Los ‘falsos becarios’, la ilegalidad que se asienta en el mundo laboral español

En España se cuentan 70.000 becarios, que en algunos casos desarrollan funciones propias de los trabajadores, algo fraudulento

Ser becario es una de los caminos de entrada al mundo laboral. Para unos condena, para otros oportunidad, en España siempre han estado presentes en las empresas. La falta de controles e inspecciones en las compañías ha fomentado abusos, convirtiéndolos en un trabajador más, algo ilegal.

Los becarios, por su parte, viven en una disyuntiva. Una opción es denunciar, lo que seguramente los deje fuera de la empresa. La otra es seguir bajo condiciones adversas con la esperanza de ser contratados, lo que de rebote da alas al sistema.

img_ltfernandez_20150513-172714_imagenes_lv_propias_ltfernandez__mg_9836-kdNF-U422307680580vqG-992x558@LaVanguardia-Web

De entrada, existe una gran confusión con el término. No es lo mismo un becario que un estudiante en prácticas. “Un becario es quien recibe un importe para el estudio y la formación. Un estudiante en prácticas complementa su formación, que reciba o no una compensación es otra cosa” aclara Gina Aran, experta en recursos humanos y profesora en la Univesitat Oberta de Catalunya (UOC). Con eso en mente, en el país hay 70.000 becarios, según cifras oficiales. “Llamamos becario a todo el que está haciendo prácticas, de ahí la confusión”, dice.

Lo que está muy claro es que en ningún caso puede cubrir un puesto de trabajo con sus funciones, una práctica extendida y que algunas empresas han exprimido al máximo. Es el uso del ‘falso becario’, alguien que acaba desempeñando una función como cualquier otro trabajador. “Los becarios no tienen que asumir ninguna responsabilidad ni tarea específica como asume un trabajador. Su único objetivo es recibir una formación. Lo otro no es legal, es fraude”. Así de contundente se muestra Núria Gilgado, secretaria de política sindical de UGT de Catalunya. “El becario está exclusivamente para recibir una formación, nada más”, resume.


COMENTARIO

Ésta práctica sucede en algunas empresas por desconocimiento, pero en muchas otras se abusa de ello. Los becarios no se pronuncian, si ven la oportunidad de ser contratados no van a desaprovecharla, aunque exista una ilegalidad tan clara. Tal y como están las cosas con la crisis prefieren dar prioridad a otra línea más en su currículum que a denunciar un fraude.

 

Fuente: La Vanguardia

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s