Japón, un archipiélago rodeado de titanes militares en metamorfosis

El ascenso de China, la modernización de las fuerzas rusas, la fuerte presencia de EE UU y la amenaza norcoreana hacen de la región el epicentro del pulso de potencias global

Es notorio que este país se halla en el punto de encuentro de enorme placas tectónicas en movimiento que, en ocasiones, desatan catastróficos terremotos. Del mismo modo, esta situación s reproduce metaforicamente en términos geopolíticos.

Por un lado, China, en imparable ascenso económico y militar, cada vez más segura de sí misma y atrevida: un enorme desafío para Japón (más aun, teniendo en cuenta el poco amistoso pasado entre ambos países). Por el otro, los Estados Unidos, la principal potencia mundial, que proyecta su fortaleza en una región en la que cuenta con aliados —entre ellos Tokio—, bases y la histórica voluntad de hacer valer su primacía global; y además, Rusia, con su sólida reorganización de las fuerzas armadas bajo Vladimir Putin, con la que Japón no tiene todavía un tratado de paz después de la II Guerra Mundial debido al conflicto territorial entre ambos países. Por último, muy cerca, se encuentra la anacronica Corea del Norte con su temible arsenal nuclear.

No hay duda de que vienen tiempos dificiles para el pequeño pero trabajador país de Japón, el coctel de potencial de potencias que rodea la zona crea una desestabilidad a nivel mundial que no nos conviene ignorar, por muy lejano que nos parezca.

Elaborado por Daniel Gardeñes Esteve a partir de: El País

Anuncios

La España sin reformas

Desde que Mariano Rajoy empezo a revertir sus reformas en el año 2014, España no ha abordado cambios importantes para elevar su crecimiento potencial y mejorar sus instituciones. La única reforma consequencia de la crisis que ha llegado hasta nuestros días es la del mercado laboral, precisamente la que Sánchez quieren abolir. No cuento aquí la reforma financiera que el ministro De Guindos tuvo el buen juicio de situar bajo el paraguas europeo, lo que la transformó en una reforma impuesta desde la propia Unión

La falta de reformas ha sido atribuida a la ausencia de mayorías en el Parlamento. Sin embargo, eso no explicaría por qué Rajoy, cuando disfrutaba de una amplia mayoría absoluta durante su primera legislatura, se dedico (al llegar a la mitad de su primer mandato) a borrar con el codo lo que había escrito con la mano de la crisis económica.

La perspectiva de que se hagan reformas que mejoren el perfil de la economía en los próximos años es prácticamente nula.

Primero, es improbable que de las próximas elecciones generales surja una mayoría de centro derecha coherente capaz de impulsar reformas que supongan una manera efectiva de afrontar la crisis que vendra en 2020 (aproximadamente)

Segundo, no habrá una presión europea en el corto y medio plazo ya que Bruselas está más preocupada de lidiar con problemas mayores como el Brexit y con la incertidumbre de una nueva Eurocámara en la que los grupos nacionalistas podrían incrementar su fuerza.

Tercero, la desaceleración alemana, la recesión italiana y la situación de Macron frances, desplazan a España a una categoría que no invita a mirar con rigor la lucha contra el déficit y el control de su deuda pública.

Y por último, la extensión de las políticas monetarias no convencionales por parte del Banco Central Europeo ya no es un incentivo para ordenar las cuentas y sólo una inesperada crisis de confianza de los mercados globales podría obligarnos a considerar otras alternativas.

Esto contrasta con el supuesto consenso entre algunos sectores de que hay reformas que no pueden esperar. Es lo que ha ocurrido, por ejemplo, con la mil veces discutida reforma educativa. Todos la encuentran imprescindible, pero el Congreso y la sociedad están en tablas a la hora de votar y negociar. Cuando no se produce una crisis o una apuesta drástica de los ciudadanos por un cambio, cabe pensar que quizá estos estén más contentos con el status quo que padezemos hoy.

Elaborado por Daniel Gardeñes Esteve a partir de: El Mundo

El sueldo medio llegó a casi 2.040 euros brutos al mes al acabar 2018

Los costes laborales crecieron un 0,9% en el último trimestre del año

La recuperación de los salarios sigue a “medio gas”. A finales del año pasado subieron un 0,9%, llegando así a 2.039,01 euros brutos al mes (incluyendo las retribuciones ordinarias y extraordinarias), según la encuesta trimestral de coste laboral de INE. Este incremento interanual es uno de los más altos de los últimos tres años, pero es muy inferior al del trimestre inmediatamente anterior (1,9%). Ambos porcentajes se repiten cuando al sueldo se añaden las cotizaciones sociales y otros cargas, y se conforma el coste laboral completo, que ascendió a 2.692,5 euros brutos.

A finales de 2017 y primera mitad de 2018 el incremento anual se quedaba en el 0,7%. Pero en el verano dio un gran salto. No obstante, es probable que esta gran diferencia esté muy vinculada a la aprobación tardía de los Presupuestos del año pasado, que supusieron una subida del 1,5% del sueldo de los empleados públicos y una paga en compensación por el retraso de ese aumento.

La lenta caida del sueldo medio, influye la alta creación de empleo del año pasado y de los ejercicios anteriores. Como los recién contratados normalmente tienen sueldos más bajos, al incorporarse en un gran número al mercado laboral lastran el resultado de esta serie. No obstante, hay indicios de que el sueldo exclusivo de quienes ya tienen un empleo está creciendo algo más. Por ejemplo, si se observan los datos del registro de convenios, se ve que las remuneraciones de los asalariados aumentaban un 1,76% al acabar el año 2018,

Por otro lado, se repiten las tipicas diferencias en los sueldos entre sectores. La industria es la que paga retribuciones más altas, 2.448,34 euros brutos al mes, y los servicios, los que menos, 1.965,03 euros.

Elaborado por Daniel Gardeñes Esteve a partir de: El País

Pedro Sánchez quiere regular a Uber, Glovo, Cabify y Deliveroo

El presidente del Gobierno sostiene que no va a permitir “que la mal llamada economía colaborativa, bajo la falsa apariencia de modernidad, degrade los salarios y las condiciones laborales de los trabajadores”.

Si Pedro Sánchez, ganase las elecciones generales del 28 de abril, según sus palabras uno de sus principales objetivos sera regular la economia colaborativa. Así lo anunció ayer ante la plana mayor del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social; el director general de la OIT, Guy Ryder; los presidentes de las patronales, CEOE y Cepyme, y los secretarios generales de CCOO y UGT. También estaban presentes los consejeros de Empleo o de Trabajo de las comunidades autónomas.

En la inauguración de la II Conferencia Tripartita sobre el futuro del trabajo, Sánchez dijo: “es crucial extender la normativa laboral y la protección social sobre las nuevas formas de empleo. No podemos tolerar que la mal llamada economía colaborativa degrade los salarios y las condiciones laborales”, afirmó.

Sánchez no especifico nombres, pero hizo claras refrencias a los vechiculos VTC, como Cabify o Uber; Airbnb, o de reparto de comida y otros productos a domicilio, como Deliveroo o Glovo. Actividades que incorporan a los “falsos autónomos” como empleados para que se paguen ellos la Seguridad Social y abaratar costes.

Elaboración propia a partir de: Expansión

Moda vegana: un negocio emergente, pero imparable

Desde Ropa y artículos que no contengan elementos derivados de los animales hasta moda diseñada a base de cáñamo o redes de pesca, esta nueva corriente, aún ser minoritaria, ha establecido su lugar en el mercado.

Decía Paul McCartney que si los mataderos tuvieran paredes de cristal, todos seríamos vegetarianos. Quizá sea esta la razón que mueve a quienes deciden seguir este peculiar estilo de vida: la sostenibilidad, la salud y el respeto a los animales. A pesar de ser un público minoritario en España, los negocios que se se forman en torno a esta filosofía son imparables: la moda vegana ya está dando resultados

La ropa vegana utiliza materiales 100% “cruelty free“, o lo que es lo mismo, libre de maltrato animal. Hace apenas unas semanas y bajo el lema “sin crueldad es el nuevo lujo”, la ciudad de Los Ángeles acogió la Vegan Fashion Week para impulsar a las marcas de ropa vegana.

Según el estudio de Lantern The Green Revolution el 7,8% de los españoles ya es “veggie”, . Pero debido a su rareza son muchas las dificultades con las que se encuentran este tipo de personas a la hora de encontrar productos que su ideologia les permita consumir. Entre otros factores encontrariamos la falta de variedad, los altos precios y los productos poco honestos

Aunque aún es un negocio emergente, la moda vegana está en constante crecimiento. Sin embargo, uno de los problemas a los que se enfrentan en la actualidad quienes quieran consumir este tipo de ropa es que todavía no existe una oferta equiparable a la convencional, aunque esto cambiara enormemente en los proximos 10 años.

Elaboración propia a partir de: El Periódico

Los millennials favorecen el consumo de productos éticos y sostenibles

Algunos consumidores cada vez le dan más importancia a los aspectos éticos y sostenibles a la hora de consumir, sobre todo la generación de los millenials. En concreto, el 73,5% de los españoles ya toma decisiones de consumo movidos por este tipo de motivos


La sostenibilidad y la ética cada vez importan más a la hora de consumir, pero es una cuestión generacional. Según el informe “Otro consumo para un futuro mejor”, elaborado por OCU y el Foro de Nueva Economía e Innovación Social, el 73,5% de los españoles tienen en cuenta aspectos éticos y ecológicos a la hora de tomar decisiones de consumo.

En cambio, el 26,5% restante no tiene en cuenta estos factores, especialmente la población de entre 60 y 74 años. Las formas de consumir son también una cuestión generacional, ya que los jóvenes de entre 25 y 29 años tienden más a favorecer el consumo de productos éticos y responsables.

Los resultados del citado informe -que se extraen de una encuesta a 1.284 españoles, una muestra de 340 consumidores comprometidos, tres grupos de discusión con este tipo de consumidores, y 26 entrevistas a expertos en la materia subrayan que más de la mitad de la población (concretamente el 57%) se siente identificado con los mensajes de las nuevas economías sostenibles.

Elaboración propia a partir de: El Periódico

La infraestructura de recarga para el coche eléctrico exige 3.000 millones de euros

Crear la infraestructura necesaria para que circulen aproximadamente seis millones de vehículos eléctricos por España en 2030 exigirá una inversión de unos 3000 millones de euros. Con ella se se instalarian 100.000 puntos de recarga en zona urbana y otros 8.000 rápidos y superrápidos en las principales carreteras y autopistas.

Hasta el final de la próxima década habra que invertir de 30.000 millones para alcanzar el objetivo estableicdo por el Gobierno de que un 35% del consumo energético del país sea energia renovable, gracias a una demanda de electricidad que debería ser un 20% mayor que la actual.

A pesar de esta evolución, Amores señaló que hay otros elementos adicionales que debe tenerse en cuenta a la hora de desplegar la infraestructura de recarga.

En primer lugar se refirió a las actuaciones en las viviendas. No hay problemas técnicos y con una buena recarga nocturna podría no ser necesaria una nueva acometida eléctrica unos 7.000 euros para un parque de 40 vehículos, pero dijo que seria necesario reformar la ley de propiedad horizontal,ya que actualmente frena la ampliación de las acometidas.

En los centros de trabajo si que seria bueno ampliar las acometidas para las recargas durante el dia, simultáneas con franjas horarias de alto consumo eléctrico. El coste de 50 puntos de recarga llegaria a 8.000 euros.

Escrito por Daniel Gardeñes basado en el siguiente articulo: El Economista