La donación de 320 millones de Amancio Ortega a la sanidad y la asignación eficiente del dinero público

Dejando de lado las pasiones, hay un hecho innegable, la donación realizada por Amancio destinada a comprar equipos de radiopterapia cubre una necesidad acuciante en nuestro país.

El parque de aceleradores de radioterapia en nuestro país es no sólo insuficiente según los estándares Europeos sino que tiene un grado de obsolescencia más propio de país en vías de desarrollo. Y aquí van los datos:

Según La Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR) actualmente un 42% de los equipos de radioterapia pueden considerarse “obsoletos” al llevar más de 10 años en funcionamiento. Repetimos el 42%.

En España hasta uno de cada tres pacientes, unos 45.000, se quedaban sin recibirla por falta de equipos de aceleradores lineales o de oncólogos especialistas.

La sanidad pública dispone actualmente de 180 equipos de radioterapia, unos 3,9 por cada millón de habitantes, lejos de los siete equipos de radioterapia por millón de habitantes (uno por cada 140.000 habitantes) que se recomienda a nivel europeo.

La donación que va a realizar Amancio, un plan “Renove” de aceleradores en toda regla revierte en cierta medida o palia una situación completamente crítica. Desde esté punto de vista la donación es un acierto al asignar recursos en un punto de la Sanidad Española en el que teníamos un auténtico agujero.

La asignación ineficiente de los recursos públicos:

Y ahora es cuando viene la la reflexión que nos deberíamos realmente hacer. ¿Qué están haciendo nuestros políticos con nuestro dinero? ¿Con que criterios están asignando el dinero público?

Cómo hemos logrado que infraestructuras vitales para la competitividad de nuestro país como puede ser el Corredor Mediterráneo estén a niveles de hace 40 años y en cambio hemos construido un ramal del AVE Huesca-Zaragoza que transporta 54 personas al día y nos ha costado 220 millones (más lo que nos cuesta mantenerlo funcionando).

¿Cómo hemos permitido que el parque de aceleradores para radioterapia en la sanidad pública sea 1/3 del recomendado en Europa y de ese tercio casi la mitad este obsoleto mientras nos gastamos 150 millones en un Aeropuerto en Castellón que no tiene aviones o mil en otro en Castilla La Mancha?

Es difícil dar con una explicación racional ha tanta ineficiencia en la distribución de recursos públicos. Se me ocurre alguna idea. La primera es que los políticos prefieren derrochar en cosas que se ven que en las que son más invisibles para el ciudadano. Todo el mundo ve que se ha realizado una línea del AVE pero a la gente le cuesta mucho más poder percibir si el acelerador con el que están tratando a su padre tiene más de 10 años de antigüedad y está completamente obsoleto.

A esto le podéis añadir todos los otros motivos que se os pasen por la cabeza. Corrupción, lobbies, simple ineptitud, mala gestión. Al final acabamos teniendo los que nos merecemos.

Los casi 400 millones que Amancio Ortega ha tenido que poner sobre la mesa son una tremenda bofetada en la cara de nuestros amados líderes políticos. Sólo por eso ya vale la pena darle las gracias.

Origen: GurusBlog

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s