EEUU bombardea al régimen de Bashar al Assad como respuesta al supuesto ataque químico en Siria

  • Trump ha justificado su actuación apelando a la seguridad nacional
  • Fuentes militares sirias han informado que hay al menos seis muerto
  • Estados Unidos, bajo la orden del presidente Donald Trump, ha bombardeado posiciones del régimen de Bashar al Assad durante la tarde de este jueves (hora estadounidense) como respuesta al supuesto ataque con armas químicas perpetrado por Siria. Trump ha justificado su actuación apelando a la seguridad nacional y ha pedido la colaboración del resto de naciones civilizadas. Fuentes militares sirias han elevado el número de muertos a seis.

    El ejército estadounidense ha atacado con unos 50 misiles Tomahawk una base militar en Ash Shairat, situada en la provincia de Homs, desde donde supuestamente despegaron los aviones que realizaron el ataque con armas químicas que provocó la muerte de un centenar de personas en Siria, entre ellos varios niños. EEUU ha informado que se han tomado medidas extraordinarias para que no mueran civiles en su bombardeo. Además, antes del ataque, la potencia habría avisado a la OTAN y el Pentágono se lo habría consultado a Reino Unido.

    El gobernador de la provincia siria de Homs, Talal al Barazi, ha asegurado que la base aérea será reconstruida para que retome las operaciones contra el grupo terrorista Estado Islámico, al tiempo que ha informado que hay al menos cinco muertos y siete heridos. Poco después, fuentes militares han aumentado el número de muertos a seis. Por su parte, el ministro de Información sirio declara que el ataque de Estados Unidos en la base aérea de Homs era algo “limitado” y “esperado” y que no se espera una escalada militar. El Mando General de las Fuerzas Armadas siria ha condenado la “agresión flagrante” y ha asegurado que este ataque sitúa al Gobierno norteamericano como “socio de Estado Islámico”.

    Trump compareció en rueda de prensa este jueves, justo después de terminar su reunión con el presidente chino Xi Jinping en Mar-a-Lago, Florida, para dar a conocer la decisión de atacar Siria alegando al “interés nacional”. Al mismo tiempo pidió a las “naciones civilizadas” que se unieran a Washington “para intentar poner fin a la carnicería y el derramamiento de sangre en Siria, así como al terrorismo en todas sus formas”.

    “He ordenado un bombardeo contra la base aérea siria desde donde se llevó a cabo el ataque químico”, dijo en relación al bombardeo del 4 de abril en la localidad de Jan Sheijun, en la provincia de Idlib (norte), que dejó cerca de un centenar de muertos. “Siria lanzó el martes un horrible ataque químico contra civiles inocentes. Usando un agente nervioso mortal, Al Assad asfixió las vidas de hombres, mujeres y niños indefensos”. “Fue una muerte lenta y brutal para muchos. Incluso preciosos bebés fueron cruelmente asesinados en este ataque bárbaro. Ningún hijo de Dios debería sufrir un horror así”, manifestó.

    Trump señaló además que “los años de intentos previos para cambiar el comportamiento de Al Assad han fracasado, y fracasaron de forma dramática”. “Como resultado, la crisis de refugiados continúa y la región sigue desestabilizándose, amenazando a Estados Unidos y a sus aliados”, argumentó. “Esperamos que, mientras Estados Unidos defienda la justicia, prevalecerán la paz y la armonía”.

    Es la primera vez que la Casa Blanca ordena una acción militar contra las fuerzas gubernamentales en Siria y lo ha hecho sin contar con el Congreso. Barack Obama acudió a él en 2013 para que le aprobara intervenir en Siria y recibió 243 votos en contra (de ellos 183 eran miembros del partido republicano).

    Estados Unidos ya avisó este jueves en el Consejo de Seguridad de la ONU que llevaría acciones en Siria unilateralmente después de que Rusia se negase a firmar una resolución de condena por el ataque.

    a base atacada en Siria. Imagen: Reuters

    Putin, a favor de Al Assad

    El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha descrito este viernes como una “agresión a un Estado soberano” el ataque ejecutado por Estados Unidos. “Putin considera los ataques estadounidenses a Siria como agresión a un Estado soberano, en violación de las normas del Derecho Internacional y, encima, bajo un pretexto inventado”, ha afirmado el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov.

    Asimismo, ha destacado que es “un intento de desviar la atención de las numerosas víctimas civiles en Irak”, agregando que “causan un deterioro a las relaciones” entre Estados Unidos y Rusia, sobre todo en cooperación militar, según ha informado la agencia rusa de noticias Sputnik.

    Por su parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores ha anunciado que se ha cancelado el acuerdo de cooperación militar entre EEUU y Rusia en Siria: “La parte rusa suspende la vigencia del memorando que existe para evitar incidentes y garantizar la seguridad de vuelos durante las operaciones (militares) en Siria, firmado con EEUU”.

    El presidente del Comité de Defensa de la cámara alta del Parlamento de Rusia, Victor Ozerov, ya ha anunciado que Moscú pedirá una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU tras el ataque. En sus declaraciones, ha sostenido que el ataque “puede ser considerado como un acto de agresión por parte de Estados Unidos contra un país miembro de la ONU”.

    No es el único país que ha condenado los hechos. A Rusia se han sumado las palabras de Irán, que ha dicho que el ataque “favorece a los terroristas”. Por otro lado, naciones como Reino Unido, Francia, Alemania, Australia, Japón, Turquía, Israel o Arabia Saudí han apoyado los bombardeos ordenados por el presidente de Estados Unidos.

    Siria niega su responsabilidad

    El ministro de Exteriores sirio, Walid al Moalem, insistió el jueves en que el Gobierno sirio no llevó a cabo el supuesto ataque químico en Jan Sheijun, y denunció que los grupos terroristas presentes en el país han estado almacenando este tipo de armamento en zonas urbanas.

    En una rueda de prensa en Damasco, Al Moalem explicó que el primer bombardeo aéreo que realizó el martes la aviación siria en Jan Sheijun fue sobre un depósito de armas del Frente Fatá al Sham, el antiguo Frente al Nusra, en el que había armas químicas. “Hemos enviado más de un centenar de telegramas al Consejo de Seguridad de la ONU y a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) para informarles de las armas químicas que se llevan a Siria desde Irak y Turquía”, manifestó.

    Las declaraciones del ministro sirio van en línea con las del Gobierno ruso, que ha afirmado que sus informaciones apuntan a que el bombardeo alcanzó un edificio utilizado por los rebeldes como fábrica y almacén de armas químicas.

    Siria aceptó en septiembre de 2013 que se destruyera su arsenal químico al completo, en un acuerdo negociado entre Rusia y Estados Unidos. El proceso ha estado supervisado por la OPAQ.

FUENTE: EL ECONOMISTA

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s