Guindos afirma que la corrupción no tiene coste económico, sino social

  • El ministro de Economía llama a no bajar la guardia pese al contexto de crecimiento que se vive en España

gindoh

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha evitado este jueves cuantificar el impacto económico de los casos de corrupción que se han dado recientemente. “El coste no es económico, es social. Está en la desazón que genera”, planteó. Asimismo, cree que el mundo institucional funciona en la lucha contra ella: policía, Guardia Civil y juzgados acaban demostrando que “quien la hace la paga”.

Guindos se ha mostrado así de seguro en la XXXIII Reunión del Cercle d’Economia en Sitges, donde ha pedido no bajar la guardia pese a que “los datos que vamos conociendo son los mejores desde el inicio de la crisis”.

Los riesgos no desaparecen

Aunque estemos en un contexto positivo y pese al buen tono de la economía, aún se dan “riesgos a la baja”. El principal es la “otra cara de la moneda de la globalización”, el proteccionismo. Pero en el horizonte aparecen también el Brexit, la retirada de estímulos de los bancos centrales, la amenaza de los populismos… Y los riesgos también pueden venir desde dentro. “Puede que nos equivoquemos, que la agenda de reformas no sea la necesaria”, reconoció. Por eso, una vez más recordó que “la economía española aún es vulnerable”.

El ministro se mostró especialmente crítico con la amenaza del populismo. Planteó que se basa en dos grandes premisas. La primera, la existencia de “un chivo expiatorio”, un mal que siempre viene de fuera. La segunda, que las recetas a aplicar son “mágicas y simples”. Incluso lo ha relacionado al caso catalán, momento que ha aprovechado para decir que “ningún territorio le da la más mínima posibilidad a la independencia”. Como en ocasiones anteriores, sostuvo que ese escenario “tendría un impacto extremadamente negativo”.

Faltan empresas más grandes

Mirando a España, y en el ámbito económico, el ministro también insistió en la necesidad de que la empresa gane tamaño. “El tamaño de la empresa española es muy pequeño”, analizó. Ello lastra la internacionalización y la captación de financiación, entre otras desventajas. ¿Dónde radica el problema? Citó la regulación, que limita el crecimiento y “está teniendo un efecto muy negativo”.

Así, las empresas de menor tamaño quedan atrás en la carrera del I+D. “Lo hacen las empresas grandes. Es difícil para una pequeña tener los incentivos para hacerla”, dijo.

Una verdadera Europa unida

Fuera de nuestra fronteras, en el ámbito europeo, planteó la necesidad de una verdadera unión continental. Pidió unión fiscal, monetaria, económica y política. “Nos hemos quedado bastante atrás”, criticó. Sobre todo en un contexto europeo de crecimiento, “un momento de encrucijada”.

“Los próximos seis o nueve meses serán relevantes para definir el futuro de la economía de la zona euro”, tras la reciente elección de Macron en Francia y las elecciones alemanas que se vienen, prosiguió. Más allá aparece el Brexit. “No somos conscientes de las implicaciones que va a tener”, planteó. Donde sí está seguro es en que se avecinan “años de tensión” por las negociaciones de la salida de Reino Unido de la UE.

 

Fuente: La Vanguardia

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s