EEUU frena a la aceituna española tras conquistar el 33% de su mercado

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, adopta nuevas medidas proteccionistas para frenar el boom de la aceituna española en el mercado norteamericano. El Departamento de Comercio ha impuesto un arancel a la aceituna negra del 4,47%, poniendo en peligro su competitividad después de que en los últimos veinte años haya conquistado un 33% del mercado.

Antonio de Mora, secretario general de la Asociación de Exportadores de Aceitunas de Mesa (Asemesa), explica que “ante la competencia española los productores norteamericanos han reducido su participación al 50% y, aunque de forma más paulatina, nuestro producto sigue además creciendo”. De hecho, Trump actúa sólo contra España porque todos los demás países juntos sólo suman el 17% del mercado total de la aceituna negra en Estados Unidos. De acuerdo con los datos de Asemesa, España exporta ya aceitunas al mercado americano por un importe de 200 millones, de los que alrededor de 70 corresponden a la negra y el resto a la verde.

Según De Mora, el problema de fondo es que “el proceso pone en cuestión de forma injusta y arbitraria la totalidad de los programas europeos de apoyo a la agricultura, afectando gravemente a todos los beneficiarios de subvenciones de la PAC, desde los agricultores de trigo en Francia hasta los productores de leche

polacos”. El arancel se ha aprobado a raíz de una investigación antidumping abierta el pasado mes de julio por el Departamento de Comercio a instancias de los productores californianos Bell Carter Foods y Musco Family Olive, agrupados en la Coalición para el Comercio Justo de Aceitunas Maduras.

Proteccionismo

En un comunicado, el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, aseguró que “Estados Unidos valora sus relaciones con España, pero incluso los países amigos deben cumplir las reglas”. Aunque la decisión de momento es provisional y no habrá un arancel definitvo hasta el verano del año que viene, el secretario de Comercio norteamericano ha avanzado ya que que “defenderemos a las empresas y a los trabajadores estadounidenses”.

Tras el proceso abierto en julio, y de acuerdo con la legislación antidumping norteamericana, el departamento de Comercio investigó a tres empresas de forma aleatoria, imponiéndoles a cada una de ellas un arancel distinto de acuerdo con sus precios de venta. Se trata, en concreto, de Agrosevilla y Aceitunas Guadalquivir, a las que se ha impuesto un arancel del 2,31% y de Ángel Camacho, que se enfrenta a una tasa mucho mayor, del 7,5%.

En declaraciones a elEconomista, el secretario general de Asemesa explica que “es a raíz de esas investigaciones cuando se ha fijado al arancel medio que se aplicará al resto de compañías y que se sitúa en el 4,47%”.

Antonio de Mora, el tipo que se aplica es de todos modos lo menos importante “porque aunque fuera sólo de un 0,5% se estaría cuestionando ya la PAC, la Política Agraria Común”. El Gobierno de Estados Unidos alega, sin embargo, que la aceituna española vende a bajo precio porque está subvencionada por Europa.

Según el secretario general de Asemesa, la razón de que se imponga un arancel sólo a la aceituna española, pero no a la de otras países, como Portugal, Italia o Grecia, es que “nosotros somos su mayor competidor”. Y se grava sólo la negra -a diferencia de la verde se somete a un proceso para hacerla oscurecer- porque es, en la práctica, con la que compiten las empresas californianas.

Tras conocerse el arancel, tanto la Junta de Andalucía como el Gobierno y la Comisión Europea salieron en defensa del sector. El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, afirmó en este sentido que el Gobierno “va a pelear en las próximas semanas” contra el arancel impuesto, que aunque, según dijo, es “pequeño”, cree que “no debe existir porque no hay motivación por parte de las autoridades americanas para establecer ningún tipo de penalización sobre las exportaciones españolas de aceituna”.

Y la misma línea se pronunció también Bruselas. “La Comisión Europea considera que no hay razón para medidas antisubsidios, como las provisionales aprobadas por Estados Unidos sobre las aceitunas españolas”, aseguró un portavoz del Ejecutivo comunitario. “La Comisión ha aportado a las autoridades estadounidenses pruebas extensivas al procedimiento y reitera que el apoyo de la UE a los agricultores, incluyendo los productores de aceitunas españolas, no distorsionan el comercio”, añadió. Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía, indicó que hay dos millones de jornales en esta comunidad autónoma que están ahora en peligro en un sector que está compuesto por casi 300 empresas y unos 8.000 empleos.

CONCLUSIÓN: Desde USA toman medidas para que el aceite de oliva español no les coma el mercado. España ya ha conquistado el 33% del mercado de aceite en USA. El ministro defensa que defenderán a las empresas y a los trabajadores estadounidenses. Como dijo Trump “America first”. Tienen previsto así que poco a poco y poniendo más impuestos que baje el consumo de aceite de oliva y suba el consumo de productos locales.

FUENTE: EL ECONOMISTA

Anuncios

Guiño de Lidl a Puigdemont: se resiste a mudarse y discrimina el castellano

La independencia de Cataluña no supone, en principio, ningún problema para Lidl. Lejos de la huida masiva de empresas de esta comunidad autónoma ante la inseguridad jurídica generada por el Gobierno de la Generalitat, el gigante alemán de los supermercados insiste en que su estrategia comercial “no está vinculada a ninguna coyuntura política”.

Al revés, dice que no se plantea por el momento ningún cambio de sede y que respetará, además, “el marco legal que quede establecido”, sin especificar, eso sí, si se refiere a la legislación española o a la nueva normativa catalana aprobada por el Parlament, pero suspendida por el Tribunal Constitucional.

Lidl ha sufrido en los últimos días continuas llamadas al boicot en las redes sociales por parte de los consumidores, pero aun así sigue sin mover ficha. La compañía, que llegó a España en 1994 y que cuenta actualmente con 540 tiendas en todo el país, con una facturación de 3.335 millones de euros, se muestra cauta debido a su fuerte presencia en Cataluña y se limita a decir que “permanecemos atentos a la evolución socio-política de todos los países en los que estamos”.

Apuesta por Cataluña

Al margen de la sede en Montcada i Reixac, en la provincia de Barcelona, donde tiene una gran plataforma logística, cuenta con 90 establecimientos en el mercado catalán, lo que supone el 17% de toda la red nacional. Pero tiene además importantes planes de expansión en la región, que pese a la tensión política no ha alterado en ningún momento.

Esta no es, sin embargo, la primera vez que Lidl se enfrenta a una situación de boicot comercial por sus guiños al independentismo. En los últimos años, desde distintas plataformas antinacionalistas se le he acusado, por ejemplo, de etiquetar únicamente en catalán e inglés en las zonas turísticas y solo en catalán en el resto de esta comunidad autónoma.

Lidl admite que, ante las reclamaciones por parte de los consumidores, se vio obligada en aquel momento a cambiar algunos rótulos, aunque por regla general sigue primando todavía el catalán. Toda la decoración de las tiendas, el mensaje de bienvenida, y los distintos anuncios y promociones figuran únicamente en catalán.

Desde Lidl se insiste, sin embargo, en que la cartelería fija de productos y precios está en los dos idiomas y se justifica el resto, en cualquier caso, porque “es lo mismo que sucede en Galicia y el País Vasco, donde aparecen en gallego y euskera, respectivamente”.

çEl gigante alemán no es, en cualquier caso, el único que sigue una política parecida en el gran consumo, especialmente por miedo a boicots dentro de la propia Cataluña y ante las continuas presiones de organizaciones como la Plataforma per la Llengua, financiada desde la Generalitat.

CONCLUSIÓN: De momento LIDL se limita a decir que “permanecemos atentos a la evolución socio-política de todos los países en los que estamos”. Esta empresa alemana se resiste al boicot sufrido por algunos clientes o competencia. Hasta refuerza el catalán, poniendo los carteles y en dos idiomas como sucede en el País Vasco o Galicia. Por el momento LIDL dice mantenerse pese lo que pese en Cataluña, siguiente su política de empresa y sus objetivos iniciales en es país. Cree que Cataluña es una potencia y no tienen idea de deshacerse de su plan y seguir creciendo como empresa alimenticia.

FUENTE: EL ECONOMISTA 

“El precio del vino puede subir por la caída de la producción de la uva derivada del cambio climático”

Zamora Company acaba de sumar a la trayectoria vitivinícola de Ramón Bilbao un nuevo hito al inaugurar una bodega en la Denominación de Origen Rueda, con la que la marca que compró en 1999 sale por primera vez de Rioja.

Con esta iniciativa, el grupo de vinos y licores -cuyos orígenes se remontan a principios del siglo XX, al Licor 43 y a la ciudad de Cartagena- pretende diversificar su portfolio y dar otra muestra de su apuesta por la innovación y por el valor diferencial.

Una apuesta que, según explica Emilio Restoy, consejero delegado de Zamora Company a elEconomista Alimentación, está vinculada a la idea de hacer del vino algo más “accesible y democratizado”.

Con unas exportaciones que suponen el 40 por ciento de sus ventas, especialmente en Estados Unidos, Suiza, Alemania y Reino Unido, Restoy asegura que Asia, sobre todo China, tiene potencial para el crecimiento de su bodega.

Pese a esas buenas expectativas, el directivo dice estar preocupado por una posible subida del precio del vino derivada de la caída de la producción de la uva, causada por el cambio climático.

¿Cómo han evolucionado las ventas de Ramón Bilbao este año?

Ramón Bilbao se consolida como la marca número 1 de Rioja en valor en España. La venta del vino de Rioja, en su conjunto, está creciendo entre un 1 y un 2 por ciento; las de Ramón Bilbao, de enero a agosto, han crecido un 14,2 por ciento en España y un 23 por ciento a nivel internacional.

Ramón Bilbao ha sumado un hito al inaugurar su bodega de Rueda.

Sí. Lo cierto es que en Rueda hemos estado trabajando con una bodega asociada desde 2010. Entre enero y agosto, con nuestra bodega, hemos crecido un 39 por ciento. Esa bodega supone la primera salida de Ramón Bilbao de Rioja. Necesitábamos hacer algo diferencial, creíamos que debíamos hacer algo diferente, así que elegimos un viñedo y un terreno que nos enamoró, y trabajamos con la visión de aportar algo nuevo al mundo de Rueda vía la innovación. Y lo hemos conseguido, por ejemplo, al trabajar con barricas de fermentación de madera o de cemento y con la uva sauvignon blanc. Estamos trabajando para que Ramón Bilbao tenga dos patas: tintos y rosados en Rioja y blancos en Rueda.

¿Cómo prevé Grupo Zamora el cierre del año para Ramón Bilbao?

Esperamos cerrarlo algo por debajo de 2016, porque preferimos tener un crecimiento más estable y consolidado en el tiempo. Creemos que este año las ventas crecerán en torno al 10 por ciento. Si queremos asegurar la salud de la marca a largo plazo, hemos de trabajar con el volumen que tenemos y apostar por la buena calidad, pese al ritmo de demanda del mercado.

¿Qué está haciendo Ramón Bilbao para satisfacer ese ritmo?

Estamos comprando más viñedo, unas 60 hectáreas en el último año. En los últimos tres años hemos multiplicado por tres nuestro viñedo propio. Estamos invirtiendo en mejoras productivas en nuestras bodegas y estamos trabajando con nuestros clientes en la gestión del producto tratando de optimizarlo. Esperamos tener más vino en dos o tres años, aunque la vendimia de 2017 no ayuda a esto.

¿Qué le pasa a la vendimia de 2017?

Si hablamos de calidad, hay buena calidad, pero desgraciadamente la sequía y las heladas del invierno han conseguido que haya entre un 25 y un 30 por ciento menos de producción de uva, y esa merma tendrá un impacto desde ya y durante tres años.

¿Cómo puede afectar a los precios la caída de la producción de uva?

En 1999 sucedió algo parecido en Rioja y eso creó una convulsión en el mercado, porque el precio de la uva se multiplicó por tres en 18 meses. Eso subió el precio del vino y afectó al posicionamiento de Rioja, algo que tardó entre ocho y 10 años en recuperarse. La palabra maldita del cambio climático es una realidad y se ve en que la producción de uva está bajando. Estamos total y absolutamente preocupados por el tema de los precios tanto a corto como a largo plazo. La viticultura, como la hemos conocido en España, va a cambiar. Se va a generar una convulsión y todo va a depender de la seriedad de la cadena de valor vitivinícola. Habrá que asumir una parte de esos costes para minimizar el impacto del precio al consumidor. Cada eslabón de la cadena tendrá que asumir una parte de dolor y de pérdida.

¿Cuánto pueden llegar a subir los precios en Rioja?

Aún es pronto para decirlo, porque no hemos terminado la vendimia, pero calculamos que la subida puede ser superior a los 25 céntimos por kilo de uva, teniendo en cuenta que consideramos una botella de vino un kilo de uva. Eso tendrá un impacto en los vinos tintos durante cuatro años. En los vinos jóvenes el impacto es directo y mayor. Eso sí, hay que tener en cuenta que la sequía y las heladas no sólo se han producido en España, sino en Francia e Italia, nuestros competidores.

¿Qué representan las exportaciones para Ramón Bilbao?

Nuestras exportaciones suponen aproximadamente el 40 por ciento del total de nuestras ventas. Nuestros principales mercados son Alemania, Reino Unido, Suiza y Estados Unidos. Y por supuesto el canal duty free de los aeropuertos.

Si Reino Unido es un mercado principal, ¿hay ‘plan B’ ante el ‘Brexit’?

Las exportaciones a Reino Unido suponen actualmente el 10 por ciento de todas nuestras ventas, así que tenemos una preocupación real por el Brexit. Cuando hay incertidumbre hay conservadurismo, y cuando pasa eso se consume menos. El consumidor inglés está justo en ese proceso. Además de ese problema está el relacionado con el tipo de cambio, sobre el que es mucho más difícil trabajar. Siempre buscamos alternativas, pero hay que tener presente que Reino Unido es el mayor mercado de Rioja del mundo. Así que no hay mucho plan B. No tenemos alternativa a no gestionarlo.

¿Qué está haciendo Ramón Bilbao frente al ‘Brexit’?

Estamos incrementando nuestra inversión para construir marca. Estamos haciendo una campaña para llegar al consumidor, trabajando con los prescriptores, con la distribución… Falta por saber si el Brexit será duro y con tasas arancelarias. Pase lo que pase, Reino Unido seguirá comprando vino.

¿Qué otros mercados son una oportunidad para Ramón Bilbao?

Asia, en general, y China, en particular. Esos son mercados potenciales excepcionales. De hecho, en China estamos creando una estructura comercial para comercializar nuestros vinos y licores -el grupo comercializa entre otras marcas Licor 43, Pacharán Zoco, El Afilador y Ron Matusalem-.

¿Cómo se reparten las ventas de Ramón Bilbao en España?

Ramón Bilbao es una marca eminentemente de hostelería, construida en la hostelería. Las ventas del canal alimentación representan un 24 por ciento. Si el consumo en el hogar crece, crecerá ese porcentaje, pero si la situación económica es estable, el consumo en hostelería seguirá siendo potentísimo.

¿Cómo está evolucionando el consumidor de vino en España?

El consumidor español es de salir. Nuestro trabajo es incrementar el consumo de vino per cápita haciéndolo más accesible, democratizándolo y quitando esa parte de misticismo que ha causado rechazo. Hay que cambiar los códigos. El vino es para socializar, para disfrutar, para compartir.

¿Qué está haciendo Ramón Bilbao para elimitar ese misticismo que rodea al vino?

Estamos trabajando muy activamente en el proyecto de la Oive (Organización Interprofesional del Vino en España) para promocionar el consumo de vino y mejorar sus niveles de consumo. Además, Ramón Bilbao es una marca innovadora; somos de la opinión de que si hace calor, a lo mejor no apetece un tinto, pero ¿por qué no un rosado o un blanco?, ¿y por qué no añadir hielo al vino?, ¿quién es el doctor honoris causa que dice que eso no se puede hacer?

¿Y para captar al consumidor más joven?

Tenemos que ser relevante para los millenials. Y para serlo tenemos que hablar en sus términos, no en los nuestros. Hemos de entrar en sus momentos de consumo, no en los nuestros. El vino es fundamental en las mesas, pero también en las comidas informales y en los momentos de ocio. El vino no es místico, no es desafiante, no debe dar miedo. Es importante que los jóvenes vean el vino como algo accesible y no como algo viejuno.

¿Cómo es la política de precios de Ramón Bilbao?

Durante la crisis nuestra política no fue bajar precios; los fuimos subiendo pero teniendo claras dos cosas: la calidad y nuestra inversión en comunicación, sustancialmente mayor a la media de la industria. Queremos mantener la estrategia. Si te basas en el precio, siempre habrá alguien más competitivo que tú.

¿Contempla Ramón Bilbao crecer con alguna nueva bodega?

Nuestra visión es potenciar el desarrollo de nuestras marcas propias. Rioja, Rueda, Rias Baixas -con Mar de Frades- y Ribera del Duero -con Cruz de Alba- están creciendo. Afortunadamente, en vino tenemos mucho que hacer con lo que ya tenemos. Lo que sí estamos viendo son opciones de realizar adquisiciones en el mundo de las bebidas espirituosas, en el mercado internacional. Creemos que es un tema de meses.

CONCLUSIÓN: Debido al cambio climático el precio del vino puede crecer exponencialmente, ya que las cosechas son peores debido al clima. Como hay que tomar reacciones rápidamente las bodegas Ramón Bilbao ha decidido invertir bastante en tecnología y terrenos para así intentar que la uva individual salga más barata y así poder mantener esos precios competitivos en el mercado.

FUENTE: EL ECONOMISTA

El empleo en las grandes empresas avanza un 4,1% en septiembre y la subida salarial se modera al 0,3%

El empleo en las grandes empresas que operan en España creció en septiembre un 4,1% en relación al mismo mes de 2016, cifra una décima superior a la de agosto, en tanto que los salarios se incrementaron un 0,3%, dos décimas menos que en el mes anterior.

De este modo, las plantillas totales de las grandes empresas cerraron el mes de septiembre con 5.168.608 trabajadores, según datos de la encuesta ‘Ventas, empleos y salarios de las grandes empresas’, publicada este lunes por la Agencia Tributaria.

En el acumulado del año, la ocupación en las grandes empresas ha aumentado un 3,9%, medio punto por encima del registrado en el mismo periodo de 2016, mientras que los salarios casi se mantienen en el mismo nivel que en 2016 al experimentar únicamente una subida del 0,2%.

En el mes de septiembre el empleo en las grandes empresas se incrementó en el sector servicios (+4,5%), en la construcción (+3,5%) y en la industria sin energía y agua (+2,9%).

Por el contrario, el único descenso interanual de la ocupación lo experimentó la industria con energía y agua, con un retroceso del 0,4% respecto a septiembre de 2016.

En cuanto a los salarios, la retribución media bruta en las grandes empresas que operan en España aumentó un 0,3% en septiembre en relación al mismo mes de 2016, con una media de 1.980,9 euros mensuales. Este repunte es dos décimas inferior al experimentado en agosto (+0,5%).

La Agencia Tributaria destaca que, en septiembre, el comportamiento del empleo en las grandes empresas fue similar al experimentado en los tres meses anteriores, con tasas próximas al 4%.

Las ventas aceleran su crecimiento al 5,3%

Las ventas de las grandes empresas aumentaron un 5,3% en septiembre respecto al mismo mes de 2016 una vez corregido el efecto calendario, tasa un punto y medio superior a la de agosto (3,8%), tras acelerarse el crecimiento interanual de las exportaciones y de las ventas interiores.

En concreto, las exportaciones mostraron en el noveno mes del año un avance interanual del 11,8%, cuatro punto más que en agosto, con un alza del 8,7% en el acumulado del año.

Las exportaciones dirigidas a países de la UE se incrementaron un 9,4% interanual en septiembre, 1,3 puntos más que en agosto, mientras que las ventas a terceros países se dispararon un 14,8%, tasa que casi duplica la del mes anterior.

Por su parte, las ventas interiores elevaron su crecimiento ocho décimas, hasta el 3,5%, en tanto que las importaciones aceleraron su ritmo de avance 1,6 puntos, hasta el 6,2%.

CONCLUSIÓN: En general, la economía española ha crecido alrededor del 5%, las ventas, el turismo, las exportaciones e importaciones se han visto afectadas positivamente. En conclusión esto da pie a la gente española que esta cualificada tenga esperanzas de quedarse, encontrar un buen empleo y poder ganar como se merece. En mi opinión es una gran noticia para la economía del país.

FUENTE: El economista

¿Vuelta a las andadas? La temporalidad laboral vuelve a los niveles de la burbuja

  • Se situó en el 22,86% en el tercer trimestre, máximo desde 2008
  • El 37% de contratos firmados este año tiene una duración inferior al mes.
  • La alta tasa de trabajadores temporales nunca ha dejado de ser una característica del mercado laboral español, pero en los últimos trimestres no ha hecho más que agudizarse. Según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), al cierre del tercer trimestre había 4,355 millones de asalariados con un contrato temporal en España, lo que supone su nivel más alto desde finales de 2008.
  • Pero, lo que es más preocupante, la tasa de temporalidad (porcentaje de trabajadores temporales sobre el total de ocupados) también ha vuelto a subir, hasta situarse en el 22,86%, lo que significa que los contratos temporales han crecido más que la ocupación en este trimestre. Así, los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) indican que esta tasa se encuentra en su nivel más alto desde el tercer trimestre de 2008, manteniendo la senda de crecimiento mostrada en los últimos años. La tasa de temporalidad marcó mínimos en el primer trimestre de 2013, cuando se situó en el 18,02%.
  • Si se tiene en cuenta sólo el nivel de asalariados de España, los resultados son similares. En septiembre el 27,38% de los asalariados tenían un contrato temporal, según la EPA. Este porcentaje también es más alto desde 2008.

    Antes de la crisis, la tasa de temporalidad del mercado laboral español superaba incluso el 26% del total de ocupados y el 30% de los asalariados, aunque se redujo muy rápidamente con el estallido de la burbuja inmobiliaria. Hasta 2013, este porcentaje no dejó de bajar y retomó la senda ascendente con la recuperación del empleo a partir de 2014. En menos de cinco años, esta tasa ha subido casi cinco puntos.

    Preocupa la corta duración de los contratos temporales

    A diferencia de antes de la crisis, una de las características de estos contratos temporales es su escasa duración. Hasta septiembre, la duración media de los contratos temporales ha bajado hasta los 52,03 días, su segundo nivel más bajo de la serie histórica, con excepción del año pasado. El promedio de 2017 es un 33% menor que la que registraron los contratos firmados a lo largo de 2008. En los años previos a la crisis, la duración media de los contratos temporales rozaba los 80 días, según los datos del Ministerio de Empleo.

    Uno de los motivos es que en los nueve primeros meses de este año, más de 4 millones de contratos temporales, el 25,6% de los firmados, tuvo una duración de siete días o menos y más del 37% tuvo una duración inferior al mes. Estas cifras sí son muy diferentes a las registradas antes de la crisis: En 2007, aproximadamente el 15% de los contratos temporales duraban menos de una semana, 10 puntos menos que ahora. Y la proporción de los que tenían un plazo inferior al mes no pasaba del 26%, también 10 puntos menos que ahora.

    Según los datos recopilados por Marcel Jansen, Florentino Felgueroso, José Ignacio García-Pérez y David Troncoso-Ponce para Nada es Gratis, el 62% de los contratos que duran menos de siete días se firman con personas poco cualificadas – ESO o estudios primarios – y algo más de la mitad de estos contratos se firman con adultos con edades entre los 30 y los 54, lo que muestra lo extendidos que están este tipo de convenios.

    Captura de pantalla 2017-11-08 a las 10.16.35.png

    Según los autores, “atajar el uso abusivo de contratos de muy corta duración tiene que ser una de las prioridades del gobierno”, aunque reconocen que “para el diseño de medidas adecuadas y eficaces necesitamos muchas más información sobre las empresas que formalizan este tipo de contratos”. Según sus datos, “el aumento de los contratos de muy corta duración no se se está realizando vía ETTs”, por lo que parece que son las propias empresas que formalizan estos contratos, “lo que probablemente esté asociado con su deseo de ahorrar costes y el impactode avances tecnológicos que están facilitando la contratación de personas por días o incluso por horas”.

     

  • CONCLUSIÓN: Datos preocupantes, los datos en España de trabajo temporal igualan los registros de los años de la burbuja. Cada vez en España los trabajos son más temporales e inestables. Al vivir del turismo es muy frecuente la gente en verano trabaje de camarero, cocinero o algo en hostelería. La duración media es de unos 60 días trabajados. Algo muy inferior a lo esperado para la mayoría. Creo que España aparte del potencial en turismo debería centrarse en otras fuentes de riqueza para evitar estas cosas. Lo coherente seria evitar el abuso de contratos de tan poca duración.
  • FUENTE: EL economista.


El 23,4% de los trabajadores no es feliz en su trabajo, el nivel más alto desde 2011

El 23,4% de los trabajadores españoles no es feliz en su trabajo, porcentaje que ha escalado casi cinco puntos desde 2011 pese a la salida de la crisis, según la VII Encuesta Adecco sobre ‘La felicidad en el trabajo’.

Por el contrario, el 76,6% de los trabajadores españoles afirma que es feliz en su trabajo, una proporción que, aunque elevada, es notablemente inferior a la existente en 2011 (81,2%), año en el que empezó a realizarse esta encuesta.

Aspectos más valorados

Los aspectos más valorados por los trabajadores españoles a la hora de alcanzar la felicidad laboral son, por orden, un buen ambiente laboral; flexibilidad en los horarios, y tener un buen jefe. El salario, que todos los años se encuentra en las primeras posiciones, ha caído en esta edición hasta la quinta posición.

De hecho, el 57,4% de los más de 3.500 trabajadores encuestados por Adecco aseguran que no se es más feliz por cobrar más y dos de cada tres renunciarían incluso a una mejor remuneración a cambio de una mayor felicidad laboral.

Preguntados por la influencia que tendría en su elección de un puesto de trabajo el que la empresa incluyera políticas de felicidad profesional en su paquete de beneficios, nueve de cada diez trabajadores españoles lo tendría en cuenta y más de la mitad lo consideraría un aspecto fundamental en su decisión.

Murcianos, los más felices

El informe apunta que sólo el 13,6% de las empresas está incluyendo de manera seria medidas relacionadas con la felicidad laboral en sus políticas de recursos humanos; el 35,4% opina que se está haciendo de manera muy tímida, y la mitad (51%) considera que no se está haciendo lo suficiente en sus empresas por tener felices a sus empleados.

Eso sí, para el 45,6% de los encuestados, la ampliación del permiso de paternidad a cuatro semanas ha contribuido a la felicidad laboral, aunque sea una medida insuficiente. En cambio, para el 14,8%, la felicidad en el trabajo no viene dada por medidas de este tipo.

Por comunidades autónomas, el informe de Adecco revela que los murcianos son los trabajadores más felices, pues así lo declaran el 84,4% de los encuestados. Le siguen los vascos (79,4%) y los canarios (78,1%).

En el lado opuesto, con los porcentajes de felicidad más bajos, se encuentran los gallegos (71,1%) y los extremeños (70,2%).

 

CONCLUSIÓN: Se ve que desde 2011 no salía encuestas tan bajas en la felicidad laboral. Las principales causas son el ambiente de trabajo, flexibilidad horaria y tener un buen jefe, obviamente a parte del sueldo. Creo que el principal trabajo de un jefe es mantener al trabajador lo máximo de contento, si consigue esto el rendimiento de la empresa es mucho mejor. Todo esto en la medida que se pueda controlas, horarios, sueldo, bonificaciones pero sobretodo detalles que hagan sentir valorado.

FUENTE: El Economista.

 

 

La familia que lo invirtió todo en “bitcoins” para vivir en un camping

Una familia neerlandesa vendió todas sus propiedades, incluidos los juguetes de sus tres hijas, para invertir todo su dinero en la moneda virtual “bitcoin” y apostar por una vida minimalista en un camping de Venlo, en el sudeste de Holanda, mientras observan cómo aumenta su capital.

“Apostamos por esta idea con un doble objetivo. El más importante es llevar una vida simple, en la que nuestra felicidad no dependa de cosas materiales. Mientras tanto, invertimos nuestro dinero en ‘bitcoins’ y esperamos a que se multiplique”, explicó hoy el padre de esta familia, Didi Taihuttu.

La primera vez que Didi supo sobre esta moneda virtual fue en 2012 y entonces “no tenía ni idea” de lo que era ni hacia dónde iba a llegar ese sistema.

“Empecé a investigar y a interesarme por ello. Por curiosidad, compré algunos ‘bitcoins’, los vendí y ya está. No lo hice pensando que iba a ir más allá”, afirmó.

“Bitcoin”, inventada por un japonés que se hace llamar Satoshi Nakamoto, es una moneda encriptada creada a partir de un código de ordenador y que, cuando fue lanzada en febrero de 2009, tenía un valor que no excedía los pocos céntimos de dólar.

El valor de esa criptomoneda supera ya los 6.100 dólares, según los datos actualizados de la página de cambio de divisas digitales con sede en Luxemburgo Bitstamp.

Ni Didi ni su esposa Romaine se imaginaron que los “bitcoins” serían tan populares con el paso de los años, por lo que no le dieron mayor importancia en un principio.

El padre de Didi enfermó gravemente en 2015, lo que provocó que este dedicase más tiempo a su familia y dejase de lado su negocio, sus intereses e incluso su curiosidad por la moneda digital y el dinero que había invertido en ese nuevo sistema.

“Cuando mi padre murió, en enero de 2016, viajamos todos a Bali. Estaba en la playa, disfrutando de un día maravilloso, me llamó un amigo y me urgió a revisar la aplicación de los ‘bitcoins’ porque me iba a llevar una sorpresa”, recuerda.

Fue en ese momento cuando se dio cuenta de que las monedas digitales son “la revolución del sistema monetario” porque, al revisar su inversión después de año y medio, el dinero que él adquirió y comercializó en 2013 “se había multiplicado por varios ceros”.

Didi habló con Romaine y le trasladó su “cansancio” de estar trabajando muchas horas alejado de su familia y de “cómo el apego a cuestiones materiales había matado sus sueños y eso podía matar” los de sus hijas de 7, 10 y 12 años.

Consideró que los “bitcoins” eran “la oportunidad perfecta” para un cambio de vida y convenció a su familia para vender su casa, su empresa, tres coches y una moto en Holanda.

“Vendimos hasta la ropa que no usábamos, los juguetes de los niños, todos los bienes de lujo que teníamos y lo invertimos todo en ‘bitcoins'”, asegura el padre de familia.

Las pequeñas no entendieron este proyecto en un principio, porque pasaron de tener un chalé con cinco habitaciones a vivir en un bungaló de 50 metros cuadrados de un camping de Venlo.

“Luego lo entendieron. Ahora están contentas. Les gusta dormir juntas y son felices con nuestra nueva vida”, asegura Didi.

Según la oficina holandesa de investigación Kantar TNS, alrededor de 135.000 hogares de los Países Bajos poseen en la actualidad monedas cifradas, el doble que el año pasado.

Muchas personas invierten una pequeña cantidad: el 43 % de los hogares no gastó más de 100 euros y más de la mitad obtuvo “ganancias modestas” de su inversión.

“Somos conscientes de que esto es una apuesta y lo podemos perder todo. Eso sería un desastre porque lo hemos invertido todo, pero siempre podremos volver a la rutina de tener un salario y trabajar”, explica Didi.

El experto en criptografía Kijn Soeteman se mostró sorprendido ante la decisión de esta familia y aseguró a la radiotelevisión pública NOS que “todavía hay muchos obstáculos técnicos que pueden causar fuertes fluctuaciones” en esta moneda digital.

El sistema, global y descentralizado, permite transacciones directas entre usuarios, sin intermediarios, que quedan registradas en una base de datos pública.

Didi, que relata su día a día en yolofamilytravel.com, se considera “un ejemplo para otras personas que quieran buscar la libertad” y muestra su confianza en los “bitcoins” como la moneda del futuro.

“Aunque seamos millonarios, seguiremos viviendo una vida simple. Holanda es un país muy caro, así que nuestro plan es irnos a otro lugar, como España, el país de nuestros sueños. Allí sobreviviremos gracias al comercio de ‘bitcoins'”, concluye Didi.

 

CONCLUSIÓN: Una simple familia holandesa quiere arriesgarse para tener una vida libre esperando a que su dinero se multiplique. Vendieron su casa y todo lo que tenias para invertir en monedas Bitcoin. Esperan que en un futuro no muy lejano puedan vivir en España y dejar Holanda ya que es más caro. Ahora para la gente que nunca ha invertido no es una inversión seguro, pero cuando empezó la gente que invirtió ahora tiene mucho dinero. Me parece una gran idea lo de esta familia.

FUENTE: EL ECONOMISTA