Elecciones en Venezuela: ”88% de abstención”

Foto: Una anciana recibe ayuda de un soldado en un colegio electoral en Puerto Ordaz, el 20 de mayo de 2018. (Reuters)EEUU las ha calificado de “insulto a la democracia”, y probablemente no cabía esperar otra cosa de este país, que había dicho de antemano que no reconocería los resultados de las elecciones de este domingo en Venezuela. Pero no parece que la opinión estadounidense sea algo que le quite demasiado el sueño al presidente Nicolás Maduro, que optaba a la reelección ante los llamamientos de gran parte de la oposición a boicotear los comicios. No toda: frente a Maduro se batían al menos dos candidatos de peso, el ex chavista Henri Falcón y el pastor Javier Bertucci.

Pero sea por ese llamamiento al boicot, o por el hastío de gran parte de la población, lo cierto es que la participación ha sido bastante escasa, tal y como han podido constatar los periodistas y enviados especiales de medio mundo desplazados a los centros electorales. El Gobierno no ha logrado la movilización masiva que espera, ni siquiera a través de iniciativas como el llamado ‘carné de la patria’, un censo que incluye datos telemáticos de los votantes que reciben beneficios del estado, y que ya se utilizó en las elecciones municipales de 2017. En las últimas semanas, Maduro ofreció un bono a través de ese carné a quienes acudiesen a las urnas, por lo que este domingo podían verse colas de cierta consideración en los llamados “puntos rojos” por parte de votantes chavistas, que certificaban así su participación y, por tanto, su derecho a la recompensa.

Elaborado por Christian vurger a partitr de ElPais.com

Anuncios

¿Como cayo en la ruina un país petrolero?

La crisis en Venezuela es la peor que ha vivido en su historia. Parece ser que no toca fondo.

Image result for crisis venezuela

Entre los años 2000 y 2015, el país con las mayores reservas de petroleo del mundo recibió aproximadamente uno 800.000 millones de dolares por exportación petrolera. Esta es una de las bonanzas más grandes en la historia del país.

Las reservas internacionales llegaron a 42.300 millones en 2008. Hoy son una cuarta parte. El gasto público también se disparó, y en 2012 hubo un déficit de 15,6% del PIB pese a que el barril de petróleo alcanzó una media récord de 103,42 dólares.

Al tiempo, el gobierno socialista estatizó sectores como el del cemento y acero y expropió cientos de empresas.

Desde 2003 monopoliza las divisas que vende a tasas que sobrevaloran el bolívar e impuso un control de precios que, con las expropiaciones e importaciones subsidiadas, minó la industria.

El control cambiario derivó en corrupción, con importaciones fantasma, sobrefacturación y desvío de dólares al mercado negro, donde las cotizaciones multiplican por 12 la oficial.

Se añaden presuntos abusos con gastos reservados. Según Jorge Giordani, gurú económico de Chávez, 300.000 millones de dólares se malversaron en la última década.

Las estatizaciones menguaron varias empresas y terminaron en litigios como el de la petrolera ConocoPhillips, que tomó activos de Venezuela en el Caribe para cobrarse 2.000 millones de dólares.

El gobierno defiende que entre 1999 y 2014 destinó 718.000 millones de dólares a programas sociales.

Esta espiral destruyó los salarios el ingreso mínimo da para medio kilo de carne y provocó escasez de billetes al rezagar al cono monetario. Uno nuevo, con tres ceros menos, circulará desde junio.

Image result for crisis venezuela

El PIB se contrajo 45% desde 2013, según el Fondo Monetario Internacional, pasando de 400.000 millones de dólares a 120.000 millones. “Indicadores de un país en guerra”, según Asdrúbal Oliveros, de Ecoanalítica. Por pagos atrasados de deuda, Venezuela y Pdvsa fueron declarados en default parcial en 2017, con compromisos para el próximo cuatrienio por 10.000 millones de dólares anuales.

Maduro, quien se dice víctima de “una guerra económica”, anunció una renegociación, pero desde agosto Washington prohíbe a los estadounidenses negociar nueva deuda venezolana.

Un embargo sería inminente, advierte Alejandro Grisanti, de Ecoanalítica, quien prevé que la producción de crudo caería a 1,2 millones de barriles diarios a fines de 2018.

Estados Unidos asoma un embargo petrolero, escenario catastrófico pues un tercio de la producción va allí y representa 75% del flujo de caja.

Elaborado por Christian Burger a partir de EcoAnalitica.com

 

Irán y Venezuela han estado presionando al petróleo durante los últimos 3 años

El petróleo crudo continúa con el West Texas Intermediate (WTI), que expira en junio, que supera ampliamente el umbral de 70 dólares por barril a 70.47 (+ 1.1%), alcanzando los máximos desde noviembre de 2014. Ya en la noche del viernes el WTI había cerrado en + 1.9% a $ 69.72 por barril, ganando 2.4 por ciento en una semana.

Brent también está en auge: la fecha límite de julio marca un + 1.07% a 75.66 dólares por barril. Para sopesar los precios, existe la situación entre los Estados Unidos e Irán sobre la energía nuclear. Los comerciantes juzgaron como probable la retirada del estadounidense Donald Trump del histórico acuerdo sobre energía nuclear con Irán: se espera una decisión a fines de esta semana.

Gas_prices_and_oil_concept_bluebay2014_Fotolia

Petróleo, todas las razones por las que el barril se está ejecutando hacia $ 75

Ayer, el presidente iraní dijo que Washington se arrepentirá si lo hace. Para encender los precios del petróleo también está la situación de profunda crisis económica en Venezuela, el mayor exportador en el mundo del petróleo crudo: se cree que tiene un impacto en la industria petrolera, reduciendo su fortaleza. En particular, según la agencia Reuters, la mayor estadounidense ConocoPillips podría tomar ventaja de la compañía venezolana PDVSA (Petróleos de Venezuela), restando sus activos por 2 mil millones de dólares luego de una disputa legal. La producción petrolera venezolana se ha reducido a la mitad a 1,5 millones de barriles por día en comparación con la década de 2000.

Elaborado por Mariya Bodnar a partir de Bolsamania y  El Espectador.

Maduro inventa la criptomoneda “petro”. ¿Éxito o fracaso?

Las empresas venezolanas PDVSA, Pequiven y CVG tienen que hacer parte de sus transacciones en la moneda criptográfica nacional, dijo el presidente Maduro. También planea aceptar pagos por servicios turísticos.

El actual presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, instruyó a las principales entidades petroleras del país Petroles de Venezuela (PDVSA), Petroquímica de Venezuela (Pequiven) y la Corporacion Petrolera de Guayana (CVG) a formar parte de las transacción de compra y venta utilizando la criptomoneda inventada por el mandatario y su gabinete, “El Petro”.

maduro-lanza-el-petro-la-criptomoneda-que-busca-fortalecer-a-venezuela

“A partir de ahora PDVSA, Pequiven y CVG empresas tienen que llevar a cabo transacciones de compras y ventas a través de petro”, – cita Maduro Radio Nacional De Venezuela.

El presidente también ordenó permitir el pago de tarifas consulares a las embajadas venezolanas en todo el mundo. Además, en respuesta a la solicitud de la Asociación Nacional de Transportistas Aéreos, permitió pagar el combustible crítico y de aviación, y también aprobó el derecho de los hoteles y otros sitios turísticos en Venezuela a aceptar el pago de sus servicios en Petro.

Petro es la criptomoneda venezolana, que es la única en el mundo proporcionada por las reservas de petróleo del país. El costo de un petro es igual al costo de un barril de petróleo.

La emisión de 100 millones de Petro Madruro se ordenó a principios de enero, y las ventas oficiales de criptomoneda venezolana comenzaron el 20 de febrero: participó personalmente en la ceremonia de apertura, se desprende de un informe en el sitio web del gobierno.

Como resultado del primer día de la moneda venezolana, las preventas de petro alcanzaron los $ 735 millones.

Elaborado por Mariya Bodnar a partir de La Vanguardia, El Espectador y El Economista.

Venezuela, una economía de película.

Luego de cuatro años de nefasta administración económica por parte de las autoridades oficiales de Venezuela desde que el actual Presidente, Nicolás Maduro fue reelecto. Ni siquiera la tendencia al alza del crudo puede salvar la economía venezolana.

Venezuela ha acumulado cuatro años de una recesión económica que ya esta trayendo consigo los elementos de una auténtica depresión de la cual no se nota salida. Una bancarrota comparable e inclusive peor a la vivida hace poco por Grecia, aunque con otros componentes y varios añadidos. Las autoridades del gobierno socialista venezolano se niegan a ofrecer los datos formales de las cuentas del país, pero algunas firmas especializadas calculan que, en 2017, el desplome inclusive hace llegar al país como una economía en estado de guerra, con una contracción del PIB del 14%. Todo parece indicar que será el mismo escenario de 2018.

El hundimiento de la economía no ha estado exactamente propiciado por un desplome de los precios petroleros. A la fecha, la cesta de crudos venezolanos ronda los 60 dólares el barril, una cifra que en cualquier otro momento habría sido considerada óptima por cualquier ministro de Economía.

Petróleos de Venezuela (PDVSA) empresa petrolera del país y su petroleo, recurso natural del país ante cualquier contingencia y ahora practicamente única fuente de ingresos, atraviesa un grave desorden funcional y monetario que se traslada milimétricamente a la economía. El año pasado, según Ecoanalítica,

”La petrolera redujo su producción en 300.000 barriles diarios, cifra que puede sobrepasar los 700.000 barriles durante los cinco años de Gobierno de Nicolás Maduro”.

Es uno de los muchos desatinos que han dado pie al torbellino venezolano. Las fuentes consultadas no dudan en señalar que son consecuencia de la profundización del sesgo ideológico en la economía. El modelo de desarrollo chavista está diseñado para colocar un hermético grillete sobre todas las variables de la producción y la formación de los precios, mientras el Estado ha asumido la toma de los sectores productivos y destina un importante esfuerzo organizativo y político a crear circuitos comunales y organizaciones colectivizadas absolutamente disfuncionales.

Lo peor de todo es que, con un programa económico sensato y responsable, que por supuesto requerirá ayuda internacional, algunos de los males venezolanos podrían desaparecer en apenas meses. La llegada del año electoral y la situación límite que vive Maduro podrían agravar las cosas: para 2018, la inflación en el país podría alcanzar, según fuentes internacionales la estratosférica cota del 7.000%. Una cifra que podría incluso

duplicarse.

Inflación 2018 Venezuela

Fuentes: Elaboración propia a partir de ABC.es