Platja d’Aro y la Barceloneta, la cara y la cruz del impacto turístico en el comercio

barceloneta

Barcelona se debate entre el amor y el odio por el turismo, así se observa en la última encuesta municipal de percepción del turismo en la ciudad. Hay un empate técnico entre los barceloneses que consideran que Barcelona todavía está en condiciones y debería atraer más turistas (un 47,5%) y los que creen que la ciudad ya ha llegado al límite de turistas (48,9%)

El turismo genera opiniones distintas. Para arrojar luz sobre esta compleja realidad y conocer más el impacto del turismo en el comercio, el observatorio económico Eixos ha contrapuesto dos casos de realidades comerciales con una importante afluencia turística aunque con resultados dispares.

El estudio ha analizado el impacto turístico en el comercio en el barrio de la Barceloneta y en el municipio de Girona, Platja d’Aro, “uno con un efecto positivo y otro negativo para ejemplificar las dos partes de la balanza y como la maximización de los beneficios para todos pasa por el equilibrio”, destaca el informe.

“Últimamente hay inquietud sobre cómo afecta el turismo a los comercios en Ciutat Vella, en barrios como la Barceloneta. En uno de los municipios estudiados hemos encontrado un modelo de éxito: Platja d’Aro. En este caso el turismo masivo favorece y no perjudica el modelo comercial. A partir de aquí reflexionamos sobre la Barceloneta, un caso paradigmático”, añade David Nogué, fundador y director de Eixos Economic Observatory.

La Barceloneta, buena ocupación comercial pero pérdida de atractivo.

En el caso de la Barceloneta el informe apunta que es una zona con una elevada actividad comercial y de cada diez locales que admiten uso comercial, ocho están en activo. Una tendencia en alza con una ocupación de locales que aumentó un 2% en el barrio durante el 2016 en comparación con el 2015, según los datos de Eixos.

Un buen síntoma de actividad comercial pero la otra cara de la moneda es que la atracción comercial del barrio se sitúa alrededor del 15%. Para medirla Eixos utiliza el Índice de Atracción Comercial, que calcula el número de comercios de consumo no cotidiano (equipamientos para la persona y hogar y cultura y ocio) en relación al total de comercios más basados en la proximidad.

Este observatorio económico señala que este índice ha ido en descenso en la Barceloneta y la presencia de comercios que “generan atractivo ha disminuido un 3% desde del 2015 en contraposición con otros ejes”, como el Born, Passeig de Gràcia o Rambla de Catalunya, donde este indicador ha crecido.

Ocho de cada diez locales comerciales en la Barceloneta están en activo.

En cuanto al tipo de negocio, la Barceloneta cuenta con más de 460 comercios de los que la gran mayoría se dedican a la hostelería y servicios. Sin embargo, Eixos ha detectado que desde el 2015 hasta la actualidad los establecimientos dedicados al transporte, como el alquiler de bicicletas o segways, han aumentado más del 60% y los de la hostelería han crecido un 8% más en comparación con hace dos años. En contraposición, disminuyen aquellos comercios dedicados al menaje del hogar (-5%) y de ropa y complementos, un 14% menos en relación al 2015.

El informe también recoge que uno de los negocios que más ha aumentado en el barrio, más de 23% respeto al 2015, son los llamados de autoservicio, aquellos “pequeños supermercados con una oferta de alimentación relativamente reducida y más enfocada a la compra esporádica que a la cotidiana”, detalla el estudio.

En el caso de la Barceloenta, Eixos concluye que esta situación dibuja un mapa comercial en el que se aumenta la ocupación comercial pero “se encuentra cada vez más enfocada” a ofrecer bienes y servicios “a la población flotante de la zona restando oferta a sus habitantes”.

Plata d’Aro, ejemplo de integración turística y comercial.

platja d'aro

La otra realidad comercial analizada es la del municipio de Platja d’Aro como ejemplo positivo de los efectos del turismo. “Platja d’Aro pasa una cierta hibernación, pero hay comercio durante todo el año. Su atractivo comercial se mantiene y en verano todavía mejora con todos los turistas”, explica el director de Eixos Economic Observatory.

En concreto, la ocupación de los locales comerciales de este municipio en Girona se sitúa en la temporada de invierno en el 70% mientras que en verano aumenta hasta superar el 81%. Es decir, la ciudad pasa de tener 5,48 comercios por cada 100 habitantes en la temporada invernal a más de 6,4 comercios por cada habitante en la veraniega, valores superiores a los de Barcelona ciudad, Granollers o Viladecans.

En cuanto a su Índice de Atracción Comercial es del 27% invierno mientras que en verano asciende hasta el 30%. En lo que se refiere a la tipología de comercio, el que predomina en invierno es el del sector de la hostelería y de la restauración (29,4%), así como equipamientos para la persona (24,1%) y servicios (23,4%). “Todos estos indicadores demuestran que Platja d’Aro es un polo comercial de la región que difícilmente sería posible sin la presencia de visitantes”, recoge el informe.

Elaboración propia a partir de la fuente La Vanguardia 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s