El magnate americano de los videoclubes que hace frente a Netflix

Ahora que el séptimo arte está digitalizado, con un clic tenemos cualquier película en casa. Pero aún existen románticos y el empresario Keith Hoogland, de 57 años, ha aprovechado su nostalgia para convertirse en dueño de la mayor cadena de alquiler de películas de EEUU: Family Video.

Family Video Bay Road Saginaw

Mientras su sector se derrumba, él posee 772 tiendas repartidas en 19 estados, además de Canadá. Su secreto: centrarse en zonas rurales donde las nuevas tecnologías aún no han han reemplazado (del todo) a las tiendas físicas. «Para la gente, alquilar una peli es como ir a tomar un café al bar de la esquina», declaró Hoogland a la revista Forbes.

El rey del videoclub piensa que el negocio de alquiler de vídeo «está lejos de morir». Y las cifras le respaldan: el año pasado ingresó 400 millones de dólares de clientes que no están dispuestos a encadenarse a una suscripción digital, tipo Netflix o HBO. Así, ha sido capaz de sobrevivir a gigantes como Blockbuster, que quebró en 2013, además de los 19.000 videoclubes que han cerrado en Estados Unidos desde el pico del negocio, a finales de los 90.

La estrategia de Family Video es doble: ser propietarios de todos sus locales y estrechar lazos con el cliente gracias a precios muy competitivos y un trato cercano. Sus usuarios pagan menos de tres dólares por película, también disponen de abonos aún más asequibles, e incluso, pueden llevarse gratis películas infantiles. Así, consiguen que el cliente vuelva, igual que alguien compra siempre en la misma frutería porque además de buen género es colega del tendero.

Además, los DVDs no son la única fuente de ingresos de Family Video. También controla un brazo inmobiliario, llamado Legacy Pro, y sus tiendas ofrecen otros servicios. Para exprimir al máximo la propiedad de los edificios en los que se ubican las tiendas, la compañía alquila espacios a otros minoristas. Así, ha incorporado un negocio de reparación de tecnología llamado Digital Doc y también posee 125 restaurantes de comida rápida, Marco’s Pizza, muchos de los cuales son parte de las tiendas de Family Video.


COMENTARIO

Aunque algunos piensen que la idea de ir a un videoclub desaparecerá, Hoogland defiende que millones de clientes nunca dejaron de amar esta experiencia y no lo harán en un futuro. Esta diversificación y esa fe es lo que en este caso le ha hecho rico.

 

Fuente: El Mundo

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s