Los Estados Unidos ponen fin al veto a las apuestas deportivas

El Supremo deroga una prohibición del 1992 y abre nuevas oportunidades de negocio en el sector

La decisión del Tribunal Supremo de los Estados Unidos de derogar la ley de 1992 que prohibía las apuestas deportivas en casi todo el país ha abierto la puerta a un negocio de miles de millones de dólares y ha animado al sector del juego. Las acciones de los operadores de casinos, de sus proveedores y de las casas de juego han aumentado desde que se anunció la sentencia el lunes.

Las apuestas deportivas hasta ahora sólo eran legales en Nevada, Delaware, Montana y Oregon. Con la derogación de la ley federal, todos los estados serán ahora libres de aprobar legislaciones que regulen este tipo de juego. La máxima instancia judicial estadounidense dio la razón en Nueva Jersey, el estado que inició el caso porque consideraba inconstitucional que el gobierno federal obligara la mayoría de estados a prohibir las apuestas.

La sentencia ya ha provocado una carrera para sacar provecho de este nuevo negocio. La Asociación Americana del Juego calcula que los estadounidenses gastan 150.000 millones de dólares al año en apuestas deportivas ilegales. La empresa de investigación Eilers & Krejcik rebaja esta cifra hasta los 60.000 millones.

Así, las esperadas oportunidades para las empresas de juego se han traducido en aumentos de sus acciones en los mercados bursátiles. Las que han subido más en los últimos días son las compañías que tienen las sedes centrales en el extranjero y ya procesan apuestas deportivas en otros países. Por ejemplo, los títulos de William Hill, uno de los operadores de juego más grandes del Reino Unido, crecieron un 11% cuando se supo la decisión judicial. Y los de la empresa canadiense The Stars Group, que gestiona la marca PokerStars, se dispararon un 14,5%.

“Creemos que estamos bien posicionados para aprovechar las nuevas oportunidades empresariales y comerciales, y trabajar con los Parlamentos estatales para lograr que se establezcan marcos legales de apuestas deportivas que favorezcan los consumidores locales”, aseguró en un comunicado el director de asuntos jurídicos de The Stars Group, Marlon Goldstein. Esta empresa anunció recientemente la adquisición de la británica Sky Betting & Gaming, que la convertirá en la compañía de juego online de cotización pública más grande del mundo.

En Estados Unidos, las acciones del operador de casinos más importante, Caesars Entertainment, aumentaron un 9%. Estas compañías ven que la sentencia genera una nueva oportunidad para aumentar sus ganancias.

Sin embargo, aún es pronto para saber cuáles serán los cambios en el sector del juego. Algunos estados, como Nueva Jersey, podrían permitir las apuestas deportivas en casinos en las próximas semanas. Pero la mayoría pueden tardar meses o años a crear la legislación que regule el nuevo sector.

Por otra parte, aún no se sabe cuál es “el tamaño real de este mercado”, según el analista de Stifel Steven Wieczynski a Market Watch. “Y si hay gente que dice que lo sabe están mintiendo”, añade, antes de recomendar precaución a la hora de invertir en empresas de juego.

Nueva ley federal?

La ley derogada por el Supremo esta semana se aprobó en su día con el objetivo de evitar que las apuestas deportivas perjudicaran la integridad de los deportes profesionales y universitarios. Es por eso que las grandes ligas norteamericanas de fútbol (NFL), baloncesto (NBA), béisbol (MLB) y hockey sobre hielo (NHL) eran algunas de las grandes defensoras de la legislación.

Estas ligas piden ahora al Congreso de EEUU que establezca una nueva norma federal sobre juegos de apuestas deportivas uniforme para todos los estados. Y advierten que están en juego la integridad de los eventos deportivos y la confianza que tiene la gente. Uno de los senadores más influyentes del país, Orrin Hatch, de Utah, anunció enseguida que impulsará esta legislación. La nueva ley podría obligar a la industria del juego y los gobiernos estatales a compartir una parte de sus ingresos con estas ligas.

Notícia extraida del ARA, editada por Bernat Asensio

 

Anuncios

El precio del petróleo continúa la escalada y se aproxima a los 78 dólares el barril

El precio del barril de petróleo continúa este jueves su escalada por las posibles sanciones a Irán después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciara que retiraba el país del acuerdo nuclear con el régimen de Teherán.

El barril de Brent, el de referencia en Europa, se sitúa en los 77,83 dólares en la apertura del mercado del jueves por la mañana, por encima del precio de cierre del miércoles, de 77,77 dólares, el valor más alto desde de noviembre de 2014, y con la vista puesta en las posibles sanciones de Estados Unidos en Irán, el tercer productor mundial de crudo.

El precio del Brent ya lleva acumulada una subida del 16,4% desde el comienzo de año.

Por otra parte, el barril de petróleo Texas, el de referencia en Estados Unidos, se sube hasta los 71,75 dólares, desde los 71,14 dólares del cierre de la sesión del miércoles, y durante 2018 se ha encarecido un 18,7%.

La CE condiciona las ayudas al respeto del Estado de derecho

Los presupuestos que hoy presenta la Comisión Europea incluyen dos grandes novedades: que son los primeros después del Brexit y que se condicionan los fondos de cohesión al respecto del Estado de derecho. Es decir, se podrán congelar las ayudas a Polonia y Hungría si hay violaciones de derechos fundamentales.

La ausencia del Reino Unido tiene su repercusión presupuestaria. Habrá entre 12.000 y 15.000 millones de euros menos de ingresos cada año porque faltará la aportación británica. A pesar del famoso cheque, siguen siendo contribuyentes netos. Este dinero ya no llegarán y obligarán a recortar. Según ha podido saber este diario, a última hora de ayer se estudiaba un recorte del 8% en las políticas de cohesión y del 6% en las de agricultura. Unas cifras que aún no se daban por definitivas. Sí que estaba acordado un cambio de criterio en el reparto de los fondos de cohesión. Pesará más el criterio de paro a la hora de otorgar las ayudas, con lo que España saldrá beneficiada debido a sus altas tasas de desempleo. Aunque haya una reducción de los fondos globales destinados a cohesión, a este capítulo le corresponderá un porcentaje superior al actual. En el reparto de la política de cohesión también priorizará la integración de los inmigrantes, otro mensaje a los países del Este, que se han opuesto a cualquier solidaridad en este terreno.

La segunda gran innovación de estos presupuestos es que incluirán un mecanismo que permita bloquear las ayudas de cohesión a los países que no respeten los derechos básicos de la UE. Son palabras importantes, especialmente para países como Polonia y Hungría. Son grandes receptores de las ayudas europeas, Polonia es quien más recibe de los 28, y ya ha anunciado una oposición férrea. La comisaria europea de Justicia, Vera Jourova, ya anunció la semana pasada que se incluiría el mecanismo, y ayer se confirmó.

Se ha introducido a raíz de la presión de Alemania y Francia. Viendo las dificultades que supone la aplicación del artículo 7 de los tratados europeos por violación del Estado de derecho, una alternativa más eficaz podría ser la de bloquear las ayudas de cohesión a los estados que violen los valores fundamentales de la UE.

A la disminución de ingresos por Brexit se le suma un aumento de los gastos teniendo en cuenta que se ha dado prioridad a la aplicación de nuevas políticas como son la policía de fronteras para controlar la inmigración, la inversión en defensa, y el financiación de proyectos de investigación y desarrollo. Es lo que obliga a recortes en cohesión y agricultura, dos políticas que copan el 70% del presupuesto.

Para evitar que los recortes sean más profundas, la Comisión Europea plantea aumentar la contribución de los Estados miembros al presupuesto, para llegar hasta un porcentaje ligeramente por encima del 1,1% del PIB europeo. Países como Suecia, los Países Bajos y Austria ya han adelantado su oposición. Esta vez no tendrán el tradicional apoyo del Reino Unido, comenzarán a sentirse huérfanos del Brexit. En cambio, Alemania, Francia y España se han mostrado abiertos a aumentar la contribución. Por cierto, estos serán los presupuestos que pueden convertir España, por primera vez, en contribuyente neto de la UE.

Noticia extraida de la Vanguardia, Bernat Asensio

El Congreso de los Diputados aprueba los desahucios exprés a los pisos okupados

Este martes pasado, la comisión judicial del congreso, aprobó la proposición de ley para acelerar el proceso de desahucios de viviendas ocupadas, que se harán en dos meses.

Con este cambio normativo, impulsado por PDeCAT, se aceleran los plazos para echar a los okupas ilegales.

Hasta ahora, podía alargarse hasta dos años y, en cambio, ahora se podrá culminar el desahucio en dos meses. La ley deja fuera a las entidades financieras, promotoras y fondos buitre.

En esta ley, se pueden acoger personas físicas, entidades sin ánimo de lucro y entidades públicas propietarias o que poseen viviendas sociales.

Con esta ley, se quiere acabar con las mafias porque estas benefician del largo periodo de tiempo que hay entre el procedimiento ordinario, entre la interposición de la demanda i la su resolución que puede llegar a tardar hasta dos años, para poder cobrar de forma totalmente ilegitima. Y recortando el tiempo establecido, no tiene sentido extorsionar.

Además esta ley, quiere proteger a los okupas. Porque cuando reciba la demanda, en 5 días tiene que acreditar el título si lo tiene. En caso que no lo tenga, el juez acuerda que se desahucie y a la vez avisa a la administración que tiene 7 días para verificar si son personas vulnerables o no.

Y finalmente, en caso que las personas de la vivienda, sean vulnerables, tiene que adoptar las medidas de protección necesarias.

Escrita por Bernat Asensio

La venta de congelados crece a pesar del sentimiento de culpa de los padres

El negocio de los congelados no encuentra el techo. Tras el estancamiento sufrido durante la crisis, vuelve a crecer. El año pasado lo hizo a un ritmo del 3,8%, por encima de todo el sector de la alimentación. Pero los fabricantes y los supermercados también se han dado cuenta de que, a pesar de que el 99% de los hogares alguna vez se compra alguno de sus productos, hay un segmento de población que ha desarrollado algún tipo de alergia e intenta pasar de largo de las neveras de los súper en que se acumulan las barritas de merluza, las pizzas congeladas y los platos preparados, entre otros.

Aecoc, la asociación que integra fabricantes y distribuidores, ha intentado averiguar el porqué de este rechazo entre los consumidores ocasionales y se ha encontrado una razón (entre nueve más) que no pasa desapercibida. “Los congelados despiertan la culpabilidad de las madres [que se puede trasladar también a los padres]”, decía ayer Xavier Cros, responsable de conocimiento del consumidor de Aecoc. Esta conclusión del estudio tiene derivadas múltiples: desde la percepción que se dedican pocos esfuerzos a la alimentación de los hijos hasta la creencia de que el producto congelado no tiene la calidad que los niños se merecen. Pero es conocido que en España la natalidad es baja y, por tanto, no sólo los padres -algunos- intentan evitar el consumo de congelados. Algunos no compran congelados porque no quieren dedicar tiempo a la comida y prefieren utilizar productos refrigerados; otros a quien básicamente les gusta cocinar y optan por la vía healthy, y los que ni lo uno ni lo otro: prefieren llenar el estómago fuera de casa (sobre todo a partir de los 46 años).

La tendencia de la comida saludable ha dejado de ser una moda para convertirse en un factor de vida irrenunciable. Esto juega en contra del congelado, según las opiniones de los que nunca o casi nunca ponen un congelado a su carro de la compra. Los hay que opinan que el placer de la comida no puede llegar de la mano de uno de estos productos (a pesar de la existencia de productos premium); hay quien piensa que los congelados son simplemente productos malos -porque contienen excesos de azúcares, sales y grasas, especialmente los platos preparados-, e incluso los que creen que se trata de una categoría opaca: la típica imagen de un envase con una fotografía que poco se parece con lo que hay en el interior. Algunos también argumentan el riesgo de que se rompa la cadena de frío y esto ponga en riesgo su salud.

Notícia del Ara, editada por Bernat Asensio

Montoro presiona cada vez más el consumidor y menos las rentas

Los nuevos presupuestos dan aún más peso a impuestos como el IVA y reducen los que son como el IRPF

 

Hacienda se quedó en 2017 junto al récord de recaudación que había logrado hacía diez años, en el último ejercicio antes de la gran crisis. Ahora, el ministro Montoro no tiene ninguna duda de que en 2018 sí que conseguirá superar los 200.000 millones de ingresos y así lo ha reflejado en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado que presentó a pesar de no tener los apoyos garantizados. En todo este tiempo, la recuperación de las arcas públicas ha venido acompañada de un cambio en los pesos de la balanza de los impuestos. Los tributos indirectos (como el IVA o los impuestos sobre el alcohol y el tabaco) han ganado importancia en la recaudación total, mientras que los directos (IRPF, el de sociedades o el de patrimonio) han perdido. Y el proyecto de ley de presupuestos para el año que viene profundiza en esta dirección.

Hace una década, los impuestos que gravan el consumo suponían el 40% del total de la recaudación mientras que los que gravan las rentas eran el 58%. El año pasado, con una recaudación más de 20.000 millones superior al 2008, el IVA y demás tributos indirectos pasaron a suponer el 44% del total, al tiempo que el resto disminuyeron su peso hasta el 52% . Y, si se aprueban los presupuestos, Montoro prevé alcanzar una recaudación histórica donde los tributos indirectos supongan el 46% del total de ingresos y los directos un 52% (hay que tener en cuenta que los porcentajes no suman 100% porque se contabilizan en parte tasas y otros ingresos).

En términos absolutos, si lo comparamos con la que de momento es la mayor recaudación de Hacienda -la de 2007-, el Estado prevé superar el hito ingresando, en 2018, 16.653 millones más a través del IVA, los impuestos sobre el alcohol, el tabaco o los combustibles aunque ingresar aún 797 millones menos que entonces a través de los impuestos sobre la renta y el patrimonio. Todo ello hace prever un aumento de la recaudación a través del IRPF de un 6,5%. Eso sí, el año pasado el impuesto que más se acercó a la previsión de recaudación fue del IVA (aumentó un 7,9%).

El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), José Luis Escrivá, ya lo explicaba hace un año en su comparecencia en el Congreso para analizar la ejecución presupuestaria del 2016. Según la Airef, desde el 2000 los ingresos tributarios del Estado se sitúan siempre en torno al 38% del PIB, un porcentaje que las reformas fiscales no han conseguido ensanchar: se ha producido una redistribución de la presión fiscal sobre las rentas del trabajo. “Hay los mismos ingresos que en 2000 con más tipos impositivos”, decía entonces, y aseguraba que las reformas del IRPF y el impuesto de sociedades han supuesto una pérdida de recaudación que sólo se ha compensado con subidas del IVA o tributos especiales.

La distribución de la riqueza

Siempre se ha considerado, que subir la renta a las personas con mas patrimonio, ha sido una apuesta de la izquierda. Pero en una situación de crisis, normalmente la gente rica se hace más rica y la pobre más pobre, por esto, es de sentido común, aumentar los impuestos por renta de forma proporcional.

Porque además, al aumentar solo el IVA, haces que todos paguen por igual, cuando sabemos que no todos nos podemos permitir lo mismo.Y por eso, des de mi punto de vista, se tiene que aumentar los impuestos a las rentas más altas, ya que son los que mas pueden pagar. Pero teniendo claro, que son altas rentas y que no, ya que muchas veces la propia izquierda considera que un salario de dos mil euros es una renta media alta.

 

Extraído del ARA, editado y reflexión de Bernat Asensio

China responde a Trump con nuevos aranceles

El gigante asiático iguala la apuesta de EUA y sube más la tensión entre los dos países

China iguala el reto de EEUU y anuncia una nueva lista de 106 productos estadounidenses por valor de 50.000 millones de dólares que grabará con aranceles. Soja, aviones, automóviles, zumo de naranja y whisky son, entre otras, las importaciones estadounidenses a las que apunta China para demostrar que, aunque apuesta por la negociación, no está dispuesta a dejarse presionar por el administración Trump. Como si fuera una partida de póker entre las dos potencias, China de momento dobla la apuesta y envía el mensaje contundente que no evitará el enfrentamiento si Donald Trump hace efectivas sus amenazas.

Pero el conjunto de productos es muy variado e incluye gas propano, whisky, tabaco, algodón o alimentos como el zumo de naranja y la carne de ternera congelada. El valor de estas importaciones es de 50.000 millones de dólares, la misma cifra anunciada por los Estados Unidos cuando dio a conocer la lista de 1.300 productos chinos que están dispuestos a grabar con nuevas tasas. Pekín sostiene que defiende así sus derechos legítimos y acusa a Estados Unidos de violar las reglas del comercio multilateral. El gigante asiático presentará un procedimiento de solución de disputas ante la Organización Mundial del Comercio.

En rueda de prensa, el viceministro de Finanzas chino, Zhu Guangyao, advirtió que, aunque están abiertos al diálogo y no desean una guerra comercial, no la temen, y recordó que “China nunca ha sucumbido a la presión externa” desde que se fundó la República Popular.

La lista de 106 productos se suma a la anunciada el lunes, que incluía la imposición de tasas a 128 productos estadounidenses más por valor de 3.000 millones. Principalmente son productos agrícolas y porcinos, que pueden perjudicar una importante bolsa de voto republicano.

China activará los nuevos aranceles cuando entren en vigor los anunciados por los Estados Unidos, que se han dado un plazo de 30 días. Las dos principales economías mundiales tienen un mes para negociar y no llegar a una guerra comercial que posiblemente no beneficiaría ninguna de las dos. El año pasado el comercio bilateral entre China y Estados Unidos fue de 630.000 millones de dólares.

En estas  últimas semanas hemos visto una subida de la tensón que hay entre los dos países mas potentes del mundo, del cual quieren discutirse la hegemonía mundial a nivel comercial y a nivel monetario.

Es evidente que en los últimos años, China ha subido de forma exponencial como potencia mundial. Hasta tal punto que ha hecho que la potente nación de EUA, se vean amenazados como numero 1 del mundo. Haciendo así,  que empiecen a intentar romper la economía asiática para así poder seguir siendo la potencia número 1. Y aunque el presidente americano, haya afirmado que no hay guerra comercial, es evidente que entre los dos países hay una lucha de egos para demostrar su potencia. Como se hizo antiguamente entre EUA y la URSS, durante la guerra fría. Donde se demostró que el capitalismo puede ser potencialmente más fuerte que el comunismo, aunque ahora, con China puede llegar a ser claramente diferente.

EUA, está en un momento claro de crisis y por otra parte China, aunque sea un país comunista de estado, económicamente hablando utiliza un capitalismo completamente radical, incluso más que el de EUA. Haciendo así, que en un futuro haya un cambio de tendencia o en las peores circunstancias esta tensión comercial vaya a mucho peor.

Noticia: ARA, editada por Bernat Asensio