La tregua después del ‘procés’

Ni los unos deben plantearse erradicar el independentismo ni los otros deben persistir en la senda de la unilateralidad

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (izq.) y el exconsejero Santi Vila, en el Parlament

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (izq.) y el exconsejero Santi Vila, en el ParlamentQUIQUE GARCÍA (EFE)

Tras el estrepitoso fracaso de la hoja de ruta de Junts pel Sí y la CUP (independencia sin coste en 18 meses y plácido inicio de un “proceso constituyente”), distintas voces del mundo independentista han ido formulando en las últimas fechas una cierta autocrítica sobre lo acontecido. En esa autocrítica es posible distinguir dos líneas argumentales distintas. Por un lado, se confiesa la ingenuidad de haber infravalorado la fuerza del Estado. Por el otro, se reconoce que la debilidad del independentismo responde también a la ausencia de una mayoría clara favorable a la secesión.

Elaboración Propia a partir de: El País.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s