La propuesta de Richard Koo para la recesión de balance española

España y su recesión de balance

El economista japonés Richard Koo es el padre intelectual del concepto recesión de balance yBusiness Insider tiene una presentación digna de ver y de la cual he colgado la imagen que representa a España. A juicio de Koo, recesión de balance es lo que ha tenido Japón en las últimas dos décadas, y es lo que hoy sufren varios países europeos, especialmente España. La idea fue promovida por Koo hace varios años pero está claro que cuando hay economistas que dicen que no hay recesión, toda idea contraria es rechazada, y ni siquiera escuchada. Pero ahora que la crisis nos arrastra a dimensiones desconocidas, se hace necesario escuchar a aquellos que han advertido del problema.

El diagnóstico de Richard Koo es que Europa se encuentra en una recesión de balance, es decir, en una recesión provocada tras el estallido de la burbuja, en la cual tanto individuos como empresas optan por pagar sus deudas en lugar de pedir dinero prestado, aunque las tasas de interés estén en cero por ciento. Esto tiene bastante relación con lo que ocurre en España: como muestra la gráfica (linea azul), hasta 2007 se aprecia un masivo endeudamiento del sector privado, que tras el estallido de la crisis se convierte en ahorro neto, secando a la banca. El endeudamiento de las familias (linea roja) siguió un patrón similar y también deja de pedir dinero a la banca, lo que implica que tanto familias como empresas toman el camino inverso al que tenían antes de la crisis. Como resultado, es el gobierno es el que tiene que incurrir en un déficit masivos después de la crisis para estabilizar el sistema: las cuatro líneas siempre deben sumar cero. En algunos artículos hemos hablado de este proceso como desapalancamiento

Según Koo, en este tipo de recesión la política monetaria no funciona, y no se saca nada con reducir las tasas a cero. Tampoco funcionan los recortes de impuestos dado que aumentan el ahorro de los hogares que los insta a pagar cuanto antes la deuda. Pero si las familias y empresas están ahorrando (o desapalancándose) la economia se dirige al abismo y lo único que la puede contener es el gasto del gobierno. Además, la buena noticia es que el gasto del gobierno puede ser casi gratuito dado que las tasas de interés están en cero. Koo señala que es necesario el gasto del gobierno, por lo menos hasta que la economía alcance el punto en el cual las empresas y las familias vuelvan a estar en condiciones de pedir prestado de nuevo (a limites razonables) para echar a andar el sistema financiero.

Esta política de gasto público ha funcionado bien en Japón, Estados Unidos y el Reino Unido. De hecho, las deudas públicas de estos tres países son bastante mayores a las de los países europeos, como España, pero están lejos de la presión que hoy somete a los países europeos. El problema de España, y también de Italia, Grecia, Portugal e Irlanda, es que están insertas en la moneda única y no tienen una verdadera soberanía monetaria. Y esto es lo que hace, según Koo, que el capital fluya en la dirección equivocada.

Desapalancamiento y fuga de capitales

Como hemos visto en España e Italia sufren la mayor fuga de capitales de la zona euro, o Implosión monetaria y desapalancamiento financiero, el proceso de desendeudamiento (o desapalancamiento), llevado al unísono por las familias, las empresas y los gobiernos, ha conducido a la economía al despeñadero y es lo que hoy estamos viendo con un desempleo del 24%, una tasa de morosidad del 8,4%, una caída en la producción industrial del 10%, un aumento en las quiebras del 25%, y unarecesión en toda Europa.

Por otra parte, el Banco Central Europeo no puede comprar directamente bonos de deuda de los países, sino que debe aplicar una triangulación con la banca privada, que provoca las fugas. A la banca privada le resulta mucho más rentable comprar bonos de otro país más seguro dado que no tiene el costo de transacción hacia otra moneda (comparten la moneda única) y actuarán para maximizar su utilidad. De ahí que gran parte de los fondos inyectados a través de los programas Target2 y LTRO han significado fugas masivas de dinero. que ocasionan justamente el efecto menos deseado, y en vez de aliviar las tensiones financieras las exacerban aún más.

A modo de ejemplo, todo el efecto del desapalancamiento que se realiza en España y Portugal, huye a Holanda o Alemania, hundiendo los balances de España y Portugal. Esa fuga de capitales empujó al alza los rendimientos de los bonos en los países periféricos y obligó a los gobiernos a aplicar planes de austeridad que implicaron, por añadidura, el desapalancamiento del sector público. Con el desapalancamiento al unísomo de las familias, las empresas y el sector público, toda economía se va directo al abismo, como ha sido plenamente advertido en los últimos 4 años.

La contraproducente austeridad

Esto demuestra que las políticas del BCE han sido contraproducentes y lejos de ayudar han hundido a las economías. Las uniones monetarias sin uniones fiscales no van a ningún sitio y eso es lo que está carcomiendo día a día a la moneda única con el sangramiento del desempleo y la austeridad. La UE creó un Banco Central para la política monetaria (es decir, para el control de la inflación), pero no creó en paralelo a una entidad que velara por los auténticos equilibrios macroeconómicos como son el crecimiento y el empleo.

El movimiento de los flujos de capital descrito en La fuga de capitales de la zona euro aviva la idea de un “corralito”, es producto de la gran brecha que existe en la zona euro y que los líderes no han querido asumir, sino simplemente negar. Y mientras exista la negación y no se pondere una forma de financiamiento solidario en los países de la UE, como, por ejemplo los eurobonos, la actual crisis solo podrá agudizarse. Los eurobonos permitirían una forma de financiamiento mejor que anularía la crisis fiscal que viven países como España o Italia.

La propuesta de Richard Koo, en todo caso, va más allá, y propone controlar el flujo de los capitales al interior de los países. Es decir que los capitales españoles compren bonos españoles y no de Alemania u Holanda, como lo constata la actual fuga de capitales. Esta idea de Koo es muy interesante pero tiene un gran problema: nos ha llegado demasiado tarde. Si esta idea hubiese estado en los orígenes del euro, en los primeros puntos de Maastricht, ninguno de los problemas que hoy afectan a la moneda única y Europa estarían en curso. Tal como si se hubiese aplicado desde 1972 el impuesto a los capitales golondrina propuesto por James Tobin. Con esta tasa, y también mecanismo de control, no habría existido la crisis mexicana de 1994, la asiática de 1997, la rusa de 1998 o la brasileña de 1999, entre muchas otras crisis recientes. Esto hay que enrostrárselo a todos aquellos que negaron todo y que optaron por la desregulación total de los mercados financieros.

El Blog Salmón

Josep Samsó

Anuncios

El Gobierno toma el 100% de BFA y controlará Bankia

Banco Financiero y de Ahorros, la fusión formada por siete cajas y liderada por Caja Madrid y Bancaja, solicitó al Estado la conversión de los 4.460 millones en preferentes del Frob 1 en capital, según confirmaron el Banco de España y el Ministerio de Economía.

De esta forma, el Frob (Fondo de reestructuración ordenada bancaria) entraría directamente en el capital de BFA (con el 100% de la participación)e indirectamente, en su filial Bankia (con un 45% del accionariado). Con este movimiento, el Ministerio de Economía reconoce que el Estado “toma el control” del banco.

De la nota de Economía se desprende que el Estado no va a esperar a valorar los activos de BFA y que transformará sus 4.465 millones en preferentes por el 100% del capital del grupo.

“Como resultado de esta conversión, el FROB será titular indirecto de un 45% del capital de Bankia, es decir, adquirirá su control”, asegura el comunicado del ministerio dirigido por Luis de Guindos. BFA es precisamente el titular del 45% de las acciones de Bankia.

Pero el Gobierno va más allá y asegura que la entrada en el capital se produce al considerarse “improbable, a la vista de la situación de la entidad y de su grupo, que la recompra de las participaciones preferentes pueda llevarse a cabo dentro del plazo de 5 años”. Además, señala que es el Frob, y no Bankia, quien requiere “formalmente la conversión”.

El Gobierno reconoce implícitamente que hará falta inyectar más capital en Bankia al asegurar que “aportará el capital que sea estrictamente necesario para realizar los saneamientos precisos”

Economía también quiso mandar un mensaje de tranquilidad al asegurar que “Ningún acreedor de la entidad, incluidos los depositantes y titulares de participaciones preferentes, se verá perjudicado por esta decisión”. No comenta nada sobre los actuales accionistas, que controlan un 55% del grupo, entre los que se encuentran los institucionales que acudieron a la OPS y los particulares -muchos de ellos clientes del grupo-.

Nombramiento de Goirigolzarri
En la tarde del miércoles José Ignacio Goirigolzarri fue nombrado presidente de Bankia y asumió la presidencia de BFA durante un consejo de administración extraordinario en el que propuso que el Estado nacionalice BFA y pase a ser accionista mayoritario de Bankia.

Goirigolzarri explicó a la cúpula directiva de BFA los planes para nacionalizar la entidad, lo que supondría la dilución total de los actuales accionistas -las siete cajas que formaron el grupo (Caja Madrid, Bancaja, Caixa Laietana, Caja Rioja, Caja Insular de Canarias, Caja Segovia y Caja Ávila).

BFA tiene una participación en Bankia superior el 45%, por lo que el Estado pasará a ser directamente el accionista mayoritario y de control de esta entidad, con más de 10 millones de clientes y unos 400.000 accionistas. Como además de accionista de Bankia, BFA lo es de otras compañías, como Iberdrola, Mapfre, NH Hoteles o Indra, el Estado pasará a tener también participaciones en todas estas compañías.

Una salida a bolsa controvertida Desde la dimisión de Rodrigo Rato la capitalización bursátil de Bankia ha pasado de los 4.895 millones de euros del pasado viernes 4 de mayo, hasta los 4.247 millones de euros a cierre de este miércoles, 648 millones de euros menos. Hoy los títulos de la entidad se han depreciado otro 5,8%.

Expansión

Josep Samsó

El peso del capital extranjero en deuda española cae en tres meses del 50% al 37% del total

La banca española eleva su exposición a cifras récord de más de 170.000 millones.

La participación de los inversores extranjeros en el total de la deuda del Estado ha menguado en los últimos tres meses desde el 50,48% con que cerró el año 2011 hasta el 37,54% a finales del pasado mes de marzo, según datos del Banco de España. En concreto, en los últimos tres meses la cartera internacional en bonos y letras del Estado ha sufrido una fuga de casi 62.000 millones de euros, desde los 281.439 millones de euros con que cerró el pasado año hasta los 219.601 millones de euros a 31 de marzo.

En concreto, son cuatro los meses consecutivos de caídas que encadena esta cartera, debido principalmente a la desconfianza que hay sobre la economía española y que ha llevado a la prima de riesgo a situarse por encima de los 400 puntos básicos y situar su interés cercano al 6%. Esta salida del capital extranjero de la deuda española se produce a pesar de que el Tesoro ha sido capaz de emitir en lo que va de año más de 60.000 millones de euros, las dos terceras partes de los 86.000 millones de euros brutos que espera colocar en deuda a medio y largo plazo en 2012.

En el conjunto de 2012, el organismo tiene que afrontar vencimientos por valor de 130.344 millones de euros, una cantidad un 8,6% superior a la de 2011, cuando la cifra rondó los 120.000 millones.

La banca, compras por más de 100.000 millones
Así, la banca española ha contribuido a compensar esta marcha de fondos extranjeros elevando su peso en la compra de deuda pública. A marzo, las entidades españolas elevaron su exposición hasta la cifra récord de los 170.611 millones de euros, el 29,16% del total, frente al 16,93% que representaba a cierre de diciembre.

El peso de la cartera de deuda del Estado de la banca española acumula seis meses consecutivos de subidas, especialmente desde el pasado mes de noviembre, con la compra de más de 100.000 millones de euros. A ello ha contribuido en gran parte el efecto balsámico de la barra libre de liquidez celebrada por el Banco Central Europeo (BCE), que concedió un billón de euros de crédito a un 1% de interés que ha contribuido a que la banca española haya invertido en bono

Josep Samsó

Las escalofriantes cifras de la economía sumergida


Mientras en España cuestionamos la utilidad de la “amnistía fiscal” aprobada por el gobierno, el instituto Tax Research de Reino Unido ha elaborado un informe llamado Closing The European Tax Gapdonde pone encima de la mesa las escalofriantes cifras que la economía sumergida muevetanto en España como en el resto de la Unión Europea.

Según señalan la recaudación impositiva que la Unión Europea pierde por la economía sumergida asciende a 865.000 millones de euros al año, lo que equivale a un 17,6% del gasto publico. A esta cifra habría que añadirle los 150.000 millones correspondientes a la evasión fiscal de las empresas.

En el caso de España, el tamaño de la economía sumergida es de 240.000 millones de euros, un 22,5% de su actividad total. Esto supone que la recaudación perdida por estas operaciones que se escapan del control de Hacienda ascendería hasta los 72.000 millones de euros. Sin duda, una cantidad na

da despreciable que serviría para paralizar los recortes que se avecinan en las áreas de Sanidad y Educación.

Resulta curioso que no exista a nivel europeo una preocupación real por este asunto y que no se pongan encima de la mesa un agresivo paquete de medidas encaminadas a solucionar de una vez por todas este problema fiscal. Las cifras son brutales y las medidas para acabar con ellas generarían confianza en la sociedad.

Lo que parece claro es que estas cifras tan escandalosas dejan en evidencia la “amnistía fiscal” recientemente aprobada por el equipo de Rajoy, que pretendía aflorar 25.000 millones de euros defraudados a Hacienda con el fin de recaudar 2.500 millones para las arcas públicas

Josep Samsó

Bernanke pide más estímulos contra el desempleo para hacer crecer la economía de Estados Unidos

La economía estadounidense debe recuperarse a un ritmo mucho más rápido que el actual para producir puestos de trabajo y reducir la tasa de desempleo, que en febrero se situó en el 8,3%. Con estas palabras, el presidente de la Fed vuelve hacer un guiño a los mercados sobre sus planes por mantener la política ultracomodaticia por parte del banco central para apuntalar el crecimiento.

Bernanke ha señalado que la reciente bajada de la tasa de desempleo -en febrero, la más baja desde que comenzó la crisis económica de 2007- está descontextualizada ya que no va pareja al ritmo de la evolución de la economía.

El PIB de Estados Unidos creció un 3% durante el último trimestre, pero se espera que el crecimiento se reduzca al 2% en el primer ejercicio fiscal de este año.

“Si queremos ver que la economía crezca más que el año pasado, son necesarios más estímulos contra el desempleo”, ha subrayado durante la inauguración de la reunión en Washington de la Asociación Nacional de Economistas de Empresa.

Bernanke ha reiterado su preocupación respecto al paro de larga duración, pero se muestra en contra del argumento de que gran parte de problema se debe a factores estructurales que la política monetaria no podría solucionar.

“Parece que el principal factor es la debilidad continuada de la demanda agregada”, ha señalado. Consecuentemente, “la FED podría ayudar a hacer crecer la demanda a través de políticas monetarias que favorecerían las recuperación y en un futuro, solventarían también el problema del paro”.

EXPANSIÓN

Josep Samsó

Why I Am Leaving Goldman Sachs

By GREG SMITH
Published: March 14, 2012

TODAY is my last day at Goldman Sachs. After almost 12 years at the firm — first as a summer intern while at Stanford, then in New York for 10 years, and now in London — I believe I have worked here long enough to understand the trajectory of its culture, its people and its identity. And I can honestly say that the environment now is as toxic and destructive as I have ever seen it.

To put the problem in the simplest terms, the interests of the client continue to be sidelined in the way the firm operates and thinks about making money. Goldman Sachs is one of the world’s largest and most important investment banks and it is too integral to global finance to continue to act this way. The firm has veered so far from the place I joined right out of college that I can no longer in good conscience say that I identify with what it stands for.

It might sound surprising to a skeptical public, but culture was always a vital part of Goldman Sachs’s success. It revolved around teamwork, integrity, a spirit of humility, and always doing right by our clients. The culture was the secret sauce that made this place great and allowed us to earn our clients’ trust for 143 years. It wasn’t just about making money; this alone will not sustain a firm for so long. It had something to do with pride and belief in the organization. I am sad to say that I look around today and see virtually no trace of the culture that made me love working for this firm for many years. I no longer have the pride, or the belief.

But this was not always the case. For more than a decade I recruited and mentored candidates through our grueling interview process. I was selected as one of 10 people (out of a firm of more than 30,000) to appear on our recruiting video, which is played on every college campus we visit around the world. In 2006 I managed the summer intern program in sales and trading in New York for the 80 college students who made the cut, out of the thousands who applied.

I knew it was time to leave when I realized I could no longer look students in the eye and tell them what a great place this was to work.

When the history books are written about Goldman Sachs, they may reflect that the current chief executive officer, Lloyd C. Blankfein, and the president, Gary D. Cohn, lost hold of the firm’s culture on their watch. I truly believe that this decline in the firm’s moral fiber represents the single most serious threat to its long-run survival.

Over the course of my career I have had the privilege of advising two of the largest hedge funds on the planet, five of the largest asset managers in the United States, and three of the most prominent sovereign wealth funds in the Middle East and Asia. My clients have a total asset base of more than a trillion dollars. I have always taken a lot of pride in advising my clients to do what I believe is right for them, even if it means less money for the firm. This view is becoming increasingly unpopular at Goldman Sachs. Another sign that it was time to leave.

How did we get here? The firm changed the way it thought about leadership. Leadership used to be about ideas, setting an example and doing the right thing. Today, if you make enough money for the firm (and are not currently an ax murderer) you will be promoted into a position of influence.

What are three quick ways to become a leader? a) Execute on the firm’s “axes,” which is Goldman-speak for persuading your clients to invest in the stocks or other products that we are trying to get rid of because they are not seen as having a lot of potential profit. b) “Hunt Elephants.” In English: get your clients — some of whom are sophisticated, and some of whom aren’t — to trade whatever will bring the biggest profit to Goldman. Call me old-fashioned, but I don’t like selling my clients a product that is wrong for them. c) Find yourself sitting in a seat where your job is to trade any illiquid, opaque product with a three-letter acronym.

Today, many of these leaders display a Goldman Sachs culture quotient of exactly zero percent. I attend derivatives sales meetings where not one single minute is spent asking questions about how we can help clients. It’s purely about how we can make the most possible money off of them. If you were an alien from Mars and sat in on one of these meetings, you would believe that a client’s success or progress was not part of the thought process at all.

It makes me ill how callously people talk about ripping their clients off. Over the last 12 months I have seen five different managing directors refer to their own clients as “muppets,” sometimes over internal e-mail. Even after the S.E.C., Fabulous Fab, Abacus, God’s work, Carl Levin, Vampire Squids? No humility? I mean, come on. Integrity? It is eroding. I don’t know of any illegal behavior, but will people push the envelope and pitch lucrative and complicated products to clients even if they are not the simplest investments or the ones most directly aligned with the client’s goals? Absolutely. Every day, in fact.

It astounds me how little senior management gets a basic truth: If clients don’t trust you they will eventually stop doing business with you. It doesn’t matter how smart you are.

These days, the most common question I get from junior analysts about derivatives is, “How much money did we make off the client?” It bothers me every time I hear it, because it is a clear reflection of what they are observing from their leaders about the way they should behave. Now project 10 years into the future: You don’t have to be a rocket scientist to figure out that the junior analyst sitting quietly in the corner of the room hearing about “muppets,” “ripping eyeballs out” and “getting paid” doesn’t exactly turn into a model citizen.

When I was a first-year analyst I didn’t know where the bathroom was, or how to tie my shoelaces. I was taught to be concerned with learning the ropes, finding out what a derivative was, understanding finance, getting to know our clients and what motivated them, learning how they defined success and what we could do to help them get there.

My proudest moments in life — getting a full scholarship to go from South Africa to Stanford University, being selected as a Rhodes Scholar national finalist, winning a bronze medal for table tennis at the Maccabiah Games in Israel, known as the Jewish Olympics — have all come through hard work, with no shortcuts. Goldman Sachs today has become too much about shortcuts and not enough about achievement. It just doesn’t feel right to me anymore.

I hope this can be a wake-up call to the board of directors. Make the client the focal point of your business again. Without clients you will not make money. In fact, you will not exist. Weed out the morally bankrupt people, no matter how much money they make for the firm. And get the culture right again, so people want to work here for the right reasons. People who care only about making money will not sustain this firm — or the trust of its clients — for very much longer.

Greg Smith is resigning today as a Goldman Sachs executive director and head of the firm’s United States equity derivatives business in Europe, the Middle East and Africa.

THE NEW YORK TIMES

Josep Samsó

Rajoy reclama fondos europeos para compensar las políticas de austeridad

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha defendido hoy ante el comisario europeo de Política Regional, Johannes Hahn, la necesidad de que se compensen las exigencias de austeridad que aplicarán en sus presupuestos los países miembros con recursos suficientes para contribuir al desarrollo económico.

Rajoy ha recibido a Hahn en el Palacio de la Moncloa y, según un comunicado, ambos han analizado el futuro de los fondos estructurales y de cohesión, pendientes de la negociación que se lleva a cabo en Bruselas para fijar el Marco financiero plurianual 2014-2020.

Según destaca el Gobierno, España defiende que se dote de “financiación suficiente” a la Política Agraria Común (PAC) y también que no se olvide a las regiones españolas que dejarán de ser “Objetivo 1” por superar el 75 por ciento de la media de riqueza de la UE.

Estas comunidades -Andalucía, Galicia y Castilla-La Mancha, ya que Extremadura seguirá siendo “Objetivo 1”- deben disfrutar de un “periodo transitorio razonable”, en opinión del Ejecutivo.

Según avanzó en su día el ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo, el Gobierno quiere que las tres comunidades sigan recibiendo fondos de cohesión en el periodo 2014-2020 como “regiones intermedias”, cuya renta per cápita está entre el 75 y el 90 por ciento de la media de la UE.

En concreto, se pedirá para ellas dos tercios de los fondos que hayan recibido en el periodo 2007-2013.

Durante su estancia en Madrid, Hahn también se ha reunido con García-Margallo, quien le ha pedido que las regiones ultraperiféricas de la UE, entre las que está Canarias, reciban “un tratamiento singular” en las próximas perspectivas financieras.

El ministro de Exteriores ha defendido la “simplificación” en la gestión de los fondos estructurales, para que sean “más flexibles y ayuden a dinamizar la actividad económica”, según informa la Oficina de Información Diplomática (OID) en un comunicado.

García-Margallo ha destacado el papel del Fondo Social Europeo como “instrumento clave” para favorecer el empleo juvenil y la necesidad de ayudar a las pymes para reforzar el tejido empresarial y su capacidad de innovación.

Fuente: EXPANSIÓN

Josep Samsó