Casi el 20% de las empresas no ganan lo suficiente para pagar los intereses de la deuda

Un informe del Banco de España muestra que una de cada tres sociedades no generaba suficientes ingresos para cubrir los costes financieros en 2012

1.jpg

 

La crisis financiera es también una historia de fracasos empresariales. La historia de la debacle de un sector, el de la construcción y servicios inmobiliarios, y del tratamiento amargo de la deuda, una de las grandes secuelas del crac que en 2008 cambió el orden financiero internacional. El Banco de España acaba de presentar un informe que sirve de fotorelato para comprender como gestionaron las empresas su deuda durante la crisis.

La fotografía más nítida muestra como el peor año de la recesión, el 2012, “el porcentaje de empresas cuyos ingresos del ejercicio no fueron suficientes para cubrir los pagos por intereses tendió a aumentar durante la crisis, elevándose hasta casi el 30% en 2012”, señala el documento Evolución del grado de presión financiera soportada por las empresas no financieras españolas. A partir de la recuperación las el número de empresas en esta situación se ha reducido. Además, en 2015, último año con datos,  una de cada cinco compañías tiene problemas financieros serios.

A lo largo de la crisis, el panorama fue más grave entre las PIMES que entre las grandes corporaciones, aunque las pequeñas empresas también se recuperaron con más agilidad que las grandes.De hecho, en 2015 el porcentaje de empresas grandes en  problemas es mayor que el de PIMES.

11 puntos más

El informe revela, además, que la proporción de empresas sujetas a mayor presión financiera pasó de un 17,1% en 2007 a un 28,4% en 2012, incidiendo en mayor medida en el caso de las compañías de mayor tamaño y en las del sector de la construcción y servicios inmobiliarios.

El grado de presión financiera soportado por las empresas creció rápidamente, aumentando el porcentaje de aquellas cuyos resultados de explotación no eran suficientes para cubrir los pagos por intereses”.

Según el Banco de España, esta presión financiera aumentó, en mayor medida, en las empresas de menor dimensión, así como en las de construcción e inmobiliarias, si bien a partir de 2013 “se observa una progresiva mejoría, reduciéndose de forma significativa la proporción de las empresas con una posición vulnerable, especialmente en el segmento de pymes.”

El análisis muestra cómo durante el periodo recesivo el porcentaje de empresas con menor grado de presión financiera se mantuvo siempre en valores elevados, por encima del 65% en el caso de las pymes, y no descendiendo nunca del 70% en el segmento de las sociedades de mayor dimensión, para posteriormente, a partir de 2013, registrar una “progresiva y generalizada mejoría”.

En cualquier caso, dependiendo de los ejercicios, entre un 36% y un 49% de las empresas que partían de una situación de mayor presión financiera evolucionaron a una posición de mayor holgura financiera. Esta proporción presentó una evolución ligeramente descendente entre 2008 y 2012, para pasar a crecer progresivamente en los tres siguientes ejercicios, en un contexto de recuperación económica.

En sentido contrario, la proporción de empresas que pasó a engrosar el grupo de las de mayor presión financiera también fue importante, especialmente en 2008 y 2009. En estos dos años, el grupo de sociedades en esta situación creció a tasas muy elevadas (un 79,7% y un 60,1%, respectivamente), debido en gran parte al reducido número de empresas que se encontraban en esa situación al inicio del período recesivo.

Además, desde 2008 hasta 2012, estos porcentajes fueron superiores siempre al de las que abandonaron dicha situación, evolución que es coherente con la tendencia creciente de la proporción de compañías con mayor presión financiera en ese período. En cambio, en los tres últimos ejercicios se revirtió esta tendencia, de modo que tanto en 2013 como, sobre todo, en 2014 y 2015 el porcentaje de empresas que mejoró su situación financiera fue superior al de las que la empeoraron.


COMENTARIO:

Muchas empresas sufrieron la crisi, y con ello, era más difícil poder pagar la deuda o los costes financieros. Las que sufrieron más fueron las empresas PIMES, pero después fueron las que se recuperaron más rapidamente.

FUENTE: EL PAÍS

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s