Después de esta crisis…la sombra de la competencia desleal

La aerolínea española Spanair, fundada en 1986, no ha resistido el importante endeudamiento que soportaban sus cuentas. La compañía ofrecía sobre las 20.30 horas de la tarde un amplio comunicado en el que Spanair lamentaba y pedía discupas “a todas aquellas personas que se vean afectadas por esta situación”. Agradecía la comprensión y la ayuda de las autoridades aeronáuticas y de las otras aerolíneas que facilitarán la reasignación de los pasajeros. La dirección de Spanair agradece además a través de su comunicado el enorme y continuo esfuerzo realizado por los empleados de la compañía, los accionistas, las entidades y las administraciones en este proyecto colectivo.

Un portavoz de Spanair ha explicado a Radio Barcelona que el cese ha sido inmediato porque una compañía aérea no puede cerrar de manera escalonada por motivos de seguridad. “Al anunciar el cierre, se deben dejar todos los aviones en tierra para que no pueda comportar riesgos para la seguridad, por ejemplo, por estrés o por relajación de los empleados” ha remachado.

http://www.youtube.com/watch?v=iyKNZHNVNyw

A las 20.50 horas  la compañía canceló su primer vuelo, que tenía previsto la salida a las 23.30 horas desde el aeropuerto del Prat. Este destino unía la capital catalana con Valencia.

 

El presidente de la entidad, Ferran Soriano, ha explicado que “la compañía no tiene visibilidad financiera para operar”, por lo que “lo más prudente y seguro era cesar las operaciones de vuelo esta noche”. El dirigente ha justificado la decisión de suspender sus operaciones por “prudencia y seguridad” tras fallar las negociaciones para incorporar a un socio y después de que la Generalitat retirara el apoyo financiero a la compañía.

 

El cierre patronal venía gestándose desde hace unos meses. La falta de liquidez que sufre la compañía hacía presagiar un posible cese de la actividad empresarial. Hace unos días, la aerolínea extranjera Qatar Airways rompía las negociaciones con la compañía española, para que ésta pudiera participar en su capital y obtener una mayor solvencia.

 

Spanair también había recibido una pésima noticia por parte de la Administración catalana. El Gobierno presidido por Artur Mas daba por finalizadas las ayudas destinadas a la compañía. La aerolínea constituye una compañía semipública: participación directa e indirecta del Gobierno catalán para fomentar el desarrollo de Aeropuerto Internacional de Barcelona y dotarlo de vuelos intercontinentales.

 

Esta acumulación de fatalidades, unidas a la preocupante situación financiera de sus cuentas ha provocado el cierre inminente de la compañía y una deuda de más de 9 millones hasta ahora.

Marina Romero
Estudiante de Esic
 
Anuncios

REFLEXIONES SOBRE LA CREACIÓN DE UN “MILLON DE NUEVOS EMPLEOS”

En el deseado supuesto de que las medidas adoptadas por el Gobierno sean acertadas y tengan éxito en el equilibrio de las cuentas públicas, y que una nueva ordenación de las relaciones laborales siente las bases para un incremento de nuestra competitividad, colocándonos en el camino de un nuevo desarrollo, la inercia que comporta la creación de empleo no hace previsible que éste se produzca antes de 1 ó 2 años, y se presentan grandes dudas de que el país lo pueda soportar pacíficamente.

 El sector de la pequeña empresa, que totaliza más de 6.000.000, es el que más rápidamente puede dar respuesta a la creación de empleo, si se le ofrecen incentivos suficientemente motivados.

 Si a un pequeño empresario se le pudiese ofrecer la posibilidad de contratar un nuevo empleado, sin que le comportase costo alguno durante 1 año, a excepción del pago de la Seguridad Social, y que si al cabo de un año, su actividad no le permite continuar manteniendo el empleo, puede prescindir de él sin ningún tipo de costo, con altísima probabilidad, la contratación se dispararía.

 Ciertamente, las necesidades económicas para afrontar un plan que disminuya en 1.000.000 las cifras del paro, son muy importantes, del orden de 14.400 millones de euros, si el sueldo ofrecido fuese de 1.200 €/mes.  Posponiendo la posible solución al problema, los aspectos positivos para el Gobierno y el Estado, serían:

 No cuantificables:

a).- Claro indicio de recuperación por incremento del consumo.

b).- Recuperación del índice de confianza y disminución de la prima de riesgo.

 Cuantificables:

a).- Incremento ingresos Seguridad Social                          4.043.200.000

b).- Disminución prestaciones desempleo                          7.200.000.000

c).- Previsible incremento recaudación IVA                          655.000.000

                                                                                                         11.898.200.000

Aunque el planteamiento inicial era recabar el total costo del plan del conjunto de los ciudadanos, y mejorar el equilibrio presupuestario en la cuantía de 11.898 millones de euros, las necesarias reformas fiscales recientemente promulgadas dificultan ese objetivo.

Entendiendo que el problema del paro es el principal problema de nuestra sociedad, hay que recabar, y es vital para el inicio de la recuperación, la cooperación de:

 a).- Las ONG’s y Fundaciones de todo tipo para destinar sus fondos a dicho proyecto, apelando a su sentido de futuro.

 b).- Propiciando la incorporación del dinero opaco en la circulación, que podría recuperarse en los próximos 10 años en porcentajes del 10% anual, como pago a cuenta de las declaraciones positivas.

c).- Aportaciones de las grandes fortunas, mediante la incentivación apropiada.

 d).- Creación de algún tipo de recargo a las instituciones financieras, corresponsables de la actual situación.

 e).- Creación de un impuesto especial sobre la especulación, compras y ventas en cortos periodos de tiempo, que originan beneficios injustificables.

 f).- Recargo especial sobre los emolumentos de los gestores bancarios, que han recibido ayudas para paliar los que quebrantos que ellos mismos han ocasionado.

 g).- Suscripción popular.

 h).- Aquellas otras que con los datos disponibles por la Administración permitan obtener los fondos del plan, sin poner en peligro ni hipotecar los objetivos presupuestarios.

 El país tiene que invertir en generación de riqueza, y el empleo y el trabajo social han de ser el motor de su recuperación. Todos debemos apoyar este objetivo, tanto más cuanto más se tenga.

 Esta iniciativa debería plantearse como un movimiento de la ciudadanía, independiente de los partidos políticos y sindicatos, pero con su complicidad, y con el más riguroso control de su gestión por parte de la Administración, y pudiéndose estudiar la conveniencia de poner a la Corona al frente de la iniciativa y de su convocatoria.

Sigue leyendo