La letra pequeña de la reforma laboral

11.02.2012Expansion.com

Se cobrarán 720 días de salario como máximo por despido improcedente, los representantes sindicales pierden privilegios frente a otros colectivos. La lectura del texto completo de la reforma laboral depara algunas sorpresas.

PRIMER ASTERISCO: La indemnización 
Los asalariados que cuenten con un contrato fijo ordinario sólo podrán recibir una indemnización por despido improcedente que no superará los 720 días de salario, según la reforma laboral aprobada por el Gobierno y que entra en vigor mañana.Hasta ahora, el despido improcedente se pagaba con 45 días por año trabajado con un tope de 42 mensualidades.

A partir de mañana cambia el método de cálculo: los años trabajados hasta la entrada en vigor del real decreto-ley se calcularán a 45 días, mientras que los restantes pasarán a indemnizarse a 33 días.

SEGUNDO ASTERISCO: Los sindicatos pierden prioridad 
los trabajadores con cargas familiares, los mayores de determinada edad o las personas con discapacidad también tendrán prioridades de permanencia en la empresa si así se pacta en el convenio.

El Estatuto de los Trabajadores fija que sólo son los representantes legales de los trabajadores los que ostentan esa prioridad, algo que cambia mañana.

TERCER ASTERISCO: Despidos a mayores de 50 años 
Las empresas en beneficios que quieran reducir plantilla entre los trabajadores mayores de 50 años con cargo a sus recursos propios no tendrán que cumplir con el requisito de que el despido afecte a un mínimo de 100 trabajadores en un período de tres años.

Detalla el modelo de cálculo de la fianza que deberán consignar estas empresas en el Tesoro Público para afrontar el pago de las cotizaciones sociales de los trabajadores afectados por el despido.

CUARTO ASTERISCO: Contrato de pymes con menos de 50 trabajadores 
El contrato indefinido que podrán hacer autónomos y pymes de menos de 50 trabajadores a menores de 30 años tendrá que ser en jornada completa y en el caso de que se haga a un desempleado deberá estar cobrando la prestación durante al menos tres meses antes de su incorporación.

Los autónomos y pymes que contraten como primer trabajador a un menor de 30 años tendrán una bonificación fiscal de 3.000 euros.

A esta cifra se podrán sumar otros 3.600 euros si el menor de 30 años está en el paro. Si se trata de un parado de larga duración, la bonificación será de 4.500 euros.

En ambos casos el trabajador contratado deberá haber percibido la prestación durante, al menos, tres meses.

La empresa requerirá al trabajador un certificado del Servicio Público de Empleo Estatal sobre el importe de la prestación pendiente de percibir en la fecha prevista de inicio de la relación laboral.

El trabajador, de forma voluntaria, podrá compatibilizar el cobro del salario con el 25 % de su prestación por desempleo.

El real decreto-ley incorpora una disposición adicional nueva a la Ley General de la Seguridad Social en la que detalla los trámites que deberá seguir el empresario y la información que deberá consignar en las comunicaciones que curse a los trabajadores que van al paro por despido colectivo, suspensión de contrato o reducción de jornada.

QUINTO ASTERISCO: No llegarán al Tribunal Supremo 
Las sentencias sobre Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) no podrán ser recurridas ante el Tribunal Supremo (TS) cuando afecten a menos de 50 trabajadores, según el decreto ley “de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral” publicado hoy en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Esta norma, que entra en vigor mañana y ha modificado varios artículos de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social, también ha suprimido la posibilidad de presentar recursos de súplica por despidos colectivos.

Así, desaparece la posibilidad de recurrir en casación ante el TS “las sentencias dictadas en relación con expedientes de regulación de empleo, de extinción de contratos de trabajo, suspensión del contrato o reducción de jornada por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, cualquiera que sea la cuantía, cuando afecten a menos de cincuenta trabajadores”.

SEXTO ASTERISCO: Restricciones al conflicto colectivo 
En el decreto ley también se detalla el nuevo procedimiento judicial sobre las demandas presentadas contra despidos colectivos, que deberá estar resuelto en menos de dos meses, de acuerdo con los plazos indicados en esta norma.

También ha eliminado el acceso al conflicto colectivo cuando la empresa niega a los representantes de los trabajadores información de “carácter reservado” o cuando no les comunica “determinadas informaciones”.

Además, ha excluido el uso del conflicto colectivo por “los litigios relativos al cumplimiento por los representantes de los trabajadores y los expertos que les asistan de su obligación de sigilo”.

SÉPTIMO ASTERISCO: Las bonificaciones por maternidad 
El Gobierno ha suprimido los incentivos existentes desde 2006 para los contratos por reincorporación de las mujeres tras el permiso por maternidad.

Mediante esta norma desaparecen las bonificaciones mensuales de las cuotas empresariales a la Seguridad Social para los contratos indefinidos de las mujeres que regresan a su puesto de trabajo tras la maternidad o una excedencia por cuidado de hijos, según el artículo 3 de la Ley 43/2006 de 29 de diciembre para la mejora del crecimiento y el empleo.

Desde esa fecha, los empresarios tenían derecho a un descuento anual de 1.200 euros, 100 euros al mes, durante “los 4 años siguientes a la reincorporacion efectiva de la mujer al trabajo”.

OCTAVO ASTERISCO: Bajada de sueldos y jornadas 
La dirección de una empresa podrá recortar sueldos y jornadas, suspender contratos y cambiar las funciones de sus trabajadores si existen “probadas” razones económicas, técnicas, organizativas o de producción bien de forma individual o colectiva.

Según el texto publicado hoy en el BOE, la decisión empresarial de modificación sustancial de las condiciones de trabajo de carácter individual deberá ser notificada al trabajador afectado y a sus representantes legales.

En el caso de que el trabajador resultase perjudicado la opción que le quedará será acudir a los tribunales de lo social o rescindir su contrato.

Si denuncia, el juez decidirá si la modificación es justificada o injustificada, pero si decide irse de la empresa sólo percibirá una indemnización de 20 días de salario por año de servicio prorrateándose por meses los períodos inferiores a un año y con un máximo de nueve meses.

En el caso de que los cambios sean colectivos (modificaciones que, en un período de noventa días, afecten al menos a diez trabajadores de una plantilla de menos de 100 o a 30 asalariados de un equipo de más de 300) se abrirá un período de consultas con los representantes de los trabajadores de duración no superior a 15 días.

Si no hay pacto el empresario notificará a los trabajadores las reformas, que surtirán efecto a los 7 días de la comunicación.

Contra estas decisiones se podrá reclamar en conflicto colectivo.

En el caso de la suspensión del contrato de trabajo o reducción de jornada por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción se entenderá por reducción la disminución temporal de entre un 10 y un 70 % de la jornada computada.

Durante el período de reducción de jornada no podrán realizarse horas extraordinarias salvo fuerza mayor.

Por otra parte, la reforma laboral también establece que el calendario de vacaciones se fijará en cada empresa y que el trabajador conocerá las fechas que le corresponden al menos dos meses antes de su disfrute.

Si coinciden con una incapacidad temporal por embarazo, parto o lactancia natural se tendrá derecho a disfrutar las vacaciones en fecha distinta a la de la baja aunque haya terminado el año natural al que correspondan.

Si el período de disfrute coincide con una incapacidad temporal por causas distintas a las anteriores y que imposibilite el tomarlas, total o parcialmente, durante al año natural a que corresponde, el trabajador podrá hacerlo una vez finalice la baja y siempre que no hayan pasado más de 18 meses.

NOVENO ASTERISCO: Habrá más letra pequeña 
El Ejecutivo se concede “el plazo de un mes desde la entrada en vigor de este real decreto-ley” para elaborar “un real decreto sobre el reglamento de procedimiento de despidos colectivos y de suspensión de contratos y reducción de jornada” que desarrolle el articulado de esta norma en esas materias.

En concreto, el desarrollo legislativo se ceñirá “con especial atención a los aspectos relativos al periodo de consultas, la información a facilitar a los representantes de los trabajadores en el mismo, las actuaciones de la autoridad laboral para velar por su efectividad, así como los planes de recolocación y las medidas de acompañamiento social asumidas por el empresario”.

Bankia lanza un canje de deuda y preferentes por acciones de hasta 1.277 millones

Banco Financiero y de Ahorros ha comunicado a la CNMV una oferta de canje de deuda y participaciones preferentes por acciones. Bankia realizará una ampliación de hasta el 26% de su capital para realizar el canje.

La matriz de Bankia ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el esperado canje de deuda e híbridos por acciones, que adelantó hace ya semanas su presidente, Rodrigo Rato.

Banco Financiero y de Ahorros recomprará hasta 1.277 millones de euros de títulos híbridos (preferentes) y deuda, al 100% del valor nominal, según el hecho relevante. Los propietarios de estos títulos que acudan a la oferta se comprometen a comprar nuevas acciones de Bankia en las condiciones que se detallarán en la nota de la oferta, una vez que ésta obtenga el visto bueno del supervisor bursátil.

Para poder realizar el canje, Bankia, la filial cotizada de BFA, realizará una ampliación de capital de hasta 454 millones de acciones, lo que representa un 26% de su capital actual.

Bankia explica que la oferta de canje se realiza para mejorar la posición de solvencia del grupo y poder cumplir así con los requisitos de capital que ha impuesto la Autoridad Bancaria Europea (EBA) a los bancos sistémicos. Según la entidad, además, se ofrece a los clientes la posibilidad de canjear preferentes y bonos por títulos que cuentan con una mayor liquidez en el mercado.

España acapara el 90% del empleo temporal destruido en la UE-27 durante la crisis y el 40% del fijo

España es responsable de casi el 90% del empleo temporal destruido en los Veintisiete durante la crisis y del 40% del empleo indefinido desaparecido entre el tercer trimestre de 2007 y el mismo trimestre de 2011, según un informe sobre el mercado laboral realizado por Analistas Financieros Internacionales (AFI) y la patronal de grandes empresas de trabajo temporal (Agett).

En concreto, en dicho periodo, la UE-27 ha destruido 1.644.300 empleos temporales, de los que 1.440.000 son españoles. En el caso del empleo indefinido, las economías de los Veintisiete han visto desaparecer 4.294.400 ocupaciones fijas, de las que 1.696.500 (el 39,5%) se concentran en España.

Tras Irlanda, Letonia y Grecia, España es el país europeo que destruye empleo indefinido a un mayor ritmo y, después de Polonia, es el que presenta la mayor tasa de temporalidad, con un 26,1%. Esta cifra supera en un 11,7 puntos la media europea y se encuentra lejos de las tasas de Reino Unido (6%), Bélgica (8,5%), Dinamarca (8,9%) y Austria (10,5%).

La tasa de temporalidad española disminuye a medida que aumenta la edad. Para los jóvenes menores de 25 años, el porcentaje de temporalidad es muy elevado, del 60,8%, lo que supone que seis de cada diez trabajadores menores de 25 años tiene un contrato temporal en España.

Entre los de 25 y 29 años, la tasa de temporalidad alcanza el 40,2%, mientras que para los de 30 y 39 años es del 26,6%. Para los trabajadores de 40 a 49 años la temporalidad es del 19,5%, y para los de 50 a 59 años, del 11,9%. Tan sólo el 1,7% de los mayores de 60 años tienen un contrato temporal.

Datos de pobreza en España, ¿nos reinventamos o desaparecemos?

Cada vez más pobres ¿ el fin de la clase media?

El avance de la pobreza en países como España afecta ya a una cuarta parte de la población, lo que pone de manifiesto la falta de eficiencia de las medidas y estrategias adoptadas por los gobernantes durante los últimos años.

El concepto clase media se inventó como nexo indiscutible con el consumismo. Producir para consumir y mantener a la población ocupada obteniendo recursos que seguirían destinando al consumo. La clase media floreció gracias a la ayuda de los entonces “sus amigos” bancos y notarios, nada podía frenar a una clase media emergente que vivía en el paraíso del crédito y el consumo.

Con la eclosión del mercado de la vivienda como eje central de sustento del crecimiento de la economía española, la clase media adquiere una relevancia superlativa ya que fueron las destinatarias en masa del crédito masivo que les daba autorización para consumir sin control y los introducía en una espiral destructiva y cruel.

De igual forma que la historia nos muestra un momento histórico en el que la servidumbre dejó de ser necesaria, hoy la clase media tal y como la conocemos resulta un excedente imposible de absorber por un consumo en descenso.

Transformación: “networkers unidos en la creación de nuevos modelos productivos” indispensable

En el momento actual y con las cifras en la mano, la clave parece estar en la transformación de esa clase media otrora emergente, en unidades de producción individuales y organizadas, que emergen como los nuevos grandes responsables del PIB post crisis gracias a un crecimiento horizontal y sostenido en el tiempo.

Es necesario asumir que la clase media inventada para alimentar al consumo ha dejado de ser necesaria, es un momento de cambio y nos toca asimilar que la clave, como siempre, está en reinventarse, redefinir nuestras necesidades e identificar qué podemos hacer para satisfacer necesidades ajenas.

Una cuarta parte de la población española está viviendo en situación de pobreza o exclusión.

• No hay modelo productivo viable
• Aún se sufren los efectos colaterales del exceso de producción de viviendas y su especulación
• La tasa de desempleo actual amenaza con ser estructural y acompañarnos durante, al menos, los próximos 5 años.

Partiendo de estas 3 realidades innegables, podemos afirmar que la pobreza, la eclosión social y la eliminación de los excedentes, no es más que una consecuencia inherente a los ciclos de cambio. ¿Nos adaptamos, nos reinventamos o desaparecemos?

El estado del bienestar no va a emerger nuevamente, el crédito no va a fluir, el desempleo va a seguir ganando terreno y los modelos productivos conocidos, han dejado de ser viable. Ha caído el consumo y por lo tanto la producción y la situación de crisis global impide asirse de las –siempre socorridas- exportaciones. ¡Ha llegado el momento de reinventarse!

“Europa no será un lugar agradable donde vivir en cinco años si no solucionamos el problema del crecimiento”

El primer ministro italiano Mario Monti, quien está llevando a cabo en su país un plan de austeridad para escapar de la crisis de deuda, ha propuesto la creación de unas medidas europeas más duras con el fin de abrir la industria nacional de los estados miembros para promover el crecimiento económico y la competitividad en la zona euro.
Esta propuesta elaborada por el nuevo Gobierno de tecnócratas de Monti, presentada a sus colegas europeos el mes pasado y hecha pública este martes en una entrevista, pone de relieve la creciente convicción por parte de los políticos de que los países del continente necesitan empezar a ir más allá de las medidas de austeridad que han sido el centro de las políticas de la zona euro durante los últimos dos años.
“Europa no será un lugar agradable donde vivir de aquí a cinco años si no solucionamos el problema del crecimiento económico ahora” decía el señor Monti en su entrevista antes de salir hacia Estados Unidos para mantener conversaciones con el presidente Barack Obama el jueves.
“Debemos explicar cómo será el crecimiento económico dentro de una unión de convenio fiscal” comentaba el señor Monti refiriéndose al “convenio fiscal” al que accedieron los líderes europeos el mes pasado para asegurar una mayor disciplina presupuestaria dentro de la zona euro.
La propuesta del señor Monti podría acelerar el proceso por el que las autoridades europeas tengan la posibilidad de sancionar a aquellas naciones que violen los principios del mercado único europeo, que es el marco de gobierno para la libre circulación de personas, mercancías, capitales y servicios de la zona.
Para el antiguo jefe antimonopolio y que dirige el gobierno de tecnócratas italiano, no elegido por votación, cuyo fin es introducir un doloroso presupuesto de recortes y la revisión de las estructuras, es importantísimo el poder ofrecer a los italianos una prueba de que los sufrimientos de ahora son esenciales para abrir el camino a puestos de trabajo y una economía próspera en el futuro.
El señor Monti subió al poder principalmente por la creencia de que el Gobierno anterior, dirigido por Silvio Berlusconi, no había conseguido tomar las medidas necesarias para sostener la economía italiana. Hasta ahora el señor Monti cuenta con el apoyo de casi todos los partidos políticos italianos y el consentimiento popular para llevar a cabo su misión. También ha dejado muy claro que su periodo de gobierno se termina en 2013, lo que le hace ser menos dependiente de los resultados de las encuestas políticas de lo que puedan serlo los gobiernos elegidos en las urnas.
Pero los partidos políticos italianos pueden retirarle su apoyo si los cambios generales llevados a cabo por el señor Monti comienzan a ser impopulares. Una gran prueba será el intento de cambiar las normas de trabajo de Italia, tema explosivo que hace una década dio lugar a la mayor manifestación italiana y que ha hecho tambalearse a algunos Gobiernos en el pasado.
Europa aún tiene grandes problemas que solucionar, por ejemplo la creación del paquete de rescate para Grecia, así como asegurarse que el coste de endeudamiento de Italia y España sea sostenible. Pero los economistas opinan que los cambios estructurales en la economía del continente son tan importantes para la prosperidad a largo plazo de Europa como lo es la disciplina fiscal. Se espera que el producto interior bruto (PIB) de la zona euro baje un 0,5% este año y que suba un 0,8% el año siguiente, según el Fondo Monetario Internacional (FMI)
Algunos críticos del pacto fiscal opinan que sus reglas acabarán dejando a las naciones sin la habilidad para salir de crisis venideras. Se supone que Italia, por ejemplo, debe reducir cada año unos 30.000 millones de euros de su deuda pública, el 2% de su PIB, durante décadas, incluso después de haber conseguido equilibrar su presupuesto en 2013. Esto implica que “cualquier tipo de medida de estímulo económico basada en el presupuesto tendrán que ser desechada”.
Muchos opinan que Alemania debería utilizar el hecho de que posee una economía fuerte, con una tasa de desempleo bajísima, para potenciar la demanda y así ayudar a sus socios comerciales. Desde que nació la moneda única, Alemania ha tenido un excedente comercial considerable, en gran medida por sus socios de la zona euro, pero también en parte gracias a las restricciones salariales que han amortiguado la demanda alemana.
Pero el señor Monti opina que sería inútil tratar de convencer a Alemania de que actúe como la fuerza motriz de Europa. Estas ideas macroeconómicas “tienen mucho sentido pero no van a conseguir ganar la discusión” con Alemania, según dijo Monti.
Según comentaba el señor Monti, la Unión Europea debería respaldar el mercado único con mayor energía para apoyar el crecimiento económico, teniendo en cuenta que una de las consecuencias podría ser el que Alemania liberalice su propia economía, lo que daría lugar al efecto dominó. Los servicios de profesionales en Alemania, por ejemplo, se encuentran entre los más regulados del mundo, según el FMI.
Monti aseguró que Italia está realizando su labor también. Primero se ha implementado un gran cambio en el sistema de pensiones del país, donde se ha alargado la edad de jubilación en cinco años para conseguir un sistema de pensiones estatal más barato y más justo, y después el Gobierno ha introducido medidas nuevas para liberalizar diferentes sectores y profesiones que abarcan desde las farmacias hasta los taxistas pasando por los notarios. Estas medidas están esperando la aprobación del Parlamento.
Ahora el señor Monti intenta enfrentarse al peliagudo problema de estimular el empleo. En concreto, el líder italiano ha dicho que para finales de marzo el Gobierno habrá introducido nuevas medidas destinadas a facilitar el despido de trabajadores en las empresas a la vez que intentarán encontrar soluciones para que las personas sin empleo encuentren un trabajo. “Vamos a ampliar la flexibilidad del mercado de trabajo en su conjunto”.
Según el señor Monti, uno de los problemas radica en que, mientras la Unión Europea introduce sanciones para aquellos países que violen las restricciones presupuestarias, no ha implantado ningún mecanismo eficaz para que se sancione a aquellos Estados que no tengan sus economías abiertas a la competencia.
En este punto, el Gobierno italiano ha presentado una propuesta con el fin de dar a la Comisión Europea mayor poder para sancionar a los Estados miembros. Esta propuesta que hasta ahora no había sido anunciada, podría acelerar los procesos y haría más fácil la labor de imponer las reglas en vez de mandar a juicio al Estado miembro.
¿Qué tiene que ver esto con el crecimiento económico? Pregunta Monti mientras saborea un capuchino sentado en el palacio renacentista del primer ministro de Italia, “pues mucho porque si le das más fuerza a la Comisión Europea para erradicar los obstáculos que impidan el funcionamiento de un solo mercado, ampliaremos su maniobrabilidad, lo que las comunidades de negocios siempre han insistido en que es un componente esencial para el crecimiento económico”.
Philip Torbol, un abogado que trabaja en Bruselas y está especializado en regulación europea, dice que si los países miembros de la Unión Europea acuerdan un movimiento así, ayudaría de manera espectacular a avanzar hacia un mercado único. Pero advierte que países como Reino Unido y Francia se mostrarían contrarios a esta propuesta si invade su soberanía. Los miembros de la Unión Europea “no están preparados para acatar el dictado de la comisión sin un la mediación de un tribunal”, dice Torbol.
Estos temores sobre la soberanía son parte del denominado déficit democrático que será un reto clave para Europa en los próximos años, dice Monti, especialmente como Estados miembros que gradualmente dejen sus políticas fiscales y económicas a la supervisión de las instituciones europeas. La solución, según Monti, es impulsar el poder del Parlamento Europeo, cuyos miembros son elegidos por los ciudadanos de los 27 países miembros.
“Gran parte de la conciliación entre un gobierno centralizado y el ámbito democrático será resuelto a través de un papel más fuerte del Parlamento Europeo”, ha dicho. “Yo sé que para la mentalidad británica es algo difícil de comprender, pero creo que es lo que está sucediendo”.