Los yihadistas de Madrid: veneno y bombas caseras

Captura de pantalla 2017-05-26 a la(s) 10.16.58

 

Estaban en la fase última de auto-radicalización. Fue ése el momento en que la Comisaría General de Información de la Policía Nacional apretó el acelerador y cercenó sus ansias terroristas. Ahora, el juez de la Audiencia Nacional ha enviado a los dos últimos yihadistas detenidos en Madrid a prisión incondicional.

Y en sus autos de prisión desglosa las actividades que llevaban a estos presuntos terroristas a la auto-radicalización a través de internet, cómo sus accesos a páginas vinculadas con Daesh se contaban por cientos y cómo -y es lo que más preocupó a los especialistas policiales- accedían a manuales para la elaboración y fabricación de material explosivo de manera artesanal y casero.

El magistrado Fernando Andreu ha decretado el ingreso en prisión sin fianza para los dos detenidos en Madrid. Según el instructor, ambos participaban en una célula terrorista vinculada al grupo terrorista Estado Islámico y especializada en la “yihad electrónica”.

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional atribuye a Zouhair Terrach y a Abdessamad Ghailani Hassani los delitos de adoctrinamiento terrorista. A este último le impone también adiestramiento, enaltecimiento e integración en organización terrorista al entender que visitaba “con mucha frecuencia” páginas de Facebook que aborda la temática yihadista desde una perspectiva ideológica y operativa. El perfil de este detenido es el que despertó más alarmas en las fuerzas de seguridad, por que sus consultas en internet -como apunta el juez en el auto de prisión- se centraban en “operaciones suicidas”.

El juez apunta que Abdessamad Ghailani Hassani tenía un enorme grado de radicalización y, lo que es más peligroso, sus consultas en páginas web yihadistas estaban ya muy centradas y actualizadas (de hecho, los apuntes históricos señalan que fueron de las últimas visitadas) en la confección de explosivos y en la fabricación casera de veneno.

El juez agrupa los contenidos de las páginas a las que accedían los ahora encarcelados en tres grupos. El primero, los “tutoriales”. El segundo grupo, “adoctrinamiento teológico e ideológico”. El tercero y último: “fanatismo y barbarie”. En su escrito, el juez detalla el material audiovisual almacenado. Y los investigadores desglosan que, entre otro, hay vídeos tutoriales “sobre la fabricación de un silenciador”. Otro tutorial sobre “cómo comprobar el estado de un kalashnikov”. Pero quizá lo más preocupante, según los especialistas, son los tutoriales que los detenidos se descargaron sobre “la fabricación de un chaleco con explosivos”, la “fabricación casera de C4” o la “fabricación casera de toxina de ricina”.

 

Fuente extraída de El mundo.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s