Fast Fashion: la segunda industria más contaminante del mundo

Este artículo hace referencia a una noticia de El Economista, que explica cuales son los efectos medioambientales, sociales y económicos de la tendencia del fast fashion. Además, nos explica como la industria de la moda esta perdiendo mucho dinero, ya que en los últimos años se ha impulsado la industria de la moda “low cost”.

Millones de quilos de ropa se queman cada año

“”Vivimos en una sociedad meramente consumista y todo este consumo excesivo provoca altos niveles de contaminación”, afirma Judit Barrullas, profesora de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC. A partir del año 2000, gracias a la globalización, muchas empresas deslocalizaron sus fábricas y lograron mano de obra muy económica. “El fast fashion o moda rápida se impuso gracias a productos low cost, de usar y tirar”, explica Neus Soler, profesora de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC y experta en marketing. “Se dio en una época de crisis económica en que estos productos baratos encajaron gracias a la pérdida de poder adquisitivo de la sociedad, y en época postcrisis se ha mantenido porque permite cambiar de ropa con más frecuencia”, detalla Soler.” ElEconomista, artículo redactado por diferentes periodistas y expertos que consideran que el fast fashion produce muchos daños medioambientales.

La ONU (Organización de las Naciones Unidas) clasifica el movimiento Fast Fashion, es decir el consumo masivo de ropa como una emergencia medioambiental. Según datos de la ONU es la segunda industria que más gasta agua y además genera el 20% de las aguas residuales a escala global. En los últimos años la industria de la moda ha pasado de producir dos temporadas por año a más de seis temporadas.

En el año 2000 debido a la globalización muchas empresas trasladaron sus fábricas de producción a países donde la legislación aún no está regulada, los costes son mucho más bajos y los derechos laborales prácticamente inexistentes. Esto provoco que los productos textiles fueran mucho más baratos a la hora de comercializarlos ya que el coste de su producción era mínimo. Apareció lo que hoy denominamos industria lowcost.

A partir de la industria del fast fashion y del alto consumo, las grandes marcas que eran responsables con el medio ambiente, con una producción ética y que no perjudicaba a sus trabajadores empezaron a notar en sus ventas el impacto del fast fashion; esto se debe a que los individuos preferían consumir productos de bajo coste y baja calidad.

Actualmente, tanto las industrias de fast fashion como las de moda sostenible están cambiando sus colecciones y están empezando a producir colecciones sostenibles e incluso con telas recicladas.

En mi opinión, las empresas de fast fashion están haciendo un gran cambio en su producto para que sea sostenible. Aún así, siguen produciendo muchas colecciones que provocan grandes daños medioambientales y económicos para la industria de la moda. Creo sinceramente que el verdadero cambio está en la sociedad y en el consumismo. Están empezando a cambiar de mentalidad los individuos y ya optan por consumir menos, y si consumen lo hacen en tiendas de ropa vintage o sostenible.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s