¿Qué es el neuromarketing?

Muchas empresas han visto que para llegar a los consumidores hay que conectar con sus sentimientos, transmitiéndoles unos valores y emociones, con tal de dar la imagen deseada del producto o la marca hacia el consumidor.

Todo esto es lo que se conoce como marketing emocional, donde muchas veces se utilizan técnicas como el storytelling para llegar al consumidor, tocando su fibra más sensible, a través de una historia donde la marca es un marco contextual y no la protagonista de la trama (como los recientes anuncios de Tous). A raíz de esta tendencia, del marketing emocional, surge el neuromarketing, una ciencia que investiga y estudia cómo se comporta el cerebro en el proceso de la compra, ante una campaña publicitaria de un producto o ante algún estímulo relacionado con la publicidad.

Pero, ¿qué mide exactamente el neuromarketing? Esta ciencia se centra en tres aspectos claves: la atención, la emoción y la memoria.

Resultado de imagen de neuromarketing cerebro

Desde el punto de vista de un profesional de publicidad o marketing, su misión será captar la atención del usuario con un anuncio. Después, deberá transmitir una emoción durante el anuncio y finalmente deberá mostrar el producto en el momento adecuado, cuando el consumidor esté inmerso en él, para que así pueda recordarlo una vez que el anuncio acabe. Pero, ¿qué es lo que empuja a nuestro cerebro a tomar la decisión final de compra?

Entre los tipos de neuromarketing destacamos: el visual, auditivo o kinestésico. El visual se centra en como percibimos todo ante nuestros ojos. Por ejemplo, una técnica muy utilizada es poner el precio de un producto acabado en 0,99. Esta técnica psicológica ayuda al consumidor a ver el precio más bajo. El neuromarketing auditivo se basa en aquello que escuchamos. Por eso, una música en un local puede influir algo en la decisión de compra de un cliente. Y el kinestésico se refiere a lo que percibimos por el tacto, el gusto y el olfato. Hay muchos locales que tienen un olor característico al entrar, por ejemplo los supermercados tienden a oler muy bien a pan recién hecho, por eso suelen poner los hornos de panadería en medio del establecimiento.

 

Elaborado por Pol Carbonell

FuenteMuy Interesante

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s