Actividad comercial de la zona euro en el carril lento como freno de las exportaciones

El crecimiento de los negocios en la zona euro ha sido mucho más débil de lo esperado este mes, ya que la desaceleración de la economía mundial y la guerra comercial liderada por Estados Unidos han provocado una fuerte caída en las exportaciones, según mostró una encuesta el viernes.

Las decepcionantes lecturas probablemente serán motivo de preocupación para los responsables políticos del Banco Central Europeo, que se espera que finalicen su programa de compra de activos de 2,6 billones de euros el próximo mes.

En Alemania, la economía más grande de Europa, el crecimiento de las empresas se desaceleró a un mínimo de casi cuatro años este mes, según mostró una encuesta anterior, lo que llevó al euro a un mínimo de un día de $ 1.1365.

El sector privado de Francia también luchó por mantener el impulso en noviembre cuando la actividad manufacturera se suavizó ante la caída de nuevos pedidos, mostró una encuesta de la hermana.

El índice de gerentes de compras compuestas de Flash de IHS Markit para la zona euro cayó a 52.4, su nivel más bajo desde finales de 2014, desde una lectura final de 53.1 en octubre,perdiendo la expectativa media en un sondeo de Reuters para una caída modesta a 53.0.

Todo lo que supere los 50 en la encuesta, que se considera una buena guía para la salud económica, indica crecimiento.

Los resultados de la encuesta del PMI contrarrestaron un sondeo de Reuters la semana pasada que sugería que el crecimiento de la zona euro se recuperará a un ritmo más rápido este trimestre,lo que permitirá al Banco Central Europeo dejar de comprar bonos el próximo mes según lo planeado.

El crecimiento se fijó en el 0,4% en esa encuesta, pero IHS Markit dijo que el PMI apuntaba a una tasa más baja del 0,3%y que podría caer a 0,2%, dependiendo de cómo se desarrolle diciembre.

“La caída de noviembre en el PMI compuesto genera dudas sobre si la economía se recuperará después de un débil tercer trimestre. No es de extrañar que el mercado se haya tomado mal la noticia”, dijo Jack Allen de Capital Economics.

“Sin embargo, el panorama generales que es poco probable que los PMI sean lo suficientemente débiles para cambiar los planes del BCE para finalizar sus compras de activos el próximo mes”.

Sin embargo, los datos débiles han estado alimentando la especulación de que algunos políticos del BCE pueden sentirse incómodos al terminar el programa de compras, particularmente dado que la inflación no ha despegado.

Si bien ninguno de los economistas encuestados por Reuters espera que el programa se extienda hasta el próximo año, no se prevé que las tasas de interés aumenten hasta después de junio.

El viernes, los inversores redujeron aún más las expectativas de un aumento en las tasas de interés de la zona euro el próximo año.

Ahora tienen un precio con una probabilidad de menos del 90% de un aumento de 10 puntos básicos en la tasa de depósito del BCE, el mínimo que probablemente aumentará,de menos 0,4% en la actualidad para el próximo año. Tenían un precio completo en tal movimiento al comienzo de la semana.

Golpe de exportación

Muchas economías desarrolladas ya se están desacelerando, mientras que el de la zona euro creció a su ritmo más débil en más de cuatro años en el último trimestre,expandiéndose un escaso 0,2%.

“El crecimiento en los nuevos pedidos sigue siendo lento, lo que indica que la velocidad de crucero de la economía de la zona euro se ha debilitado. Esto se debió principalmente al debilitamiento de los pedidos de exportación, lo que ha ocurrido tanto en la industria como en los servicios”, dijo Bert Colijn enING.

Las exportaciones más débiles fueron el principal impulsor de la primera contracción económica trimestral de Alemania desde 2015, según mostraron los datos del viernes, lo que confirma una lectura negativa preliminar del 0,2% en el tercer trimestre.

Un índice que mide los nuevos negocios de exportación en la zona euro, que incluye el comercio dentro de los países miembros, cayó de 49,2 a 48,9 en octubre, el nivel más bajo desde que IHS Markit comenzó a recopilar los datos en septiembre de 2014.

El PMI para la industria de servicios dominante del bloque cayó a un mínimo de 25 meses de 53.1 desde el 53.7 de octubre.

Sin señales de un final de la guerra comercial entre Estados Unidos y China a la vista, algo que ya afecta a las economías sensibles a la exportación como Alemania, el optimismo se vio afectado. El índice de expectativas de negocios cayó a su nivel más bajo en casi cuatro años.

Los fabricantes vieron un crecimiento lento este mes, con su PMI cayendo a 51.5 desde 52.0, un nivel no visto desde mediados de 2016. Una salida de medición de índice, que alimenta el PMI compuesto, se deslizó peligrosamente cerca de la marca de punto de equilibrio en 50.4, por debajo de 51.3. No ha estado por debajo de 50 desde junio de 2013.

Esa desaceleración del crecimiento se produjo cuando las fábricas redujeron los pedidos a la tasa más rápida en casi cuatro años. Los atrasos del índice de trabajo cayeron a 48.4 desde 49.0.

Otros indicadores de futuro también se mantuvieron moderados.

Realizado por Mariya Bodnar a partir de El Economista.

Anuncios