Colonial es candidata a volver al Ibex como socimi nueve años después de salir

En solo un año y medio, el Ibex 35 puede pasar de no tener ninguna firma del sector inmobiliario entre sus componentes a contar con dos representantes. Merlin Properties se incorporó al índice en diciembre de 2015, convirtiéndose en la primera empresa del sector desde la salida de Inmobiliaria Colonial en abril de 2008. Ahora es precisamente esta última la que reúne de nuevo todos los requisitos para regresar al Ibex nueve años después. Los valores que se juegan el puesto son Viscofan e Indra.

Los cuidadores del índice lo revisarán el próximo 7 de junio, después de no realizar ningún cambio en la reunión de marzo -son las de junio y diciembre las que intentan reservar para anunciar variaciones-. Sin embargo, Colonial ya era candidata para entrar el trimestre pasado y en los últimos meses ha reforzado su posición.

La inmobiliaria presidida por Juan José Brugera se sitúa entre los 35 valores más líquidos del parqué español en los últimos seis meses, si se mira únicamente el volumen de negociación. Los títulos de Colonial negociaron una media de 9,3 millones de euros al día desde principios de diciembre de 2016, por encima del dinero que movieron tres empresas que ahora forman parte del Ibex: Meliá, Indra y Viscofan. En marzo, era Meliá la peor situada por volumen de negociación, pero ahora es Viscofan, en la posición 39, la que corre más riesgos de ceder su plaza.

La liquidez es la principal característica que estudia el comité encargado de velar por la composición del Ibex. Pero para entrar es preciso cumplir un requisito de tamaño. La capitalización, ajustada por un coeficiente según el capital que circule libremente en bolsa, media de una empresa en el último semestre debe equivaler al menos a un 0,3% de la media de todo el Ibex. Una criba que pasa Colonial y que, en cambio, deja fuera a otra de las candidatas por volumen, OHL -se sitúa en el puesto 33-. La constructora mueve dinero suficiente para regresar tras salir el pasado junio, pero su capitalización no llega al mínimo.

Fuente: El Economista y Elaboración propia

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s