La infraestructura de recarga para el coche eléctrico exige 3.000 millones de euros

Crear la infraestructura necesaria para que circulen aproximadamente seis millones de vehículos eléctricos por España en 2030 exigirá una inversión de unos 3000 millones de euros. Con ella se se instalarian 100.000 puntos de recarga en zona urbana y otros 8.000 rápidos y superrápidos en las principales carreteras y autopistas.

Hasta el final de la próxima década habra que invertir de 30.000 millones para alcanzar el objetivo estableicdo por el Gobierno de que un 35% del consumo energético del país sea energia renovable, gracias a una demanda de electricidad que debería ser un 20% mayor que la actual.

A pesar de esta evolución, Amores señaló que hay otros elementos adicionales que debe tenerse en cuenta a la hora de desplegar la infraestructura de recarga.

En primer lugar se refirió a las actuaciones en las viviendas. No hay problemas técnicos y con una buena recarga nocturna podría no ser necesaria una nueva acometida eléctrica unos 7.000 euros para un parque de 40 vehículos, pero dijo que seria necesario reformar la ley de propiedad horizontal,ya que actualmente frena la ampliación de las acometidas.

En los centros de trabajo si que seria bueno ampliar las acometidas para las recargas durante el dia, simultáneas con franjas horarias de alto consumo eléctrico. El coste de 50 puntos de recarga llegaria a 8.000 euros.

Escrito por Daniel Gardeñes basado en el siguiente articulo: El Economista

Anuncios

Algunos analistas ven potencial alcista en Banco Sabadell

Las acciones de Banco Sabadell cerró 2018 con un beneficio de 328,1 millones de euros, un 54,2% menos respecto al ejercicio anterior. Al estar tan bajo, a juicio de algunos analistas ahora podria ser un buen momento para invertir

Entre los que apuestan por el Banco de Sabadell se encuentra el famoso banco de inversión estadounidense JP Morgan, que el pasado mes de diciembre estimó una potencial subida del 51% en la cotización de la entidad en bolsa, dejando la valoración de los títulos en 1,55 euros, lo cual, en mi opinión parece mucho pero es posibe, pues hace solo medio año las acciones tenian este valor aproximadamente.

Otra entidad que recomienda inverti es el banco británico HSBC. Para HSBC el precio objetivo de la acción es de 1,42 euros, lo que supondría un potencial al alza del 34%. Esta recomendación está en línea con el resto de entidades de análisis que preven también una tendencia alcista.

Josep Oliu (actual presidente de Banco Sabadell), reconoció su preocupación por la caída del precio de la acción de Banco Sabadell, aunque señaló que lo único que puede hacer en este sentido es trabajar para que los resultados mejoren. Con tono humoristico dijo “La acción, cada día que baja, es mejor inversión”.

Además, recordó que el precio de la acción ha bajado para todo el sector bancario en general como consecuencia de factores exógenos que generan incertidumbre, como el proteccionismo, la subida de los tipos de interés, motivos políticos o el propio Brexit.

El presidente de la entidad también explico: “No ayuda a la cotización de los bancos, sino que más bien introduce otro elemento que hace que para un inversor sea más difícil saber cuáles van a ser los requerimientos desde el punto de vista regulatorio para un año y más allá”.

Las estimaciones de los analistas sitúan al Banco Sabadell como una entidad con fuerte recorrido y potencial de revalorización en este 2019.

Fuente: http://www.expansion.com/mercados/2019/02/02/5c556830e2704ee33d8b45ca.html

¿Crisis en 2020?

Comienzan a surgir voces que advierten del riesgo de una inminente crisis a nivel mundial. La intensidad y el momento dependerán del tipo de recesión.


Una década después del colapso de Lehman Brothers, que marcó el inicio de la crisis financiera del año 2008, los estrategas del banco JP Morgan han creado un modelo destinado a medir cuándo y con qué gravedad podría llegar la próxima crisis financiera. Pues bien, ese indicador ahora nos advierte que deberíamos estar preparados para 2020, o inculso a mediados de 2019.

Los economistas de la entidad vaticinan una recesión menos fuerte que la de 2008. Sin embargo, los bancos centrales no podrán usar el “comodin” de los chorros de liquidez, ya que ayudaron a suavizar la última crisis, puesto que los balances de estas instituciones apenas están empezando a disminuir y la próxima crisis financiera llegará en poco más de un año.

La corrección de los índices bursátiles en Estados Unidos será aproximadamente del 20%, se producirá un incremento de la rentabilidad de los bonos corporativos de calidad de 1,15 puntos porcentuales, una caída del 35% en los precios del petróleo, junto con una corrección del 29% de los metales.

La peor parte podrían llevársela los emergentes cuyas bolsas caerían un 48% y los bonos soberanos de esos países incrementarían su prima de riesgo (respecto a los de EEUU) en 2,79 puntos porcentuales. Lo que no apuntan estos economistas es las dimensiones de esta crisis, si bien puntualizan que una corrección de tal magnitud se enmarcaría en una recesión de duración media (un año y medio aproximadamente)