aceptar el acuerdo al que se ha llegado con Bruselas, fijando las bases de la salida británica de la UE en el mes de marzo de 2019. Aún así se ha de destacar que el pacto puede tener problemas para que se autorice en la Cámara de los Comunes.

abaile-696x387

Londres y Bruselas decidieron ayer anunciar que habían llegado a un pacto sobre el Brexit y que, a falta de algunos trámites, permitirá que Reino Unido deje la Unión Europea de manera amistosa el 29 de marzo de 2019. A pesar de las dificultades que todavía presenta el acuerdo, la libra esterlina inició un proceso de cambios y revalorizaciones que le llevó a subir cerca de 1% frente al dólar. Los analistas habían anticipado que si se firmaba un acuerdo con Bruselas los mercados reaccionarían al alza.

Si por el contrario, el acuerdo se viene abajo, la libra podría caer a niveles cercanos al euro, según varios bancos de inversión, y en el caso de que el Gobierno británico anuncie que acepta el acuerdo, y los Gobiernos europeos también ofrezcan su visto bueno, podría haber una cumbre europea este mismo mes de noviembre. Fuentes comunitarias contemplan que pueda suceder el 25 de noviembre. En esa reunión los líderes europeos darían el visto bueno al acuerdo que ha elaborado el equipo de Michael Barnier, el negociador jefe de la Unión Europea.

  Elaborado por Pol Carbonell FuenteExpansión

El mensaje de Katharine Hamnett

La diseñadora británica, conocida por sus camisetas con eslóganes políticos que relanzó su marca hace poco menos de un mes para demostrar a la industria textil la posibilidad de producir ropa de culto con criterios sostenibles.

40850743_313149979448153_6669521442904169058_n.jpg

Katharine Hamnett fue una de las diseñadoras más influyentes en la moda británica durante los años ochenta. “Sus colecciones de estética unisex e inspiradas en la ropa de trabajo tenían estatus de culto, y también desarrolló líneas de denim, relojes, gafas, bolsos y zapatos. Pero fueron sus camisetas con mensaje las que la convirtieron en un referente. La primera, “Choose Life” (“elige la vida”, en honor a un principio budista)” “y desde entonces Hamnett siguió utilizando ese medio de expresión para canalizar su rechazo a las armas nucleares, la pobreza, el apartheid o el sida.”

La diseñadora protesta que la industria de la moda necesita un segundo referéndum en cuanto al Brexit. Numerosas marcas, entre las cuales podemos encontrar a Dior, Gucci, Missoni, se han involucrado más y más en la revolución política de la moda. “Brexit would be devastating to the British fashion industry, which is worth £32 billion to the UK economy. “The fashion industry is actually enormous and doesn’t get any political coverage whatsoever,” Hamnett notes. According to Fashion Roundtable, an organisation that bridges the fashion industry and mainstream politics, 96 percent of the fashion industry voted remain”

Fuente: Elaborado por Carla Baturone a partir de El País y Bof

La bolsa española cierra su peor semana desde el Brexit

La bolsa española cierra su peor semana desde el Brexit

 

El Ibex 35 cayó ayer un 1,2% adicional y cerró en los 9.639 puntos, un 5,6% por debajo del viernes de la semana pasada. Hablamos del peor retroceso semanal desde el posterior al Brexit, cuando entonces la bolsa española perdió un 6,9% en un periodo de solo cinco días. El desplome borra el magnífico comienzo de año y deja al Ibex con pérdidas anuales del 4%. Los notables descensos en estos días han sorprendido a los inversores con el pie cambiado después de una extensa temporada de alzas ininterrumpidas. Ahora, el miedo a que la Reserva Federal suba fuertemente los tipos de interés ha ocasionado una multitud de ventas de bonos en el mercado de deuda y en el de acciones.

El Ibex pierde un 5,6% en cinco días y se deja un 4% desde enero.

Aunque el foco se encuentra en Estados Unidos, la corrección de las bolsas ha sido mundial. El MSCI World Index cerró ayer su peor semana en los últimos seis años. En la ciudad de Nueva York, el S&P 500 y el Dow Jones, se han situado en la cabeza de los descensos, y están un 4% por debajo que a finales del año pasado. En Europa, Londres y Frankfurt son las ciudades que más lo han notado, con retrocesos del 7,7% y 6,3%, respectivamente, y en Asia, la bolsa de Tokio cuenta con un balance provisional negativo del 6% en el año 2018.

El MSCI World Index, que refleja las principales bolsas del mundo, sufre su peor semana desde el 2011

Varias de las principales bolsas del mundo, han recalado en un retroceso de entre el 10% y el 20% en un mercado aún especulador. Con la economía mundial disparada, casi nadie cree que haya motivos fundados para el pesimismo.

“No deberíamos inquietarnos por la caída en los precios de las acciones que acabamos de ver”, dijo ayer Jens Weidmann, presidente de Bundesbank.

Según él, los precios de la renta variable de los EEUU ascendieron durante un tiempo prolongado sin correcciones notables, hecho insólito. Por ello, los expertos agradecen el retorno a la normalidad que se deduce de los últimos vaivenes.

El escenario está en cambio constante y, a parte de las bolsas, existen otras consecuencias de la nueva época que se acerca, en la cual tienen que reajustarse varios aspectos. Por ejemplo, el camino hacia los tipos más altos en EEUU obligará a los estados nacientes a subirlos todavía más. Se ha visto ya una caída en los precios de los bonos argentinos, como los de 100 años, que han pasado de 103 centavos a finales del año pasado a los 92 centavos de ayer. Los expertos aconsejan que se compren los bonos a corto plazo y se vendan a largo.

 

Elaborado por Santi Fló a partir de La Vanguardia