El Gobierno venderá o alquilará patrimonio para obtener liquidez

 

  • El ministerio de Hacienda tiene más de 53.000 inmuebles, entre solares y edificios

  • Espera vender los 100 primeros edificios a partir de 2013

  • La administración pretende optimizar el uso del espacio que ocupan los funcionarios

    El Gobierno posee un patrimonio inmobiliario enorme: hasta 53.662 inmuebles, entre solares y edificios (18.000) que suman la estratosférica cifra de 400 millones de metros cuadrados. Un patrimonio ocupado en unos casos y vacío en otros, que el Ministerio de Hacienda se dispone a rentabilizar sea vendiendo, alquilando, permutándolo o en régimen de concesión. Lo ha explicado esta mañana en Barcelona el director general de patrimonio Carlos San Basilio, en el salón inmobiliario Barcelona Meeting Point. Con todo, no ha cuantificado cuántos ingresos podría obtener el Estado por estas operaciones, sobre las que ha comenzado valorando las fincas más representativas de Madrid. Sí ha adelantado la intención de comercializar un centenar de edificios de Madrid a partir de 2013.

    Por ahora, el ministerio ha reactivado una antigua comisión dedicada a inventariar todo el patrimonio y definir su estado: ocupación, uso, estado, gastos de mantenimiento… La base de datos que se ha puesto en marcha, denominada Sigie, acumula ya información de 15.000 edificios. Entre ellos hay desde grandes edificios en zonas Premium hasta pequeños inmuebles en zonas poco útiles para las administraciones pero que sí podrían interesar a operadores privados.

    Una de las finalidades de todo este trabajo es optimizar la ocupación de los edificios, “en línea con el sector privado, con espacios abiertos, donde el despacho para cada funcionario sea la excepción”, ha explicado San Basilio. “La labor en este análisis de la ocupación es casi policial”, ha advertido. El Gobierno se ha fijado como objetivo reducir el gasto en alquileres para sus administraciones “hasta convertirlo en residual o para necesidades concretas” y actualmente ya ha conseguido ahorrar 30 millones de euros anuales, la mitad del ahorro que se persigue.

    San Basilio ha admitido que el proceso que se plantea Hacienda es gradual, que no se sacarán “miles de edificios al mercado, porque la situación es la que es”. “Será un proceso gradual de identificar bienes comenzando por los grandes edificios bien ubicados en Madrid”, ha dicho. Aunque además de la ubicación, habrá que ver cuál es la calificación de cada activo y modificarla si es preciso para atraer inversores.

    Respecto a las “miles de fincas rústicas”, una de las ideas es “ponerlas en valor”, que las gestionen o exploten terceros. En definitiva, ha resumido San Basilio, “que la gestión patrimonial vaya en la línea de la gestión púbica de ahorro y eficiencia” y evite la acumulación de patrimonio.

    Durante el coloquio, los inversores asistentes han trasladado al director de patrimonio las dificultades que tienen cuando quieren comprar patrimonio y si prevén agilizar los procedimientos. En este sentido, San Basilio se ha referido a fórmulas como la cesión de uso o a modificar los procedimientos que permitan combinar las exigencias de la contratación pública con la generación de ingresos. Todo ello, por ejemplo, para evitar las subastas que acaban resultando desiertas por las elevadas cantidades que se pide a los posibles compradores.

    CONCLUSIONES

    La venta o alquiler de este patrimonio permitiría obtener liquidez al gobierno a la vez que se aprovecharía el espacio en muchos casos desocupado. Todos estos inmuebles se tratan de características muy diferentes por lo que se podrían aprovechar por muchas empresas con diferentes necesidades.

    La medida podría aprovechar-se para ayudar a empresas ofreciendo inmuebles para oficinas y almacenes a precio asequibles. De esta manera, empresas emprendedoras tendrían una ayuda en la puesta en marcha de la misma y esto podría promover el movimiento del mercado.

    Fuente:El País

Anuncios

Modesto Lomba: La industria europea de la moda, amenazada por China

La directora ejecutiva de ACME, Lucía Cordeiro, añadió que China ha supuesto “el fin de la industria textil” en España, Italia y otros países europeos

Mariana González. Guadalajara (México) (EFE).

La industria de la moda en España y otros países europeos ha decaído en competitividad debido al abaratamiento de los procesos de producción en China, declaró en México el diseñador español Modesto Lomba.”La industria ha dejado de ser competitiva por los costes de la ropa china, que es buena, bonita y barata”, dijo a Efe el creador, quien mostrará sus diseños en el último día de actividades de la exposición de moda Minerva Fashion, que tiene lugar en la ciudad de Guadalajara (oeste de México).

Lomba, presidente de la Asociación de Creadores de Moda Española (ACME), afirmó que las marcas reconocidas como de alto coste han tenido que reconfigurar sus sistemas de producción y venta para intentar sobrevivir a la competencia china.

En el mismo sentido, la directora ejecutiva de ACME, Lucía Cordeiro, añadió que China ha supuesto “el fin de la industria textil” en España, Italia y otros países europeos, por la “deslocalización de la producción” que ese país ha impuesto. Ello ha traído una bajada en los precios de las prendas, incluso en las consideradas exclusivas.

Según el Instituto Nacional de Estadística, en España 22 grandes empresas textiles de confección y de cuero y calzado han cerrado en los últimos cinco años, lo que representa una caída de 38 % en relación con 2007.

Lomba, propietario de la marca Devota & Lomba, afirmó que ante los cambios que impone la competencia de la “moda pronta” china y la crisis económica mundial, los empresarios del sector deben dar un valor agregado a sus creaciones para no desaparecer.”Insistimos en que la poca industria que tenemos aún si no incorpora creatividad, diseño y valor añadido no podrá competir con el bajo coste de la china y desaparecerá por completo”, advirtió.

Explicó que para lograr una mejor rentabilidad se debe apostar por prendas con ideas creativas, procesos de producción especiales y una marca propia a “precios sostenibles”. Las condiciones financieras mundiales no son las de finales de la década de 1990, cuando las marcas con un coste muy elevado daban a sus clientes una cierta sensación de exclusividad.

Incluso los sectores con mayor poder adquisitivo que pueden comprar un bolso o prenda exclusiva saben que en otros contextos encontrarán artículos muy similares y más baratos, ejemplificó. “Ya no se pueden vender diseños a altos costos. La combinación perfecta ahora es creatividad, proceso industrial y un precio accesible, adecuado a la renta per capita del país donde se vende”, abundó el diseñador, quien ha diversificado sus diseños a ámbitos como el hogar y la arquitectura.

Explicó que hay diseñadores que han optado por crear “colecciones cápsula” en asociación con tiendas de prestigio, como es el caso de Miguel Palacio con Hoss Intropía, lo que permite a esas cadenas una diferenciación dentro de su mercado y ventas para el creador.

A su vez, Cordeiro señaló que ante la crisis económica por la que atraviesan los países europeos, el continente americano, y en especial México, representa una oportunidad para diversificar sus ventas. “La crisis nos ha llevado a pensar en llevar los diseños a otros países de América Latina o emergentes. Más que nunca, es un momento de abrirse a otros mercados“, concluyó.

 

CONCLUSIONES

Debido a la importancia del mercado textil en la economía de cualquier país, no nos podemos permitir la desaparición de la industria textil en nuestro país. La industria textil española no se puede ni plantear en competir con China en cuanto a bajos costes de producción debido a la barata mano de obra de ese país. Inaccesible para el mercado español.

Para poder competir con la industria textil china deberíamos añadir un valor añadido que nos haga diferentes y atractivos en el mercado. Ese valor añadido puede ser especializarse en un nicho de mercado concreto y innovar en el para poder explotarlo al máximo. Puede ser también tener un proceso de producción de bajo impacto medioambiental y utilizarlo como parte importante en la imagen empresarial hacia el mercado. O, incluso, realizar alianzas estratégicas entre empresas que les proporcionen a ambas un valor añadido.

Aún con esto, a España le seria muy difícil hacerse un sitio en el mercado textil por culpa de la fuerte presencia de China en este sector. A veces una retirada a tiempo en un mercado y centrarse en otros en los que podamos sacar un mayor rendimiento acaba siendo una victoria. En materia económica es muy difícil competir con China en este sentido, pero si que podemos aprovechar en explotar al máximo los recursos de la tierra que tiene España. Recursos que son innatos y con los que China no puede competir como son: el clima, las playas, la cultura mediterránea o la gastronomía propia.

Fuente: La Vanguardia

 

 

La zona euro estudia garantizar parte de los bonos emitidos por España

  • El nuevo fondo de rescate aseguraría entre el 20% y el 30% de cada nueva colocación

  • El plan podría elevarse hasta los 50.000 millones de euros al año

     

    Mientras España deshoja la margarita del rescate, las autoridades europeas trabajan en las fórmulas que podrían aplicarse. El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, aludió expresamente hace un mes a que el organismo compraría bonos de países que pidieran una línea de crédito con condicionalidad reforzada (ECCL, según las siglas en inglés). Pero dentro de esta, una de las opciones que se barajan es la que incluye una protección parcial del riesgo soberano (ECCL+, en la nomenclatura europea), una especie de aval o seguro con el que los inversores quedarían cubiertos por el fondo de rescate de una quita del 20% o el 30% del valor de la deuda emitida bajo ese paraguas.

    Según recogen las pautas de este tipo de rescate de la Facilidad Europea de Estabilidad Financiera (FEEF), una línea de crédito con condicionalidad reforzada se puede facilitar en la forma de protección parcial del riesgo soberano en emisiones en el mercado primario, esto es, en bonos de nueva emisión. En esos casos, se emite un Certificado de Protección Parcial que da al titular una protección equivalente a un porcentaje del monto principal de la deuda soberana emitida. Por ejemplo, ese certificado podría cubrir frente a una quita del 20% o del 30%. El bono y el certificado se emiten conjuntamente, pero luego se pueden negociar por separado en los mercados. Sin embargo, para reclamar la protección, el inversor con un certificado debe demostrar que también posee el bono, según dichas pautas, extrapolables a la actuación del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE).

     

    Esa fórmula permitiría abaratar la financiación de España sin un desembolso efectivo por parte del fondo de rescate

     

    La ventaja es que esa fórmula permitiría abaratar la financiación de España sin un desembolso efectivo por parte del fondo de rescate al tiempo que abriría la puerta a las compras de deuda en el mercado secundario por parte del Banco Central Europeo (BCE). Desde hace días, diversas fuentes europeas señalan que esa sería una fórmula mucho más eficiente que un rescate total y permitiría continuar con el acceso al mercado. También tendría ventajas frente a la línea precautoria sin más, que no protege frente a las posibles pérdidas en los bonos y, por tanto, incentiva menos la compra de nuevos títulos. La desventaja es que se puede transmitir implícitamente que hay riesgo de impago de la deuda y eso puede ahuyentar aún más a ciertos inversores.

    La agencia Reuters publicó este jueves que esta opción está en negociación entre Madrid, París, Berlín y Roma y que bastarían con 50.000 millones, pero admitiendo que había otras posibilidades abiertas. El primer ministro finlandés, Jyrki Katainen, ya aludió a la idea tras reunirse este último martes con el presidente francés, François Hollande, al decir: “Para salvaguardar nuestro dinero público, podríamos estudiar la posibilidad de que el MEDE intervenga en el mercado primario con un efecto de apalancamiento que garantice una parte de la deuda emitida por España”.

    Sería la primera vez que la zona euro usase su esquema para asegurar pérdidas, creado el año pasado para apoyar a países en apuros antes de que pierdan el acceso al mercado, a diferencia de los rescates completos de Grecia, Irlanda y Portugal.

     

    CONCLUSIONES

    Si Europa garantizara este aval supondría un respiro para la economía española y evitaría, de momento, el rescate financiero y de este manera no perderían el acceso al mercado. Las informaciones difundidas por todo el mundo acerca de la situación financiera de España ha hecho incrementar mucho la desconfianza de los inversores lo que ha provocado que se disparare la prima de riesgo española. Este hecho provoca que los intereses a la economía española crezcan tanto que un gran porcentaje del PIB de España se utiliza para pagar dichos intereses.

    Si Europa finalmente decide respaldar a los países que se encuentran en la misma situación que España, los intereses no subirían tanto ya que disminuiría la desconfianza en los mercados y crecerían las inversiones.

    Fuente: El País