Casi la mitad de las empresas tiene trabajadores “presentistas” en plantilla. #EntornoEconomico

  • El perfil: mayor de 35 años, con contrato fijo y jornada completa

Casi la mitad de las empresas, en concreto el 46%, reconoce que tiene en plantilla a trabajadores que practican el presentismo laboral, es decir, que aunque están presentes en su puesto de trabajo, dedican parte de su tiempo a cuestiones que no están relacionadas con su actividad profesional. El 20% de la jornada laboral supone una pérdida de tiempo, dinero y recursos.

Por el contrario, el 28% de las empresas niega que existan prácticas de presentismo en sus empresas, en tanto que el 26% afirma desconocer si sus trabajadores son o no presentistas, pues carecen de mecanismos o procedimientos para detectarlo, según un estudio de Adecco.

Afecta a pocos empleados

Entre el 46% de las empresas que sí reconoce tener trabajadores presentistas, la mitad declara que este fenómeno sólo afecta a una pequeña parte de su plantilla y una de cada tres declara que se da únicamente en “algunos empleados”. La práctica presentista más habitual es la utilización de Internet, e­mail y redes sociales para asuntos personales y en horas de trabajo, tal y como constatan el 93% de las empresas que han detectado presentismo en sus empleados.En segundo lugar, casi nueve de cada diez empresas con trabajadores presentistas, en concreto el 88%, señala que una parte de sus trabajadores se incorpora al trabajo con retraso o finaliza la jornada antes de tiempo. Lo más habitual es que este hecho únicamente lo lleven a cabo “pocos empleados”, como ha declarado el 59% de las compañías encuestadas para realizar este estudio.

Ausencias por tabaquismo

La tercera práctica presentista más habitual son las ausencias por tabaquismo (85%), aunque sólo el 2% de las empresas asegura que esto afecta a la mayoría de trabajadores.

Con el 83% figuran las ausencias para tomar café, desayunar o almorzar, una pausa injustificada que se da de forma mayoritaria en el 13% de las empresas. Son también frecuentes las ausencias breves y repetitivas por otros motivos, según el 78% de las compañías encuestadas.

Pese a todo, dos de cada tres trabajadores presentistas compensa por iniciativa propia las horas perdidas con otras de flexibilidad horaria. En los casos en los que la empresa no ofrece medidas orientadas a esa flexibilidad, los trabajadores también actúan de manera responsable, pues las ausencias por presentismo se recuperan en el 63% de los casos, siendo considerado el 37% restante como tiempo perdido y no recuperable.

Esta compensación de las ausencias por presentismo se realiza casi exclusivamente mediante la prolongación de la jornada de trabajo por iniciativa propia del trabajador.

El perfil del presentista

El informe revela que el perfil del trabajador presentista se corresponde con el de hombre o mujer, indistintamente, mayor de 35 años, que trabaja en una gran empresa y tiene un contrato indefinido y a tiempo completo.

Una de cada cuatro empresas no lleva ningún control para detectar este fenómeno, pero entre las empresas que sí lo hacen el 92% aplica métodos para controlar el horario de entrada y de salida de sus trabajadores.

En segundo lugar, a fin de controlar el presentismo, las empresas apuestan por restringir el uso de Internet (33%) y del correo electrónico (22%). Entre las medidas menos utilizadas están las de apagar las luces a una hora determinada y establecer una hora límite para las reuniones (6% cada una).

A Adecco le llama la atención que sean precisamente estas prácticas, las de flexibilidad horaria, las que destacan por su ausencia o escasa aplicación. En esta línea, el informe revela que el 19% de las empresas no ofrece ninguna medida de flexibilidad horaria a ninguno de sus empleados y aunque el 81% sí lo hace, sólo el 16% las aplica a todos sus trabajadores.

Lo más habitual, ya que ocurre en una de cada tres empresas, es que menos del 10% de la plantilla pueda beneficiarse de esa flexibilidad en los horarios de trabajo. Las pymes, que abundan en el tejido empresarialespañol, son las que ofrecen menor flexibilidad horaria (77%), frente a las grandes empresas (94%).

A la luz de estos datos, Adecco concluye que las empresas españolas aplican en mayor medida sistemas de control y restricciones que fomentan tanto el presentismo como el absentismo laboral y dejan de lado aquellas medidas que podrían reducir ambos fenómenos.


Comentario:  Haciendo alusión al concepto de presentista descrito en el anterior artículo que lo define como aquel trabajador que en su puesto de trabajo realiza tareas que no están realizadas con su actividad profesional, creo que tratan tal concepto de forma demasiada generalizada y centrando el problema en el trabajador.

Deberíamos ampliar la perspectiva y encontrar el por qué de este presentismo, ¿podría ser los horarios poco flexibles, la poca motivación, mala planificación del trabajo…?, no todos los problemas en una empresa son por parte del trabajador y trabajando de una forma coordinada, como equipo y en beneficio mutuo, sin  exceso de autoridad se podría llegar a una meta positiva y a una reducción de este “presentismo”.

Fuente: El economista.

Héctor Labrada Jarrín.

Anuncios

España es el país mediterráneo que atrae a más inversores chinos. #entornoeconomico

España es el país mediterráneo que más inversores chinos atrae a su mercado inmobiliario, según los datos del último informe publicado por el portal inmobiliario chino Juwai analizado por Idealista.

Además, este informe señala que la intención de compra de los inversores chinos en España ha crecido cerca de un 392% en un año, lo que convierte al país en el segundo en el que más ha crecido la intención de compra. En el segundo trimestre de 2014, España estaba a la par con Portugal y Grecia y por detrás de Italia, mientras que a día de hoy solamente es superado por Chipre, que ha pasado en seis meses de ser el país menos deseado para la inversión a ser el mercado con más crecimiento relativo.

De acuerdo con el estudio, el aumento de la demanda de propiedades en los mercados mediterráneos por parte de los inversores chinos es debido a las fuertes caídas de precios, pero también al incremento de la riqueza de estos ciudadanos y a los programas de visados a cambio de inversión que han instaurado la mayoría de estos países.

Además, los inversores chinos también se ven atraídos por el estilo de vida mediterráneo y les resulta mucho más sencillo y económico acceder a viviendas de lujo en las naciones del Sur de la UE que en otros mercados más tradicionales, como el británico.

Pese al incremento del interés, Chipre, España, Grecia, Italia y Portugal no se encuentran entre los principales destinos de la inversión inmobiliaria china fuera de sus fronteras, ya que mercados como Estados Unidos, Australia, Canadá, Reino Unido o Nueva Zelanda continúan siendo sus mercados internacionales preferidos.

En el caso de España, la intención de compra ha crecido un 88% entre el primer y el segundo trimestre de 2015. Además, el precio medio de las propiedades que compran estos inversores también ha crecido un 26% en el mismo periodo, pasando de los 819.440 dólares (unos 728.000 euros) a 1,03 millones de dólares (algo más de 920.000 euros).

‘GOLDEN VISA’

En España el importe mínimo de la inversión en activos inmobiliarios para obtener la llamada ‘golden visa’, el permiso de residencia en España pero que da acceso a todos los países de la Unión Europea, es de 500.000 euros.

Fernando Encinar, jefe de estudios de Idealista, ha afirmado que “el ajuste de los precios y las buenas perspectivas económicas en España atraen la inversión de este gigante asiático, cuyo interés en nuestro país ha crecido exponencialmente en los dos últimos años”.

En este sentido, ha concluido que “los intentos del Gobierno por atraer la inversión extranjera, con la ley de emprendedores como máximo exponente, no han tenido gran repercusión entre los inversores chinos”.

De acuerdo con Encinar, no existe un perfil tipo del inversor chino, así como “tampoco hay un producto único”, ya que “pueden ser locales para realquilar, oficinas o pisos baratos, pero también existe interés por la vivienda de lujo, donde según nos comentan algunos de nuestros clientes, las ventas a inversionistas chinos crecen en incrementos de dos dígitos”. Además, ha reconocido que, aunque las agencias están haciendo un gran esfuerzo de adaptación, “muchas de ellas no están preparadas para atender esta demanda”. “La falta de conocimiento sobre la cultura, el idioma y el comprador chino dan al traste con muchas operaciones”, ha indicado.

Asimismo, Encinar ha señalado que en otros países, como EEUU o Australia, los profesionales llevan años tratando con los inversiones asiáticos y cerrando operaciones y que “este incremento de la demanda está obligando a los inmobiliarios españoles que quieran llevar a puerto sus negociaciones a realizar un esfuerzo extra y adaptarse a los usos y costumbres de los nuevos compradores”.

Las ciudades de Madrid, Barcelona, Marbella y Valencia son las elegidas por los ciudadanos chinos para comprar vivienda en España. En concreto, Barcelona es la ciudad española que ha mostrado una mejor valoración entre los compradores chinos a lo largo del último año, aunque en el segundo trimestre de 2015 Valencia ha superado por primera vez a la capital catalana en intención de compra, de acuerdo con el informe.


Comentarios: España ha pasado de estar a la par con Portugal en términos de inversión china a superarlo y estar de tú a tú con Chipre, gracias a mejores perspectivas económicas y reajustes de los precios que han hecho que el crecimiento de la misma sea de un 392% en un año.

De todas formas todavía tenemos muchas más trabas que países como EEUU, Australia,Canadá…donde esta misma inversión china hace más años que se lleva acabo y tienen más facilidades para ello.

Fuente:  El economista

Héctor Labrada Jarrín.