La UE y sus aliados buscan formas de esquivar el bloqueo de EE.UU. a Irán

baby_trump_0.jpg

Tras la creciente brecha entre Washington y sus aliados, el jefe de política exterior de la Unión Europea anunció el lunes que el bloque formado por la UE, China y Russia, estaba creando un nuevo mecanismo de pago para permitir que los países realicen transacciones con Irán mientras evitan las sanciones de Estados Unidos. Llamado “vehículo especial” (SPV), este mecanismo intentaría ayudar y tranquilizar a los operadores económicos que realizan negocios legítimos con Irán, según una declaración conjunta emitida por los miembros restantes del acuerdo nuclear de Irán: Francia, Gran Bretaña y Alemania, Rusia y China.

Esto significará que los estados miembros de la UE establecerán una entidad legal para facilitar transacciones financieras legítimas con Irán y esto permitirá a las empresas europeas seguir comerciando con Irán de conformidad con la legislación de la Unión Europea y, no se descarta que puedan estar abiertos a otros socios internacionales. Los detalles técnicos serán trabajados por expertos en reuniones futuras, dijo. Pero los analistas ya dudan de la viabilidad del plan, aunque el SPV establecería un canal financiero más claro para comerciar con Teherán, no es probable que pueda proteger a las compañías participantes de las sanciones secundarias de los Estados Unidos.

Las sanciones estadounidenses ya se han impuesto a varias industrias iraníes, entre ellas la aviación, los metales, los automóviles y su capacidad para comerciar con oro y adquirir dólares, como resultado de la retirada del presidente Donald Trump del acuerdo nuclear de 2015. El 4 de noviembre, una segunda ronda de sanciones caerá sobre el enorme sector petrolero de Irán, que representa el 70 por ciento de las exportaciones del país, lo que hace a Irán el séptimo mayor productor de petróleo del mundo. El acuerdo nuclear de Irán, conocido oficialmente como el Plan de Acción Integral Conjunto, fue encabezado por el gobierno de Obama y firmado por las cinco potencias mundiales mencionadas anteriormente, los Estados Unidos e Irán, que levantaron las sanciones económicas a Teherán a cambio de frenar su programa nuclear. La administración Trump se retiró del acuerdo en mayo y lo calificó como el peor acuerdo de la historia, a pesar de que los aliados de EE. UU. y las agencias internacionales certifican que Irán cumple con los requisitos del acuerdo.

La posterior reimposición de las sanciones por parte de Washington ahora amenaza con cortar a aquellos que realizan transacciones con Irán fuera del sistema financiero de los Estados Unidos. Esto ha obligado a numerosas empresas multinacionales e inversionistas extranjeros a salir del país, mientras que las sanciones inminentes del petróleo apuntan a reducir a cero las importaciones de crudo iraní de los países. La medida enojó a los aliados de los EE. UU. y a los firmantes del acuerdo, que desde entonces han estado buscando formas para que sus compañías sigan haciendo negocios con la República Islámica. Todos los miembros restantes del acuerdo se han involucrado en el comercio con Irán, particularmente por su petróleo.

 

Fuente: Elaboración própia a partir de CNBC

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s